Valero Lecha

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Valero Lecha
Nombre completo Valero Casimiro y José Lecha Alquezar
Nacimiento 4 de marzo de 1894
Bandera de España Alcorisa, provincia de Teruel, comarca de Bajo Aragón, España
Fallecimiento 20 de agosto de 1976
Flag of El Salvador.svg El Salvador
Nacionalidad español
Área Pintura
Educación Estudio particular del pintor Cecilio Plá y Gallardo
Premios

 

Valero Lecha, pintor español, nacido el 4 de marzo de 1894 en la villa de Alcorisa, situada al nororiente de la provincia de Teruel, en la comarca de Bajo Aragón, España y fallece en El Salvador el 20 de agosto de 1976 a la edad de 82 años. Es considerado por algunos, el padre de la pintura salvadoreña.[1] El importante aporte a la formación de talentos en la pintura de dicho país, le valió en su momento la recepción de diversos reconocimientos como un diploma de parte de la Asociación Amigos de la Cultura; la condecoración "Orden Nacional José Matías Delgado" otorgada por el gobierno salvadoreño así como el doctorado Honoris Causa concedido por la Universidad Centroamericana José Simeón Cañas (UCA).

Biografía[editar]

Infancia[editar]

De origen modesto, se dedica en su niñez a tareas agrícolas en su tierra natal, sobre todo, luego de quedar huérfano de padre a los nueve años. Esto a su vez obligó a la familia a mudarse junto a su madre y hermanos a la casa de sus abuelos maternos. En este momento tiene oportunidad de recibir los mejores estudios académicos, pero los mismos estaban destinados solo a aspirantes a frailes, para lo cual no tenía vocación.

Juventud[editar]

Durante este período, dado los pocos recursos con que contaba su familia, debió dedicarse a tareas que permitieran complementar sus ingresos, entre estas, aprendiz de albañil y pintor de rótulos comerciales.

En 1911, a la edad de 17 años, decide embarcarse en una aventura que lo llevaría a conocer Hispanoamérica. Inicia su travesía partiendo de Barcelona con destino a Buenos Aires, Argentina. Para subsistir se desempeñó en varios oficios: albañil, camarero, carpintero, dependiente, panadero, entre otros. No obstante, nunca olvidó su sueño, y asistió a una academia para ampliar sus conocimientos artísticos. Eventualmente la suerte le favorece, y logra colocarse como ayudante de escenografía en el importantísimo Teatro Colón de la misma ciudad.

Su calidad artística le permite ser contratado durante varios años como escenógrafo en La Habana por diferentes teatros y compañías con las que viajó. En 1916 se trasladó a México y trabajó como escenógrafo de teatro en la Compañía de doña Mercedes Navarro. En una gira que realizó dicha compañía por Centroamérica, conoció las ciudades de Guatemala y San Salvador, en 1920 llega Honduras, coincidiendo esto con la quiebra de la compañía por lo que deja en ese momento el oficio de pintor de telones. Permaneció en Honduras por cuatro años más, debiendo ganarse la vida durante ese tiempo como pintor de casas y profesor de clases privadas de dibujo. Una de sus alumnas, Elidia Martínez, se convierte en su esposa, el 6 de julio de 1924.

Al estallar la guerra en dicho país emigra junto a su esposa, hacia El Salvador, donde la pareja procrea a sus cinco hijos: Andrés (1927), Mario (1928), Rosario (1930), Margarita (1936) y Valero (1938).

Obra[editar]

Indigenismo, raíces y costumbres étnicas (1935 - 1948)[editar]

De esta etapa destacan los cuadros:

  • Volcareña
  • Retrato de Máxima
  • Calle Vieja
  • Paisaje de la finca vista alegre
  • Suburbio de la libertad

Etapa abstracta (1949 - 1954)[editar]

Durante esta etapa, su obra se ve influenciada por los movimientos de vanguardia modernista europea o estadounidense, así como el futurismo italiano y en menor medida del expresionismo alemán.

Entre las obras destacadas de esta época, se encuentran:

  • Puerto
  • Armonía de colores
  • Paisaje

El tema recurrente de los vientos de octubre (1955-1976)[editar]

Un tema recurrente en su obra en el período en cuestión fue el tema de los vientos de octubre. Vientos moderados que, tradicionalmente, El Salvador experimentaba en ese mes. Durante el período indicado, Lecha realiza una serie de ocho cuadros en diferentes estilos, siendo la fuente de inspiración, la forma en que el viento movía las ropas de de las mujeres de las faldas del volcán de San Salvador.[2]

Maestros[editar]

En 1931, viaja a España, dedicándose de lleno a su formación artística, estudiando bajo la tutela del pintor Cecilio Plá y Gallardo en Madrid.

Discípulos[editar]

Alumnos de su primera generación incluyen a:

  • Julia Díaz
  • Raúl Elas Reyes
  • Mario Araujo Rajo
  • Noé Canjura
  • Miguel Angel Orellana

Alumnos de la última generación de la escuela de Valero Lecha en el Centro Nacional de Artes también incluyen a:

  • Agustin Crespin
  • Jose Alex Sánchez "El Aleph"
  • Jose Mauricio Mejia
  • Jose Mario Garcia Portillo
  • Oscar Mauricio Ceron Chavez
  • Ana Dinora Preza


Asimismo:

  • Cabe destacar a un alumno de el Maestro Valero Lecha, a pesar de su incapacidad auditiva fue uno de sus mejores alumnos, en el paisajismo, con trazo casi europeo, Mario Ernesto Rivas Pineda.

Una frase que lo caracterizó[editar]

Quizás un día ustedes puedan pintar, pero yo vivire desgraciado, porque de mis hijos nadie pintó, la pintura se vive y se lleva en la sangre, es la llave de todas las puertas.

Referencias[editar]

  1. Periódico de Aragón
  2. El sitio www.cuscatla.com cuenta con una galería virtual de varias de sus obras

Enlaces externos[editar]