Vía de la Plata

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Vía de la Plata
Entre Augusta Emerita y Asturica AugustaHispania
Vía de la Plata. Hito nuevo en obra Puerto de los Castaños. Anverso.JPG
Hito conmemorativo de la Vía en el puerto de los Castaños, entre Cáceres y Plasencia.
Viaplatasvg.svg
Localización de la Vía de la Plata
Datos de la ruta
Tipo Calzada romana
Longitud 470 km
Orientación
Lugares
Lugares que atraviesa Augusta Emerita
Castra Cecilia
Salmantica
Asturica Augusta

La Vía de la Plata es una antigua vía de comunicación romana que atraviesa de sur a norte parte del oeste de España, desde Mérida hasta Astorga.

Dos milenios después sigue siendo una de las principales vías de comunicación que vertebran el occidente español, habiéndose reinventado bajo la equívoca denominación de "Ruta de la Plata", la cual une las ciudades de Gijón y Sevilla a lo largo de la  N-630  y la  A-66  /  AP-66 .

Esta última conexión se ha convertido en una ruta turístico-cultural[1] que, apoyada institucionalmente, ha generado una fuerte polémica puesto que las evidencias históricas que conservamos, tanto fuentes literarias como arqueológicas, definen su recorrido exclusivamente entre Augusta Emerita (Mérida) y Asturica Augusta (Astorga). En defensa de este trazado surgió la "Asociación de Pueblos de la Vía de la Plata", presidida por el alcalde de Astorga, que desde 2006 lleva a cabo, entre otras actividades, acciones de protesta contra la extensión artificial de la Vía.[2] [3]

Etimología[editar]

La Vía de la Plata, a pesar de su nombre, nunca fue un camino de circulación de comercio argénteo. Tal denominación se debe, como en otras ocasiones, a una evolución popular por una confusión fonética. En época andalusí, a esta ruta se la denominó al-Balat (el camino empedrado), palabra muy frecuente en otras zonas de España y origen de topónimos como Albalat y Albalate.[4] Es posible que esa pronunciación llevara a que la gente transfiriera el sonido al del preciado metal, y de ahí que comenzara a denominarla Vía de la Plata en una fecha indeterminada, pero anterior a 1504 y 1507, cuando se documenta por primera vez con Cristóbal Colón y Antonio de Nebrija respectivamente. En el primero aparece simplemente como la Plata[5] y en el segundo de esta forma:

Est praeterea eiusdem Lusitanie via nobilissima: Argentea vulgo dicitur. Quod Licinius pontifex primum stravit, deinde Traianus Caesar refecit, et deinceps Aelius Pertinax aliiqui imperatores restituerunt, id quod ex lapidibus intelligitur: quibus millia passum distinguuntur. Ea perducta est ab Emerita Augusta per Castra Caecilia Salmanticam usque, ubi primum in extima pontis parte incipit evanescere, neque ulterius ullum viae illius vestigium cernit.[6]

Otra hipótesis sobre el nombre es que pudiera proceder de un tardío "Vía Delapidata",[7] [8] [9] a pesar de que plantea algunos problemas como la ausencia en esta calzada de verdaderas silices o lapides, es decir, empedrado, que no era lo usual en las calzadas en sus recorridos no urbanos.[10]

Origen[editar]

El origen histórico de esta ruta de comunicación es incierto. Durante el periodo protohistórico, coincidiendo con la presencia en el sur peninsular de la cultura de Tartessos, se tienen noticias de la existencia de contactos comerciales con el oeste hispano, gracias a diversos hallazgos arqueológicos, por una ruta denominada por algunos estudiosos como "Vía del Estaño" pues se supone que por ella circularía buena parte de ese metal en la Península.

En los siglos posteriores continuó siendo frecuentada, sin que se conozca el nombre concreto de ella, convirtiéndose, hasta la llegada de Roma, en una de las principales vías de comunicación de los pueblos hispanos junto a la denominada Vía Heraclea, que recorría todo el Levante, desde Cádiz, hasta atravesar los Pirineos.

Los autores españoles de los siglos XVII y XVIII, como Bernabé Moreno de Vargas,[11] llamaban a la ruta "Vía consular" y "Vía militar", por estar convencidos de su existencia en época republicana, siendo verosímil el arreglo de la ruta preexistente para facilitar el movimiento de las tropas, dado el temprano interés mostrado por los romanos en la exploración y conquista del norte peninsular, como demuestra su primera expedición a Gallaecia en 137 a. C..

Durante la época romana la vía se mantuvo como eje fundamental de las comunicaciones tanto durante la conquista (al ser camino de acceso desde la Bética hacia el noroeste) como en época imperial. Diversas fuentes escritas describen el recorrido de la misma, entre ellas el Itinerario de Antonino, el cual describe el recorrido de la misma (Iter ab Emerita Asturicam) que partía de Augusta Emerita (Mérida), capital de la provincia Lusitania, para finalizar en Asturica Augusta (Astorga), capital del Convento Asturicense y una de las principales ciudades de la provincia Tarraconense. En su camino atravesaba diversos núcleos como Bedunia (San Martín de Torres), Brigeco (Castro Gonzalo), Ocelo Durii (Villalazán, provincia de Zamora), Salmantica (Salamanca), Cáparra o Norba Caesarina (Cáceres).

Evolución[editar]

Mapa de las calzadas romanas en Hispania.
Teatro Romano de Mérida.
Puente Romano de Mérida sobre el río Guadiana.
Miliario de Constancio Cloro procedente de la localidad cacereña de Casas del Monte, en el trazado de la vía entre Augusta Emerita y Norba Caesarina
Miliario de Nerón en la ciudad de Cáparra, al norte de Cáceres.
Puente de Piedra en Zamora, sobre el río Duero.
Monolito de la Via de la Plata en la Calzada de Peñausende.
La Fuente Buena en Calzada de Valdunciel (Salamanca), fuente de origen romano, en cuyo vaso se reutiliza una estela antropomorfa altoimperial.
Miliario seccionado en Calzada de Valdunciel, junto al arroyo Valdunciel, lugar por el que pasaba la Vía de la Plata a unos 14 km. al norte de Salamanca.
Peregrinos llegando a Salamanca por la Vía de la Plata.
Murallas de Astorga.

En cuanto a la evolución posterior de la calzada, conforme la conquista cristiana de la Península avanzaba hacia el sur, la Vía de la Plata, como itinerario básico en la geografía hispana de la zona occidental (por la propia configuración de ésta) comenzó a servir también como camino de peregrinación hacia Santiago de Compostela desde el sur, uso que todavía mantiene, y continuó siendo una vía fundamental de tránsito a lo largo de la Historia. Sólo con la creación del sistema de comunicaciones radiales a partir del siglo XVIII fue reduciendo su importancia, que no conseguiría recuperar hasta la segunda mitad del siglo XX, aunque ya con el trazado de la nueva carretera, ajena en muchos casos a la vieja calzada.

Reinvención moderna de la Vía

La idoneidad del trazado de la Vía de la Plata explica que, ya en época contemporánea, el recorrido de la carretera  N-630 , eje principal de comunicación del oeste peninsular, siguiera su trazado en líneas generales. Así, la equívocamente denominada Ruta de la Plata alarga artificialmente su itinerario hasta Gijón por el norte y hasta Sevilla por el sur, abandonando su original trazado para llegar a ciudades de mayor importancia, como León, olvidando la ruta el núcleo de Astorga, antaño de tanta importancia y final de la vía.

El alcalde de ésta última población ha alzado la voz en diversas ocasiones para criticar el abandono que sufre la ciudad en la puesta en valor de la Vía de la Plata;[12] [13] [14] en este sentido, la ciudad leonesa se ha visto apoyada por diversas instituciones, como la Universidad de León, y especialistas, como los catedráticos de Historia Narciso Santos Yanguas, Valentín Cabero y Manuel Abilio Rabanal Alonso,[15] el cual siempre se ha mostrado defensor del trazado histórico de la Vía y del papel jugado por Astorga.[16]

Evidencias arqueológicas[editar]

Miliarios

Quedan bastantes tramos con restos visibles de la calzada misma. Aunque se han hecho numerosos estudios parciales, de miliarios y tramos concretos,[17] la única monografía científica sobre ella, de 1974,[18] fue muy bien complementada en 1995, cuando fueron catalogados y estudiados un total de 189 miliarios, ya conocidos o inéditos, lo que permitió confirmar los recorridos correspondientes entre las localidades donde se hallaron o hallan, y sugerir aquellos recorridos intermedios que no los conservan.[19]

Puentes


Mansiones de la Vía de la Plata[9]
Mansio Correspondencia Distancia
Augusta Emerita Mérida Milia Passum
Ad Sorores Casas de Don Antonio XXVI
Castra Caecilia Cáceres el Viejo, junto a Cáceres XX
Turmulos En las cercanías de Garrovillas de Alconétar XX
Rusticiana Galisteo XXII
Capera Cáparra XXII
Caelionicco Finca de la Vega, Peñacaballera XXII
Ad Lippos Valverde de Valdelacasa XII
Sentice Pedrosillo de los Aires XV
Salmantica Salamanca XXIV
Sabaria o Sibarim Peñausende XXI
Ocelum Durii En los alrededores de Zamora XXI
Vico Aquario Castrotorafe XVI
Brigeco Dehesa de Morales de las Cuevas, Castro Gonzalo, Zamora XXXII
Bedunia San Martín de Torres XX
Asturica Augusta Astorga XX

Itinerario cultural[editar]

Desde finales del siglo XX, la Vía de la Plata es objeto de revalorización como uso turístico y cultural y la labor de las distintas administraciones se está centrando en poner en valor un itinerario con un gran patrimonio histórico, artístico, etnográfico, cultural y natural. De hecho, algunos de los núcleos que atraviesa están declarados Patrimonio de la Humanidad, como Mérida, Cáceres o Salamanca, y otros, como Zamora o Astorga cuentan también con un importante patrimonio. Por otra parte, se está incentivando su uso como camino de peregrinación, formando parte del Camino de Santiago de la Plata.[20]

Todo este trabajo se ha concretado en la elaboración de guías turísticas, itinerarios o páginas web como la presentada por la Asociación de Pueblos de la Vía de la Plata.[21]

Patrimonio arqueológico

Son numerosos los vestigios arqueológicos de época romana que se pueden encontrar a lo largo de la Vía. Entre ellos están los siguientes:

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Red de Cooperación de Ciudades en la Ruta de la Plata. «Ruta Vía de la Plata» (en español). Consultado el 8 de abril de 2009.
  2. ABC. «Astorga boicotea un acto promocional en Barcelona de la "falsa" Vía de la Plata» (en español). Consultado el 8 de abril de 2009.
  3. Diario de León. «Los pueblos de la vía apelarán a la Junta para que señalice la calzada» (en español). Consultado el 15 de enero de 2010.
  4. Celtiberia.net. «Vía de la Plata: Etimología» (en español). Consultado el 10 de abril de 2009. Artículo de J. Rodríguez Morales sobre este tipo de topónimos.
  5. Google books. «Cristóbal Colón» (en español). Consultado el 14 de enero de 2010. Al final de una de las cartas a su hijo Diego, de 28 de noviembre de 1504.
  6. Revistas Catalanas con Acceso Abierto. «De Mensuris» (en catalán). Consultado el 10 de abril de 2009. De Mensuris, Salamanca, 1.510 (primera versión de 1.507), pág. 4.
  7. G. García Pérez. «La Calzada de Quinea del Cantar de Myo Çid» (en español). Consultado el 10 de abril de 2009. Artículo en "Revista de Soria", 21, 1998, pág. 12, nota 35.
  8. Rodríguez Morales, J. (1999). El Miliario Extravagante, nº 71, ed. Algunos topónimos camineros y las vías romanas de la Península. pp. 2–8, nota 44. 
  9. a b J. Gil Montes. «Vía Delapidata» (en español). Consultado el 10 de abril de 2009.
  10. El tipo de zahorra o gravilla apisonada que remataba las calzadas no urbanas tenía su propia denominación en latín: glareae.
  11. Moreno de Vargas, Bernabé. Historia de Mérida ( 1.633).
  12. Diario de León. «Perandones reprocha a PP y PSOE su postura con la Vía de la Plata» (en español). Consultado el 14 de enero de 2010.
  13. Diario de León. «Perandones tacha de «vergonzante» la actitud de la Junta con la Vía» (en español). Consultado el 15 de enero de 2010.
  14. Diario de León. «Perandones cree el eje Gijón-Sevilla fruto de una «calentura colectiva»» (en español). Consultado el 15 de enero de 2010.
  15. Diario de León. «Catedráticos de tres universidades excluyen a Gijón de la Vía de la Plata» (en español). Consultado el 15 de enero de 2010.
  16. Manuel Abilio Rabanal Alonso. «La Vía de la Plata en León y la vía de León a Asturias: de calzadas romanas a caminos de peregrinación a Santiago» (en español). Consultado el 14 de enero de 2010.
  17. Particularmente en la revista El Miliario Extravagante, o en distintos congresos sobre Caminería hispánica
  18. Roldán Hervás, J.M. Iter ab Emerita Asturicam: El Camino de la Plata, Salamanca, 1971.
  19. Carmen Puerta Torres, Los miliarios de la via de la Plata, director Luis García Iglesias, Madrid, Universidad Complutense, 1995; versión digital E-print-UCM, de 2002: Tesis en CD-ROM Universidad Complutense de Madrid, Facultad de Geografía e Historia, Departamento de Historia Antigua. Sign.: TESISDIG 625(365)(043.2)(086). Resumen aquí. Tesis consultable en E-Prints Complutense.
  20. Aragóndigital.es. «Más de 100.000 personas peregrinaron por el Camino Francés en 2009» (en español). Consultado el 15 de enero de 2010.
  21. Diario de León. «Una nueva web permite visitar la Vía de la Plata y charlar con otras personas» (en español). Consultado el 16 de octubre de 2010.
  22. Río-Miranda Alcón, Jaime. La ciudad romana de Cáparra. Municipium Flavium Caparense, 2011. Río-Miranda Alcón, Jaime. La ciudad romana de Cáparra. La cerámica, 2012. En la web, La ciudad romana de Cáparra

Enlaces externos[editar]