Venus y Adonis (Veronés)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Venus y Adonis (Veronese).jpg
Venus y Adonis
(Venere e Adone)
Paolo Veronese, 1580
Óleo sobre lienzo • Manierismo
162 cm × 191 cm
Museo del Prado, Madrid, Flag of Spain.svg España

Venus y Adonis, es una obra del pintor italiano Paolo Veronese. Es un óleo sobre lienzo, pintado hacia 1580.

Hasta una restauración efectuada hacia 1988, el cuadro medía 2,12 metros de alto y 1,91 m de ancho. En dicha intervención, se le retiraron unos añadidos fechables en el siglo XVIII, que aumentaban la presencia del cielo y falseaban sus proporciones originales. Su formato actual es horizontal o apaisado, no vertical como se ve en muchas imágenes antiguas.

Este cuadro fue adquirido por Velázquez para el rey Felipe IV de España durante su segunda estancia en Italia (1649-51). Se exhibe actualmente en el Museo del Prado de Madrid. Se cree que hacía pareja con otro cuadro, Céfalo y Procris, ahora conservado en el museo de Estrasburgo. Si bien son muy similares en composición y también en tema (ambos ilustran amores trágicos de los dioses) los expertos consideran mucho más lograda la pintura del Prado, y de hecho se cuenta entre sus obras maestras.

Veronés trata aquí un tema mitológico. Se representa a Venus, que tiene sobre su regazo a Adonis durmiendo. Ella le acaricia y le da aire. La postura de Adonis es un escorzo. Viste ropajes rojos, que contrastan con la piel blanca de Venus; otra diferencia entre ellos es la luz: Venus aparece iluminada, mientras que Adonis permanece más bien a la sombra. Adonis era un joven aficionado a cazar y la diosa intuye que él morirá en una de sus incursiones, por lo que intenta retenerle. La diosa mira a Cupido, que está acariciando a un galgo. También se ha interpretado que ese perro, a diferencia del que está en el suelo durmiendo, está deseoso de salir a cazar, y Cupido lo retiene a la fuerza, para impedir que despierte al joven. Si Adonis despierta, creen que irá de caza. Estas tres figuras se enmarcan en un paisaje vivo, de sombríos tonos verdes y azules en el cielo.

El punto de vista adoptado por el pintor es más bien bajo, obligando al espectador a mirar de abajo arriba. Esto sugiere que pudo estar pensado para colocarlo en la parte alta de la pared.

La escena posterior, cuando Adonis sale a cazar y Venus intenta retenerlo, la representó Tiziano en otro famoso cuadro también en el Museo del Prado.

Referencias[editar]

  • Carrassat, P.F.R., Maestros de la pintura, Spes Editorial, S.L., 2005. ISBN 84-8332-597-7
  • Cirlot, L. (dir.), Museo del Prado II, Col. «Museos del Mundo», Tomo 7, Espasa, 2007. ISBN 978-84-674-3810-9
  • Nieto Alcaide, Víctor Veronés y Ovidio; Procris, Céfalo y la Brisa[1] Espacio, tiempo y forma. Serie VII, Historia del arte, ISSN 1130-4715, Nº 16, 2003 , págs. 71-80

Notas[editar]

Enlaces externos[editar]