Unidad fraseológica

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Se considera unidad fraseológica la combinación de palabras caracterizada por presentar un cierto grado de fijación o idiomaticidad, esto es, se trata de combinaciones de palabras cuyo significado no se deduce necesariamente del significado de los componentes por separado y tienen limitada "la modificación, la sustitución, la adición de complementos o cualquier otra alteración de su estructura", según Ruiz Gurillo. Por ejemplo: paño de lágrimas, dar calabazas, eso es harina de otro costal, dicho y hecho, de tal palo tal astilla.

En fraseología se consideran, en términos amplios y no estrictamente hablando, unidades fraseológicas la locución, el enunciado fraseológico y la colocación.

La locución posee fijación interna y unidad de significado; equivale a la lexía simple o al sintagma; puede pertenecer a diferentes rangos categoriales y cumple diversas funciones sintácticas: Tomar las de Villadiego, más feo que Picio, de higos a brevas, la flor y nata, el hombre del saco, la tonta del bote, como Dios manda, a tontas y a locas, a troche y moche; antes bien, a propósito, gracias a, etc.). Algunas expresan contenidos complejos, otras, como las locuciones prepositivas y conjuntivas, cumplen funciones pragmático-discursivas.

El enunciado fraseológico constituye un minitexto por sí mismo por su autonomía material y de contenido y no necesita contexto verbal inmediato. Son paremias como los proverbios, dialogismos (¿Quién te hizo puta? El vino y la fruta), wellerismos (Dijo la olla al caldero: quítate de ahí, culinegro), citas (París bien vale una misa)o fórmulas rutinarias con carácter de enunciado pero que carecen de autonomía textual, pues aparecen en función de necesidades de una situación comunicativa dada: (felices pascuas, hasta luego, lo siento mucho, qué sé yo, qué va, qué le vamos a hacer).

La colocación es una combinación frecuente de unidades léxicas fijadas en la norma y a medio camino entre las combinaciones libres ylas combinaciones fijas, pues sus elementos son intercambiables y su significado es fácilmente deducible de la suma de los significados componentes, aunque a veces poseen un significado de conjunto como en, por ejemplo, dinero negro, mercado negro ("ilegal").

Bibliografía[editar]

  • Enrique Alcaraz y María Antonia Martínez, Diccionario de lingüística moderna. Barcelona:Ariel, 2004 (2.ª ed.).
  • Carmen Navarro, "Didáctica de las unidades fraseológicas", en Cultura e Intercultura en la Enseñanza del Español como Lengua Extrajera, número monográfico de la revista Espéculo.