Valentina la de Sabinosa

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Valentina Hernández, más conocida como Valentina la de Sabinosa, (Sabinosa, La Frontera, El Hierro, 1889 - 1976) fue una cantante española de folclore canario. Gracias a ella, se impulsó la música herreña que se dio a conocer en el resto de Canarias, e incluso en el resto de España; de hecho el cantante Victor Manuel puso voz a la versión de El Baile del Vivo interpretada por Non Trubada, que Valentina popularizase con su voz:

Arriba arriba, flor de las flores / que yo me muero por tus amores. / Salen del Morro, van pa´la Habana, / cinco navíos y una tartana. / Arriba arriba, arriba iremos, / que en allegando, descansaremos. / Tu legartillo, yo perenqué, / si tu estás gorda, Yo estoy también. / Hapa la Hapa, paloma mía, / hapa la hapa, que viene el día. / El baile del vivo no lo se bailar, / que si lo supiera ya estuviera ya.

Valentina, fue conocida en toda Canarias por su voz, pero era más popular en su pueblo por sus habilidades como comadrona. De ella, se conserva una grabación de su voz realizada tres años antes de su fallecimiento (1973). Valentina popularizó temas, además del ya citado El Baile del Vivo, como El Tango Herreño, La Meda, El Conde de Cabras y, por supuesto, El Arrorró Herreño:

Arrorró Arrorró mi niño, / Arrorró rorró rorró / rorró rorró rorró / duérmete mi niño chico / duérmete y no llores más / que vienen los angelitos... / que vienen los angelitos del cielo y te llevarán. / Arrorró rorró rorró / Si mi niño se durmiera yo le daba un regalito... / una piedrita de azúcar... / una piedrita de azúcar envuelta en un papelito. / Arrorró Arrorró mi niño / Arrorró rorró rorró / rorró rorró rorró / Y en los brazos de su madre... / Y en los brazos de su madre un pobre niño murió / y creendoen que dormía / y creendo que dormía le cantaba el Arrorró. / Arrorró rorró rorró.

Para Doña Valentina lo antiguo era lo más valioso.[1] Tal como repetía en una copla del Baile del Santo: las costumbres de los viejos no deben de abandonarse.

Valentina está considerada como una figura legendaria del folclore canario. Era una excelente tamborilera y cantadora, que enseñaba a los jóvenes los cantos y bailes de su isla. Consiguió preservar la herencia musical que le dejaron sus padres y abuelos. Su ejemplo es único en la historia de la música tradicional canaria. Gracias a esta mujer, el folclore herreño conserva toda su pureza y todos sus misterios.

Otra faceta de Doña Valentina es que trabajaba en el Pozo de la Salud, o Pozo de Sabinosa, preparando baños medicinales.[2] Valentina atendía a los viajeros y enfermos, junto con su marido Esdras. Eso ocurría en 1949, año en que esas aguas fueron declaradas de utilidad pública.

Referencias[editar]

  1. VV.AA. La enciclopedia de canarios ilustres. La Laguna, Centro de la Cultura Popular Canaria, 2005, pág. 196 y ss. ISBN 8479265167
  2. Jacinto del Rosario, Viaje estrambótico en busca del Pozo de Sabinosa, o Viaje estrambótico al Pozo de la Salud. Santa Cruz de Tenerife, Jacinto del Rosario, 1950.