Lenguas urálicas

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Urálicos»)
Saltar a: navegación, búsqueda
Lenguas urálicas
Distribución geográfica: Europa central, Escandinavia y Norte de Siberia
Países: Bandera de Estonia Estonia
Bandera de Letonia Letonia
Bandera de Finlandia Finlandia
Bandera de Suecia Suecia
Bandera de Noruega Noruega
Bandera de Rusia Rusia
Bandera de Hungría Hungría
Bandera de Rumania Rumanía
Flag of Slovakia.svg Eslovaquia
Bandera de Serbia Serbia
Hablantes: 25 millones
Filiación genética:
Subdivisiones: Finopérmico
Ob-Ugrio
Húngaro
Lapónico
Samoyedo
ISO 639-1
ISO 639-2 __
ISO 639-3
Lenguas urálicas.png
Extensión
Véase también:
Idioma - Familias - Clasificación de lenguas

Las lenguas urálicas forman una familia lingüística de unas 30 lenguas habladas por 20 millones de personas aproximadamente. El nombre de la familia hace referencia a su supuesta cuna cerca de los Urales. Los países en los que hay un número significativo de hablantes de lenguas urálicas son Estonia, Finlandia, Hungría, Rusia, Noruega y Suecia. Las lenguas urálicas más destacadas, en cuanto a número de hablantes e identidad nacional, son el estonio, el finés y el húngaro.

Historia[editar]

Una carta en carelio (balto-fínico) del siglo XIII, escrita sobre corteza de abedul.

El primer trabajo sistemático de parentesco entre algunas de las lenguas que hoy consideramos parte de la familia urálica se debe a János Sajnovics de 1770. En ese trabajo en particular se sugería que las lenguas sami y húngara estaban emparentadas. Ese trabajo fue ampliado por Samuel Gyarmathi en 1799. Y aunque frecuentemente se menciona que sus trabajos establecieron la familia sobre bases firmes, esa afirmación no puede aceptarse, ya que el primer trabajo donde se usa de forma sistemática el método comparativo es el de Jozsef Budenz 1869.[1] El trabajo de Budenz, aunque con cierta base científica, no habría estado exento de motivaciones políticas. El trabajo de Budenz proponía inicialmente que el húngaro, las lenguas finougrias, las lenguas samoyedas y varias lenguas altaicas estaban genéticamente emparentadas;[2] dicho trabajo constituye el principio de la teoría uralo-altaica hoy ampliamente abandonada por la mayoría de los lingüistas. El trabajo de Budenz fue ampliamente revisado, de hecho sólo el 19% de su lista de cognados involucraba solo a las lenguas urálicas, y muchos de sus cognados ya no se consideran correctos. El trabajo de Donner criticó la obra de Budenz y rechazó la clasificación interna que éste proponía para las lenguas urálicas. Donner intentó efectuar un trabajo que no se basara simplemente en correspondencias léxicas y propuso que el vogul, el ostyak y el húngaro formaban un grupo especial cercano al grupo ugrio.

Clasificación interna[editar]

Los principales subgrupos propuestos para las lenguas uralo-yukaghir.

La estructura interna de la familia urálica está en discusión desde que se propuso. Los grupos genéticos independientes no cuestionados son:

  1. Lenguas saami
  2. Lenguas balto-fínicas
  3. Lenguas pérmicas
  4. Lenguas mordvinas
  5. lenguas cheremisas (mari)
  6. Lenguas Ob-úgricas: khanty y mansi
  7. Húngaro
  8. Lenguas samoyedas

La relación de estas familias entre sí es lo que está en discusión. Por ejemplo, frecuentemente se supone el khanty y el mansi, junto con el húngaro, forman el grupo ugrio, aunque existen dificultades para reconstruir el proto-ugrio[3] y parece que el khanty y el mansi están en ciertos aspectos más cerca de las lenguas samoyedas que del húngaro. El proto-fino-pérmico parece más regularmente construible, igual que el proto-samoyedo y el proto-sami, pero existen dificultades con las otras agrupaciones, y el propio proto-urálico presenta dificultades e irregularidades. El proyecto comparativo ASJP basado en similaridades léxicas (no en un análisis filogenético genuino) establece el siguiente árbol cladístico como aproximación a la relación entre grupos:

Proto-Urálico
Finougrio
Fínico


Balto-fínico




Pérmico



Mari






Saami (lapónico)



Mordvínico




Ugrio

Húngaro



Obi-Ugrio




Samoyedo

Septentrional



Meridional





Lenguas de la familia[editar]

La clasificación estándar más común, que adolece de las dificultades mencionadas anteriormente, divide la familia en dos grandes ramas: la finougria y la samoyeda. Las subdivisiones internas adicionales serían las siguientes:

Relación con otras lenguas[editar]

Se han realizado muchos esfuerzos para relacionar las lenguas urálicas entre sí y con otras lenguas, generalmente pertenecientes a otro de los grandes grupos lingüísticos del planeta (ver #Parentesco con otras lenguas).

Características comunes[editar]

Las características estructurales consideradas típicas de la familia incluyen:

Fonología[editar]

El sistema fonológico del proto-urálico incluía una diferencia entre consonantes palatalizadas (palato-laminales) y apiclaes, como sucede todavía en muchas lenguas urálicas modernas. Además no parecía existir oposición de sonoridad o aspiración entre las oclusivas, por lo que originalmente solo habría habido una serie de oclusivas con sólo diferencias del punto de articulación. El inventario consonántico reconstruido para el proto-urálico a partir de las correspondencias fonéticas regulares es el siguiente:

Labial Dental Palatal Post-
alveolar
Velar
Oclusivas y
Africadas
*p
/p/
*t
/t/

/ʨ/

/ʧ/
*k
/k/
Nasales *m
/m/
*n
/n/

/nʲ/

/ŋ/
Sibilantes *s
/s/

/ɕ/

/ʃ/
Espirantes
/ð/
*δ´
/ðʲ/
Laterales *l
/l/
*l´
/lʲ/
Vibrantes *r
/ɾ/
Semiconsonantes *w
/w/
*j
/j/
no-especif. *x
/x, ɣ, ɡ, h/?


Los fonemas entre paréntesis tienen una evidencia empírica más débil, y no son reconstruidas por todos los especialistas. Sammallahti (1988) señala que aunque hay ejemplos de en pérmico y ugrio existen pocos congados satisfactorios, sugiriendo que existe algún tipo de alternancia entre y *ś. La evidencia en favor de la sibilante postalveolar sin embargo es escasa pero probablemente concluyente, aunque en urálico oriental se habría confundido con el resultado de *s, siendo la oposición distintiva sólo en fino-pérmico, aunque ciertos préstamos del proto-indoeuropeo se reflejan como una sibilante postalveolar (como *piši- o *peši- 'cocinar').

La naturaleza fonética del segmento simbolizado como *x es incierta y no puede especificarse con seguridad, aunque se considera que sería una consonante dorsal; [x], [ɣ], [ɡ] o [h]. Janhunen (1981) no se decanta por ninguno de esos alófonos, dejando abierta la posibilidad de que tengan una articulación vocálica incluso. Su comportamiento es reminiscente de las laringales indoeuropeas: este fonema es reconstruido en posción final donde parece provocar la aparición de cantidad vocálica, las evidencias más claras proceden de las lenguas balto-fínicas, y de las lenguas samoyedas donde dan lugar a la secuencias vocálcias como *åə.[4] También se reconstruido *x en posición media de palabra, y en esta posición da lugar en baltofínico a una vocal larga, pero en el resto de ramas tiene un reflejo claramente consonántico *k en sami, *j en mordvínico y en ugrio. Si este fonema es una consonante probablemente deriva de la lenición de una *k pre-urálica, ya que sólo aparece en palabras que acaban en vocal no abierta, mientras que *k es poco frecuente o inexistente en esas posiciones.[5]

Morfología[editar]

Aunque se dice frecuentemente que las lenguas urálicas tienen un sistema de flexión nominal desarrollado, lo cierto es que sólo unas pocas lenguas distinguen más de cuatro casos. Entre estas lenguas está el finés, donde la reconstrucción interna ha mostrado que parte de su flexión es una innovación reciente formada por marcas de caso genuinas más antiguas fusionadas con postoposiciones. Aunque algunas reconstrucciones proponen hasta 8 casos morfológicos, a partir de formas que no se encuentran sólo en algunas lenguas, parece que sólo pueden reconstruirse con cierta seguridad un locativo (*-nA), un ablativo/separativo (*-tA) y un lativo (*). Curiosamente algunas de estas formas parecen tener paralelos fuera de las lenguas urálicas, en concreto entre las lenguas yukaghir y algunas lenguas altaicas, por lo que dichas marcas podrían deberse a un fenómeno de sprachbund.

En cuanto a la morfología verbal, no se han podido reconstruir claramente las formas de tiempo, aspecto del protourálico, aunque se han propuesto algunas formas que aparecen en varias lenguas urálicas, sin que esté claro cuáles eran las formas originales. Igualmente se han reconstruido varias marcas de plural y dual.

Entre las formas de plural que parecen tener cierta distribución complementaria, en función de que existan o no posesivos, están las marcas *-t (sin posesivos), *-n, *-k e *-j/*-i. La marca -t es la forma no marcada de plural del nombre en la mayoría de las lenguas modernas (finés, khanty, mansi, samoyedo) y también aparece a veces en el verbo. La marca -n aparece en komi, udmurto y samoyedo, también en estonio junto con posesivos. Las otras dos marcas aparecen más restringidamente en varias lenguas, aunque en húngaro y en finés existen rastros abundantes de -i en casos oblicuos.[6]

Proto-urálico[editar]

El principal trabajo de reconstrucción del proto-urálico se debe a Janhunen (1981). A pesar del nombre proto-urálico, este trabajo se basó solo en algunas lenguas urálicas, en concreto Janhunen comparó sistemáticamente formas del proto-fino-pérmico[7] y formas del proto-samoyedo. No se tuvieron en cuenta originalmente ni las lenguas ugrias, ya que no existía una reconstrucción disponible del proto-ugrio.

El trabajo más extensivo de recopilación de reconstrucciones es el Uralisches Eymologisches Wörterbuch (1986, 1991),[8] que tiene aproximadamente unos 475 términos y afijos reconstruidos.[9] Sin embargo, dicho trabajo presenta numerosas dificultades porque muchas de las derivaciones etimológicas presentan irregularidades y se necesita más trabajo para llegar a una reconstrucción tan detallada como la del proto-indoeuropeo o dilucidar si la familia urálica es una unidad filogenética válida. En particular, diversos autores, entre los que se encuentran Tauli (1966), Suhonen (1999:248),[10] Pusztay (1995, 1997) y A. Marcantonio (2002), han sugerido que algunas de las similaridades se explican mejor mediante sprachbund y préstamos léxicos extensivos en época prehistórica y que debe ser revisado el modelo que presupone que las lenguas urálicas constituyen una familia genética bien establecida y no relacionada con ninguna otra lengua altaica.[11]

Comparación léxica[editar]

Los numerales en diferentes lenguas urálicas son:

GLOSA Fino-Ugrio PROTO-
SAMOYEDO
PROTO-
FINO-BÁLTICO
PROTO-
LAPÓN
PROTO-
PÉRMICO
PROTO-
MORDVINO
PROTO-
MARI
PROTO-
UGRIO
PROTO-
FINO-UGRIO
'1' *yk-si *(w)ɘkʰ-tə *ɵk-ti *vejk- *ik-tə *əgʲ- *wik-tɨ *ŋoːpʔ/
*uk-
'2' *kak-si *kuokʰ-tə *kɨk *kavto *kok-tə *ket- *kek-tɨ *sid-
'3' *kolme *kolˠm *kujim *kolma *kom- *qoːləm *koləm *nagur
'4' *nʲelja *nʲelje *nʲɨlʲ- *nʲilʲa *nɘl- *nʲel- *ńeljä *tʲet-
'5' *viisi *vɨtʰ-tə *vit- *vetʲæ *βiʦ- *wet *wit-tɨ *somplaŋk
'6' *kuuzi *kutʰ-tə *kwatʲ *koto *kud- *qot *kwaðʲ-tɨ *motuq
'7' *seiʦemæn *kieʧʲəm *sʲizʲɨm *sʲizʲem *ʃɘm- *sæːt *śećɨm *seqw
'8' *kah-(dekʃan) *kakʰ(-ʦɛ) *kɨk-jamɨs *kav-kso *kan-(dekʃ) *nʲol- 2x4
'9' *yh-(dekʃan) *(w)ɘkʰ(-ʦɛ) *ɵk-mɨs *vej-kse *(ɘn-dekʃ) 10-1 10-1 *10-1
'10' *kymmenæn *lɔːkʲe (*das) *kemenʲ *lu *low? *loki *juq?

Los morfemas *dekʃ(an), *das (y también los segmentos -ʦɛ/-kse) se consideran préstamos del proto-indoeuropeo *deḱm 'diez', ya que la palabra proto-urálica para 'diez' tenía una forma diferente.

Parentesco con otras lenguas[editar]

Las lenguas urálicas tienen rasgos comunes con las lenguas altaicas y ciertas concordancias léxicas. Se acepta ampliamente que esas coincidencias son el resultado de convergencia por contacto lingüístico prolongado y no muestras de un parentesco real.

Se han postulado otros posibles parentescos más lejanos, entre los que se incluyen:

  • La hipótesis urálico-yukaghir. Propuesta por Collinder (1940), sobre la base de sinarmonía vocálica compartida y otros rasgos tipológicos, y considerada fiable por Ruhlen (1987). Sin embargo, ignora el hecho de que el número de cognados entre las lenguas urálicas y las lenguas yukaghir es similar al que existe entre las lenguas urálicas y las lenguas altaicas.
  • La hipótesis uralo-siberiana. En 1746, Marcus Wöldike afirmó que el idioma esquimal de Groenlandia se relaciona con el húngaro. En 1818, el filólogo Rasmus Rask clasificó al esquimal de Groenlandia en la familia "Escitbiana" y presentó correspondencias léxicas con varias lenguas uralo-altaicas, en especial con el finlandés. En 1959, Knut Bergsland publicó un artículo sobre "La hipótesis Eskimo-Urálica", presentando además similaridades gramaticales. En 1998, Michael Fortescue dio a conocer detallados argumentos para relacionar las lenguas esquimo-aleutianas, yucaguiras y urálicas en una familia uralo-siberiana.[12]
  • La hipótesis nostrática/euroasiática. Tanto la hipótesis nostrática propuesta inicialmente por Pedersen (1933), anticipada por Uhlenbeck al relacionar las lenguas uralicas con las indoeuropeas[13] y esquimales,[14] (1905, 1906, 1907 y 1933) y retomada por Illič-Svityč (1971-84), como la propuesta del euroasiático de Greenberg (2000) consideran que las lenguas urálicas junto con las lenguas altaicas, forman un grupo uralo-altaico dentro de una familia de lenguas más amplia que incluiría al indoeuropeo, el afro-asiático, el yukaghir, el kartveliano, el eskimo-aleutiano, el dravídico, etc.
  • La hipótesis indo-urálica o uralo-dravídica. Esta propuesta se hizo hace mucho tiempo y ha recibido relativamente poca atención entre los lingüistas. Aunque desde la publicación de un diccionario de proto-dravídico por Burrow y Emmeneau (1961), Tyler (1968) compiló un corpus de 153 cognados entre las lenguas urálicas y dravídicas que incluyen tanto léxico común como algunos morfemas gramaticales. Similarmente Bouda encontró 137 cognados entre las lenguas urálicas y el dravídico, y 28 cognados que aparecen tanto en urálico, como en altaico y en dravídico.

Referencia[editar]

  1. J. Budenz (1869): "A magyar és finn-ugor nyelvekbeli szóegyezéseirol
  2. A. Marcantonio, 2002, pp. 37-42.
  3. A. Marcantonio, 2002, p. 129
  4. Aikio, Ante (2012), «On Finnic long vowels, Samoyed vowel sequences, and Proto-Uralic *x», Suomalais-Ugrilaisen Seuran toimituksia 264, ISSN 0355-0230 
  5. Janhunen, Juha (2007), «The primary laryngeal in Uralic and beyond» (pdf), Suomalais-Ugrilaisen Seuran toimituksia 253, ISSN 0355-0230, http://www.sgr.fi/sust/sust253/sust253_janhunen.pdf, consultado el 2010-05-05 
  6. A. Marcantonio, 2002, pp. 228-230.
  7. A. Marcantonio, 2002, pp. 71-73.
  8. UEW (1986), I-VIII, ed. K Rédei
  9. A. Marcantonio, 2002, p. 137
  10. Suhonen (1999): "Uralilainen alkukoti", en Fogelberg, 1999, pp. 245-8.
  11. A. Marcantonio, 2002
  12. Fortescue, Michael D. (1998) Language relations across Bering Strait ISBN 0-304-70330-3
  13. Uhlenbeck, Christianus Cornelius (1933) "Eine Bemerkung zur Frage nach der Urverwandtschaft der uralischen und indogermanischen Sprachen"; Walter Anderson (ed.) Liber semisaecularis Societatis Fenno-Ugricae: 396-397. Helsinki.
  14. Uhlenbeck, C. C. (1905) "Uralische Anklänge in den Eskimo Sprachen"; Zeitschrift der Deutschen Morgenländischen Gesellschaft 79:757-765.

Bibliografía[editar]

Enlaces externos[editar]