Vergina

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Egas (ciudad) redirige aquí. Para otras ciudades con ese mismo nombre, véase Egas.
Sitio arqueológico de Egas (actual Vergina)
UNESCO logo.svg Welterbe.svg
Nombre descrito en la Lista del Patrimonio de la Humanidad.
Vergina2.jpg
Entrada a una de las tumbas principales.
Coordenadas 40°28′52″N 22°18′49″E / 40.48111, 22.31361Coordenadas: 40°28′52″N 22°18′49″E / 40.48111, 22.31361
País Flag of Greece.svg Grecia
Tipo Cultural
Criterios i, iii
N.° identificación 780
Región Europa y América del Norte
Año de inscripción 1996 (XX sesión)
[editar datos en Wikidata ]

Vergina es una localidad griega situada en el norte, en la región montañosa de Pieria, en la Macedonia Central, al oeste del golfo de Salónica y bastante cerca de esta ciudad. En este lugar se encuentra el yacimiento arqueológico de Egas, que fue nombrado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1996.

Historia[editar]

En la Antigüedad existió allí una ciudad llamada Egas (en griego, Αἰγεαί, cuyo significado es «ciudad de cabras») que fue la primitiva capital macedonia.

La tradición atribuye la fundación de la ciudad de Egas a Perdicas, en el siglo VII a. C., aconsejado por el oráculo de Delfos, que le indicó que en Botiea, donde viera cabras, ofreciera sacrificios a los dioses y fundara la capital de un estado.[1]

Cuando el Imperio Macedonio estaba en todo su esplendor, en algún momento de la primera mitad del siglo IV a. C., la capital del reino fue trasladada a la ciudad de Pela.[2]

Según Flavio Arriano, Alejandro Magno estableció el Egas unos juegos atléticos parecidos a los que se celebraban en Olimpia.[3]

A pesar de perder la capitalidad del reino, Egas continuó siendo el lugar donde se enterraba a los reyes:[4] Filipo III de Macedonia y su esposa Eurídice II de Macedonia fueron enterrados en Egas por orden de Casandro.[5] Por otra parte, según narra Pausanias, muerto Alejandro Magno los macedonios se disponían a transportar su cadáver también a Egas, pero Ptolomeo persuadió a los macedonios para que se lo entregasen y lo sepultó en Menfis.[6]

Arqueología[editar]

Se conocía históricamente la existencia de la antigua Egas y ya en el año 1861 empezaron las primeras excavaciones en esta región, realizadas por el arqueólogo francés León Heuzey. En aquella ocasión se descubrieron los palacios helenísticos que se cree que fueron levantados por Antígono Gónatas (278-240 a.c.) para residencia veraniega de la familia real, y una tumba subterránea con bóveda y con una fachada que aparentaba un templo. La tumba había sido profanada. El palacio comprendía un patio central porticado de columnas dóricas y salas decoradas con pisos de mosaicos. Años más tarde, en sucesivas excavaciones se fueron encontrando hasta 51 tumbas, casi todas con montículo, y además se intentó la excavación de lo que se conocía como el Gran Túmulo, situado en pleno centro de Vergina. Pero no se consiguió el gran hallazgo hasta el año 1977.

Las tumbas reales[editar]

La entrada al "Gran Túmulo", Museo Arqueológico de Vergina.
Rapto de Perséfone

La excavación y el descubrimiento de las tumbas reales lo llevó a cabo el arqueólogo griego Manolis Andronicos en los años 1977 y 1978.

Primero fueron excavadas dos tumbas que estaban cubiertas por el gran montículo artificial. La primera tenía una pequeña estructura rectangular; tres de sus paredes estaban pintadas con la representación del rapto de Perséfone y Plutón conduciendo una cuadriga de caballos blancos, al mismo tiempo que sujeta a Perséfone. También en la escena está representada Deméter y tres Parcas. Las figuras son de gran tamaño, sobre todo la de Plutón. Son unas pinturas de gran fuerza y calidad y los eruditos creen que se deben a un gran maestro que conocía la perspectiva y que tenía mucha facilidad para el dibujo y para el color. Esta tumba había sido saqueada en la antigüedad. La segunda era una gran tumba con bóveda de cañón, que fue identificada como la tumba de Filipo.

Tumba de Filipo II de Macedonia[editar]

Se encontró al noroeste y bastante cerca de la tumba pintada, descrita anteriormente. Estaba intacta, con todo el ajuar funerario y muchos otros objetos, además de los propios enterramientos. En la actualidad esta tumba se considera como el mayor tesoro de la antigüedad después de la de Tutankamon y la del Señor de Sipán. Todos los objetos del ajuar funerario se hallan en el sitio original de la tumba, en el Museo Arqueológico de Vergina, a unos 80 km de Tesalónica.

Entre los objetos del ajuar funerario se encontraron vasos de plata y bronce, una jarra de plata rica y austera, varias vasijas de bronce, armas y armaduras (espada, escudo, casco de hierro, coraza, quijote, grebas (una 3 cm más corta que la otra; se les supone de Filipo, que era ligeramente cojo), cinco cabezas de marfil, de unos 3 cm; una se cree que es retrato de Filipo y otra de Alejandro Magno; restos de un canapé de madera decorado con unas figuras de oro y marfil en relieve y varios objetos de oro y como curiosidad, una esponja fresca y flexible todavía.

Hallaron un sarcófago de mármol y dentro, dos arquetas de oro. La más grande contenía los restos incinerados de un hombre y una corona funeraria con ornamentación de hojas de roble y bellotas, todo de oro. Pesó (con todo lo que tenía dentro) 10 kg. Su tamaño es de 33x41 cm. Está decorada con un sol, que es el símbolo de los reyes de Macedonia. Los arqueólogos y los historiadores pensaron enseguida que se trataba de la tumba de Filipo de Macedonia y hasta hoy nadie lo ha desmentido.

La segunda arqueta era también de oro y contenía un tejido elaborado en oro y púrpura, del siglo IV a. C., que recubría los huesos calcinados de una mujer. Había también una extraordinaria diadema de oro con adornos en espiral, flores, palmetas, rosas y abejas. Y otra corona funeraria, asimismo de oro, compuesta por hojas de mirto.

La parte superior de la fachada de esta tumba tiene un friso pintado que representa una escena de caza. Es algo desacostumbrado. Hay dos jinetes y se cree que puedan ser Alejandro Magno y su padre Filipo.

Otros hallazgos[editar]

En las excavaciones de 1978 se descubrió otra tumba igualmente intacta y con bóveda de cañón. Estaba situada al noroeste de la tumba de Filipo. Se supone que perteneció a un príncipe de Macedonia. Tenía un ajuar funerario compuesto por vasos de plata y bronce, una urna funeraria de plata y dentro una corona de oro adornada con hojas de roble y bellotas con relieves de marfil y oro. También había un canapé de madera bastante descompuesto y la armadura del difunto.

Véase también[editar]

Bibliografía consultada[editar]

  • Ch. Seignobos. Historia Universal Oriente y Grecia de Editorial Daniel Jorro, Madrid 1930
  • Peter Levi Grecia cuna de Occidente de Ediciones Folio S.A. ISBN 84-226-2616-0
  • La Historia y sus protagonistas. Ediciones Dolmen 2000. ISBN 84-360-2551004-0

Referencias[editar]

  1. Diodoro Sículo VII,16.
  2. Ministerio de Cultura de Grecia: el yacimiento arqueológico de Egas (en griego)
  3. Arriano, Anábasis de Alejandro Magno I,11.
  4. Plinio el Viejo IV,33.
  5. Diodoro Sículo XIX,52; Ateneo IV,155.
  6. Pausanias I,6,3.

Enlaces externos[editar]