Valerio de Leuconay

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
San Valerio de Leuconnay
HuguesCapet et Saint Valéry.jpg
Miniatura con la aparición de San Valerio en Hug Capet, s. XIV (Crónicas de Francia)
Nacimiento ca. 565
Auvernia
Fallecimiento 12 de diciembre de 619 o 622
Abadía de Leuconay, hoy Saint-Valery-sur-Somme (Somme, Picardía)
Venerado en Iglesia Católica
Festividad 1 de abril
Patronazgo Saint-Valery-sur-Somme
[editar datos en Wikidata ]

Valerio de Leuconay o Valerico (del llatí Walaricus o Galaricus) (Auvernia, ca. 565 - Saint-Valery-sur-Somme, 12 de diciembre de 622) fue un monje y abad columbaniano. Es venerado como santo por diversas confesiones cristianas.

Biografía[editar]

Valerio había nacido en Auvernia y se dedicaba a guardar los rebaños a su padre. Decidió hacerse religioso y a los dieciseis años ingresó en el monasterio de Autume. Marchó en Auxerre donde se puso bajo la protección del obispo Aunerio y vivió en el monasterio de Saint-Germani-de Auxerre, conocido por su austeridad. Finalmente, fue a la abadía de Luxeuil en 594, y fue discípulo de San Columbiano, que le dejó como jefe de la comunidad cuando marchó. Columbano, viendo el potencial de Valerio como misionero y predicador, le envió a evangelizar diversas tierras de Neustria, donde la población era aún pagana, entre 614 y 616. Después de predicar y haber obtenido numerosas conversiones, el monje y su compañero Valdoleno pidieron a Clotario II unas tierras en Leuconay, cerca de Amiens: en 611 fundó un eremitorio que se convirtió en el monasterio de Saint-Valery-sur-Somme. Aplicó la regla de Columbiano pero con más rigor y austeridad.

Iglesia de Saint-Valery-sur-Somme.

Desde allí, continuó predicando por el Ponthieu, la Normandía meridional, el país de Caux, etc. Murió, como abad de la comunidad, el 12 de diciembre de 619. Tenía fama de sabio y milagrero.

Veneración[editar]

Enterrado en Leuconay, su tumba se conviritó en un lugar de peregrinaje, como también la fuente situada al lado y a la se atribuyeron propiedades sanadoras. Además, había reliquias en Saint-Riquier, Méréaucourt y Saint-Lucien de Beauvais. Durante las invasiones normandas de los siglos IX y X, sus restos del santo fue escondida para protegerla a un subterráneo de Saint-Omer. La abadia fue destruida y los monjes dispersados.

Con el tiempo, el cuerpo del santo pasó a manos del conde de Flandes que les abrió a Montreuil. En 980, Hugo Capeto invadió Flandes y recuperó las reliquias, devolviéndoles a la abadía de Leuconay, reinstalándolos el 2 y 3 de junio de 980; fue entonces cuando la abadía tomó el nombre de Saint-Valery. La abadía adoptó entonces la Regla de San Benito.

Guillermo I de Inglaterra tenía una gran veneración por el abad e hizo llevarse las reliquias en diverses iglesias de Inglaterra y de Normandía, donde se tomó el nombre de Saint-Valery-en-Caux.

Leyenda de la profecía de Sant Valerio[editar]

Para legitimar el acceso al trono franco del rey Hugo Capeto se creó la leyenda de la profecía de San Valerio: según ella, el santo se había aparecido en sueños en el futuro rey y le dijo que solo si devolvía sus reliquiasm entonces en Flandes, en la abadía de Leuconay, sería rey y su dinastía ocuparía el trono durante siete generaciones. De aquí que se iniciara la campaña de Flandes para recuperar las reliquias.

Bibliografía[editar]

  • Jonàs de Bobbio. La vida de Sant Columbà. Bobbio, s. VII.
  • Dio è corazza dei forti: testi del cristianesimo celtico (VI-X sec.). Rimini, Il Cerchio, 1998.

Enlaces externos[editar]