Ventrículo

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Diagrama del corazón humano (cortado).

Ventrículo, en anatomía animal, se refiere a cada una de las cámaras inferiores del corazón. El corazón de los mamíferos, incluyendo los humanos posee dos ventrículos, mientras que el corazón de otros animales, como los peces y anfibios tiene un solo ventrículo. Los ventrículos reciben sangre de las cámaras superiores del mismo lado del corazón, las aurículas. Cada ventrículo se contrae durante la sístole, que es el período del cíclo cardíaco en que el corazón bombea la sangre hacia los pulmones y el resto del cuerpo. La sangre no puede pasar del ventriculo derecho al izquierdo porque hay una pared celular.

Anatomía[editar]

El corazón en el humano está dividido en cuatro cavidades: dos superiores —la aurícula derecha y la aurícula izquierda— y dos inferiores, el ventrículo derecho y el ventrículo izquierdo. La aurícula izquierda comunica con el ventrículo izquierdo por medio de la válvula mitral y la aurícula derecha comunica con el ventrículo derecho por medio de la válvula tricúspide. Cada ventrículo recibe sangre de la aurícula de su mismo lado y la impulsa a una arteria: las arterias pulmonares, en el caso del ventrículo derecho y la aorta, en el caso del ventrículo izquierdo. Los ventrículos están separados entre sí por el tabique interventricular.

La pared del ventrículo izquierdo es más gruesa que la del derecho, esto se debe a que el ventrículo izquierdo impulsa la sangre hacia toda la periferia del cuerpo, mientras que el ventrículo derecho solamente lo hace hacia los pulmones, permitiendo así el intercambio de gases en los pulmones.

Fisiología[editar]

Los ventrículos son las cámaras del corazón cuya función es bombear la sangre para la circulación sistémica, a través de la válvula aórtica, en el caso del ventrículo izquierdo, y para la circulación pulmonar, a través de la válvula pulmonar, en el caso del ventrículo derecho.

La contracción ventricular se llama sístole ventricular y la contracción auricular o atrial se denomina sístole atrial o auricular, mientras que la relajación para el llenado de las cuatro cámaras se llama diástole, también atrial y ventricular.

La sangre llega a la aurícula derecha mediante las venas cavas —inferior y superior— encargadas de recoger la sangre del sistema venoso de todo el organismo. Así, la sangre entra a la aurícula derecha por las venas cavas, pasa a través de la válvula tricúspide hasta el ventrículo derecho. De ahí la sangre es impulsada hacia los pulmones, atravesando la válvula pulmonar. Después de pasar por los pulmones, la sangre entra de nuevo en el corazón por medio de las venas pulmonares, hacía la aurícula izquierda, desde dónde se dirige al ventrículo izquierdo, atravesando la válvula mitral. Finalmente la sangre es empujada gracias a la sístole ventricular hacía la arteria aorta (pasando por la válvula aórtica), que se encargará de distribuir la sangre al resto del organismo.

Véase también[editar]