Versolarismo

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Estatua de Mattin Treku en Ahetze
Ejemplar de la revista Bertsolariya (1931-1932)

Se entiende por versolarismo (bertsolaritza en euskera, y también bertsolarismo en castellano) el arte de cantar en verso de manera improvisada para conversar o pronunciar un discurso, rimando y con una métrica establecida. La palabra bertso en euskera equivale a lo que en castellano es una estrofa escrita según una métrica.

El versolarismo es una manifestación cultural muy popular y con una gran tradición en toda Euskal Herria; es muy anterior a cualquier manifestación escrita del euskera, ya que surge de una literatura oral espontánea. Es un arte emparentado con el sean-nós de Irlanda, la payada del Cono Sur de América, el trovo alpujarreño y el repentismo cubano. Este tipo de "discusión dialéctica" responde a un patrón que ha estado presente en un gran número de culturas, y forma parte de la tradición asiática, de las culturas griega y romana, y de la Historia del Mediterráneo musulmán.[1]

En la mayoría de las fiestas populares está presente en el festejo.

El estudioso y versolari Xabier Amuriza lo define de la siguiente manera:

Neurriz eta errimaz
kantatzea hitza
horra hor zer kirol mota
den bertsolaritza.
‘Con métrica y rima
cantar la palabra
he ahí qué deporte
es el versolarismo’

Historia[editar]

La historia de bertsolarismo de improvisación puede situarse hacia el año 1800. Es la época de Beñat Mardo y Fernando o Pernando Amezketarra. Estos bertsolaris no instruidos se desafiaban mutuamente cantando.

Entre las dos guerras carlistas (1839-1876) surgen los Bertso paperak (hojas de bertso). Hace su aparición un lenguaje más elaborado con nuevas melodías. A esta época corresponden versolaris como Xenpelar, Bilintx, Iparragirre o Etxahun.

Desde 1876 hasta la Guerra Civil Española, las hojas de bertso cobran gran importancia, se organizan juegos florales y se procede al estudio teórico del bertsolarismo.

Entre 1935 y 1968 se consolida el bertsolarismo de improvisación y se organizan los primeros campeonatos con versolaris donde, entre otros, participaron Basarri, Uztapide, Xalbador o Lasarte.

En el período correspondiente a 1968-1977, los bertsos son el reflejo del conflicto político y social que se vive en la sociedad. Cabe destacar a Lopategi, Azpillaga, Lazkao Txiki, Lazkano o Lizaso.

Tras el franquismo, aparecen los primeros bertsolaris provenientes de la escuelas del bertsolaris (Jon Sarasua, Xabier Euskitze, Unai Iturriaga).

La aportación de Xabier Amuriza resulta muy benefactora para el bertsolarismo. El bertso se abre camino en la televisión, la radio y los periódicos, y es seguido por gran número de espectadores y oyentes.

Campeonato de Euskal Herria de versolaris[editar]

El primero campeonato oficial se disputó 1935 gracias al empeño de José Ariztimuño Olaso "Aitzol". El ganador fue un joven de 22 años, apodado Basarri.

Al año siguiente, 1936, lo ganó Txirrita, un ingenioso y muy productivo versolari formado y desarrollado en sidrerías.

La Guerra Civil Española y sus consecuencias interrumpieron los campeonatos. En 1960, con el nombre de “Campeonato mundial de versolaris”, se volvió a disputar el campeonato, pero esta vez los versolaris venían a representar a Francia o España. El ganador fue nuevamente Basarri.

Los siguientes tres campeonatos, 1962, 1965 y 1967, tuvieron como vencedor a Uztapide. Tras 13 años sin disputarse, la Real Academia de la Lengua Vasca (Euskaltzaindia) organizó los dos primeros campeonatos celebrados después del franquismo, campeonatos, en los años 1980 y 1982, que congregaron a mucho público como los anteriores, pero la diferencia más importante fue que acudió mucha gente joven. El ganador de los dos campeonatos fue Xabier Amuriza.

El siguiente campeonato fue organizado por la Euskal Herriko Bertsolari Elkarteak, la actual Bertsozale Elkartea, en 1986, y el campeón fue Sebastian Lizaso. En 1989 se reunieron más de 8.000 espectadores aplaudiendo la txapela conseguida por Lopategi. En 1993, 1997, 2001 y 2005 el ganador fue Andoni Egaña, y cabe destacar que en 1997 la mayoría de los que se presentaron eran universitarios. En 2009, por primera vez ganó una mujer, Maialen Lujanbio. En 2013 obtuvo la txapela el labortano Amets Arzallus.

Algunos versolaris[editar]

La mayoría de los versolaris eran conocidos por sus sobrenombres, normalmente el nombre de los baserris (caseríos rurales vascos) en los que residían o de los que eran originarios, no por sus apellidos. El nombre completo aparece entre paréntesis.

Bertsolaris históricos[editar]

Versolaris modernos[editar]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. R. Fernández Manzano y otros: El trovo de la Alpujarra. Ed. Centro de Documentación Musical de Andalucía, 1992, pág. 27.

Enlaces externos[editar]

  • Resumen de la película BERTSOLARI producida por Txintxua Films, dirigida por Asier Altuna.