Varvarco

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Varvarco
Localidad de Argentina
Varvarco
Varvarco
Localización de Varvarco en Provincia del Neuquén
Coordenadas: 36°48′S 70°42′O / -36.8, -70.7Coordenadas: 36°48′S 70°42′O / -36.8, -70.7
Entidad Localidad
 • País Bandera de Argentina Argentina
 • Provincia Bandera de Provincia del Neuquén Neuquén
 • Departamento Minas
Presidente de Comisión de Fomento Walter Valdez, MPN
Superficie  
 • Total 635,7 km²
Población (2010)  
 • Total 445 hab.
 • Densidad 0,7 hab/km²
Código postal 8354
Prefijo telefónico 02948
Tipo de municipio Comisión de Fomento
[editar datos en Wikidata ]

Varvarco es una localidad argentina del departamento Minas, en la provincia del Neuquén, famosa por ser unos de los reductos de los hermanos Pincheira, quienes fueran seis cuatreros realistas de origen chileno.

Población[editar]

Cuenta con 445 habitantes (INDEC, 2010),[1] lo que representa un incremento del 15% frente a los 268 habitantes (INDEC, 2001) del censo anterior.

Gráfica de evolución demográfica de Varvarco entre 1991 y 2010
Fuente de los Censos Nacionales del INDEC

Historia[editar]

Establecimientos cordilleranos de los Pincheira y aborígenes aliados[editar]

La zona del valle de Varvarco —al igual que los establecimientos en las lagunas de Epulafquen[2] como la aldea de «Coyamuelo» en donde residían unas cuatrocientas personas entre aborígenes, mestizos y cristianos que quedaba al oriente de las mismas,[3] en el cerro homónimo y cerca de las nacientes del río Neuquén, y otros a ambos lados de la cordillera de los Andes como el de «Butalón» ubicado en el arroyo Malal Caballo que es un afluente oriental del curso superior del río antes citado, el de «Roble Huacho» asentado en la orilla del curso superior del río Ñuble que estaba frente a Epulafquen pero del lado occidental cordillerano, y el de «Atuel» establecido en las juntas del homónimo y del río Salado (en territorio nominal mendocino)— fue un reducto utilizado por seis cuatreros chilenos realistas, mejor conocidos como los hermanos Pincheira —siendo éstos, cuatro hombres y dos mujeres— y algunos caciques Pehuenches que eran sus aliados.[4] En esta zona de engorde para el ganado se habían formado la aldea de Varvarco que llegaría a contar con unos 6.000 habitantes y un pequeño establecimiento llamado Matancilla, ubicado a 6 km al norte del anterior.

Entre 1817 y 1832 asaltarían numerosas veces, y en la forma más cruenta en 1822,[5] los pueblos chilenos de Chillán, Linares, Parral, Talca, Curicó y San Fernando, de la ya liberada y conformada república, luego de la Guerra de Independencia de Chile, y consolidada el 5 de abril de 1818 con la Batalla de Maipú.[6]

Últimas batallas del centro-sur de Chile y traslado pincheirista al oriente andino[editar]

Ofensiva del brigadier argentino Antonio González Balcarce en el sur chileno (en ROSA) que a la altura de Chillán y separado por la Cordillera de los Andes, se encuentran los valles de Varvarco (en AMARILLO; del actual departamento Minas de la Provincia de Neuquén).

En la vertiente cordillerana occidental, el subjefe del Ejército de los Andes del general José de San Martín durante las batallas de Cancha Rayada y de Maipú, era el entonces coronel Antonio González Balcarce que se transformaría en el jefe del Ejército Libertador en ausencia de dicho general, y comandándolo en la Segunda campaña al sur de Chile, triunfaría en la Batalla del Biobío el 19 de enero de 1819.

Desde 1822, los hermanos Pincheira y otros ciudadanos chilenos pasarían a tener una alianza con los caciques pehuenches, como ser: El Mulato, Neculmán, Martín Toriano y Canumilla, quienes les permitieran asentarse a ambos lados de la cordillera de los Andes, pudiendo movilizarse a través del paso montañés Boquete de Alico de las lagunas de Epulafquen, aunque no dejaran de enemistarse con algunos de los caciques como Venancio Coñoepán y Luis Melipán. A partir de este momento, los pincheiristas pasarían al lado oriental de la cordillera, dando comienzo a lo que se llamaría “Guerra a Muerte”.

Fueron a dar también a sus filas los sospechosos realistas que pasaban a ser perseguidos por parte de los patriotas, al que se le agregaría algunos componentes de la tropa chilena que se encontraban desesperados por la necesidad y falta de salario, sumándose también entre sus huestes a los delincuentes netos, ex presidiarios y fugados de la ley, los que pasarían a hacer crecer aún más el contingente pincheirista[7] y transformándose de esta forma en una gran fuerza militar que según diversos informes, rondarían entre 500 y 1.000 hombres a caballo, todos bajo un mando jerarquizado militarmente. Otros aborígenes que también pasarían a aliarse con ellos, eran los mapuches y los huiliches.

Algunos grupos indígenas aliados se desplazarían hacia los otros territorios nominalmente argentinos, diseminándose por las pampas y el norte de la Patagonia oriental rioplatense conocido como el Comahue, hasta los ríos Agrio, Neuquén y Negro, siendo éstos los mapuches boroanos y que cuyos grandes caciques residirían en los enclaves estratégicos de Leuvucó, Salinas Grandes, Caleufú, entre otros lugares, disputando esas tierras a los ranqueles —una mixogenización de pehuenches mapuchizados, oriundos del alto Ñuble del Ranquil, con aborígenes pampeanos— y a los pueblos originarios tehuelches septentrionales, más conocidos como querandíes —prácticamente extintos a principios del siglo XIX— y pampas viejos, hasta araucanizarlos por completo ya que en sus invasiones asesinaban a los hombres y secuestraban a sus mujeres.[8]

A partir de entonces los mapuches comenzarían a dominar las rutas de circulación de ganados y bienes a través del Comahue, por lo cual realizarían sus correrías alcanzando a las provincias de Mendoza, San Luis, Córdoba, Santa Fe y Buenos Aires que desde 1822 había incorporado la Comandancia de Patagones, también asediada por los mismos.[9]

De esta forma las guerrillas y malones que asaltaban y saqueaban pueblos, también raptaban mujeres a cambio de recompensa, como en el famoso caso de Trinidad Salcedo que exigieron una carga de vino, dos cargas de harina y 200 pesos de plata.[10]

En abril de 1823, Antonio Pincheira atacaría al pueblo chileno de Linares, asesinando al gobernador Dionisio Sotomayor y raptando a su bella hija Clara,[11] aunque al retornar con el botín logrado, el capitán de infantería José Santos Astete lo sorprendería con 350 soldados, ajusticiándolo. Con lo ocurrido, lo sucedió en el mando su hermano mayor Santos Pincheira pero terminó ahogándose al intentar cruzar el río Los Sauces.

Al mismo tiempo, José Antonio y Pablo Pincheira lograban repeler el ataque de mil soldados que atravesaron los pasos de Epulafquen y de Pichachén, al mando del coronel Clemente Lantaño y del sargento Carrero, respectivamente. En 1825 el gobierno chileno intentó pacificarlos y hacerlos miembros del Ejército Chileno pero sólo algunos caciques pincheiros lo aceptaron, ya que los principales aliados como Neculmán, Coleto y Trenquemán, no lo hicieran.

Ofensiva patriota chilena y mendocina[editar]

En febrero de 1826 el capitán chileno Pedro Barnechea[12] intentaría atacar con dos columnas al comandante pincheirista Senosian, ubicado al norte del actual Neuquén, pero debió retroceder.

Finalmente, el 27 de octubre del corriente, por orden del presidente chileno Agustín de Eyzaguirre, se iniciaron operaciones al mando del brigadier José Manuel Borgoño, compuesta de tres columnas, siendo la primera que partiendo de Talca, atravesó la cordillera por el paso Barrancas con quinientos cuarenta soldados al mando del coronel Jorge Beauchef y tomaría por sorpresa a las hermanas Rosario y Teresa Pincheira que custodiaban trescientas cautivas en este valle de Varvarco.

Las otras dos columnas lograron destruir el refugio de «Butalón», aunque los hermanos Pincheira lograran escapar refugiándose en el de «Atuel», en las juntas del río homónimo, al sudoeste del «Fuerte San Rafael del Diamante» que era límite meridional efectivo de la entonces provincia de Mendoza.

En noviembre del citado año, se inició otra expedición que volvió a atravesar por el paso de Epulafquen, derrotando a las tropas de Pablo Pincheira acantonadas en el arroyo Malal Caballo, logrando luego apresar al cacique Neculmán.

"El malón" por Mauricio Rugendas.

Consecuentemente a los malones de las estancias de San Carlos, Tunuyán y Tupungato de la provincia de Mendoza, perpetradas a finales del año 1828 por parte de grupos indígenas acompañados por pincheirinos, se realizó la primera campaña del coronel José Félix Aldao quien fuera entonces el comandante de la Frontera Sud. La división estaba compuesta por dos escuadrones de Caballería de Línea, dos de Caballería de Milicias del Valle de Uco, dos compañías de infanterías de un batallón de Guardias Nacionales y dos piezas de artillería del «Fuerte de San Carlos». Con estas fuerzas se obtuvo la victoria en el combate de las Aucas contra los Pincheiras y sus pehuenches aliados que los triplicaban en número.[13]

En 1829 José Antonio Pincheira firmaría el tratado de San Juan con el gobernador federal de Mendoza Juan Reje Corvalán, por el cual recibiría dinero, pertrechos, indumentaria, el grado de coronel y de "Comandante General de la Frontera del Sur" a cambio de la paz.

Debido a que la Liga Unitaria se había hecho fuerte en Córdoba en el mismo año, en 1830, el antedicho Pincheira participaría en las luchas internas de Mendoza tomando partido por su aliado exgobernador que se terminaría refugiando en su territorio.

Rompiendo el tratado antes citado, los indígenas pincheirinos, al mando de los caciques Coleto y Mulato, realizarían la matanza de El Chacay el 11 de junio de 1830 asesinando a Corvalán y sus 30 hombres, entre los que estaba Juan Agustín Maza. Por esta causa en el mismo año se realizó la campaña del teniente coronel Manuel Virto y otra en 1831 comandada por el general José Albino Gutiérrez. Al año siguiente, en 1832, el general Aldao realizaría su segunda campaña logrando el objetivo de desarticular a la banda forajida pincheirista.

Decididos a eliminarlos definitivamente, el gobierno de Chile formó una división del ejército con unas mil plazas al mando del general Manuel Bulnes que tenía como alférez a Manuel Vallejos y al amanecer del 10 de enero de 1832, dicha división salió de Chillán hacia el valle del alto río Ñuble por la orilla derecha, topándose con un retén enemigo con dos soldados dirigidos por Berro al cual fusilaron, y al llegar a la desembocadura del arroyo Chureo, en medio de un tupido bosque al pie de la cordillera, enfrente de la misma, divisarían el día 13 del corriente, el establecimiento pincheirista «Roble Huacho» de propiedad del padre de Vallejos de mismo nombre, el cual atacarían por sorpresa, apresando y fusilando a Pablo Pincheira y a sus subordinados: Julián Hermosilla, Loayza y Fuentes.[14]

Cuando esta división cruzara la cordillera por el paso Boquete de Alico, se toparían con un fortín pincheirista que custodiaba la angostura entre las dos lagunas, formado por un sargento y 8 soldados, a unos pocos kilómetros del «Establecimiento de Epulafquen», y como dos de ellos lograran escapar, el brigadier Bulnes decidiría atacar inmediatamente al mismo, antes de que pudieran dar la alarma. De esta manera, a las dos de la madrugada del 14 de enero, se iniciaría la Batalla de las lagunas de Epulafquen.[15] [16]

Las fuerzas chilenas se encontraron alrededor de tres mil habitantes, rescatando entre ellas unas miles de personas secuestradas y al resto de la gente de los valles dominados por los Pincheira, les obligaron a emigrar a Chile, por lo cual se llevarían a las cautivas, aborígenes indultados, prisioneros e indígenas neutrales, con el fin de limpiar la región y repoblar con ellos Antuco.[17]

Campañas argentinas de consolidación territorial[editar]

Mapa de la Campaña de Rosas al Desierto con los movimientos de las distintas columnas (en la izquierda del mapa, la flecha roja de la columna cordillerana, pasa por la zona de Varvarco).

En la famosa Campaña de Rosas al Desierto de 1833, la «División Este» proveniente de Buenos Aires al mando de Pedro Ramos, pasó por este lugar pero no encontró aborígenes ya que habían sido llevados a Chile y continuarían allí.

Posteriormente, hacia 1842, durante la presidencia de Manuel Bulnes, Varvarco se convertiría en un centro importante de cría de ganado vacuno, donde los indígenas pehuenches ya araucanizados hacia principios de siglo, arrendaban tierras cobrando un cánon a ganaderos de la vecina República de Chile que usaban asimismo para engordar el ganado en la región, aquél que les vendían los mapuches boroanos productos de malones a las estancias pampeanas argentinas,[18] y así poder cruzarlos a través de la cordillera de los Andes. Era el único centro poblado por blancos en toda la futura provincia de Neuquén.[19] [20]

«Fortín IV División» (actual Chos Malal).

Al comenzar la segunda campaña de la definitiva Conquista del Desierto, la IV División al mando de Napoleón Uriburu del Ejército Argentino de Julio A. Roca, llegó a los valles de Varvarco, «Valbarco»,[21] «Malbarco»[22] [23] o «Mal Barco»[24] en 1879, y se lo encontraría ocupado por unos 600 estancieros chilenos que poseían numerosas cabezas de ganado y abundantes cosechas, además de un subdelegado civil nombrado por las autoridades chilenas de Chillán y como interventor en lo militar, a los jefes de Angol que habían obtenido gran prestigio entre los aborígenes pehuenches, liderados por el cacique Purrán, a quienes les arrendaban las tierras.[25]

Dicho jefe Uriburu, ofreció amplias garantías a los vecinos mientras se sometieran y acataran a las autoridades argentinas. De esta forma, el 5 de mayo del mismo año, se notificó al principal propietario, el estanciero Francisco Méndez Urrejola[26] [27] —que mantenía en la zona unos 380 hombres armados para mantener la seguridad y 100 trabajadores para cosechar— y así como a los vecinos de esos lugares, para presentarse ante el jefe de esa tropa en el neoformado «Fortín IV División».[28] [29]

Poco tiempo después, sin embargo, los mismos ganaderos chilenos junto a algunos argentinos pastaban abundante ganado vacuno en la zona de Varvarco, sin participación de los indígenas.

Aunque las autoridades chilenas disputarían a la Argentina la soberanía sobre territorios más al sur, no lo hicieron con la zona de Varvarco —y ni tampoco por la cuenca del río Neuquén— de modo que la zona quedó incorporada al territorio argentino en forma efectiva según el principio del «Uti possidetis iure» y luego ratificado con el Tratado de 1881 entre Argentina y Chile.

La importancia regional de Varvarco cedió rápidamente ante la influencia de la cercana Chos Malal, fundada por el coronel Manuel José Olascoaga el 4 de agosto de 1887, en el lugar del fortín antes citado, convirtiéndose por un tiempo en capital del nuevo Territorio Nacional del Neuquén.

Más tarde, el 26 de agosto de 1910, un nuevo centro crecería —gracias a la minería del oro— en el paraje de Andacollo, siendo esta localidad nombrada cabecera del departamento que incluiría al pueblo de Varvarco.[30]

Notas[editar]

  1. Censo 2010
  2. Bandieri, Susana (op. cit, p. 105).
  3. Barros Arana (op. cit., Parte IX, pp. 81-85).
  4. Belber, Isidro (op. cit.).
  5. Según Barros Arana, Diego (op. cit. pp. 22-26 y 547, Tº XIII).
  6. Belber, Isidro; (op. cit.).
  7. Bandieri, Susana, con Graciela Blanco, Gladys Varela, Fabián Arias en "Hecho en Patagonia. La historia en perspectiva regional" (p. 40, Ed. Universidad Nacional del Comahue, 489 págs., año 2006).
  8. Bandieri, Susana; con Orietta Favaro y Marta B. Morinelli en "Historia de Neuquén" (p. 88, Ed. Plus Ultra, año 1993).
  9. Barros Arana, Diego (op. cit, Tº XI).
  10. Según consta en el archivo del Ministerio de Guerra.
  11. Belber, Isidro (op. cit.).
  12. Reseña Biográfica Parlamentaria - Pedro Barnechea (en Historia Política Legislativa del Congreso Nacional de Chile)
  13. Hudson, Damián; en "Recuerdos históricos sobre la provincia de Cuyo" (p. 193-195, Ed. Impresiones de J. A. Alsina, año 1898)
  14. Barros Arana, Diego (op. cit., Parte IX, pp. 79-81).
  15. Guzmán, José Javier; en "El chileno instruido en la historia topográfica, civil y política de su país" (pp. 695-700, Ed. Nacional, 1836).
  16. Bulnes, Gonzalo; en "Historia de la campaña del Perú en 1838" (p. 89, Ed. Los Tiempos, 1878).
  17. Yrarrázaval Larraín, José Miguel (op. cit. p. 72).
  18. Morales Guiñazú, Fernando; en "Primitivos habitantes de Mendoza. Huarpes, puelches, pehuenches y aucas, su lucha, su desaparición" (p. 184, Ed. Best Hermanos, 310 págs., año 1938).
  19. Yrarrázaval Larraín, José Miguel (op. cit. p. 73).
  20. Sitio oficial de Neuquén-Patagonia Argentina. Reseña Histórica: "Corredor Neuquén Norte".
  21. Morales Guiñazú (op. cit., pp. 183 y 248).
  22. Bandieri, Susana (op. cit., p. 91), nombra a la localidad con su nombre oficial de Varvarco pero cita otra forma de expresarlo en el siglo XIX, como Malbarco.
  23. Según Yrarrázaval Larraín, José Miguel (op. cit., p. 177).
  24. Ruiz Moreno, Isidoro J. (op. cit., p s/d), siendo Mal Barco la única forma de expresión en su obra, del actual nombre de Varvarco.
  25. Ruiz Moreno, Isidoro J. (op. cit., p s/d).
  26. Bandieri, Susana (op. cit, p. 91).
  27. Ruiz Moreno, Isidoro J. (op. cit., p. s/d).
  28. Según Yrarrázaval Larraín, José Miguel (op. cit., p. 177, ref. 1). Explica con detalles lo encontrado por Napoleón Uriburu en «Malbarco» (así lo llama en su obra).
  29. Sitio oficial de Neuquén-Patagonia Argentina. Reseña Histórica: "Corredor Neuquén Norte"
  30. Sitio oficial de Neuquén-Patagonia Argentina (op. cit.).

Referencias[editar]

  • Bandieri, Susana, con Orietta Favaro y Marta B. Morinelli en "Historia de Neuquén" (Ed. Plus Ultra, año 1993).
  • Yrarrázaval Larraín, José Miguel; en "La Patagonia: Errores geográficos y diplomáticos" (Ed. Andrés Bello, Santiago de Chile, 1966).
  • Ruiz Moreno, Isidoro J.; en "Campañas Militares Argentinas", Tomo V: "La política y la guerra. Lucha contra indios y sediciosos, 1870-1884" (Ed. Claridad, año 2012). ISBN 978-1-61860-0530
  • Barros Arana, Diego en "Historia general de Chile" (Ed. Universitaria).
  • Belber, Isidro; en "Los Pincheiras"

Enlaces externos[editar]