Euskera

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Vascuence»)
Saltar a: navegación, búsqueda
Euskera, vasco o vascuence
Euskara
Hablado en Flag of Spain.svg España
Flag of France.svg Francia
Región Ikurrina País Vasco
Bandera de Navarra.svg Navarra
 (Com. autónomas de España)
Drapeau pyreneesatlantiques.svg Pirineos Atlánticos
(Departamento de Francia)
(En el País Vasco francés,
 región natural de Francia
)
Hablantes 714 000 (vascohablantes bilingües 2011),
1 102 391 (contando también vascohablantes pasivos 2011)
(vascohablantes con algún conocimiento de euskera como para poder entender mensajes en este idioma sin hablarlo)[1] [2]
Familia Lengua aislada
Dialectos Occidental
Central
Navarro
Navarro-Labortano
Suletino
Estatus oficial
Oficial en Bandera de España España
(País Vasco y zona vascófona de Navarra)
Regulado por Real Academia de la Lengua Vasca (Euskaltzaindia)
Códigos
ISO 639-1 eu
ISO 639-2 baq (B), eus (T)
ISO 639-3 eus
Idioma vasco.png
     +60% con dominio

     +10% con dominio

El euskera, eusquera,[3] vascuence, vasco, éuscaro,[4] vascongado[5] (conocido también en la Edad Moderna como lengua cántabra,[6] o vizcaíno)[7] y denominado en euskera batúa como euskara y también en algunas variedades dialectales como euskera,[8] eskuara[8] o üskara, es una lengua no indoeuropea hablada en territorios de España y Francia junto al golfo de Vizcaya. Es considerada como una lengua aislada y, junto a lenguas como finés, húngaro, estonio y turco, es uno de los pocos idiomas hablados actualmente en Europa que no desciende del tronco indoeuropeo y la única de Europa Occidental.[9] [10] [11]

Introducción[editar]

Posible evolución territorial del dominio lingüístico del euskera en los últimos 2000 años

El euskera es la única lengua no indoeuropea de la península Ibérica, y una de las pocas de Europa, junto al finés, estonio, el húngaro y maltés, que no pertenece al tronco lingüístico indoeuropeo. El hecho de que durante la Alta Edad Media fuera hablada, además de en los territorios actuales vascoparlantes, en áreas de la Rioja Alta, la Riojilla Burgalesa y la Bureba hizo que tuviera una marcada influencia en la conformación del castellano y singularmente en su sistema fonético únicamente pentavocálico (véase sustrato vasco en lenguas romances). Tras un periodo de prolongado declive desde la Baja Edad Media, acentuado en los siglos XVIII y XIX, que hizo que dejara de ser hablado paulatinamente en áreas de Burgos, La Rioja, Navarra y Álava, desde finales de la década de 1950 y principios de la de 1960 fueron puestas en práctica diversas iniciativas para evitar su desaparición mediante la adopción de un estándar lingüístico superador de la fragmentación dialectal. Con la llegada de la democracia a España, la Constitución de 1978 facultó a las comunidades autónomas a declarar también oficiales en su territorio lenguas distintas al castellano, lo que sería materializado para el País Vasco por el Estatuto de Guernica, que recoge la cooficialidad del euskera y en donde ha logrado volver a ganar espacios de uso en la vida pública. Asimismo, en el artículo 9.2 de la Ley Orgánica de Reintegración y Amejoramiento del Régimen Foral de Navarra de 10 de agosto de 1982, se estableció también la oficialidad del euskera en la zona vascoparlante de Navarra. La posterior Ley Foral del Vascuence de 1986 reconoció al castellano y al euskera el carácter de lenguas propias de Navarra, delimitando en el marco del concepto legal del predominio lingüístico la 'Zona Vascófona' en la que el euskera es lengua cooficial. En el País Vasco francés, al igual que el resto de lenguas regionales francesas, el euskera no goza de la condición de lengua oficial y es el único de los ámbitos territoriales de la lengua en el que el conocimiento y uso del euskera entre la población disminuye hoy en día.

Etimología del nombre euskara[editar]

Se discute cuál es el origen exacto de la voz euskara; no obstante parece acreditada la identificación de dicho término con la identidad cultural vasca. Así, de la palabra euskara se deriva la palabra euskaldun (literalmente ‘el que posee euskara’), que designa al hablante del euskera. Asimismo, de la voz euskara se originó el término Euskal Herria, denotatitvo del territorio en que se hablaba euskera (‘la tierra del euskera’) y que en el Estatuto de autonomía del País Vasco es utilizado como sinónimo de «pueblo vasco». El neologismo Euskadi, creado como alternativa de la expresión Euskal Herria y actualmente sinónimo de País Vasco, también procede de la voz euskara. Se discute la relación que las palabras «vasco» y «gascón» presentan con euskara. Para designar a todos los demás idiomas, los vascohablantes usan la palabra erdara y a las personas no vascohablantes se les conoce genéricamente como erdaldunak (literalmente ‘los poseedores de otra lengua’, no vascoparlantes).

El filólogo Alfonso Irigoyen[12] [13] propone que la palabra euskara procede del verbo "decir" en vasco antiguo, reconstruida como *enautsi (mantenida en formas verbales como el vizcaíno dinotzat, "yo le digo"), y del sufijo -(k)ara, "forma (de hacer algo)". Por tanto, euskara significaría literalmente "forma de decir", "forma de hablar", "habla" o "lenguaje". Irigoyen presenta como evidencia para sostener esta teoría la obra Compendio Historial (1571), del vasco Esteban Garibay, donde el autor afirma que el nombre nativo de la lengua vasca es «enusquera». Véase también eusk- < *ausc-, del nombre del importante pueblo aquitano de los auscos (Auch, Gers).

Distribución y hablantes[editar]

Distribución geográfica[editar]

El euskera como lengua materna, por municipios, en el País Vasco y en Navarra.
Porcentaje de personas que conocen bien el euskera en Navarra y País Vasco (2001).

Es tema discutido la extensión que tuvo el ámbito lingüístico euskérico en la antigüedad y Alta Edad Media. Algunos estudios apuntan a que llegó a abarcar un área territorial que se extendía desde el golfo de Vizcaya hasta el Pirineo catalán, incluyéndose en dicho ámbito los territorios de la hoy Gascuña, La Rioja, este de Cantabria, norte de Huesca, nordeste de Burgos, noroeste de Zaragoza y parte de la provincia de Lérida, así como parte del actual departamento francés de los Altos Pirineos.[14] Otras opiniones defienden que la versión primitiva del actual euskera tiene su origen en la región de Aquitania y creen que sería ya en tiempos históricos cuando se produjo su expansión a los territorios españoles en los que se habla actualmente.[15] Durante los siglos VIII y XI se estima que el euskera vivió un segundo periodo de expansión, extendiéndose por territorios de la Rioja Alta y la provincia de Burgos, periodo del que la toponimia claramente euskérica de estas áreas (Herramélluri, Ochánduri, Sajazarra, etc) sería prueba.

En la actualidad, dentro de España el euskera es hablado en las tres provincias del País Vasco (Álava, Vizcaya y Guipúzcoa), así como también en parte de la Comunidad Foral de Navarra y en el enclave de Treviño (Castilla y León).

En la totalidad del territorio de Guipúzcoa, en el centro y oriente de Vizcaya, así como en algunos pocos municipios del norte de Álava y en el tercio septentrional de Navarra, el euskera es la lengua tradicional de la mayoría de la población. Por el contrario, en el occidente de Vizcaya (Las Encartaciones y Gran Bilbao) y en la mayor parte de Álava y Navarra, además de en el enclave de Treviño, la lengua tradicional es el castellano.

Dentro de Francia el euskera es hablado en los territorios de Labort, Baja Navarra y Sola, comúnmente denominados en conjunto como País Vasco francés (Iparralde en euskera, ‘Zona Norte’) e integrantes junto a Bearne del departamento de Pirineos Atlánticos. El euskera es la lengua tradicional predominante de Baja Navarra (excepto el enclave gascoparlante de La Bastida de Clarenza), de Sola y de la mayor parte de Labort, en tanto que el extremo noroccidental de este último territorio es predominantemente francófono y gascoparlante.

Número de hablantes[editar]

Para el caso del País Vasco, los datos de la V Encuesta Sociolingüística (2011) realizada por el Gobierno Vasco señalaba que un 32 % de la población mayor de 16 años era vascoparlante bilingüe (600 050 habitantes), un 17,2 % vascoparlante bilingüe pasivo (322 000) y un 50,8 % era castellanoparlante exclusivo (951 000). Según ese estudio, el número de vascoparlantes era mayoritario en Guipúzcoa (49,9 % de vascoparlantes bilingües, 16,4 % bilingües pasivos, 33,7 % castellanoparlantes exclusivos) y minoritario en Vizcaya (25,2 % bilingües, 17,8 % bilingües pasivos, 56,8 % castellanoparlantes monolingües) y Álava (16,8 % vascoparlantes bilingües, 16,8 % bilingües pasivos y 66,4 % castellanoparlantes monolingües).[16]

En el caso de Navarra, el último estudio sociolingüístico del Instituto Navarro del Vascuence realizado en 2008 indicó que para el conjunto de la población de Navarra el porcentaje de hablantes de euskera era del 11,9 % (además de un 6,2 % adicional de población que no habla el euskera bien a pesar de tener algún conocimiento), frente a un 81,9 % de navarros que eran exclusivamente castellanoparlantes. Circunscribiendo los datos sólo a la zona de predominio lingüístico vascoparlante (Zona Vascófona) de Navarra, el porcentaje de vascoparlantes subía a un mayoritario 57,6 %, frente a un 33,6 % de castellanoparlantes exclusivos.[17]

En el País Vasco francés no se tienen estudios oficiales ni de la Región de Aquitania ni del Departamento de Pirineos Atlánticos; no obstante, estudios sociolingüísticos dirigidos desde el Gobierno Vasco estimaron en 2011 el número de vascoparlantes en 51 100 (el 21,4 % de la población del País Vasco francés).[18]

Fuera de Europa, existen algunas comunidades vascohablantes en el continente americano, en las cuales se pueden encontrar vascos de segunda y tercera generación que siguen hablando la lengua en el dialecto original, e incluso híbridos de los dialectos tradicionales, resultado del encuentro de vascos de diferentes regiones.

En 2009 fue mencionado en el libro rojo de la Unesco sobre lenguas en peligro como un lenguaje vulnerable.[19]

Estatus oficial[editar]

El estatus detentado por el euskera en los territorios en los que es hablado es diverso.

Tanto España como Francia fueron signatarios en 1992 de la Carta Europea de las Lenguas Regionales o Minoritarias promovida por el Consejo de Europa. No obstante solo España procedería a ratificar la carta por instrumento depositado en 2001 mediante el que se declara[20] que la efectividad plena de la aplicación de los compromisos, obligaciones y garantías que se derivan de la Carta alcanzará a todas aquellas lenguas españolas declaradas cooficiales por las distintas comunidades autónomas; lo que en el caso del euskera supone su aplicación al territorio del País Vasco, por un lado, y a la zona vascófona de Navarra, por otro.

España[editar]

En el caso de España la vigente Constitución de 1978 declara en el artículo 3 que el castellano es la «lengua española oficial del Estado», y que «las demás lenguas españolas serán también oficiales en las respectivas Comunidades Autónomas de acuerdo con sus Estatutos».[21]

Así, en el País Vasco, su Estatuto de Autonomía de 1979 establece que tanto el euskera como el castellano son lenguas oficiales en todo su territorio, independientemente de la existencia de áreas tradicionalmente vascoparlantes y áreas tradicionalmente castellanoparlantes en el territorio de la comunidad autónoma. Tal declaración sería desarrollada posteriormente por la Ley 10/1982 Básica de Normalización del uso del Euskera[22] que regula el régimen de oficialidad de las dos lenguas en las esferas administrativa, educativa y social, disponiendo la obligatoriedad de la enseñanza del euskera, bien como asignatura, bien como lengua vehicular.

Zonificación lingüística de Navarra.

En el caso de Navarra, el Amejoramiento del Fuero otorga al castellano el carácter de lengua oficial de Navarra y también al euskera, pero en este caso sólo para las zonas vascoparlantes de la comunidad foral; disponiéndose que una ley foral sería la que delimitase de manera concreta la extensión de esa área vascoparlante en la que el euskera sería cooficial. Así, en 1986 se aprobó la Ley Foral del Vascuence que efectuó dicha delimitación de acuerdo al concepto legal de predominio lingüístico, determinando que las «zonas vascoparlantes de Navarra» a las que alude el Amejoramiento del Fuero serían las incluidas en la denominada «Zona Vascófona», área esta en la que tanto el euskera como el castellano serían lenguas cooficiales, mientras que en las zonas castellanoparlantes de Navarra (las denominadas «Zona Mixta» y «Zona No Vascófona») la única lengua oficial sería el castellano.

Para la Zona Vascófona se estableció la obligatoriedad de la enseñanza del euskera en el sistema educativo (bien como asignatura o bien como lengua vehicular), así como la regulación del uso oficial y normal de ambas lenguas.[23] Además, la ley foral estableció que dentro de las zonas castellanoparlantes de Navarra se reconocería para una de ellas, la Zona Mixta, una regulación especial consistente en el derecho de los ciudadanos a recibir la enseñanza en euskera o del euskera de acuerdo con la demanda, así como la facultad de que los ciudadanos de esta zona pudieran «dirigirse» (aunque no relacionarse con la administración o recibir los servicios públicos en esa lengua, como sí se establece para la Zona Vascófona) a las administraciones públicas en euskera sin que la administración pudiese requerir a los ciudadanos la traducción de su escrito al castellano; dándose el hecho de que a causa de la concentración macrocefálica de la población navarra en el Área Metropolitana de Pamplona y el fenómeno de despoblamiento sufrido por la Montaña de acuerdo con los datos de la Encuesta Sociolingüística de 2001 el mayor número de vascoparlantes de Navarra en términos absolutos se concentre precisamente en esta llamada Zona Mixta.[24]

Francia[editar]

El estatus oficial del euskera en el País Vasco francés viene determinado por la Constitución de la República Francesa que establece que la única lengua oficial de Francia es el francés, por lo que el resto de lenguas habladas en territorio galo como el euskera no tienen carácter de lengua oficial, ni están incorporadas al sistema educativo. En 2001 un acuerdo entre el gobierno nacional francés, la Región de Aquitania, el Departamento de Pirineos Atlánticos y un comité de cargos públicos electos del País Vasco francés permitió la creación de la Office Public de la Langue Basque[25] como entidad oficialmente reconocida para accionar una política en favor de la lengua y cultura vascas, y a la que se le atribuye la facultad de expedir los certificados acreditativos de aptitud en esa lengua.

Historia del euskera[editar]

El euskera es una lengua de tipología aglutinante y genéticamente aislada, es decir, no muestra un origen común claro con otras lenguas, lo que ha llevado a diversas y múltiples teorías sobre el origen de esta lengua.

Parentesco del euskera[editar]

Extensión del euskera arcaico hacia el siglo I d. C., según Luis Núñez Astrain.

Aunque hay muchas hipótesis sobre el origen y parentescos del euskera,[26] todas ellas carecen de fundamentos sólidos. La única probada es la que lo relaciona con el antiguo aquitano, euskera arcaico o vasquitano del cual sólo se conservan unas 400 breves inscripciones fúnebres dispersas por la actual Aquitania, Aragón, La Rioja, Navarra y el País Vasco.[27] Es por ello que el único parentesco que se considera demostrado es el del euskera con el antiguo idioma aquitano, ya desde los trabajos de Luchaire en 1877,[28] ampliados posteriormente por Mitxelena[29] y Gorrochategui.[27] De hecho, los especialistas en historia del euskera consideran que el aquitano es simplemente vasco antiguo.[30]

Tres son las teorías historiográficas principales sobre el parentesco:

  • Vasco-iberismo: Durante la mayor parte del siglo XX, desde las llamadas teorías vasco-iberistas se defendió la consideración del euskera como un idioma emparentado con las lenguas íberas prerromanas de la Península Ibérica (de las que únicamente se conservan textos breves en inscripciones en planchas de bronce y en monedas.

El más conocido defensor de esta teoría fue el padre de la lingüística moderna, Wilhelm von Humboldt, que afirmaba que el idioma íbero era de hecho el antecesor del euskera; tesis que defendería también Miguel de Unamuno. Dentro del vasco-iberismo algunos investigadores propugnaron la relación filológica entre estas lenguas, mientras que para otros la relación entre las lenguas íbericas y el vascuence se limitaría a ser de sprachbund. Un tercera opinión defendería que ambas lenguas pertenecían a un mismo grupo lingüístico, pero que el íbero no sería el antepasado del euskera.[31]

  • Lenguas caucásicas: En las décadas finales del siglo XX, tomó cuerpo la hipótesis de que el euskera era el único superviviente de una familia, quizá más extendida, de lenguas de Europa que fue barrida con la llegada de los invasores indoeuropeos a partir del siglo XIII a. C. y cuyo parentesco sería caucásico. Las semejanzas —aunque limitadas— encontradas entre el euskera y la lengua georgiana vendrían a apuntalar esa teoría. De hecho, la idea llegó incluso a recibir respaldo político, con detalles como el hermanamiento entre la capital vizcaína, Bilbao, y la georgiana, Tiflis. (Georgiano: zara, gw, ezer; euskera: zara, gu, eder; castellano: cesto, nosotros, hermoso).
  • Bereber: En el marco del incremento de estudios relativos al origen y parentesco del euskera producido en el siglo XX, en las últimas décadas logró notoriedad la teoría que hace emparentar al euskera con las lenguas bereberes del noroeste de África en base a las conclusiones aplicadas por el método léxico-estadístico buscando semejanzas entre palabras vascas y bereberes, que demostraban el parecido entre el léxico bereber y el euskérico, pese a presentar claras diferencias ambas lenguas en otros aspectos como sintaxis y gramática.[32]

Al margen de los estudios puramente lingüísticos, desde la antropología y la historiografía se ha intentado dar respuestas al origen del euskera a partir de los datos obtenidos en la investigación del origen de los vascos, siendo también tres las propuestas más conocidas en este aspecto:

  • Tubalismo: Históricamente, una de las primeras hipótesis míticas del origen del euskera es el tubalismo y relacionada con el vasco-iberismo de Wilhelm von Humboldt y el vasco-cantabrismo de Manuel de Larramendi. La teoría entronca con la creencia de que todas las lenguas proceden de Babel y su famosa torre. El vasco sería el idioma original, anterior a la confusión de las lenguas. Algunos apologistas del euskera en el siglo XVIII y principios del XIX llegaron a decir que una lengua tan perfecta sólo podría haber sido inspirada por el mismísimo ingenio de Dios. Entre aquellos autores, destacan Astarloa y Larramendi. Curiosamente, el río Araxes baña el monte Aralar, donde se encuentra la mayor concentración de dólmenes del Pirineo (hay censados más de 400) y fue en el monte Ararat, donde Noé posó su arca, donde se encuentra el río también llamado Araxes, lo que ha dado lugar a no pocas interpretaciones sobre el origen del idioma[33]
  • Lenguas preindoeuropeas: Existen diversidad de hipótesis que emparentan el euskera con otras muchas lenguas europeas y el hallazgo de toponimia vasca en diversas zonas europeas[34] incluso provocó la hipótesis de que su extensión fuera a nivel europeo. El ruso Karl Bouda[35] emparentó el euskera con diversos idiomas hablados en Siberia (chukchi) y el argentino Gandía reflejó que «el pueblo vasco es el pueblo más viejo de Europa. Su lengua es la que se hablaba desde el Cáucaso al Atlántico y desde el norte de África al norte de Europa en los períodos paleolítico y neolítico. Los arios o indoeuropeos, los etruscos, los íberos y otros pueblos de la antigüedad son posteriores a los vascos.»
  • Europeo antiguo: Los estudios efectuados por Theo Vennemann[36] (catedrático de Lingüística Teórica en la Universidad Ludwig-Maximilian de Múnich) en torno al origen de los topónimos europeos apuntan a que la lengua vasca actual está relacionada con la de los habitantes prehistóricos de Europa, antes de la llegada de los pueblos indoeuropeos. Estos estudios vienen a respaldar las tesis que ya a principios del siglo XIX exponía Juan Antonio Moguel en referencia a una lengua común o familias de lenguas con un tronco común, que eran las que se hablaban en toda la península Ibérica y en parte de Europa y que estaban emparentadas con el euskera. Pero los estudios de Venneman han sido muy criticados por los vascólogos y no son aceptados por muchos de los especialistas en lingüística.[37] La revista Scientific American publicó en 2002 un reportaje realizado por Theo Vennemann y Peter Foster, en el que expresaban que el protoeuskera sería la lengua de los primeros pobladores europeos.[38] [39]

Desarrollo de la lengua[editar]

Mapa cronológico que muestra la evolución territorial de las lenguas del suroeste de Europa entre las que aparece el euskera.

Con independencia de las teorías sobre su parentesco lingüísto, la onomástica y la toponimia histórica atestiguan que la versión primitiva del euskera ocupó durante la Edad Antigua un área de extensión mayor que la que tendría posteriormente al producirse la caída del Imperio Romano de Occidente, y que las sucesivas llegadas de pueblos de lengua indoeuropea desde el fin de la Edad del Bronce y el comienzo de la Edad del Hierro, supusieron para el euskera como para el resto de lenguas paleohispánicas una disminución de su área de extensión geográfica.

Es habitual la consideración de que los vascones (pueblo prerromano que las fuentes clásicas sitúan en el territorio del norte y centro de la actual Navarra, además de en las Cinco Villas aragonesas y en la desembocadura del río Bidasoa) eran de habla eúskara, así como también los aquitanos (establecidos según las fuentes romanas en el extremo suroccidental de la actual región de Aquitania); resulta polémica sin embargo la filiación lingüística que presentaban el resto de pueblos prerromanos que las fuentes clásicas sitúan en áreas limítrofes con los vascones (iacetanos, várdulos, caristios, autrigones y berones).

Con la Conquista de Hispania y la infiltración romana en el territorio de los vascones, se ha presumido que el euskera recibiría una intensa influencia de la lengua latina, contextualizándose precisamente en esta época la primera gran adopción por el euskera de palabras de raigambre latina.

Tras la caída del Imperio Romano de Occidente y la conformación dos siglos después del núcleo del primitivo Reino de Pamplona el euskera viviría un periodo de expansión en el contexto de las repoblaciones que trajo consigo la Reconquista como atestiguan fuentes documentales como la fazaña de Ojacastro.[40]

A partir de la Baja Edad Media, en cambio, el euskera iniciaría un periodo de lenta regresión desplazado en un primer momento por el gascón y el navarro-aragonés, y en un segundo, por el castellano y el francés.

Pese a este declive, a comienzos de la Edad Moderna el euskera era todavía la lengua ampliamente predominante entre la población de Guipúzcoa, la mitad septentrional de Navarra, la práctica totalidad de Vizcaya y la mitad norte de Álava; una situación que se mantendría sin cambios sustanciales hasta los procesos sociales, económicos políticos y culturales puestos en marcha con la industrialización y el liberalismo siglo XIX que ocasionarían el gran retroceso del euskera que llevaría ya en el siglo XX a la creación de la Sociedad de Estudios Vascos y la Real Academia de la Lengua Vasca y al incremento de iniciativas en favor del euskera que conjurasen el riesgo de su desparición.

El euskera batúa[editar]

Siendo patente que una de las causas que facilitaban el retroceso acelerado del euskera en los territorios en los que todavía se hablaba era el alto grado de fragmentación dialectal que el vascuence presentaba, en los primeros años del siglo XX se fue extendiendo el convencimiento de que el euskera sólo podría tener futuro como lengua de comunicación y expresión, en tanto que se lograra superar la situación de fragmentación con la creación de un registro escrito único reconocido por todo el ámbito vascohablante. De esta manera, el proceso para la unificación literaria sería iniciado ya en 1918 con la fundación de la Real Academia de la Lengua Vasca (Euskaltzaindia) y la presentación de distintas propuestas. Entre ellas, una corriente de opinión apostaba por utilizar como base el "labortano clásico" de Axular de acuerdo con la misma función que tuvo el toscano en la unificación de la lengua italiana, siendo Federico Krutwig el principal defensor de este modelo y seguido por personas como Gabriel Aresti y Luis Villasante. Aunque en sus inicios ganó apoyos, finalmente la propuesta acabó siendo rechazada por la mayoría de los escritores y estudiosos por encontrarse demasiado alejada de la base sociológica de la lengua. El debate sobre la unificación culminaría en 1968, en la reunión del Santuario de Aránzazu (Arantzazuko Batzarra) en la que la Real Academia de la Lengua Vasca durante la celebración de su 50 aniversario decidió apoyar y promover formalmente el informe de las Decisiones del Congreso de Bayona (Baionako Biltzarraren Erabakiak) de 1964 redactado por el Departamento Lingüístico de la Secretaría Vasca (Euskal Idazkaritza) de Bayona, apoyado por distintos literatos éuscaros a través de la recién creada Idazleen Alkartea (Asociación de Escritores) y Ermuako Zina (Juramento de Ermua) de 1968. Los postulados de este informe fueron recogidos en la ponencia presentada por el académico Koldo Mitxelena, quien se encargaría de entonces en adelante y junto con Luis Villasante de dirigir el proceso de la unificación literaria.

El resultado sería el euskera batua (literalmente ‘euskera unificado’ o ‘euskera unido’), que es el soporte normativo (o registro) del euskera escrito.[41] Se basa en los dialectos centrales del euskera como el dialecto navarro, dialecto navarro-labortano y el dialecto central del euskera,[42] y se encuentra influido por el labortano clásico del siglo XVII, precursor de la literatura en euskera y lazo de unión entre los dialectos españoles y franceses.

Este registro, adoptado oficialmente a partir del reconocimiento de la autoridad normativa de la Real Academia de la Lengua Vasca por las instituciones de Navarra y el País Vasco, es el preferido y potenciado en la administración, la enseñanza y los medios de comunicación.[43] [44]

Desde los primeros años de la vigencia del batúa se ha desarrollado una importante polémica sobre el efecto que el batúa iba a tener sobre los dialectos del euskera real, hablado hasta esa fecha. Así, escritores como Oskillaso y Matías Múgica sostuvieron que el euskera batúa y el impulso institucional que llevaba a cabo iba a ser letal para los dialectos matando al 'euskera auténtico' en pos de la variante unificada, artificialmente creada.[45] No obstante, otros escritores como Koldo Zuazo han venido sosteniendo que el batúa no es más que el registro destinado a ser utilizado en los ámbitos más formales (como la educación, la televisión pública, los boletines oficiales...) y viene a complementar al resto de los dialectos, no a sustituirlos; argumentó incluso que la extensión del batúa ayuda a reforzar los dialectos al incidir en la recuperación general de la lengua.

Literatura en euskera[editar]

Evolución histórica[editar]

Primeros escritos[editar]

A pesar de la no concluida polémica sobre la existencia de grafitis en euskera en los siglos III a V de nuestra era, se considera que los textos más antiguos de esta lengua encontrados hasta ahora son varias palabras aparecidas en epitafios del siglo II d. C. en Aquitania, investigadas por primera vez por Achille Luchaire, después por Julio Caro Baroja y Koldo Mitxelena, y en épocas más recientes por Joaquín Gorrochategui. En el municipio navarro de Lerga (Estela de Lerga) se encontró una estela funeraria hispano-romana con antropónimos indígenas, datada en el siglo I.[46] Mitxelena definió el parentesco entre la inscripción de Lerga y la epigrafía aquitana, así como con las inscripciones hispánicas éuscaras que se encontraría posteriormente. Es por ello que hoy en día se considera que el aquitano es simplemente vasco antiguo o euskera arcaico.[30]

Placa conmemorativa de 1974 existente en el Monasterio de Yuso (San Millán de la Cogolla, La Rioja) donde se encontraron las Glosas Emilianenses que recogen dos textos en euskera, considerados los primeros textos escritos no epigráficos en dicha lengua.

La información disponible sobre el euskera medieval es bastante escasa y fragmentaria. La mayor parte de la información sobre el euskera medieval proviene del estudio de la toponimia y la antroponimia, además de algunas pocas palabras (como términos jurídicos del Fuero General de Navarra) y algunas frases cortas. El latín y los romances fueron las lenguas del saber,[47] de las minorías cultas y de la administración oficial, tanto civil como eclesiástica. Pero aquellos grupos también debían de conocer la lengua de los collazos y siervos. Los escribanos utilizaban el romance para escribir, aunque la lengua de uso cotidiano fuera el euskera. Del siglo XI, existen las glosas halladas en el monasterio de San Millán de la Cogolla situado en La Rioja (donde también se encontraron los primeros escritos en lengua romance), en forma de pequeñas anotaciones de traducciones, las llamadas Glosas Emilianenses, de las cuales la 31 y 42 son frases en euskera. Estas glosas son las siguientes:

jçioqui dugu
guec ajutu eç dugu

nos alegramos,
nosotros no tenemos adecuado[48]

Nótese que la placa conmemorativa situada en el monasterio comete el pequeño error de reproducir el texto con una grafía modernizada, utilizando la letra zeta, cuando en el texto original se observa claramente la cedilla. En los primeros siglos del segundo milenio de nuestra era, las referencias al uso del euskera en el área pirenaica son diversas. Así, en una escritura del siglo XI, la donación del monasterio de Ollazábal (Guipúzcoa), además de fórmulas latinas, están los detalles ofrecidos de los linderos del terreno en euskera. También se encuentran huellas de esta lengua en una guía para peregrinos de Santiago de Compostela del siglo XII y atribuida a Aimeric Picaud, que incluye un pequeño vocabulario en euskera. Así mismo en 1349, en la ciudad de Huesca se promulga un decreto que sanciona a los que hablaran en el mercado en árabe, hebreo o basquenç con 30 soles de multa.[49] [50]

A medida que avanza la Edad Media la información es más abundante, aunque no llegamos a tener textos extensos hasta los siglos XV y XVI. Son de gran interés los fragmentos de romances y cantares que citan las crónicas históricas, como el Cantar fúnebre de Milia de Lastur que recoge en sus Memorias Esteban de Garibay en 1596. El Refranes y sentencias publicado por la misma época en Pamplona es un recopilatorio de refranes populares, probablemente del entorno de Bilbao, según Joseba Lakarra. Cartas personales y otros textos manuscritos o actas de testigos en juicios se consideran de un valor preciadísimo, como raros testimonios del euskera hablado en aquellos siglos. Entre la correspondencia personal destaca la de fray Juan de Zumárraga, primer obispo de México, que en 1537 escribió a su familia una carta redactada en dialecto vizcaíno y en castellano. Por su importancia, esta carta ha sido publicada por la revista Euskera, órgano oficial de la Real Academia de la Lengua Vasca. Es probablemente el texto vasco en prosa más largo conocido anterior a los primeros libros en euskera.[51]

El primer libro conocido se imprimió en 1545, con el título Linguae Vasconum Primitiae (‘Primicias de la lengua de los vascos’) y firmado por el sacerdote bajonavarro Bernat Dechepare. Es una colección de poemas de tema erótico, autobiográfico y religioso. Dedica también versos al euskera, y es de reseñar que el autor es consciente de que el suyo es el primer intento de llevar su lengua a la imprenta. En su poema Kontrapas dice lo siguiente:

Escudo con inscripción fechada en 1603, en Plencia.
Berce gendec vstà çuten
Ecin scriba çayteyen
Oray dute phorogátu
Enganatu cirela.
Heuscara
Ialgui adi mundura.[52]

cuya traducción es:

Otras gentes creían
Que no se te podía escribir
Ahora han demostrado
Que se estaban engañando
Euskera,
Sal al mundo.

Entre 1564 y 1567 Juan Pérez de Lazarraga escribe su manuscrito, recientemente descubierto y compuesto por 106 páginas. En él podemos encontrar poesías y novela pastoril renacentista.

La siguiente obra conocida es la traducción del Nuevo Testamento (Iesu Christ Gure Iaunaren Testamentu Berria), encargada por la reina de Navarra Juana de Albret al ministro calvinista Joanes Leizarraga,[53] impresa en 1571 en La Rochelle.

La Contrarreforma trajo consigo una nueva «política lingüística» por parte de la Iglesia Católica. Así pues, se tradujeron catecismos y otras obras de la literatura cristiana, destinados a la formación de los fieles. En el siglo XVII en el País Vasco francés hay un grupo de escritores, hoy día llamado «la escuela de Sara», que basándose en el habla de la costa de Labort (zona de gran importancia económica) desarrollará un modelo literario para la lengua vasca. El mayor exponente de estos escritores es Pedro Axular.

En el País Vasco español a partir del siglo XVII también aparecerán libros impresos en euskera, consagrando el uso literario de los dialectos vizcaíno y guipuzcoano primero, y del resto con el devenir de los siglos. Es preciso reconocer que inicialmente, en el siglo XVIII, esta labor literaria se limitó a traducciones mediocres de textos religiosos, aunque Agustín Kardaberaz destacara por la calidad de su obra religiosa y retórica.[54]

Literatura clásica[editar]

Dejando a un lado estos antecedentes, junto con otros manuscritos encontrados en el siglo XX, el que podría considerarse el primer clásico de la literatura en euskera fue la obra ascética Gero (‘Después’) del también sacerdote Pedro de Agerre Azpilikueta, escrita en «labortano clásico» e impresa por primera vez el año 1643 en Pau. Su prosa fue tomada como ejemplo del buen escribir entre los escritores tanto al norte como al sur del Pirineo. Manuel de Larramendi se refiere a Axular como maestro.

Hasta muy tardíamente los escritores laicos fueron una excepción y la mayoría de las obras publicadas fueron de temática religiosa, limitándose principalmente a traducciones de doctrinas y catecismos, biografías de santos y algunos tratados teológico-filosóficos. Entre las obras que tratan temas profanos encontramos gramáticas, apologías (que pretendían demostrar la pureza y perfección de la lengua de los vascos, aunque casi todas fueron escritas en castellano), antologías de refranes y poemas, además de obras del teatro tradicional vasco o pastorales.

En el siglo XVIII, uno de los grandes dinamizadores culturales y políticos de Vasconia fue el padre jesuita Manuel Larramendi (1690-1766), quien fue autor de una gramática y un diccionario vascongado. Su influencia marcó un antes y un después en la literatura vasca. Se ocupaba de corregir los manuscritos de muchos escritores de su época antes de imprimirlos, y puede considerársele uno de los líderes o referentes en su tiempo.

Época moderna[editar]

En la segunda mitad del siglo XIX, la derrota en las Guerras Carlistas y los cambios que se estaban dando en la sociedad originaron cierta preocupación sobre el futuro de la lengua, lo cual motivó la fundación de asociaciones como la Sociedad Euskara de Navarra, la celebración de certámenes literarios y juegos florales y la aparición de las primeras publicaciones en euskera. La lingüística europea comenzó a interesarse por ella y empezó a estudiarse la lengua de manera científica. Floreció la literatura y los folcloristas y musicólogos se interesaron por recuperar la tradición oral. En 1918 se fundó la Sociedad de Estudios Vascos-Eusko Ikaskuntza con el patrocinio de las cuatro diputaciones vasconavarras y un año después, la Real Academia de la Lengua Vasca (Euskaltzaindia) fue fundada por Alfonso XIII.

Por el contrario, algunos intelectuales vascos de la época como Miguel de Unamuno llamaban a aceptar con dolor y resignación la muerte del euskera, lengua con la que —según él— no podían transmitirse ideas abstractas. El filósofo llegaba a afirmar en momentos de íntimo pesimismo depresivo [cita requerida] que los vascos debían abandonar su lengua y tradiciones para así poder entrar en la modernidad española.

La cultura vasca, lo que se dice "cultura", se ha hecho en español o en francés. En español escribió sus cartas y sus ejercicios Íñigo de Loyola, el fundador de la Compañía de Jesús, y en francés pensaba y escribía el abate de Saint-Cyran, fundador de Port Royal, fortaleza del jansenismo. (...) En vascuence no se puede pensar con universalidad. Y el pueblo vasco, cuando se eleva a la universalidad, lo hace en español o en francés

Miguel de Unamuno, 1958. "La unificación del vascuence", en Obras Completas (VI): 344-348. Madrid: Afrodisio Aguado.

Siendo esta postura, con algunas excepciones, la mayoritaria entre la izquierda y el liberalismo vascos de aquel momento, tanto en España como en Francia, los mayores defensores de la lengua fueron los sectores foralistas, tradicionalistas y nacionalistas.

Entre 1848 y 1936, se produjo el llamado euskal pizkundea o renacimiento vasco, cuando se encuentra la poesía cultista de autores como Nicolás Ormaetxea Orixe, Xabier Lizardi o Esteban Urkiaga Lauaxeta, impregnada del estilo de los poetas simbolistas. Sin embargo, la guerra civil y su desenlace pospusieron esa etapa de maduración literaria y social.

La identificación del euskera con la vida rural y por lo tanto con una idealizada Arcadia vasca, tan atractiva para muchos vascos, tuvo que durar hasta el relevo generacional de los años cincuenta y sesenta. Es entonces cuando en un ambiente de efervescencia cultural y política, el euskera empezó a oírse en boca de los jóvenes universitarios y ambientes urbanos.

El euskera aún era hablado por la mayoría de los habitantes de la zona norteña de Euskal Herria inmediatamente antes de la industrialización. Según los datos de 1866-1868 que maneja Ladislao de Velasco, lo hablaban 170 000 de los 176 000 habitantes de Guipúzcoa (140 000 de manera habitual), 149 000 de los 183 000 vizcaínos (de los que 6000 eran extranjeros y 28 000 vivían en el distrito de Valmaseda-Encartaciones, donde el euskera desapareció a finales del siglo XVIII y principios del XIX, con el final de la Primera Guerra Carlista),[55] [56] 12 000 de los 120 000 alaveses, 60 000 de los 300 000 habitantes de la Navarra española y 80 000 de los 124 000 habitantes del País Vasco francés.[57]

Obras y autores destacados[editar]

Lingüística vasca[editar]

Descripción lingüística[editar]

Clasificación[editar]

Tipológicamente el euskera es una lengua fuertemente aglutinante. En cuanto a la clasificación genética, actualmente el euskera es una lengua aislada, ya que carece de lenguas emparentadas. Sería sucesora directa del euskera arcaico o histórico de los siglos I a III d. C.

Escritura y fonología[editar]

Escritura[editar]

Características generales del sistema de escritura

El euskera, por su situación geográfica, adoptó el alfabeto latino cuando comenzó a desarrollarse como lengua escrita en el siglo XVI. Generalmente se escribía según los sistemas del castellano y del francés, adaptándolas con mayor o menor éxito a la fonética vascongada. El líder nacionalista Sabino Arana diseñó un particular sistema ortográfico, logrando cierto éxito entre sus seguidores. Después de la posguerra, el sistema aranista fue abandonándose porque las consonantes tildadas que precisaba encarecían las ediciones y resultaban muy poco prácticas.

La Academia de la Lengua vasca fue estableciendo a partir de 1968 una normativa unificada. Actualmente el abecedario vasco está compuesto de las siguientes letras:

  • Cinco vocales: a, e, i, o, u, que suenan como en castellano. En el suletino se utiliza una sexta vocal, la ü (pronunciada como la «u» francesa en "tu").
  • Las siguientes consonantes: b, d, f, g (salvo unas pocas excepciones, se pronuncia como la «g» de «galleta» no como la «g» de «gelatina»), h (en los dialectos occidentales es muda y aspirada en los orientales), j (pronunciada como la «y» castellana en la mayoría de los dialectos; en el guipuzcoano y en zonas limítrofes vizcaínas y navarras se pronuncia como la «j» castellana), k, l, m, n, ñ, p, r, s (pronunciada como la «s» del español del centro y norte de España), t, x (pronunciada como la «sh» inglesa), z (pronunciada como la «s» del español de América y las Canarias).
  • Incluye además otras seis consonantes para palabras procedente de otros idiomas: c, ç, q, v, w, y.

Asimismo, tiene los siguientes dígrafos: dd, rr, tt, ts, tx, tz.

En las variedades más orientales, en algunas palabras existe la posibilidad de aspiración después de consonante, lo que ha solido reflejarse en la literatura de estos dialectos. Ejemplos: aphez, ithurri, kherestu, orho, alha, unhatu.

No existen las tildes o acentos ortográficos más que en préstamos y modismos de otras lenguas, ya que el acento en euskera no tiene valor fonológico, como sí ocurre en el castellano.

Correspondencias entre grafemas y pronunciación en español
  • a: (a) a
  • b: (be) b
  • d: (de) d
  • dd: (de bikoitza) dy (d palatalizada, como "diablo", pronunciado muy rápidamente)
  • e: (e) e (delante una vocal, i en suletino)
  • f: (efe) f
  • g: (ge) g, siempre el sonido de "garra" y "guerra", no el de "gitano".
  • h: (hatxe) h (muda en los dialectos peninsulares, [h] aspirada en los continentales)
  • i: (i) i
  • j: (iota) y (semivocal [j] en vizcaíno, labortano y navarro, como el español "judo", "yo"), [ʒ] fricativa postalveolar en suletino y en el habla de Lekeitio (de dialecto vizcaino), como "Jacques" en francés y fricativa velar sorda [x] (guipuzcoano)
  • k: (ka) k
  • l: (ele) l
  • ll: (bi ele) ll en español estándar de Castilla, (en los dialectos occidentales; también tiene este sonido el grupo «il» seguido de vocal)
  • m: (eme) m
  • n: (ene) n
  • ñ: (eñe) ñ (en los dialectos occidentales; también tiene este sonido el grupo «in» seguido de vocal, aunque la palatalización no se cumple siempre, ni siquiera en esos dialectos)
  • o: (o) o (delante una vocal, u en suletino)
  • p: (pe) p
  • r: (erre) r débil castellana ("ere")
  • rr: (erre bikoitza) r fuerte castellana ("erre")
  • s: (ese) s (fricativa apicoalveolar), como en español estándar de Castilla
  • t: (te) t
  • tt: (te bikoitza) ty (t palatalizada, como "tiara", pronunciado muy rápidamente)
  • ts: (te ese) ts (africada apicoalveolar, como "Montserrat sabe" pronunciado con un sandhi), pero como ts francesa en "vingt-six" o en inglés "rats" (laminal, africada dorsoalveolar), en el vizcaíno y en la costa de Gipuzkoa
  • tx: (te ixa) ch castellana fuerte
  • tz: (te zeta) ts francesa en "vingt-six" o en inglés "gets" (laminal, africada dorsoalveolar)
  • u: (u) u (en suletino vocal alta anterior redondeada ü, u francesa en "tu")
  • x: (ixa) sh inglesa o ch francesa (sibilante),(en el dialecto occidental; también tiene el sonido "ix" los grupos «iz» o «iz» seguido de vocal, aunque no se cumple siempre)
  • z: (zeta) s (fricativa dorsoalveolar), como "cenó", "zen" o "senil" en español americano, pero en el vizcaíno, s (fricativa apicoalveolar), como en español estándar de Castilla.

En suletino, hay vocales nasales (õ, û) y sibilantes sonoras (ss, zz), pero nunca se reflejan en la escritura.

Consonantes

Tabla de fonemas consonánticos del euskera batua
Labial Coronal Dorsal Glotal
Bilabial Labio-
dental
Lamino-
dental
Apico-
alveolar
Post-
alveolar
Palatal Velar
Nasal m
/m/
n
/n/
ñ, -in-
/ɲ/
Oclusiva p
/p/
b
/b/[b~β]/
t
/t/
d
/d/[d~ð]
tt, -it-
/c/
dd, -id-
/ɟ/
k
/k/
g
/g/
Africada tz
/ʦ̻/
ts
/ʦ̺/
tx
/ʧ/
Fricativa f
/f/ (rara)
z
/s̻/
s
/s̺/
x
/ʃ/
j
/ʝ~x/
h
Ø, /h/
Lateral l
/l/
ll, -il-
/ʎ/
Vibrante Vibrante múltiple r-, -rr-, -r
/r/
Vibrante simple -r-
/ɾ/

Vocales (euskera general)

Anteriores Centrales Posteriores
Altas /i/ /u/
Medias /e? / /o? /
Bajas /ä/

El suletino además además incluye la vocal anterior labializada /y/ usualmente escrita como ü.

El acento

En basco, el acento no se representa ortográficamente pero sí que existen sílabas átonas y tónicas y es muy diferente a las lenguas románicas. La unidad de acentuación no tiene porqué estar en una palabra como sucede en castellano sino en el sintagma. Es decir, la sílaba tónica puede desplazarse dentro de una misma palabra dependiendo de lo que le acompañe.

Normalmente, en euskera, se tiende a acentuar la segunda sílaba y la última, si bien el acento de la última sílaba no se marca tanto como el de la última.

  • Una sílaba: Las palabras de una sílaba no tienen acentuación sino que se asimilan a otras palabras para hacer unidades de varias sílabas.
  • Dos sílabas: (xX) Las palabras de dos sílabas tienen la tónica en la última: agur (adiós), mutil (chico), hori (ese), aunque existen excepciones como: seme (hijo), ume (niño), kale (calle), atze (detrás) o ordu (hora).
  • Tres sílabas (xXX): La tónica en las palabras de tres sílabas es doble en la segunda sílaba y la última, aunque la última no es tan fuerte como la segunda. ikusi [ikÚsii] (ver), mutila [mutÍlaa] (el chico), laguna [lagÚnaa] (el compañero).
  • Cuatro o más sílabas (xXxxX): La tónica principal es la segunda sílaba y la tónica secundaria es la última sílaba. batasuna [batÁsunaa] (la unidad), aizkolaria [aizkÓlariaa] (el leñador), interesgarri [intÉresgarrii] (interesante).
  • Excepciones:
    • Plural: se corre el acento una sílaba a la izquierda. gizona [gizónaa] - gizonak [gízonak], haren [harén] - haien [háien]
    • Verbos: el acento coje referencia la raíz: (IKÁSI: ikási, ikásikò, ikásità) excepto bota, jakin, jaio, jagon, joan o bazkaldu. En combinaciones de verbo auxiliar más verbo principal este verbo auxiliar se asimila al principal como si fuese una sola palabra: esán dugù, esán dizkìdatè.
    • Palabras marcadas: Son las excepciones: aurre, eurri, gai, haur, euskara, ganbarra, mediku, egia, liburu, lege, pisu, maistra...
Muestras de texto
Gure Aita (Padre Nuestro, versión en batúa)

Gure Aita, zeruetan zarena:
santu izan bedi zure izena,
etor bedi zure erreinua,
egin bedi zure nahia,
zeruan bezala lurrean ere.
Emaiguzu gaur
egun honetako ogia;
barkatu gure zorrak,
guk ere gure zordunei
barkatzen diegunez gero;
eta ez gu tentaldira eraman,
baina atera gaitzazu gaitzetik.

Gure aita (Padre nuestro, versión en vizcaíno)

Gure Aita, zeruetan zarana:
santu izen beiti zure uzena,
etor beiti zure erreinue,
ein beiti zure gura,
zeruan legez lurrean be.
Emoiguzu gaur
egun ontako ogie.
Parkatu gure zorrak,
geuk be gure zordunai
parkatzen dautzegun ezkero;
eta ez gu tentaldira eroan
baña atara gagizuz gatxetik.

Gure aita (Padre nuestro, pronunciación en vizcaíno)

Gure Aita, seruetan sarana:
santu ixen beiti sure usena,
etor beiti sure erreinue,
ein beiti sure gura,
seruan leges lurrean be.
Emoigusu gaur
egun ontako ogie.
Parkatu gure sorrak,
geuk be gure sordunai
parkatzen dautzegun eskero;
eta es gu tentaldira eroan
baña atara gagisus gatxetik.

Coplas a Santa Águeda

Zorion, etxe hontako denoi!
Oles egitera gatoz,
aterik ate ohitura zaharra
aurten berritzeko asmoz.
Ez gaude oso aberats diruz,
ezta ere oinetakoz.
Baina eztarriz sano gabiltza,
ta kanta nahi degu gogoz.

Santa Ageda bezpera degu
Euskal Herriko eguna,
etxe guztiak kantuz pozteko
aukeratua deguna.
Santa maitea gaur hartu degu
gure bideko laguna.
Haren laguntzaz bete gentzake
egun hontako jarduna.

Traducción:

¡Felicidad a todos los de esta casa!
venimos a saludar,
de puerta en puerta la vieja costumbre
con intención de renovarla este año.
No somos muy ricos en dinero,
ni en zapatos.
Pero estamos sanos de garganta,
y queremos cantar con ganas.

Tenemos la víspera de Santa Águeda
como el día de Euskal Herria,
El día que hemos elegido
para llenar las casas de alegría cantando.
a la querida Santa hoy hemos cogido
como amiga para el camino.
Con su ayuda podemos llenar
el jornal de este día.

Morfosintaxis[editar]

Sintagma nominal[editar]

La morfología del euskera es muy rica en la estructura del sintagma nominal y verbal.

La forma de construir los grupos nominales y verbales es compleja, debido a la declinación, a la ergatividad (caso nork) y a la gran cantidad de información que el verbo contiene, no sólo sobre el sujeto, sino también sobre el objeto directo e indirecto. Además, en la forma de tratamiento familiar (hika), el verbo varía sus desinencias según el sexo de la persona a la que se habla, en la segunda persona del singular del alocutivo.

Los sintagmas nominales: la declinación

La lengua vasca dispone de dos medios para reflejar la relación entre los sintagmas de la oración: la declinación y las postposiciones.

La declinación

La declinación es el conjunto de marcas del sintagma nominal para expresar la función sintáctica que desempeña, es decir, los casos gramaticales (sujeto, complemento directo e indirecto), casos de lugar-tiempo (complementos circunstanciales) y otros complementos.

Las principales características de la declinación vasca son:

  • Los casos, de uno en uno, se añaden a todo el sintagma nominal, concretamente al último elemento que cierra este sintagma: (nire anaia gaiztoa, mi malvado hermano) + ari = nire anaia gaiztoari (a mi malvado hermano).
  • Las correspondientes desinencias son únicas por cada caso, por lo que todas las palabras que deban ser declinadas en determinado caso tomarán la misma marca.

Ejemplo: dativo singular (caso nori), -ari: gizon-ari, anaia-ari, beltz-ari, katu-ari (al hombre, al hermano, al negro, al gato). Si termina en -a: osaba+ari = osaba-ri (al tío).

  • No existe categoría de género, por lo que los casos sólo diferencian número: singular / plural / indeterminado

Ejemplo: dativo singular: -ari / dativo plural: -ei / dativo indefinido: -(r) i: Gizonari eman dio / Gizonei eman die / Zein gizoni eman dio? (Lo ha dado al hombre / Lo ha dado a los hombres / ¿A qué hombre(s) se lo ha dado?

  • En la declinación, se pueden diferenciar la raíz y la desinencia: gizon (raíz de "hombre") + -ari (desinencia, "al / a la") = gizon-ari ("al hombre").
  • Dependiendo de los dialectos, la declinación puede adoptar una forma u otra, por ejemplo: Norekin? ("¿Con quién?") forma común a todos los dialectos, excepto el vizcaíno), Noregaz? Nogaz? (vizcaíno) y Norekilan? (forma enfática del suletino).
Los casos gramaticales
  • Absolutivo: este es el caso utilizado cuando el sintagma nominal cumple la función de sujeto de un verbo intransitivo u objeto directo de un verbo transitivo. En este caso no hay declinación, no se añade ninguna desinencia: Mutila etorri da (El chico ha venido).
El caso absolutivo: (Nor)
raíz indefinido singular plural
mutil mutil mutil + -a (determinado, singular) = mutila mutil + -ak (determinando, plural) = mutilak

Sin embargo, cuando el sintagma nominal tiene función de objeto directo, pero se encuentra en una frase interrogativa o negativa con un valor no determinado, el caso que se utiliza es el partitivo y la marca que se añade es -(r) ik: Ez daukat dirurik (No tengo dinero).

Ergativo: es el caso donde el sintagma nominal cumple la función de sujeto de un verbo transitivo y la marca que se añade es -(e) k. Mendiek gero eta zuhaitz gutxiago dituzte (Los montes cada vez tienen menos árboles).

El caso ergativo: (Nork)
raíz indefinido singular plural
mendi mendi + (e) k = mendik mendi + -a (det.) + -k (erg.) = mendiak ("El monte" —sujeto de oración transitiva) mendi + -ek (plural ergativo) = mendiek ("Los montes" —sujeto de oración transitiva)

Dativo: en este caso, el sintagma nominal adopta la función de objeto indirecto en aquellas oraciones con tres elementos nor-nori-nork, o de dos elementos nor-nori. La marca que se añade es -(r) i, por ejemplo, Umeari esan diot (Se lo he dicho al niño).

El caso dativo: (Nori)
raíz indefinido singular plural
ume ume + (-r)i = umeri ("Zein umeri esan dio?" —"¿A qué niño se lo ha dicho?") ume + -a (det.) + (r)i = umeari ("Al niño") ume + -ei = umeei ("A los niños")

Los casos de lugar: Los casos de lugar varían si se añaden a un nombre animado o a uno inanimado. Ama-rengana joan naiz (He ido donde la madre)/ Etxe-ra joan naiz (He ido a casa).

Los casos de lugar
Declinación Nombre no animado Nombre animado
Inesivo (Non)-(Norengan) -n etxean ("en la casa") amarengan ("en la madre")
Genitivo de lugar (Nongo) -ko, -go etxeko ("de la casa"), Madrilgo ("de Madrid")
Ablativo (Nondik)-(Norengandik) -tik, -dik etxetik ("desde la casa" —procedencia) handik ("desde allí" —procedencia) amarengandik ("desde la madre" —procedencia)
Adlativo simple (Nora)-(Norengana) -ra etxera ("a la casa" —dirección) amarengana ("a donde la madre")
Adlativo compuesto (Norako)-(Norenganako) -rako etxerako bidea ("el camino [que va / para ir] a casa") amarenganako maitasuna ("el amor [que se muestra] a la madre")
Adlativo final (Noraino)-(Norenganaino) -raino etxeraino ("hasta la casa" —conclusión del recorrido) amarenganaino ("hasta la madre" —conclusión del recorrido)
Adlativo de dirección (Norantz)-(Norenganantz) -rantz etxerantz ("hacia la casa") amarenganantz ("hacia la madre")

Otras declinaciones: son las correspondientes a los siguientes casos: instrumental (acerca de qué/quién; mediante qué/quién), sociativo (con qué/quién), genitivo (de quién), motivativo (a causa de qué/quién), destinativo (para quién) y prolativo ([tomado] por qué/quién). Las declinaciones empezadas por "nor" se refieren a seres vivos (a excepción de plantas); las empezadas por "zer", a objetos inanimados y a plantas.

Otras declinaciones
Declinación Indefinido Singular Plural
Genitivo (Nor/Zeren) -en Harriren Harriaren Harrien
Instrumental (Zerez) -z Harriz Harriaz Harriez
Sociativo (Nor/Zerekin) -kin Harrirekin Harriarekin Harriekin
Motivativo (Nor/Zer(en) gatik) -(n) gatik Harri (ren) gatik Harria (ren) gatik Harriengatik
Destinativo (Nor/Zerentzat) -entzat Harrirentzat Harriarentzat Harrientzat
Prolativo (Zertzat) -tzat Harritzat - - - - - -
Determinantes

En euskera los determinantes pueden ir incluidos en la palabra:

mutil + -a = mutila
(es decir: chico + el (determinante) = el chico)

O también pueden ir fuera de la palabra:

mutil + bat = mutil bat
(es decir: chico + uno (determinante numeral) = un chico)
Numerales

Los cardinales son: 1-bat, 2-bi, 3-hiru, 4-lau, 5-bost, 6-sei, 7-zazpi, 8-zortzi, 9-bederatzi, 10-hamar, 11-hamaika, 12-hamabi (diez dos), 13-hamahiru (diez tres), 14-hamalau (diez cuatro)... 18-hamazortzi o hemezortzi, 19-hemeretzi, 20-hogei, 21-hogeita bat (veinte y uno), 22-hogeita bi (veinte y dos)... 30-hogeita hamar (veinte y diez), 31-hogeita hamaika (veinte y once), 32-hogeita hamabi (veinte y diez dos), 33-hogeita hamahiru (veinte y diez tres)... 40-berrogei (doble veinte), 41-berrogeita bat (doble veinte y uno)... 50-berrogeita hamar (doble veinte y diez), 51-berrogeita hamaika (doble veinte y once), 52-berrogeita hamabi (doble veinte y diez dos)... 60-hirurogei (tres veintes), 61-hirurogeita bat (tres veintes y uno)... 70-hirurogeita hamar (tres veintes y diez), 71-hirurogeita hamaika (tres veintes y once)... 80-laurogei (cuatro veintes), 81-laurogeita bat (cuatro veintes y uno)... 90-laurogeita hamar (cuatro veintes y diez), 99-laurogeita hemeretzi (cuatro veintes y diez nueve), 100-ehun, 200-berrehun, 300-hirurehun, 400-laurehun, 500-bostehun, 600-seiehun, 700-zazpiehun, 1000-mila, 1001-mila eta bat... 1 000 000-milioi

Ordinales: 1.-lehen/aurren, 2.-bigarren, 3.-hirugarren... n-garren.

Distributivos: 1-bana (uno para cada uno), 2-bina (dos para cada uno)... 10-hamarna... n-na.

Sintagma verbal[editar]

Características generales del sintagma verbal

Ergativo

Léxico, semántica y pragmática[editar]

Léxico[editar]

Además del léxico patrimonial heredado del protoeuskera existen formas léxicas que son préstamos de otras lenguas, procedentes de:

  1. las lenguas celtas: andere 'mujer' (ant. irl. ainder), zaldi 'caballo', aita- 'padre' (irlandés athair), orkatz- 'corzo' (proto-celta *iorkas, galés iwrch), izoki- 'salmón' (proto-celta *esox). Incluso a alguna palabra tradicionalmente considerada de origen euskérico, como (k)harri- (roca), se le ha propuesto un origen céltico (gaélico carraige, bretón karrek, galés carreg). No obstante, las relaciones entre el euskera y las lenguas celtas no están del todo aclaradas, y es posible que algunas de estas palabras no sean exactamente préstamos, sino más bien palabras heredadas de un sustrato más antiguo, común a ambos grupos.
  2. las lenguas germánicas: zilar (plata) y urki (abedul), aunque también en este caso es complejo establecer si se trata de préstamos o palabras debidas a otro tipo de relaciones.
  3. el árabe: alkate (alcalde), alkandora (camisa) o azoka (mercado)
  4. el latín, del que proviene una gran cantidad de palabras, tomadas directamente o a través de lenguas romances como el navarro-aragonés, el gascón, el castellano y el francés: eliza (iglesia), errege (rey), gauza (cosa), doministiku ("dominus tecum", estornudo).

Dialectología y variantes[editar]

Dialectos[editar]

En 1729, el jesuita Manuel de Larramendi publicó en Salamanca una gramática del euskera, a la que titula El Imposible Vencido. El arte de la lengua bascongada, donde hablaba de los diversos dialectos: cita al guipuzcoano, al vizcaíno y al navarro o labortano (que comúnmente es uno mismo, dice).

Distribución actual de los 5 dialectos del euskera, según Koldo Zuazo:      dialecto occidental      dialecto central      dialecto navarro      dialecto navarro-labortano      dialecto suletino      zonas hispanófonas que eran vascófonas en el siglo XIX (de acuerdo con el mapa de Luis Luciano Bonaparte)
Distribución dialectal según Luis Luciano Bonaparte en 1869.

Una clasificación posterior de los dialectos fue obra del vascófilo Louis-Lucien Bonaparte, sobrino de Napoleón Bonaparte. El mapa fue revisado por el sacerdote y primer presidente de la Academia de la Lengua Vasca, Resurrección María de Azkue (1864-1951).

En 1998, el lingüista Koldo Zuazo realizó una renovación de la distribución de los dialectos, basándose en criterios desconocidos o ignorados por los anteriores autores. Esta clasificación moderna divide al euskera en seis dialectos (en euskera llamados euskalkiak): dialecto occidental; dialecto central; navarro, navarro oriental, navarro-labortano y suletino. Bonaparte consideraba el dialecto roncalés un subdialecto del suletino ("suletino español"), mientras que Azkue lo clasificó como dialecto diferenciado. Esta variante hablada antiguamente en los siete pueblos del valle de Roncal (Navarra), desapareció definitivamente en 1991 con la muerte de Fidela Bernat, su última hablante. Se podría hablar también de un dialecto alavés, hoy día extinto, aunque por la toponimia y los testimonios escritos que se conocen sabemos que era muy parecido al dialecto occidental. La principal fuente de información del euskera hablado en Álava es hoy día el recientemente descubierto manuscrito de Juan Pérez de Lazarraga (siglo XVI), ya que se trata del testimonio escrito más completo.

Los mapas se realizan uniendo en grupos las hablas con coincidencias generales, ya que el euskera se caracteriza por su variedad en giros y acentos. Las diferencias se pueden apreciar de una localidad a otra, e incluso de un barrio a otro. Por ejemplo, si tomamos la palabra ogia (el pan), a lo largo de los territorios vascohablantes encontraremos variantes de la misma palabra como ogiya, ogiye, ogixa, ogixe, uía, uíe, uíxe, oía, etc.

Las diferencias fonológicas, morfosintácticas y léxicas entre dos dialectos geográficamente distantes pueden ser tantas como las que existen entre el catalán y el castellano. Éste es el caso del vizcaíno (extremo occidental) y del suletino (extremo oriental), que se caracterizan por su lejanía respecto a los demás dialectos, y que son hablados precisamente en los dos extremos del dominio lingüístico del euskera. Aun así, para la mayoría de los vascohablantes hablar dialectos diferentes no es un obstáculo insalvable para entenderse. Por otra parte, la inteligibilidad mutua puede depender, además de la distancia geográfica, de la costumbre y el "don de lenguas" de los hablantes, además del nivel de escolarización y del consiguiente conocimiento de la propia lengua más allá del registro coloquial. Un caso ilustrativo puede ser el del vizcaíno: un vascohablante navarro, por ejemplo, puede entender sin grandes dificultades a alguien que habla una variedad occidental, gracias a que no le son extrañas las palabras que utiliza, las cuales ha podido leer en los libros y usarlas en un registro formal. Además, el vascohablante navarro puede acostumbrarse a escuchar euskera vizcaíno en los medios de difusión y hacerse entender con interlocutores vizcaínos, hablando cada uno en su respectivo dialecto, sin excesivas complicaciones. Esto, dicho está, depende de la predisposición, pronunciación, o nivel cultural de los interlocutores. Estas situaciones son habituales en lenguas que se caracterizan por su diversidad dialectal, como son los casos del alemán y el italiano.

A este respecto, el lingüista Koldo Mitxelena opina que

La discusión es más bien ociosa en cuanto no se arbitre una técnica que permita darle una respuesta precisa, cuantitativa. La estimación de esa magnitud es, además, relativa por necesidad: para un lingüista, por ejemplo, las diferencias no son grandes y, si el lingüista es un comparatista, las encontrará incluso desesperadamente pequeñas. El mismo criterio de posibilidad de comprensión mutua entre hablantes de variedades distintas, que es al que con más frecuencia se suele apelar, es de dudoso valor. La comunicación mutua depende en alto grado del "don de lenguas", esa capacidad peculiar hecha de versatilidad y mimetismo, de los interlocutores en contacto. Es sabido, por otra parte, que [lo que] en un primer encuentro resulta ininteligible llega a ser comprensible y hasta claro tras un periodo más o menos largo de acomodación y aprendizaje. Sobre el pasado de la lengua vasca, 1964, p.18

Muchas personas han aprendido principalmente el euskera unificado, con mayor o menor influencia del habla de su región. Aunque el euskera batúa es la versión oficial del idioma, los dialectos son muy utilizados en las radios y publicaciones locales, con el objetivo de acercarse más al lenguaje cotidiano. En los casos del dialecto occidental y del suletino, también están presentes en la enseñanza y la propia academia ha dictado normas sobre su escritura. Ello no se contrapone al uso del euskera batúa, pues se considera que la convivencia entre los dialectos y el vasco estándar es una condición indispensable para garantizar la vitalidad de la lengua.

Por las condiciones históricas en las que la literatura vasca se ha desarrollado, la comunidad lingüística no ha dispuesto de un único modelo para el uso escrito, sino varios, que no pudiendo imponerse completamente al resto, se han ido desarrollando paralelamente desde el siglo XVI. En los manuales de historia de la literatura vasca se habla de los "dialectos literarios" guipuzcoano, vizcaíno, labortano y suletino, ya que estos son los más utilizados en la producción literaria. Tanto el guipuzcoano al sur de los Pirineos, como el labortano al norte, han sido durante siglos los más utilizados como estándar, y son variedades que ganaron cierto prestigio en sus áreas de influencia, siendo referenciales a la hora de emprender el proyecto de la unificación en los años 60.

Labortano

"Alabainan Jainkoak altean du mundua maithatu, non bere Seme bekharra eman baitu, hunen baithan sinhesten duen nihor ez dadien gal, aitzitik izan dezan bethiko bizitzea"

Suletino

"Zeren Jinkoak hain du maithatü mundia, nun eman beitü bere Seme bekhotxa, amorekatik hartan sinhesten dian gizoneratik batere eztadin gal, bena ükhen dezan bethiereko bizitzia"

Guipuzcoano

"Zergatik ain maite izan du Jaungoikoak mundua, non eman duen bere Seme Bakarra beragan fedea duan guzia galdu ez dedin, baizik izan dezan betiko bizia"

La forma euskera (de los dialectos guipuzcoano, vizcaíno y altonavarro) es más usada que el término vascuence entre los hispanohablantes vascos y es la adoptada en el Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española[58] en su XXIIª edición. En cambio, en batúa se le denomina únicamente euskara (la más común en los dialectos centrales). También, según la región, se le llama euskala, eskuara, eskuera, eskara, eskera, eskoara, euskiera, auskera, oskara, uskera, uskaa, uska o üskara.

Influencia del euskera en las lenguas románicas vecinas[editar]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. [http://www.kulturklik.euskadi.net/wp-content/uploads/2012/07/Euskal_Herria.Inkesta_Soziolinguistikoa._gazt..pdf V Encuesta Sociolingüística. Gobierno Vasco 2011
  2. La Situación del Euskera en la Comunidad Foral de Navarra. Estudio Sociolingüístico 2008. Instituto Navarro del Vascuence.
  3. «eusquera», Diccionario de la lengua española (22.ª edición), Real Academia Española, 2001, http://lema.rae.es/drae/?val=eusquera 
  4. «éuscaro», Diccionario de la lengua española (22.ª edición), Real Academia Española, 2001, http://lema.rae.es/drae/?val=%C3%A9uscaro 
  5. «vascongado», Diccionario de la lengua española (22.ª edición), Real Academia Española, 2001, http://lema.rae.es/drae/?val=vascongado 
  6. http://www.celtiberia.net/articulo.asp?id=2781 Discursos de la Antigüedad de la Lengua Cántabra Vascongada de Balthasar de Echave, 1607
  7. Un ejemplo de esta denominación la encontramos en la primera parte de Don Quijote de la Mancha, en su capítulo VIII, cuando el protagonista se encuentra con el vizcaíno (denominación que hace referencia a «vasco», sin que necesariamente sea de la actual provincia de Vizcaya, según nota de Silvia Iriso y Gonzalo Pontón) en que describe su hablar como «en mala lengua castellana y peor vizcaína».
  8. a b Euskera y eskuara remiten a euskara en el 3000 Hiztegia
  9. Euskararen geografia historikoa. Euskara Mintzagai. Adolfo Arejita, Ander Manterola y Segundo Oar- Arteta. Instituto Labayru. Vitoria-Gasteiz (2007) ISBN 978-84-457-2646-4
  10. Euskararen etorki eta ahaideak: datuen analisia. Larry Trask. Traductor: Txipi Ormaetxea (1998):
    Akitanieraren aztarna urriak kasu askotan hain garbi dira euskaldunak, non aditu gutxik jartzen baitute zalantzan akitaniera euskararen antzinako forma bat dela, eta, beraz, ziurra dirudi ondorioztatzea, komunzki sinestu ohi den bezala, euskara dela bizirik dirauen mendebaldeko Europako azken aurreindoeuropar hizkuntza. ‘Los escasos restos dejados por el aquitano son tan claramente éuscaros, que no hay casi experto que dude de que el aquitano es una forma antigua del euskera, y, es por ello, que es seguro afirmar que el euskera, como se ha creído comúnmente, que es la única lengua preindoeuropea superviviente del oeste de Europa.’
  11. En la antigüedad se documentaron otras lenguas no-indoeuropeas en Europa Occidental como el etrusco, el ibérico, el tartésico, etc.
  12. Alfonso Irigoyen, "Etimología del nombre vasco del vascuence y y las vocales nasales vascas descritas por Garibay", Fontes linguae vasconum: Studia et documenta, ISSN 0046-435X, año n.º 22, N.º 56, 1990, pág. 139-148
  13. Alfontso Irigoien (1977). Geure hizkuntzari euskaldunok deritzagun izenaz, Euskera, XII, 513-538
  14. Euskera. Territorio lingüístico y evolución histórica
  15. Nevertheless, most specialists are satisfied that the Basque language was introduced into much of the Basque Country in post-Roman times, most likely during the Visigothic period discussed above. Consequently, the traditional view that Basque is a language of Spain which has extended itself to the north of the Pyrenees has had to be revised: we now see Basque as a language of Gaul which spread south and west.

    Larry Trask. The History of Basque (1997). Pág. 39
  16. V Encuesta Sociolingüística. 2011. Gobierno Vasco
  17. La Situación del Euskera en la Comunidad Foral de Navarra. Estudio Sociolingüístico 2008. Instituto Navarro del Vascuence.
  18. V Encuesta Sociolingüística. Gobierno Vasco
  19. UNESCO Culture Sector - Intangible Heritage - 2003 Convention : UNESCO Interactive Atlas of the World’s Languages in Danger
  20. http://noticias.juridicas.com/base_datos/Admin/ir030901-1-je.html Instrumento de ratificación del Reino de España de la Carta Europa de Lenguas Regionales o Minoritarias
  21. Constitución Española de 1978
  22. Ley 10/1982, de 24 de noviembre, Básica de normalización del uso del Euskera.
  23. http://www.lexnavarra.navarra.es/detalle.asp?r=1822
  24. Navarra gana 16 200 euskaldunes en 15 años, gracias a la escuela y a las nuevas generaciones De los 56 400 euskaldunes de Navarra, 22 800 están en la zona mixta (que tiene 274 300 habitantes), la más poblada, y representan el 8,3 % de su población.
  25. http://www.mintzaira.fr/fr/oplb/historique.html
  26. Historia del lenguaje vasco por Manfred Owstrowski
  27. a b Joaquín Gorrochategui (1984)Onomástica indígena de Aquitania, Bilbao.
  28. A. Luchaire: "Les origines linguistiques de l'Aquitanie" Bul. Soc. des Sciencies.Lettres et Arts de Pau 1876/77, p. 449-523
  29. Luis Michelena (1954) "De onomástica aquitana" Pirineos 10, pp. 409-458
  30. a b FAQs About Basque and the Basques L. Trask: "The ancient Aquitanian language was, of course, an ancestral form of Basque, as we can easily see by examining the personal names and divine names of the Aquitanian-speakers, which are all that is recorded of Aquitanian."
  31. "La hipótesis del vasco-iberismo desde el punto de vista de la epigrafía íbera" por Jesús Rodríguez Ramos (PDF)
  32. Morvan, Michel: Les origines linguistiques du basque, PUB, Bordeaux, 1996.
  33. Los vascos y los armenios. Raíces comunes "El problema de parentesco etnolingüístico entre los vascos y los armenios fue planteado por primera vez en el siglo XVI por los tres fundadores de la historiografía nacional de los vascos: Andrés de Poza, Esteban Garibay y Baltazar de Echave sobre la única base de algunas coincidencias toponímicas Ararat-Aralar; Arax-Araxes..."
  34. "Toponimia Vasca en Europa" Aitzol Altuna Enzunza - Galdakao - 2006
  35. Karl Bouda.- "Berichtigungen zu einer Abhanelung über baskische Syntax" y "Bemerkungen zum Südhochnavarrischen". Fontes linguae vasconum: Studia et documenta, ISSN 0046-435X, año n.º 5, n.º 13, 1973
  36. Página personal de Theo Vennemann
  37. Au sujet de l’histoire de la langue basque et de ses apparentements.
  38. «Dos científicos alemanes aseguran haber encontrado raíces euskéricas en topónimos de media Europa y que tres cuartos de nuestros genes proceden de los protovascos... No caemos en la exageración si afirmamos que los europeos somos todos vascos.» (Diario de Noticias, 22-09-2003).
  39. [1] «El euskara no había venido de ninguna parte, ya estaba aquí cuando llegaron las demás lenguas. Bajo este concepto, el euskara es la lengua más antigua de Europa». Entrevista a T. Vennemann, catedrático de Lingüística en la Universidad de Múnich.
  40. http://dialnet.unirioja.es/servlet/articulo?codigo=61733 Fueros y Ordenanzas Municipales en el Valle de Ojacastro y Valdezcaray
  41. Real Academia de la Lengua Vasca, Arantzazuko jardunen ondoko agiria (1968, 3, 4 y 5 de octubre
  42. Luis Villasante. Euskara batuaren filosofiaz: «Azkenean atera zena —Mitxelenak dio hau ere—, zera izan zen: nafargiputz (Beterrikoa) Lapurdiko ukitu batzuekin egindako euskara batu bat. Hitz batean esateko: idatzizko batasunean gatzatu eta urtu da mintzatuaren ezberdintasuna»
  43. "Euskara batuak oso esparru berezi eta mugatua du, nahiko ongi zedarritua: irakaskuntza, administrazio hizkera eta komunikabideak" Euskara XXXIX (2. aldia), Euskara Batuaren egungo premiak, Pello Salaburu (Real Academia de la Lengua Vasca)
  44. Proceso de unificación de la lengua: euskara batua
  45. Oskillaso en El libro negro del euskara y Matías Múgica en Libelo sobre la cultura en euskera.
  46. Véase foto, descripción y lectura de ella en Alicia M. Canto, "La Tierra del Toro: Ensayo de identificación de ciudades vasconas", Archivo Español de Arqueología n.º 70, 1997, págs. 31-70, pág. 35, nota 9 y fig. 6 edición digital. Se menciona en ella a Narhunges, Abissunhari filius y su posible primo Umme, Sahar(i) f(ilius)
  47. Roldán Jimeno Aranguren, El euskera en los siglos altomedievales
  48. E. Aznar Martínez (2011): El euskera en La Rioja. Primeros testimonios, p. 293-304
  49. "Item nuyl corredor nonsia usado que faga mercadería ninguna que compre nin venda entre ningunas personas, faulando en algaravia nin en abraych nin en basquenç: et qui lo fara pague por coto XXX sol", El Euskera en el Alto Aragón, de Gartzen Lacasta Estaun.
  50. Bixente Latiegi Eraso.- "El euskera en la Huesca de los siglos XIV al XVII". Boletín de la Real Sociedad Bascongada de Amigos del País, ISSN 0211-111X, tomo 58, n.º 1, 2002)
  51. El País 07/08/1981
  52. http://www.vc.ehu.es/gordailua/Etxepare_1.htm Contrapas, per Dominum Bernardum Dechepare]
  53. Iesus Christ Gure Iaunaren Testamentu Berria
  54. Larry Trask (1997). The History of Basque, pág. 48
  55. Sabino Agirre Gandarias. Revista Internacional de Estudios Vascos (RIEV). Dos documentos inéditos sobre el euskera en Encartaciones
  56. Andoni Sagarra. Euskara XVIII. mendean
  57. Miren Mateo & Xabier Aizpurua. "Estudios sociolingüísticos de la Viceconsejería de Política Lingüística del Gobierno Vasco". Noves SL. Revista de Sociolingüística. San Sebastián: Sociolingüística internacional. Hivern 2002.
  58. Entrada de «euskera» en el Diccionario de la Real Academia Española.

Enlaces externos[editar]

Wikipedia
Esta lengua tiene su propia Wikipedia. Puedes visitarla y contribuir en Wikipedia en euskera.

Historia[editar]

Variedades[editar]

Aprendizaje[editar]

Diccionarios on-line[editar]

Wikipedia
Esta lengua tiene su propia Wikipedia. Puedes visitarla y contribuir en Wikipedia en euskera.