Verdeja

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Verdeja 1
Verdeja front.jpg
Obús autopropulsado Verdeja de 75 mm, basado en el chasis del prototipo Verdeja 1
Tipo Tanque ligero
País de origen Bandera de España España
Especificaciones
Peso 6,5 t
Longitud 4,498 m
Anchura 2,152 m
Altura 1,572 m
Tripulación 3

Blindaje 7–25 mm
Arma primaria 45 mm L/44 Mark I modelo 1939
Arma secundaria 2 ametralladoras Dreyse 7,92 mm MG-13

Motor Ford V-8, model 48
cm3, CV ( KW)
Relación potencia/peso 13,08 CV/ton
Velocidad máxima 44 km/h
Autonomía 220 km

Verdeja fue el nombre de una serie de tanques ligeros construidos en España entre 1938 y 1945 en un intento de reemplazar en el ejército español los carros Panzer I a y T-26. Diseñados y proyectados por el capitán Félix Verdeja Bardales, supuso el desarrollo de tres prototipos de carros de combate, y uno de artillería autopropulsada provisto de un cañón de 75 mm. Diseñado como un tanque ligero avanzado en 1938 fue uno de los primeros programas desarrollados que tuvo más en cuenta la protección de los soldados que la protección del propio tanque.[1] El diseño del prototipo Verdeja fue influido por algunos de los tanques ligeros a los que iba a reemplazar, principalmente los Panzer I y T-26, ambos usados durante la Guerra civil española. Finalmente el programa fue cancelado de forma no oficial con el objeto de incorporar el carro de combate estadounidense M47 Patton en 1954.[2] Un prototipo de artillería autopropulsada de 75 milímetros[3] y del Verdeja 2 fueron exhibidos públicamente a comienzos de los años noventa.[4]

Desarrollo[editar]

España recibió su primer tanque a mediados del año 1919; era un Renault FT-17 francés con propósitos de prueba, y más tarde recibió diez unidades más el 18 de diciembre de 1921.[5] El uso de estos tanques durante la Guerra del Rif, que incluyó el primer desembarco anfibio con tanques,[6] ofreció una valiosa experiencia para el primer programa español propio de divisiones acorazadas, el Trubia A4. El programa del tanque Trubia, basado en el FT-17, llevó al desarrollo de cuatro prototipos, aunque finalmente el programa fracasó debido a la falta de interés del gobierno nacional.[7] Estos prototipos influyeron en los subsecuentes intentos españoles de producir un tanque, llamado Trubia-Naval.[8] Este diseño tampoco pudo pasar de la fase inicial de prototipo.[9] Debido al fracaso de los intentos españoles de producir un tanque, y a los intentos fallidos de conseguir diseños extranjeros como el italiano Fiat 3000,[10] a comienzos de la Guerra civil española solo había diez tanques ligeros FT-17 en activo y dispuestos para el combate en el país.[11]

La falta de divisiones acorazadas movió a la Unión Soviética a apoyar al Frente Popular y el III Reich e Italia a hacerlo con el bando nacionalista con tanques ligeros. Entre 1936 y 1939, los alemanes proveyeron a los nacionales con 122 Panzer I[12] y los italianos con 155 L-3-35.[13] Por su parte, los soviéticos vendieron a la República 281 T-26 y 50 BT-5.[14] Los nacionales descubrieron pronto que las ametralladoras ligeras de sus tanques no podían penetrar el blindaje de los T-26 a más de 150 metros (164,041995 yd), y que los tanques del ejército republicano podían de forma rutinaria alcanzar a los Panzer I y L-3-35 desde distancias superiores a las 1000 metros (1093,6133 yd).[15] Con el objeto de reequipar a las fuerzas blindadas nacionales con el T-26, el comandante alemán Ritter von Thoma ofreció a las tropas españolas 500 pesetas por cada tanque capturado.[16] Hubo también intentos de armar el Panzer I con un cañón antiaéreo Breda de 20 millimetre Modelo 1935, debido a su alta velocidad y su leve retroceso. A pesar de que se llegaron a convertir con éxito cuatro vehículos, llamados Panzer I Breda, no hubo ningún programa general para incorporar el cañón al Panzer I.[17] Por el contrario, los nacionales empezaron a utilizar los T-26 capturados a su servicio y contra sus antiguos propietarios, llegándose a formar la primera unidad de T-26 en junio de 1937.[18]

El 6 de septiembre de 1937, el capitán Félix Verdeja, que comandaba la compañía de talleres del Batallón de Carros de Combate del ejército nacional, comenzó a desarrollar de forma privada un nuevo tanque ligero. Su posición, con acceso directo al Panzer I y a los T-26, proporcionó a Verdeja evidencia directa de los defectos de los modelos de tanques que había en relación a sus habilidades para el combate y temas de servicio. Verdeja probó un futuro tanque utilizando el cañón de 45 milímetros (1.77 in) instalado en el T-26; dos ametralladoras ligeras coaxiales; un perfil bajo, un blindaje versátil de más de 15 milímetros (0.6 in), con una torreta blindada con una plancha de, al menos, 30 milímetros (1.2 in); velocidad de 70 kilómetros por hora (43,49598344 mph), con alcance en combate de 200 kilómetros (124,2742384 mi), y una buena suspensión y nuevo sistema de búsqueda. Este último requisito estaba basado en experiencias con tanques ligeros ya existentes, que frecuentemente perdían su orientación durante el combate. Estos requisitos y soluciones se presentaron en octubre de 1938 al coronel Díaz de la Lastra, oficial al mando de la Agrupación de Carros de Combate. Aunque el proyecto fue aprobado, el programa tuvo que hacer uso de chatarra para construir el primer prototipo, debido a la falta de recursos y dinero.[19] A pesar de estos problemas iniciales, incluida la crítica de Wilhelm Ritter von Thoma, el programa continuó y se le asignó a Verdeja un almacén en Cariñena (Zaragoza), para continuar con la construcción del prototipo. [20]

El Verdeja fue muy influido por el T-26 soviético.

El prototipo fue construido a partir de chatarra y de equipos rehusados de otros tanques ligeros. Tenía una torreta rectangular con un blindaje básico de 16 milímetros (0.63 in). El chasis estaba dividido en cuatro zonas, con la mitad delantera derecha ocupada por el motor, la caja de marchas, el embrague y el mando final, al lado del conductor. La mitad de atrás del vehículo estaba ocupada fundamentalmente por la caja de la torreta y por cuarenta y seis cartuchos de 45 milímetros, así como por dos tanques de combustible de 60 l.[21] El espacio de la torreta lo usaba el tirador principal del tanque y el cargador, y estaba además el modelo de 1932 del cañón antitanque de 45 milímetros y dos ametralladoras MG-13. El cañón principal fue originalmente puesto en servicio como el cañón anti-tanque 19K soviético de 45 milímetros en marzo de 1932, y presentaba más munición y una velocidad de disparo mayor que la de anteriores cañones anti-tanque. Comenzado en 1934, un nuevo modelo empezó a ser incorporado en los otra vez montados T-26.[22] Además del cañón, el periscopio panorámico del modelo de tanque de 1932 del comandante fue también reciclado de un T-26. El vehículo estaba impulsado por un motor Ford Modelo 48 tomado de un automóvil civil, desplazando 3.622 cc (221in3) y produciendo 85 cv (63 kW) a 2,000 rpm. El motor estaba emparejado con un radiador nuevo y un sistema de escape. El prototipo de Verdeja usaba la caja de cambios Aphon PG-31 del Panzer I, aunque trabajaba a excesivas revoluciones para el motor, ofreciendo menos torque, lo que hacía que el descenso por pendientes mayores de 40º fuese dificultoso. Probablemente, los detalles más inusuales del Verdeja eran la suspensión y las orugas. Para prevenir que las orugas se deslizasen fuera de las ruedas, se juntaron dos piezas oruga para crear una ranura central para que las ruedas se deslizasen en ella.[23] Con un peso de menos de 5 toneladas, el Verdeja alcanzaba una velocidad máxima de 70 kilómetros por hora (43,49598344 mph) y un radio de combate de 120 kilómetros (74,56454304 mi).[24] Como consecuencia del éxito del prototipo en las pruebas realizadas entre el 10 y el 20 de enero de 1939, se encomendó al capitán Verdeja el empezar la construcción del modelo definitivo de tanque ligero.

Verdeja 1[editar]

La apariencia del prototipo resultante del Verdeja 1 fue similar a la esbozada originalmente en los primeros diseños del capitán Verdeja. El armazón del vehículo fue alargado y la parte de atrás inclinada, mientras que la capacidad del depósito de combustible -y con ello la autonomía de combate- fue incrementada, así como la capacidad de munición y el grosor del blindaje.

Verdeja 2[editar]

Referencias[editar]

  1. de Mazararrasa, pp. 11–12
  2. Manrique & Molina, p. 31
  3. Ministerio de Defensa, Materiales, retrieved on 2008-05-27
  4. Núñez, p. 85
  5. García 2004, pp. 5–9
  6. García 2000, pp. 49–54
  7. García 2008, pp. 54–56
  8. García 2008, p.64
  9. Manrique & Molina, p.9
  10. de Mazararrasa 1998, pp. 74–76
  11. García 2004, pp. 6–7. El 24 de agosto de 1925, el gobierno español consiguió hacerse con otros seis FT-17, para reemplazar a los FT-17 que estaban operando en Marruecos desde 1922=; García 2004, pp.19–21. A comienzos de la guerra, había 15 FT-17, pero solo 10 estaban en condiciones para el combate.
  12. Manrique & Molina 2006, p.311
  13. Manrique & Molina 2006, p.314
  14. Manrique & Molina 2006, pp.320–321
  15. Candil, p.36
  16. Perrett, p.35
  17. Molina 2005, pp. 47–50
  18. Molina 2007, p. 16
  19. de Mazararrasa, pp.11–14
  20. de Mazararrasa, pp. 14–16
  21. de Mazararrasa, p.20
  22. Baryatinskiy, p.28
  23. de Mazarrasa, pp. 20–25
  24. de Mazarrasa, p. 44.

Bibliografía[editar]

  • «Exposicíon de Materiales Acorazados» (en español). Ministerio de Defensa (España). Consultado el 27-05-2008.
  • «Verdeja vs. Vickers T-26B» (en español). Armas (Barcelona, España: MC Ediciones) (281):  pp. 28–34. Noviembre 2005. 
  • Baryatinskiy, Mikhail. Light Tanks: T-27, T-38, BT, T-26, T-40, T-50, T-60, T-70. London, United Kingdom: Ian Allen. p. 96. ISBN 978-0-7110-3163-0. 
  • Caballero Jurado, Carlos; Molina Franco, Lucas (Octubre 2006). Panzer IV: El puño de la Wehrmacht. Valladolid, España: AF Editores. p. 96. ISBN 978-84-96016-81-1. 
  • Candil, Antonio J. (1 de marzo de 1999). «Aid Mission to the Republicans Tested Doctrine and Equipment». ARMOR (Fort Knox, Kentucky: Army Armor Center):  pp. 49–54. 
  • Mazarrasa, Javier de (Mayo 1994). Blindados en España 2ª Parte: La dofícil posguerra 1939–1960. Valladolid, España: Quirón Ediciones. p. 184. ISBN 978-84-87314-10-0. 
  • de Mazarrasa, Javier (Febrero 1989). carro de combate Verdeja, El. Barcelona, España: L. Carbonell. p. 83. ISBN 978-84-86749-02-6. 
  • de Mazarrasa, Javier (Junio 1998). carros de combate en la Guerra de España 1936–1939, Los 1. Valladolid, España: Quirón Ediciones. p. 160. ISBN 978-84-87314-37-7. 
  • Doyle, Hilary; Jentz, Tom (2001). Panzerkampfwagen IV Ausf. G, H and J 1942–45. Londres, Reino Unido: Osprey. p. 48. ISBN 1-84176-183-4. 
  • García, Dionisío (Septiembre 2000). «Alhucemas, el desembarco: Una mirada retrospectiva en el 75 aniversario» (en español). Serga (Madrid, España: Almena) (7):  pp. 49–54. 
  • García, Dionisío (Marzo 2008). «Trubia: El Primer Carro de Combate Español» (en español). Serga (Madrid, España: Almena) (52):  pp. 54–64. 
  • García, Dionisío (Julio 2004). «Renault FT 17 en España (1): La Guerra de Marruecos» (en español). Serga (Madrid, España: Almena) (30):  pp. 2–24. 
  • García, Dionisío (Septiembre 2004). «Renault FT 17 en España (2): La Guerra Civil» (en español). Serga (Madrid, España: Almena) (31):  pp. 2–15. 
  • Manrique Garcia, José María; Molina Franco, Lucas; Bruña Royo, Óscar (Marzo 2006). La Brunete, 60 años de historia 1. Valladolid, España: Alcañiz y Fresnos. p. 80. ISBN 978-84-96016-28-6. 
  • Manrique Molina, José María; Molina Franco, Lucas (2006). armas de la Guerra Civil Española, Las. Madrid, España: La Esfera de los Libros. p. 613. ISBN 978-84-9734-475-3. 
  • Molina Franco, Lucas (Deciembre 2007). Blindados Soviéticos en el Ejército de Franco. España: Galland Books. p. 48. ISBN 978-84-612-1221-7. 
  • Molina Franco, Lucas (Mayo 2005). Panzer I: El inicio de una saga. Valladolid, España: AF Editores. p. 64. ISBN 978-84-96016-51-4. 
  • Núñez, Jesús (Abril 2008). «Museo de la Academia de Infantería» (en español). Armas (Barcelona, España: MC Ediciones) (310):  pp. 80–86. 
  • Zaloga, Steven J. (1999). The M47 and M48 Patton Tanks. Lonres, Reino Unido: Osprey. p. 48. ISBN 1 85532 825 9. 
  • Zaloga, Steven J. (2004). T-54 and T-55 Main Battle Tanks 1944–2004. Londres, Reino Unido: Osprey. p. 48. ISBN 1 84176 792 1.