Vesta (mitología)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Representación de la diosa Vesta.

Las vestales están consagradas al culto de la diosa Vesta (divinidad del hogar) y tenían como funciones cuidar el fuego sagrado de Roma que ardía en el templo de Vesta, ubicado en el foro romano y que simbolizaba la vida de la ciudad. También custodiaban los pénates (genios protectores) del pueblo romano y sus objetos, que aseguraban la continuidad de Roma. El colegio inicialmente está integrado por 4, después 6 y definitivamente 7 sacerdotisas, primero de origen patricio y después también plebeyas. Representación de Vesta La elección recaía en niñas patricias de una edad entre 6 y 10 años y que tuvieran a sus padres vivos. Su sacerdocio dura 30 años, que comprendían 10 de formación, 10 de ejercicio y 10 de enseñanza. Al final de ese tiempo, podían seguir o salir del colegio y contraer matrimonio, si querían. El colegio de las vestales estaba presidido por la Gran Vestal (“Virgo Vestalis Maxima”) que es la que coordina todos los asuntos referentes a la comunidad de vestales En la mitología romana, Vesta era la diosa del hogar, hija de Saturno y de Ops y hermana de Júpiter, Neptuno, Plutón, Juno y Ceres. Se corresponde con Hestia en la mitología griega, aunque en el culto romano asumió mayor relevancia. Es el símbolo de la fidelidad.

Tenía por sobrenombre, Aio Locucio. Representa el arte de mantener el fuego del hogar y del templo interno. Está relacionada con las Vestales que eran reclutadas a la edad de diez años para mantener encendida la llama del templo dedicado a la diosa, como «sacerdotisas del fuego eterno».

Cuesta visualizar a Vesta, ya que no hay representaciones de su arquetipo, sino sólo en forma difusa, puesto que los ritos para invocarla se hacían a través de la ceremonia del fuego. Esotéricamente, se dice que basta prender una vela color anaranjado en su nombre para sentir su presencia, amistosa y cálida.

Sus delicadas revelaciones hablan sobre las necesidades del mundo interior: el hogar simbolizando el calor de las emociones, el centro solar de cada persona, del grupo o la comunidad. Así, generalmente se la representa por un círculo, puesto que en la Antigua Roma, el círculo simbolizaba la totalidad y estaba en medio de la Ciudad.

Su culto fue establecido en Roma por Numa y perduró hasta el final del paganismo. En la religión romana, Vesta era asistida por las vestales a las que protegía. En una ocasión, la vestal Aemilia descuidó la llama y ésta se apagó. La muchacha, sabiendo que el descuido lo pagaría con la vida, imploró llorando a la diosa y ésta, enternecida, la revivió de manera milagrosa.

Mitos de la fundación de Roma[editar]

En otros mitos referentes a la fundación de Roma, Vesta aparece intercediendo ante el rey Numitor para que no mate a su hija Rea Silvia o Ilía, ya embarazada de los gemelos Rómulo y Remo, por lo que decide abandonarla. El nombre del rey varía, llamándose Tarquetio.

El hijo de Rómulo, Numa Pompilio, en agradecimiento a la diosa, instaura el culto a las vestales. Por lo tanto, Rea Silvia no podía ser una de ellas.

Vestalia[editar]

Vesta era celebrada en las Vestalia que tenían lugar entre el 7 y el 15 de junio. El primer día de la fiesta se abría, por única vez durante el año, el penus Vestae (sancta sanctorum de su templo). Las fiestas, que se hacían una vez al año, estaban destinadas a renovar el contacto con la diosa y a pedirle la protección del hogar.

Véase también[editar]

Bibliografía[editar]

  • GRIMAL, Pierre (2006): Diccionario de mitologia griega y romana. Barcelona:Paidós.

Enlaces externos[editar]