Vegeta

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Vegeta
ベジータ
(Bejīta)
Sexo Masculino
Fecha de nacimiento 29 de octubre del Año 732
Edad 29-52 (Dragon Ball Z) 57-58 (Dragon Ball GT)
Origen en Manga
Primera aparición Volumen 17, capítulo 204
Relevancia Personaje principal antagónico
Ocupación Guerrero
Príncipe
Procedencia Planeta Vegeta
Familia
Raza Saiyajin
Seiyū Ryō Horikawa
Doblador(es)
Habilidades especiales
Transformaciones
Fusiones

Vegeta (ベジータ Bejīta?) es un personaje ficticio del manga y anime Dragon Ball. Su nombre proviene de su padre, el Rey Vegeta, así como de su planeta de origen, el cual recibió su nombre tras su conquista por parte de los saiyajin. El nombre Vegeta, es una deformación del inglés Vegetable (ベジタブル Begitaburu?, Vegetal).

Dada su peculiar personalidad, permanentemente seria, repleta de orgullo y soberbia, además de su falta de sentimientos buenos, se vio inmerso en una constante disputa con Son Gokū, siendo solamente durante la saga de Majin Boo cuando estas características finalmente comienzan a mermarse. Otra característica es que con todos sus enemigos siempre emplea fuerza letal hasta con los mismos guerreros Z. Es el primer enemigo en Dragon Ball Z, aunque después de los acontecimientos posteriores a la saga de Freezer, se convierte en el antihéroe más destacado de la serie; curiosamente durante toda la serie él y Gokú jamás pudieron acabar una pelea entre sí.

Una particularidad de Vegeta es el cambio gradual en su personalidad, de un guerrero salvaje e inmisericorde a un protector de la Tierra y padre de familia abnegado; curiosamente este cambio se ve simbolizado en el cambio progresivo de su vestimenta, ya que al iniciar sus apariciones viste armadura con hombreras y faldón, tras huir de la Tierra solo conservaría las hombreras y desde su enfrentamiento con Freezer hasta el torneo de Cell llevaría solo la coraza pectoral; para la saga de Majin Boo solo llevaría el traje azul sin armadura.

Biografía[editar]

Vegeta es el Príncipe de los Saiyajin siendo un guerrero que destaca por su astucia y valentía a la hora de luchar, así como porque desde muy pequeño fue entrenado con dureza. Como consecuencia de esto, su potencial se manifestó a muy temprana edad y ya a los cinco años destacaba entre los demás guerreros de primera clase. Fue por ello que se convirtió en uno de los soldados preferidos de Freezer, quien le encargaba misiones cada vez más complicadas.

Cuando Freezer se dispuso a exterminar a la raza saiyajin, por temor a la leyenda del Super saiyajin, decidió dejar con vida al joven Vegeta encargándole una misión lejos del planeta Vegeta. Incluso cuando se enteró que su planeta de origen fue destruido (con una catástrofe natural según se le dijo), no demostró ningún sentimiento o afecto hacia éste, como consecuencia de su fría personalidad como guerrero. Vegeta seguía las órdenes de Freezer sólo para hacerse más fuerte y así, algún día, intentar derrotarlo y proclamarse el guerrero más poderoso del universo.

Llegada a la Tierra[editar]

Vegeta, El Príncipe Sayajin al conocer que Raditz fue derrotado, decide ir con Nappa, su compañero de viaje y guardaespaldas personal a la Tierra para obtener las Dragon Balls, de las que había oído hablar a través del scouter o rastreador de Raditz durante su pelea con Gokū, su objetivo era obtener la inmortalidad y poder así derrotar a Freezer.

Cuando llega a la Tierra, se encuentran con Piccolo, Krilin, Son Gohan, Yamcha, Ten Shin Han y Chaoz; Yamcha es asesinado por un Saibaiman mientras que Chaoz, Ten Shin Han y Piccolo mueren a manos de Nappa. Sin embargo, cuando Gokū resucita y se une a la pelea derrota a Nappa rápidamente, por lo que Vegeta le mató al considerarle inútil y tras esto, se enfrentó con Gokū.

Al principio, Vegeta le aventajaba por la diferencia de poder, pero Gokū le igualó en fuerza cuando arriesgó su vida usando el estado Triple Kaiō Ken, durante el combate Vegeta sufrió un tremendo castigo por parte de Gokú por lo que decidió destruir a su oponente junto al planeta con un Garlick Gun; aun así su oponente repelió su ataque con un Kame Hame Ha combinado con un cuádruple Kaiō Ken lo que lastimó su cuerpo muy seriamente pero logró dejar en similares condiciones a Vegeta.

Vegeta se vió obligado a consumir totalemnte su Ki para crear una esfera de Rayos Blutz, en reemplazo de la Luna que Piccolo destruyó meses antes para evitar que usaran el poder Ōzaru durante la pelea. Con esta Luna llena artificial y logró convertirse en Ōzaru y darle una gran paliza a Gokū, quien intentó crear una Genkidama para vencerlo, pero Vegeta lo evitó. Tras esto, evitó los ataques de Son Gohan y Krilin para cortarle la cola, pero no notó a Yajirobe, quien le cortó la cola y le devolvió a su estado normal.

Tras esto, Gokū había logrado conservar la mitad de la energía recolectada para la Genkidama y la entregó a Krilin, quien finalizó la técnica atacando con ella a Vegeta, que la esquivó fácilmente, pero Son Gohan logró devolvérsela y darle de lleno. Aun así y de forma inverosímil el príncipe saiyajin logra sobrevivir moribundo, pero con la suficiente fuerza para dejar casi muertos a Krilin, Gohan y Yajirobe, pero para su desgracia el hijo de Gokú regenera espontáneamente su cola y gracias a la Esfera Blutz se transforma en Ōzaru, aplastando a Vegeta antes de que le cortara la cola con un Kienzan.

Nuevamente Vegeta sorprende a todos sobreviviendo aunque en muy malas condiciones, por lo que intenta huir en su nave. Krilin, el únco de los Guerreros Z que aún puede moverse, intenta matarlo con la katana de Yajirobe, sin embargo Gokū le implora que no lo haga, ya que deseaba una revancha con el Príncipe Vegeta, a la que finalmente, Krilin accedió, dándose así inicio a la gran rivalidad que ambos Saiyajin sostendrían a lo largo de lo que restaba de la serie.

Viaje a Namek[editar]

La historia continua cuando Vegeta se entera que Freezer, al escuchar por medio de los scouters las conversaciones que él y Nappa sostuvieron en torno a las Esferas del Dragón, fue en busca de las esferas del planeta Namekusei(Namek), para conseguir la vida eterna. Ante esta situación, decide partir de inmediato hacia Namek para adelantarse a Freezer.

Kiwi, dirigente del Planeta Freezer nº79 y rival de Vegeta desde hace años (ambos poseen exactamente el mismo poder), decide seguir al saiyajin hasta su destino para poner fin a sus planes y eliminarle. Ambos mantienen un breve encuentro tras el cual Vegeta, después de explicarle que su poder se ha incrementado tras haber estado a las puertas de la muerte gracias al Zenkai Power y además de poder manejar el nivel de combate a su antojo y lo elimina sin problemas. Posteriormente se enfrenta al soldado Dodoria (Guardaespaldas personal de Freezer), quien intenta matarlo para robar su scouter ya que ellos habían perdido los suyos y no podían seguir buscando las esferas. Vegeta le revela que en la Tierra aprendió a detectar el Ki, por lo que ya no necesita un scouter y además también lo ha superado a él en poder; Dodoria intenta comprar la piedad de Vegeta revelándole que fue Freezer quien destruyó el planeta Vegeta, aun así el saiyajin no muestra remordimiento, mata a Dodoria y masacra una aldea para robar la esfera de 4 estrellas.

Al encontrarse con Zarbon (compañero de Dodoria) lo derrota fácilmente, pero este se transforma y aumenta su poder, dejando al saiyajin gravemente herido. Freezer manda que curen a Vegeta ya que necesitaba saber donde había escondido las esferas que poseía, pero gracias al Zenkai Power Vegeta nuevamente se recupera, incrementa su poder y roba las Dragon Balls en poder de Freezer, posteriormente mata a Zarbon ante los ojos de Gohan, Krillin y Bulma.

Freezer manda a llamar a las fuerzas especiales Ginyu, obligando a Vegeta a aliarse a Krilin y a Gohan. El primero en pelear de la maléfica fuerza es Gurdo, el cual estuvo a punto de matar a Krilin y a Gohan con sus poderes psíquicos, pero Vegeta logra eliminarlo primero, tras lo cual debe pelear contra Recoome. Este los supera claramente en poder y les da una paliza. Cuando todo parecía perdido, aparece Gokū, le da una semilla Senzu (Del ermitaño) a Vegeta, tras lo cual este incrementa sus poderes por tercera vez, luego Gokū enfrenta a las Fuerzas Especiales, después de entrenar a una gravedad aumentada 100 veces, derrota sin esfuerzo a Recoome y a Burter, los cuales son rematados por Vegeta pese a las protestas de Goku. Jeice apenas puede escapar para avisarle a su superior, el Capitán Ginyu. Goku y Vegeta luchan contra Ginyu y Jeice. Mientras Vegeta pulverizaba a Jeice, Goku estaba derrotando a Ginyu cuando este intercambia su cuerpo con el saiyajin. Vegeta apalea a Ginyu, obligandolo a abandonar el cuerpo de Goku, aunque luego lo sigue apaleando en su propio cuerpo. Cuando Ginyu quiso robar el cuerpo de Vegeta, Goku lo salva interponiendo una rana en el proceso. Tras esto, Vegeta lleva a Goku a las cámaras de recuperación y les da armaduras de combate a Krillin y Gohan. Agotado por estar varios días peleando sin detenerse a dormir, Vegeta colapsa por lo que decide dormir mientras Goku sana, Gohan y Krilin aprovechan esto y usan las esferas para revivir a Piccolo. Así, resucitó Sheng Long de la Tierra, pero Vegeta los descubre y exige el último deseo para ser inmortal. A duras penas aceptan pedir el deseo, pero en ese momento el Saichoro (Gran Patriarca) muere y el Dragon desaparece.

Cuando llega Freezer, sostienen una fuerte pelea y para sorpresa de este, Vegeta había alcanzado los mismos poderes que él, por lo que Freezer se transforma y supera sus poderes (aunque cuando se transforma por primera vez estos no pelean por que este decide atacar primero a Krilin). Antes que Freezer acabara con Gohan, aparece Piccolo, que entrenó con Kaio Sama del Norte y también se fusionó con Nail, que iguala el poder de Freezer, pero éste se vuelve a transformar, derrotando fácilmente a Piccolo. Freezer quiere aterrorizarlos antes de matarlos, por lo que usa su última transformación, Vegeta le pide a Krilin que lo hiera de gravedad para que Dende lo cure y el Zenkai aumente su poder por cuarta vez razonando que esto será suficiente para que pueda transformarse en un Super Saiyajin. Después de eso, Vegeta entra de nuevo a batalla, pero no consigue derrotar a Freezer, el cual lo hiere gravemente y antes de morir, Vegeta le cuenta a Gokū (recuperado y recién llegado a la pelea) la verdadera historia del planeta Vegeta y le pide que vengue a su pueblo entre lagrimas. Tras este momento solemne, Vegeta fallece y Goku le ofrece una digna sepultura, pidiéndole un poco de su orgullo saiyajin.

Cuando al revivir el Sheng Long Terricola le piden que reviva a los seres asesinados por Freezer (Incluido el Patriarca, ya que la presencia del tirano aceleró su muerte), Vegeta es revivido. Luego con el último deseo del Sheng Long Nameku, es trasladado junto con Gohan, Bulma, Piccolo y los Namekus hacia la Tierra. Aquí Vegeta festeja el hecho de que Namek explote ya que al morir Freezer y Goku, quedaría como el ser más poderoso del universo. Cuando se entera que Gokū no murió al explotar el planeta, decide quedarse en la Tierra para esperar el regreso de su rival. Durante la espera, se aloja en la Capsule Corp donde se entrena para conseguir ser más fuerte. Esta situación se prolongará tras el regreso de Gokū, un año después de la explosión de Namek y la llegada de Trunks, que resulta ser el hijo futuro de Vegeta y Bulma. Vegeta se decepciona al ver que el joven Trunks también puede transformarse en Super Saiyajin, lo que lo motiva a entrenarse a 400 veces la gravedad de la Tierra (tras enterarse de lo que va a ocurrir en el futuro). Durante su entrenamiento se lesiona gravemente, pero es asistido por Bulma, la cual comienza a despertar el costado sensible del frío príncipe.

Durante los tres años que transcurren desde el regreso de Gokū hasta la aparición de los androides, Vegeta y Bulma afianzan su relación. En el futuro alterno de Trunks nunca se casaron; sin embargo, en el tiempo real de Dragon Ball Z en más de un episodio se refiere a Bulma como su esposa, por lo cual se asume que en este tiempo sí llegaron a casarse. También en Dragon Ball GT se puede apreciar a Bulma referirse a Vegeta como su esposo. Viven juntos en Capsule Corp. Además de Trunks, tras la saga de Boo tuvieron otra hija llamada Bra. Por esta integración familiar, Vegeta asume una vida sedentaria (aunque no se desapega nunca de sus costumbres marciales) que lo aproxima a todos los amigos de Gokú y de Bulma. Es a él a quien consultan siempre sobre cosas o dudas que no saben de los Saiyajin.

Los androides y Cell[editar]

Antes de la llegada de estos androides, Vegeta se prepara mucho más intensamente que los demás (a excepción de Piccolo que aumento más sus poderes en comparación teniendo en cuenta que no era un ssj) para enfrentarlos, entrena a una gravedad de 500 g, (siendo "g" la gravedad de la Tierra) y logrará transformarse en un poderoso Super Saiyajin. Durante este periodo nacería el Trunks del presente.

Vegeta llega en el momento justo en el que el androide c-19 estaba absorbiendo la energía de Gokū. Ante la sorpresa de todos, Vegeta se transforma en Super Saiyajin y acaba rápidamente con su adversario, (salvando la vida de Goku, alegando que nadie que no sea él mismo iría a derrotarlo), tras comprobar que el mecanismo por el cual succionaba la energía era un punto situado en la palma de la mano. Lleno de orgullo por su nueva fuerza, Vegeta corre imprudentemente a enfrentarse con otros androides mucho más poderosos: C-16, C-17 y C-18, apartando de su camino a su propio hijo Trunks. Es entonces cuando es golpeado a manos de la androide C-18, la cual se basta para acabar con él y le rompe sus dos brazos de un golpe.

Lleno de rabia, entrena con Trunks en la sala del tiempo y del espíritu, superando por mucho el poder base del Super Saiyajin, llegando a controlar el Super Saiyajin Dai Ni Dankai (ascendido) y Dai San Dankai (En este estado, se hace llamar Super Vegeta). Se enfrenta a la segunda forma de Cell (luego de absorber a C-17), ante el que muestra una incuestionable superioridad. Tentado por la idea de tener un adversario a su altura (producto de su orgullo), permite e incluso ayuda a Cell a alcanzar la perfección absorbiendo a c-18. Vegeta no puede vencerlo y queda inconsciente. Tras un nuevo entrenamiento en la sala del tiempo y el espíritu, Vegeta acudirá junto con los demás guerreros al torneo de Cell, el torneo que fue organizado por Cell para decidir el destino de la humanidad. Allí, asiste furioso a los combates que disputan Gokū y Gohan frente a Cell, comprobando que su propia fuerza está por debajo de la de ellos. Interviene en la lucha contra los Cell Jr. en la que es herido, aunque uno de los que más resiste.

Su "puesta en escena" tendrá lugar cuando Cell (el cual sobrevivió a su propia autodestrucción e incremento drasticamente su poder con un Zenkai, volviendo a su forma perfecta e incluso, alcanzar el nivel de un Super saiyajin 2)cuando Cell volvio a reaparecer paraa sorprender mato a Trunks.Lleno de ira, Vegeta ataca a Cell con una ráfaga interminable de su Renzo Kikouha, que resulta inútil, ya que Cell, ileso, se planta frente a él y lo lanza contra el suelo, siendo salvado por Gohan a costa de ser herido gravemente y no poder usar su brazo durante el resto de la pelea. Vegeta intervendrá, en última instancia, disparándole una bola de energía a Cell que lo hace tambalearse y desvía su atención justo antes de que Gohan lance un Super Kamehameha que acabaría finalmente con él. Tras estas luchas, Vegeta queda desmoralizado (por haber sido superado no solo por Goku, si no por Gohan y por la decisión de Goku de morir en combate) e incluso se plantea no volver a pelear, aunque su amor por el combate hace que al poco tiempo vuelva a entrenarse sin cesar.

Saga de Majin Buu[editar]

Después de esto Vegeta continua entrenando durante 7 años antes a la llegada de Gokū, aumentando su poder de manera considerable por encima de un super saiyan full power y llegando al ssj2, superando por mucho el SSJ2 de Gohan adulto incluso el de niño. También asume entrenar por momentos con Trunks, tras enterarse de que este podía transformarse con facilidad en Super Saiyajin

Acepta participar en el 25º Tenkaichi Budokai (en cuyas pruebas eliminatorias pulveriza la máquina de medición de la fuerza del puño, para asombro del público). Dado que su eterno némesis Kakarotto (Son Gokū) regresaría del más allá por un día para participar. Ambos quedan clasificados para luchar entre ellos, pero el destino les reservaba una carta distinta (de momento). La amenaza del hechicero Babidí y el monstruo Buu les obligó a abandonar el torneo (junto con Gohan, Piccolo, Krilín y los recién llegados Shin y Kibito) para plantarles cara en su refugio. Vegeta se enfrenta a Pui Pui, uno de los esbirros más destacados de Babidí, tal es la diferencia, que Vegeta lo elimina sin ningún problema. Posteriormente, en el combate entre Gokū y Yakon (otro de los esbirros) enfurece debido a que cayó en la cuenta de que su eterno rival había superado el límite del Super Saiyajin, pasando a la segunda fase con facilidad.

Enojado, el príncipe Saiyajin, dejó que Babidí lanzara sobre él un hechizo de posesión, lo que le haría sufrir un gran dolor que le despertaría sus poderes ocultos y su frialdad en combate, y le permitiría medirse en combate a Gokū. La posesión se hace patente al aparecer una letra M representando la palabra Majin ("maldito" o "poseído") sobre la frente de Vegeta, que, pese a todo, logra producto de su propio orgullo, mantener el control sobre su cuerpo y su mente.

Trasladados de nuevo al escenario del Tenkaichi Budokai, Vegeta destruye parte de las gradas (matando a algunos de los espectadores que se encontraban en ellas) mediante una ráfaga de Ki. Gokū comprende el mensaje y acepta luchar con Vegeta, pidiéndole a Babidí que les traslade a un lugar alejado para poder combatir sin causar daños. Una vez allí, Gokū se transforma en Super Saiyajin fase 2 e inician la que para muchos es el mejor combate de todo el anime por lo igualados que se encontraban ambos y por lo cruenta que fue la batalla en que ninguno de los contendientes quería ceder terreno al otro. Gokū se percata de que su "amigo" se había dejado poseer por Babidí a propósito y le increpa con ello, ante lo que Vegeta se justifica diciéndole que la vida en la Tierra le estaba convirtiendo en un ser pacífico y deseaba volver a ser el guerrero despiadado de antes.

Finalmente, ambos detienen la lucha al sentir la energía de Majin Boo, que para entonces ya había salido de su encierro (Cosa lógica, ya que toda la energía desatada por Gokū y Vegeta iban a parar dentro del capullo donde se encontraba el monstruo. Gracias a esto, se reunió la energía necesaria en muy poco tiempo). Vegeta deja inconsciente a Gokū con un fuerte golpe en la nuca y va a enfrentarse a Majin Buu en solitario, ya que sentía que era el único responsable de esta nueva amenaza. Vegeta destruye la nave espacial de Babidí, cortándoles la salida de la Tierra, y ataca a Majin Buu con varios golpes contundentes, incluido un rayo de energía con el que logra atravesarlo. Pero la materia de la que está hecho su enemigo no se quiebra con estos ataques. Buu siempre logra regenerarse y muy enfurecido por los golpes sufridos hace gala de su poder de destrucción y de sus técnicas poco ortodoxas pero letales, arrancándose un trozo de carne y después lanzándoselo a Vegeta, que queda a su merced durante varios segundos. Salvado por la intervención de Trunks, Vegeta se despide de su hijo con un emotivo abrazo, tras el cual lo deja inconsciente.

Su intención ahora es sacrificarse para eliminar a Majin Buu, ya que ha comprobado que no existe otra forma de hacerlo. Vegeta mantiene la esperanza que tras su sacrificio pueda ir con Goku al otro mundo y entrenar por la eternidad, pero Piccolo le deja claro su destino: si tiene suerte su cuerpo se desintegrará y su memoria se borrará para reencarnarse en otro ser, pero lo más probable es que por sus crímenes sea enviado al infierno por la eternidad. Resignado, Vegeta se rodea de un aura de energía sorprendentemente grande, que destruye todo lo que encuentra a su paso mientras que dice: "Adiós Bulma, adiós Trunks y también Kakarotto." siendo la primera y única vez que se dirige a Goku como un amigo. Al extinguirse, Vegeta ya ha desaparecido: convertido en una estatua de cenizas, cae y su polvo de dispersa sin dejar rastro. Pero no así Majin Buu que, reducido a unas cuantas porciones de carne esparcidas por el suelo, consigue regenerarse.

Poco después recupera su cuerpo y es mandado a la Tierra por Enma Daiō para que vaya a combatir a Buu. Vegeta acepta furioso al saber que su sacrificio fue en vano. Al llegar se encuentra con Gokū quien le pide que se fusione con él a través de los pendientes Potara (entregados por el Kaioshin/Supremo Kaiosama antiguo) para vencer a Buu que acababa de absorber a Gohan, Vegeta en un principio se rehúsa debido a su orgullo. Ambos enfrentan una batalla contra Super Boo quién los superaba notablemente tras absorber a Gohan por lo que Gokū le cita a Vegeta a todos los muertos por Buu. Vegeta, consternado por la muerte de ellos, y sobre todo de Bulma y Trunks y no ver otra alternativa para salvar al mundo, acepta.

Al fusionarse con Gokū dan origen al guerrero llamado Vegetto (combinación del nombre Vegeta y Kakarotto, el guerrero más poderoso de Dragon Ball Z), superando holgadamente los poderes de Super Buu, dándole una brutal golpiza. Pero ese no era el objetivo de Vegetto, ya que alentaba a Buu a que use todas sus técnicas (Incluso lo ha llegado a convertir en caramelo, pero manteniendo su poder), hasta que Buu cayo en la trampa y absorbe a Vegetto, el cual no opuso resistencia, salvo crear una barrera de energía, la cual lo protegió de ser asimilado por Buu. Dentro del monstruo y al deshacerse de la barrera de energía, la fusión Potara se deshace, separando a Vegetto nuevamente en Gokū y Vegeta. Ambos deambularon por el organismo de Buu hasta liberar a sus amigos (Goten, Gohan, Trunks y Piccolo), pero además encontraron al Buu gordo, al cual liberan del organismo de Super Buu, haciendo que este se convierta en el Majin Buu original, con apariencia de niño.

Este Buu resulta ser más sanguinario que todas sus otras formas por lo que solo por capricho destruye la Tierra, y continúa la batalla en el planeta de los Kaioshin, Vegeta forma parte de la batalla final contra el Buu original transformándose en Super Saiyajin 2, y aguantando en varias ocasiones la batalla (cuando Gokū pierde la transformación de Super Saiyajin 3 y queda inconsciente durante algunos instantes y luego en dos ocasiones más, mientras Gokū reunía energía para destruir al monstruo, en lo cual fracasa y después distrayéndolo mientras Gokū reunía la energía de la Gran Genkidama).

Vegeta es de vital importancia al haber ideado el plan de usar las Dragon Balls de Namekusei parar revivir a los humanos, reconstruyendo la Tierra y que los humanos den su energía a Gokū para crear la Genkidama con la que destruye a Buu (sin esta idea, Buu les habría matado a todos). En esta batalla Vegeta finalmente deja de un lado su orgullo y su odio a Gokū y lo reconoce como "número uno" en la lucha. Cuando se le pide a Porunga (el dragón de Nuevo Namekusei) que resucite a todos los que habían muerto desde que Babidi llegó a la Tierra a excepción de los malvados, Vegeta es revivido, lo que indicaría que para ese momento ya no es una persona malvada.

Tras la destrucción de este enemigo llega una época de paz donde Vegeta y Bulma tendrán a Bra, la hija del Príncipe de los Saiyajin, mientras que Vegeta continua entrenando como siempre, exigiéndose al máximo por superarse. No es tan violento como antes; ahora vive más bien tratando de controlarse, aunque los resabios de su antiguo carácter todavía le hacen pasarse de la raya de vez en cuando (quizás Vegeta no haya dado suficiente como padre o esposo, pero esta saga demuestra que realmente quiere a su familia y ésta a él, especialmente cuando Gokū ofrece una foto de Bulma a un supremo Kaiosama este se enoja provocando por primera vez celos en Vegeta). Pero cada vez que puede, le ofrece a Goku Saldar cuentas con un combate entre ellos. Pero eso deberá esperar, ya que en el 26º Tenkaichi Budokai, Goku se marcha para entrenar a Uub, quien es la reencarnación del Majin Buu original (deseo pedido por Goku a Enma Daio Sama)

En Dragon Ball GT[editar]

En Dragon Ball GT, Vegeta ha dejado de vestirse con uniformes de batalla y prefiere usar ropa terrícola, aunque no trabaja se ocupa de su casa y en especial de Bra, quien parece poseer una fuerte influencia sobre él al punto de que la opinión y aceptación de la joven le es muy valiosa.

Aunque dejó de entrenar en serio fue el elegido por Baby para poseerlo como el cuerpo más poderoso del universo. Baby es la criatura creada por el Profesor Myu,el último Tsufurujin (los Tsufurus en un momento compartieron el planeta Vegeta con los saiyajin. Estos últimos los aniquilaron a pesar de no tener su tecnología). Baby-Vegeta pasa por diferentes fases hasta llegar a la forma de Ohzaru dorado, para hacerle frente a Goku en su fase de Super saiyajin 4, la cual obtuvo cuando controlo su estado de Ohzaru dorado gracias a Pan. Baby-Vegeta es derrotado, y el simbiote tsufuru abandona el cuerpo de Vegeta para escapar, pero es asesinado por Goku con un Kamehameha.

Posteriormente Vegeta participa en la pelea contra el Super Androide A-17 junto a Goten, Trunks, Gohan y Uub, siendo Vegeta el único guerrero que consigue aguantar la batalla hasta cuando Gokū regresa y atacando al androide con su nueva técnica definitiva, el Super Resplandor Final. Antes había vuelto a derrotar a Nappa y estaba venciendo sin gran esfuerzo al Nuevo A-17, más poderoso que el original, pero luego de la fusión con el primer A-17, superó por mucho sus poderes. Lo más sorprendente en este enfrentamiento es lo que Vegeta dice justo antes de ser salvado por Gokū: "soy un terrícola con orgullo de Saiyajin". Sin duda alguna, una declaración así por parte de Vegeta es toda una demostración del gran cambio sufrido desde su primera visita a la Tierra.

Por último en las batallas contra los Dragones malignos, Vegeta alcanza el nivel de Super Saiyajin 4 gracias a una máquina fabricada por Bulma, que emitía los rayos lunares (Rayos Blutz) que se necesitan para que un Saiyajin se transforme en Ozaru y luego pasa al estado de Super Ozaru (debido a su gran poder de Super Saiyajin) y de allí pasar a la cuarta fase, aunque a diferencia de Gokū (quien solo la primera vez necesito pasar por el estado Super Ōzaru), no logra transformarse a Super Saiyajin 4 sin necesidad de esta máquina ya que él no pudo regenerar su cola, y ayuda a Gokū en la pelea contra Yi Xing Long (el Dragon de 1 estrella), fusionándose con él y transformándose en Super Gogeta fase 4, el guerrero más poderoso de toda la historia de Dragon Ball, que estuvo a punto de eliminar a su adversario, pero la fusión se deshace antes de lo previsto debido a la enorme cantidad de poder que consumia. Cuando Gokū parece haber muerto, Vegeta lidera a los guerreros Z (Gohan, Goten y Trunks) para enfrentarse al Dragón de 1 estrella, pero todos son derrotados.

Al final será su eterno rival Kakarotto quien elimine al dragón oscuro con una Genkidama creada con la energía de todos los habitantes del universo. Al salir Sheng Long sin ser invocado Vegeta descubre que Gokú en realidad falleció durante la batalla y quien derrotó al enemigo y esta frente a ellos es solo su fantasma, pero por petición de este no lo revela. Sheng Long se lleva con él a Gokú, mientras Vegeta le pide a Pan que guarde lo que quedaba del uniforme de Gokū como el último recuerdo de su abuelo, luego de eso Vegeta se va volando del lugar.

100 años después de esa batalla su descendiente Vegeta Junior se enfrenta en el torneo de artes marciales contra Gokū Junior, descendiente de su máximo rival. Ambos poseen los mismos poderes y deslumbran al público con su combate, como lo hacían sus antepasados. De igual manera se puede ver a un Gokū feliz y sorprendido por la batalla de su descendiente y el de su más grande adversario.

Otras apariciones[editar]

Referencias[editar]

http://www.dragonballz.com/characters.aspx?id=55 http://es.dragonball.wikia.com/wiki/Vegeta