Veinte años después

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Veinte años después
de Alexandre Dumas (padre)
Leloir Musketeers2.jpg
Género Novela
Subgénero Novela histórica
Idioma Francés
Título original Vingt ans après
Editorial Baudry
País Flag of France.svg Francia
Fecha de publicación 1845
Formato Impreso
Las novelas de D'Artagnan
Los tres mosqueteros Veinte años después El Vizconde de Bragelonne
[editar datos en Wikidata ]

Veinte años después (Vingt ans après) es el título de la segunda novela que conforma los tres romances sobre D'Artagnan. Fue escrita por Alexandre Dumas (padre).

Argumento[editar]

Es el año 1648, veinte años después de los sucesos de Los tres mosqueteros. La historia de Francia ha cambiado: han muerto Luis XIII y el cardenal Richelieu; la reina Ana de Austria asume la regencia del país debido a la minoría de edad de Luis XIV, de sólo diez años; el nuevo primer ministro es el cardenal Julio Mazarino, de origen italiano, quien mantiene una no muy secreta relación con la reina; y nace el movimiento revolucionario conocido como la Fronda, motivado por las protestas por la presión fiscal exigida por la Guerra de los Treinta Años. D'Artagnan se ha quedado estancado en el grado de teniente de mosqueteros, y hace años que no ve a sus amigos, hasta que un día Mazarino decide contratarle como su agente personal. A tal fin, le instará a que reúna a los héroes de veinte años antes, sus amigos.

El cardenal Mazarino fue el Primer Ministro de Francia durante la regencia de Ana de Austria en nombre del joven Luis XIV.

D'Artagnan pronto averiguará que Porthos Du Vallon de Bracieux de Pierrefonds es ahora un viudo rico que vive en su hacienda de Pierrefonds, aburriéndose muchísimo y soñando con nuevas aventuras. El abate d'Herblay (Aramis) tomó los hábitos y se encuentra en secretas relaciones con la Fronda. Athos, el conde de la Fère, que dejó el servicio para recoger una herencia, vive ahora cerca de Blois con su hijo adoptivo adolescente Raúl, el Vizconde de Bragelonne, al cual oculta su procedencia, ya que en realidad es hijo natural suyo y de la duquesa Madame de Chevreuse, antes íntima de la reina, y ahora frondista.

D'Artagnan visitará sucesivamente a sus amigos. No logra convencer a Aramis, puesto que secretamente es frondista, y aparte amante de la duquesa Madame de Longueville, destacada frondista. A Porthos, por el contrario, consigue convencerle fácilmente diciéndole que con Mazarino cumplirá su mayor ambición, ser noble, insistiéndole en que el cardenal lo hará Barón. Por último, cerca de Blois encuentra a Athos, y conoce a Raúl y a un personaje que tendrá mucha importancia diez años más tarde, una niña llamada Luisa de La Vallière. No logra convencer a Athos, que también simpatiza con la Fronda, por lo que vuelve a París, reunido con Porthos.

El Duque de Beaufort, prisionero en Vincennes por orden de Mazarino, logra escapar con la inestimable ayuda de Grimaud, el fiel lacayo de Athos; y Mazarino, que ya tiene a su servicio a D'Artagnan y Porthos, los envía en su persecución. D'Artagnan y Porthos consiguen alcanzar a los fugitivos pero entonces se encuentran con una desagradable sorpresa: entre los hombres que ayudan al duque, se encuentran Athos y Aramis, con lo que los antiguos amigos son ahora enemigos. Athos y Aramis interceden ante el Duque de Beaufort, que deja libres a D'Artagnan y Porthos. Posteriormente se reúnen en París, donde se cruzarán mutuos reproches, e incluso llegarán a sacar las espadas, pero Athos rompe la suya ántes de cruzarla con aquél a quien siempre llamó hijo (D'Artagnan), por lo que se abrazan y hacen las paces, quedando sin embargo divididos en dos bandos.

Mientras tanto Raúl, que ha sido enviado por Athos al ejército del príncipe de Condé, junto con el Conde de Guiche, hijo del Mariscal de Grammont, encuentra en el camino a un supuesto fraile, al cual envía a socorrer en sus últimos momentos al antiguo verdugo de Béthune, que está malherido en una posada. Muy pronto el supuesto fraile se revelará como John Francis de Winter, el hijo de Milady, que busca vengarse de los seis (D´Artagnan, Athos, Porthos, Aramis, Lord de Winter y el verdugo de Béthune) que ajusticiaron a su madre. Empieza su venganza apuñalando al moribundo ex verdugo y huyendo a continuación. Grimaud le encontrará con el puñal clavado en el pecho y escuchará sus últimas palabras en las cuales le pide advertir del peligro a Athos y a los demás. Ante ello, Grimaud vuelve a París.

Más tarde, los cuatro mosqueteros se reúnen en una comida, para limar asperezas, llegando en esto Grimaud con la noticia de la existencia del hijo de Milady y el asesinato del verdugo. Tras separarse de nuevo, Athos y Aramis se reencuentran con Lord de Winter, a quien Cromwell ha quitado sus posesiones, y que está al servicio de la reina Enriqueta, esposa de Carlos I de Inglaterra, hija de Enrique IV de Francia, hermana de Luis XIII y por tanto cuñada de la Reina Ana de Austria y tía de Luis XIV. Se ponen a su servicio, una vez se enteran de que Mazarino, por motivos políticos (no quiere la enemistad inglesa) se ha negado a ayudarla, y parten a Inglaterra con Lord de Winter, con la misión de auxiliar al rey prisionero, Carlos I.

Mazarino, por su parte, envía a D'Artagnan y Porthos con un emisario de Cromwell llamado Mordaunt. Además, deberá enfrentar la revuelta de la Fronda, que ha obligado a esconderse en condiciones precarias al rey y a la reina madre en el castillo de Saint Germain(en lo cual D'Artagnan tendrá un papel decisivo).

Busto de Carlos I de Inglaterra, rey a quien D'Artagnan y sus amigos tratan de salvar en la novela.
El general Oliver Cromwell, uno de los líderes de la oposición contra Carlos I de Inglaterra.

Tras reunirse en Inglaterra, y tras la muerte de Lord de Winter a manos de Mordaunt (que no es sino el hijo de Milady bajo otro nombre), D'Artagnan y Porthos deciden ayudar, y si es posible, liberar al rey de Inglaterra, abandonando la misión de Mazarino, que les enviaba a servir a Cromwell. Después de arduos intentos, a pesar de sus esfuerzos (que incluyen secuestrar al verdugo oficial), no logran salvar a Carlos I quien es decapitado a manos de un verdugo enmascarado, mientras Athos presencia impotente la ejecución escondido debajo del cadalso, donde escucha las últimas palabras del rey (lo cual tendrá gran importancia en la novela El vizconde de Bragelonne). El improvisado verdugo resulta ser Mordaunt, quien llena de pólvora el barco donde los amigos regresan a Francia con la intención de matarlos, pero fracasa y muere al recibir una puñalada en el corazón por parte de Athos, que a pesar de todo intentaba salvarle, en el agua, durante una lucha en mar abierto, tras la explosión del barco.

Los amigos llegan a Francia, separándose. D'Artagnan y Porthos son perseguidos y arrestados, y Athos, tras una entrevista con la reina, por orden de ésta y con la complicidad de Mazarino, también. Pero Aramis ha quedado libre, lo que le permite reunir tropas de la Fronda para liberarlo.

Athos es encerrado en el mismo castillo donde están prisioneros D'Artagnan y Porthos, y por fin, tras escapar de su celda y averiguar el escondite donde Mazarino tiene el dinero que ha ido recaudando a expensas de Francia, escapan del castillo junto con Athos y con un valioso rehén, el propio Mazarino. Se refugian en Pierrefonds y allí D'Artagnan lo chantajea para obtener varios favores: la capitanía de D´Artagnan, la baronía de Porthos y una dote para Raúl. Todo ello lo consigue en una entrevista con la reina, llevando firmadas esas condiciones por Mazarino, junto con las reivindicaciones de la Fronda, lo que supone el fin del levantamiento frondista.

Cierto día al pasar la carroza real y ser atacada por los restos de la Fronda, D´Artagnan la defiende y en combate hiere a uno de sus líderes, resultando ser el conde de Rochefort, quien muere en sus brazos, como le había pronosticado en Los Tres Mosqueteros ("Seguramente os mataré a la cuarta"). Porthos por su parte mata a un viejo y le dice a D´Artagnan que ese viejo le resulta conocido. Justo en las últimas líneas del libro Porthos recuerda que se trataba de Bonacieux.

Al final de la novela los amigos se separan nuevamente, pero esta separación será ya definitiva: nunca volverán a reunirse los cuatro. El libro continua con "El vizconde de Braguelonne", también escrito por Alexandre Dumas Padre

La historia real[editar]

Al igual que en su anterior novela, Dumas se toma muchas libertades con la historia real de la guerra de la Fronda y la ejecución de Carlos I. Criticado al respecto, respondió que la Historia es "la percha de la que cuelgo mis novelas" y "no es malo violar la Historia si le haces un hijo hermoso".

Enlaces externos[editar]