Verruga plantar

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Verruga plantar
Veruca right foot detail.jpg
Una verruga plantar. Las huellas dactilares circundan la lesión
Clasificación y recursos externos
CIE-10 B07
CIE-9 078.12
Wikipedia no es un consultorio médico Aviso médico 
[editar datos en Wikidata ]

Las verrugas plantares (verruca pedis; VP) son verrugas causadas por el virus del papiloma humano (VPH). Son lesiones pequeñas que aparecen en las plantas de los pies, tienen la apariencia de una coliflor y pueden tener pequeñas manchas negras en su superficie. Debido a la presión que ejerce el cuerpo sobre las plantas de los pies, puede formarse un endurecimiento de la piel encima de la verruga. Las verrugas pueden ser dolorosas o no serlo, según su tamaño, tiempo de evolución, localización y subtipo de virus del papiloma humano. Esta clase de verrugas suele crecer hacia adentro del pie. Poseen unas raíces que a medida que más tiempo pasan, más se implantan en la piel, y más dolor causa, por eso es importante tratarlas lo más rápido posible.

Se transmiten comúnmente en baños y piscinas públicas, al compartir zapatos, etcétera.

Hay diversas opciones para eliminar las verrugas plantares. Se pueden encontrar en las farmacias tratamientos basados en fórmulas de mediana acidez para eliminar el tejido de la verruga con varias aplicaciones, pero siempre resulta indicado acudir a un especialista (podólogo, dermatólogo, etc). Para tratar verrugas resistentes existen otras opciones, que incluyen el tratamiento por congelación (criocirugía), quemarlas por corriente eléctrica (electrocirugía), quemarlas con ácidos más fuertes, cirugía láser y extirpación quirúrgica.

Verrugas plantares nuevas.

Las VP se diferencian a menudo de los helomas al observar las huellas podales. Cuando se presentan verrugas plantares, las estrías rodean la lesión; cuando ésta no es por verruca pedis, el ADN celular no se altera y las estrías continúan por encima de ella.

Además, las verrugas plantares tienden a causar dolor al aplicar presión a los lados de la lesión más que directamente; los helomas tienden a hacerlo de manera opuesta y duelen al presionarlos directamente y no por las orillas.