Unión Europea como superpotencia emergente

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Unión Europea
Países miembro:
Flag of Europe.svg
Global European Union.svg

La Unión Europea (UE) ha sido calificada como superpotencia emergente por numerosos estudiosos y analistas políticos de todo el mundo. Muchos eruditos, académicos, y también algunos políticos, creen que la UE es, o que pronto va a ser, una superpotencia de primer rango y en todo el abanico de aspectos, en el concierto mundial de naciones del siglo XXI.[1]

La gran población de la UE sin duda se destaca, y también su economía de gran tamaño (la UE tiene la economía más grande del mundo, pues al contabilizar la misma al interior de sus fronteras –año 2011–, se constata que este valor es ligeramente mayor al que corresponde a EE.UU. en términos de PIB adquisitivo –PPA–).[2] Por otra parte, la UE tradicionalmente tiene bajas tasas de inflación, lo que va unido a la impopularidad y la percepción de fracaso de la política exterior de EE.UU. en los últimos años, y a la calidad de ciertos miembros de la UE como países de alto nivel de vida (cuando se mide el mismo en términos tales como horas trabajadas por semana, salud, servicios sociales, nivel cultural, nivel científico-tecnológico obtenido, etc); todo esto contribuye a situar a la UE en un sitial de destaque.

Muy posiblemente puede decirse que la UE ya ha alcanzado el estatus de superpotencia, si se tiene en cuenta el tamaño y el alcance global de su economía, así como su influencia en la política mundial.

La naturaleza del poder[3] [4] [5] [6] sin duda ha cambiado después del fin de la Guerra Fría, impulsando una nueva definición de superpotencia, y visto que el poder militar ya no lo es todo en cuanto a resultados e imposición, pues también cuenta y mucho, el control sobre los medios de producción que ya es más importante que el control sobre los medios de destrucción. El poder duro que ejercía y ejerce la amenaza militar de Estados Unidos y de otros países con importantes y activas FFAA, contrasta con las oportunidades y alcances del poder blando ejercido por la Unión Europea desde hace décadas. Cierto, la UE no es aún un grupo enteramente monolítico por ejemplo en cuanto a política exterior y diplomacia internacional, pero sin duda se ha avanzado (y mucho) en cuanto a la construcción de la institucionalidad comunitaria y los órganos comunitarios.[7]

Tanto desde los medios especializados como desde la sociedad en general, la percepción de que la Unión Europea ya es una superpotencia en vías de afirmación, es el concepto según el cual la UE es o será seguramente parte del grupo de nuevas superpotencias, grupo en donde tradicionalmente se cita por lo menos a Brasil, China, India, y Rusia, que son quienes unidos o individualmente podrían competir en poderío casi de igual a igual con Estados Unidos en el presente siglo XXI.[8]

Esta percepción sobre el rol actual y futuro de la UE, especialmente reposa sobre la amplitud demográfica y el crecimiento económico de ese grupo de países, que entre otras cosas sin duda se debe a la incorporación de nuevos miembros.[8] Esta potencialidad en realidad no es enteramente nueva, pues también se ha destacado a través de la historia y en parte gracias a la enorme riqueza y diversidad cultural de Europa.[8] En fin, la fortaleza diplomática de Europa, hoy día se destaca entre otras cosas porque dos de sus miembros forman parte permanentemente del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (una circunstancia que de ninguna manera puede perderse de vista).[8]

Países de los grupos PIGS, PIIGS, y PIIGGS.

La Unión Europea también presenta ciertas debilidades que será necesario corregir,[9] por ejemplo porque a nivel político aún no es un bloque monolítico, lo que da como resultado que ciertas decisiones son tomadas con lentitud, y a veces también con marchas y contramarchas, ya que el grupo dista aún mucho de ser un Estado único; la unión política de esta zona geográfica es reciente, aún en desarrollo, y aún con muchas imperfecciones.[8] Y el otro gran debe de la UE muy posiblemente es su sistema monetario (léase el euro). El sueño de la moneda única para una parte sustancial de Europa, y que en sí mismo hacía presuponer mayor fortaleza y prestigio para Europa, ha chocado con las diferencias de desarrollo y de legislaciones y de especialidades de los países que adoptaron esa especie dineraria común, lo que en buena medida ha generado las crisis en cascada que se han dado en los últimos años: Portugal, Irlanda, Grecia, España (–los llamados PIGS–), Italia (–los llamados PIIGS–), Chipre, Eslovenia, Malta, Luxemburgo, Letonia.[10] [11] [12]

Ya para cerrar esta breve presentación inicial, y en una visión retrospectiva histórica, recordemos las antiguas potencias imperiales europeas, Italia, Francia, Alemania, Países Bajos, España, Portugal, Reino Unido, y en muchos aspectos también Grecia, que en su momento lograron brillar imponiendo su ley.[8]

Factores favorables y desfavorables[editar]

La UE, junto con China, de hecho ya han alcanzado el estatus de superpotencia, y rivalizan con EE.UU. por la hegemonía en todo el orbe.

La gran economía de la UE sin duda tiene aspectos muy sólidos; las tecnologías europeas cada vez más establecen los estándares globales, y los países europeos cada vez más dan mayor ayuda a los países en desarrollo. La UE no necesita tener un ejército común y consolidado para ser o llegar a ser una superpotencia.

La Unión Europea utiliza sobre todo la inteligencia y la policía para detener a los islamistas radicales, la política social para tratar de integrar la intranquila población musulmana, y la fortaleza económica para incorporar a la antigua Unión Soviética a su comercio, y así poco a poco dominar a Rusia. América del Sur, el Este de Asia, y las otras regiones, tal vez prefieren emular el "sueño europeo" de la variante americana. Éste podría ser el enfoque en la Unión de Naciones Suramericanas y en la Unión Africana. En particular, la UE en su conjunto es uno de los de mayor diversidad cultural en el planeta, con algunas de las lenguas más grandes e influyentes del mundo siendo oficial en una parte de su territorio.

Obviamente debe tenerse muy especialmente en cuenta la futura ampliación de la UE. Una adhesión eventual de la parte de Europa que falta, léase Rusia y Turquía, no sólo impulsaría la economía de la UE, sino que también aumentaría la población de la UE a cerca de 800 millones, lo que puede ser considerado de porte análogo a India o China. Pero la UE es cualitativamente diferente de estos dos poblados países asiáticos, ya que es enormemente más próspera y tecnológicamente más avanzada.

El primer ministro de Turquía, Recep Tayyip Erdogan,[13] dijo en el año 2005: "En 10 o 15 años, la UE será un lugar donde las fusión de civilizaciones cumplirá con el sueño de ser una real superpotencia, con la inclusión de Turquía en destaque".[14]

Robert J. Guttman escribió en el año 2001, que la definición misma de superpotencia ha cambiado, y que en el siglo XXI, no solamente se referirá a los Estados con gran poder militar, sino también a grupos como la Unión Europea, con una fuerte economía de mercado, con trabajadores altamente calificados conocedores de la tecnología de punta, y con una visión global de la marcha del mundo. Pero Friis Arne Petersen, embajador danés en EE.UU. ha expresado opiniones en parte diferentes a las que vienen de indicarse, ya que reconoció que la UE es un "tipo especial de superpotencia", que aún tiene que establecer una fuerza militar unificada para así ejercer influencia más significativa a nivel mundial.

Se argumenta además, por parte de muchos comentaristas, que la integración política plena no es necesaria para la Unión Europea, pues si se actúa por consenso igual se puede llegar a ejercer una influencia significativa a nivel internacional. Tal vez la aparente debilidad de la UE constituye su fuerza más significativa (a partir de su diplomacia de bajo perfil muy diversificada, y el énfasis puesto en el imperio de la ley). La UE representa un tipo nuevo y potencialmente más exitoso de actor internacional que los tradicionales, aunque sin embargo, no está claro si la eficacia de tal influencia sería igual a la de una superpotencia política integrada y consolidada, como la de Estados Unidos.

Barry Buzan señaló que la condición de superpotencia potencial de la UE depende de la "estatalidad", aunque no está claro si la cantidad como la calidad del Estado es necesaria para que la UE se transforme en una superpotencia. Buzan afirmó que la UE es probable que siga siendo una superpotencia potencial durante varias décadas, porque aunque tiene riqueza material, su "debilidad política y su curso errático en ciertos aspectos, acentuado por la difícil evolución política interna, particularmente en lo que respecta a una política común exterior y de defensa", restringe las posibilidades de llegar a ser una superpotencia.

Alexander Stubb, el ministro finlandés de Asuntos Exteriores, opinó que la UE es y no es una superpotencia; claramente la UE es una superpotencia en el sentido de que es la mayor unión política, con un gran mercado interno único, unido a que es uno de los donantes principales en el mundo, pero a la vez no es una superpotencia en lo que se refiere a defensa, o en las esferas de la política exterior. Al igual que Barry Buzan, Alexander Stubb piensa que el factor más importante que impide o dificulta el resurgir de la UE, para que así pueda alcanzar la condición de superpotencia, es la falta de un Estado centralizado y reconocido, lo que se une a otros factores como ser, la falta de unidad interna para una concepción mundial en cuanto al desarrollo energético, y la continua preferencia por la soberanía de las naciones-estado históricas entre unos cuantos europeos. Y para contrarrestar estos factores adversos, el citado instó a los líderes de la UE a aprobar y ratificar el 'Tratado de Lisboa' (lo que efectivamente hicieron en el año 2009), así como a crear un ministerio de Relaciones Exteriores de la UE (SEAE), dirigido por un Alto Representante como podría ser Catherine Ashton; además también sería necesario desarrollar un enfoque común en defensa de la UE, tener un asiento colectivo permanente en el Consejo de Seguridad de la ONU y el G8, y también dominar lo que describió como el "mal humor" de la UE, que de vez en cuando surge y prevalece en algunos de sus países-miembro.

Sin embargo, otros analistas no creen que la UE pueda alcanzar el estatus de superpotencia. "La UE no es y nunca será una superpotencia", según el ex secretario de Estado del Reino Unido para Asuntos Exteriores y del Commonwealth, David Miliband. A falta de una política exterior unificada y con la incapacidad de proyectar poder militar en todo el mundo, la UE carece de "la principal sustancia que caracteriza a las superpotencias", que por definición deben tener gran fuerza militar, y capacidad para llegar rápidamente a cualquier lugar del planeta con las tropas que se requieran, para así poder imponer su propia voluntad o al menos equilibrar situaciones adversas. Por su parte la parlamentaria europea Ilka Schroeder, sostiene que los conflictos en regiones cercanas como por ejemplo el palestino.israelí, deberían tener todos ellos una fuerte participación de la UE, en gran parte para así compensar la incapacidad de Europa para proyectar su poder militar a nivel internacional.

El economista Robert Lane Greene por su parte ha señalado que la falta de una fuerza militar europea fuerte sólo agrava la falta de unión de la política exterior de la UE, aunque admite que una buena fuerza de respuesta global a nivel europeo, que rivalizara con la de Estados Unidos, es absolutamente "impensable" al menos desde el punto de vista económico. El mayor obstáculo a una verdadera superpotencia europea, es que las élites europeas se niegan a llevar adelante sus fantasías posmodernas sobre la ilegitimidad de los militares de "poder duro", en consonancia con la forma en que el resto del mundo desgraciadamente interpreta la realidad.

Por su parte el británico Michael Howard, ha advertido contra la "preocupación" de que muchos europeos estén presionando por una mayor integración y coordinación en la UE, para así contrarrestar el poderío estadounidense, mientras que el principal factor de dependencia de Europa, es la falta de una "identidad compartida".

Para otros en cambio, la Unión Europea debería ser una "potencia modelo", sin miedo al uso de la fuerza militar y al respaldo al libre comercio en su concepción más amplia.

Comparaciones[editar]

País Población Superficie
Flag of the People's Republic of China.svg China 1 344 413 526 habitantes 9 596 961 km²
Flag of India.svg India 1 210 193 422 habitantes 3 287 263 km²
Bandera de Unión Europea Unión Europea 503 679 730 habitantes 4 376 780 km²
Flag of the United States.svg Estados Unidos 315 076 154 habitantes 9 629 048 km²
Flag of Brazil.svg Brasil 193 946 886 habitantes 8 514 876 km²
Flag of Russia.svg Rusia 143 030 106 habitantes 17 098 242 km²
País PIB nominal Tipo
Flag of the People's Republic of China.svg China 6 102 millardos $ Estado (Constitución China)
Flag of India.svg India 1 237 millardos $ Estado (Constitución India)
Bandera de Unión Europea Unión Europea 17 577 millardos $ Asociación sui generis, organización supranacional (TFUE, TUE)
Flag of the United States.svg Estados Unidos 15 064 millardos $ Estado (Constitución Estados Unidos)
Flag of Brazil.svg Brasil 2 517 millardos $ Estado (Constitución Brasil)
Flag of Russia.svg Rusia 1 884 millardos $ Estado (Constitución Rusia)

Áreas o factores donde se manifiesta la supremacía[editar]

El concepto de poderío o de potencia en el sentido de supremacía, engloba varios diferentes aspectos, a saber : (1) como potencia económica y financiera,[20] (2) como potencia demográfica,[21] (3) como potencia política,[22] (4) como potencia diplomática,[23] (5) como potencia en lo militar y en lo que se refiere a seguridad y defensa,[24] (6) como potencia geográfica,[25] (7) como potencia cultural.[26]

Economía y finanzas[editar]

Producto interior bruto[editar]

La UE es la primera potencia económica mundial, con 29,89 % del PIB global en el año 2006 (fuente: World Bank), o sea 14 420 millardos de dólares. La renta media por habitante y por año oscila entre 27 000 y 30 000 $ con fuertes variaciones de un Estado a otro.

Comercio y negociaciones[editar]

La UE ha hecho valer su prestigio y su poderío sobre el de muchas otras naciones en una larga serie de cuestiones, por ejemplo iniciando discusiones con China sobre las exportaciones de textiles, y estableciendo negociaciones con Estados Unidos sobre las presuntas subvenciones acordadas a Airbus y a Boeing.

Moneda[editar]

La UE está en el origen de dos de las monedas más reconocidas y aceptadas a nivel mundial : el euro[27] y la libra esterlina[28] del Reino Unido.[29]

Exploración espacial[editar]

Esta área de investigación y desarrollo tiene presencia en el seno de la UE y en algunos de sus países.

Por ejemplo, varios Estados europeos han participado de una u otra forma en la Estación Espacial Internacional, y en su conjunto orientan un programa espacial común a través de la Agencia Espacial Europea (AEE), si bien esta organización no es patrocinada directamente por la UE.

Las líneas de desarrollo de la AEE son varias. Desarrolló con éxito su propia serie de misiles, Ariane, y posee su propia estación de lanzamiento en Kourou, Guayana Francesa. Debe destacarse no obstante, que en sentido estricto ninguna nación europea participó directamente de la "Conquista del Espacio" (a excepción de algunos países del antiguo bloque soviético), pues para los casos necesarios se prefirió comprar lugar en algún vuelo americano o ruso. La AEE igualmente ha enviado sondas sobre otros planetas, como ser Venus, Marte, y Titán (esta última una luna de Saturno). La UE también ha desarrollado su propia red de posicionamiento por satélite:[30] Galileo,[31] el que compite con el sistema americano GPS[32] y con el sistema ruso GLONASS.[33]

Demografía[editar]

En el año 2009, la UE reagrupaba 500 millones de personas, o sea 7,8 % de la población mundial, en tercera posición detrás de China y de India.[34] Muchos países de la UE tienen una tasa de renovación poblacional negativa (consultar el artículo Tasa de fertilidad) así como una inmigración débil, y en líneas generales esto también se verifica en los actuales y más inmediatos candidatos a ingresar a la unión. De todas maneras, esto no tiene en cuenta las futuras y más lejanas ampliaciones posibles, entre las que se destaca Turquía, que haría aumentar la población de la agrupación de países en 70 millones de personas por sí sola. Pero para el año 2050, y a las tasas de crecimiento de población actuales, tanto Estados Unidos como Indonesia (por citar estos dos casos) sin duda habrán tenido un importante incremento de población, y tal vez puede entonces que la UE sea desplazada de la tercera posición en cuanto población (puede pasar también que se constituya otra unión, a semejanza de la UE, en otra parte del mundo).

Globalmente, la UE tiene una elevada esperanza de vida de 78,1 años, y un Índice de Desarrollo Humano (IDH) también elevado, superior al de Estados Unidos y superior al de cualquier otra potencia emergente. Así que esto también cuenta, y también debe ser considerado.

Política[editar]

En materia de política, las naciones miembro de la UE poseen algunos de los sistemas electorales y de gobierno más estables y consolidados del mundo. En parte, esto se debe a que tener un gobierno estable es una condición exigida para toda posible adhesión a la UE. Nuevos adherentes potenciales, en particular aquellos situados en Europa Central, al menos presentan importantes niveles de corrupción, lo cual por cierto no contribuye a la estabilidad y obra en forma negativa. La UE igualmente ha desarrollado una conveniente esfera de influencia sobre las naciones geográficamente próximas, que así intenta protegerla a sí misma, como un escudo, respecto de inestabilidades y actos de corrupción.[35]

Diplomacia[editar]

Francia y Reino Unido son miembros permanentes del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, y Alemania forma parte del llamado Grupo de los cuatro, quienes compiten entre sí por obtener otro asiento permanente. La UE incluye igualmente varios miembros no permanentes, a tal punto que puede pasar que cinco de los quince miembros del 'Consejo de Seguridad', puedan estar representando en determinado momento a países de la UE.

Geografía[editar]

Países candidatos a miembros (en rojo)

Una zona larga y desarrollada[editar]

La Unión Europea se extiende sobre una zona de alrededor de 4 millones de kilómetros cuadrados, la séptima en extensión más importante en el mundo.

Recursos naturales[editar]

La Unión Europea posee grandes reservas de petróleo (es el octavo productor de petróleo en el mundo), así como de carbón, de uranio, de mineral de hierro, etc. De todas maneras, la región actualmente debe importar numerosos e importantes recursos, pues no llega a ser autosuficiente, siendo muy dependiente en materia energética, principalmente de Rusia.

Además, la UE está a la cabeza en cuanto a utilización y desarrollo de energías renovables (comporta el 75 % de la producción de energía eólica a nivel mundial), y en esta materia tiene proyectos y objetivos ambiciosos, entre los que se cuentan satisfacer el 12 % de sus necesidades energéticas con fuentes renovables en el año 2010, y 20 % en el año 2020.

Defensa[editar]

Es difícil decir que el poder militar de la UE es, por definición, un factor de unidad, pero esto puede estar cambiando (ver EUFOR) . Este tema es debatido activamente, y considerar algunos miembros de la UE la neutralidad defensiva como un punto esencial . A veces también es un tema que afecta a la Constitución de los EE.UU. . Muchos Estados miembros disponen de un gobierno que se niega a tener un amplio uso de las fuerzas militares y varios , entre ellos Austria e Irlanda, tiene una política oficial de neutralidad. Esto puede reducir el tamaño de cualquier futura ampliación de la potencia militar de la UE , a excepción de la incorporación de las fuerzas nacionales de los nuevos Estados miembros. Sin embargo , el ejército europeo es lo suficientemente fuerte para soportar cualquier enemigo potencial en el futuro cercano . El gasto de defensa de los Estados miembros de la Unión Europea ascendió a 193 millones de dólares, el de los Estados Unidos está estimado de entre 390 a 900 millones de dólares. Pero todos ellos son el mismo , en el supuesto de que los gastos de los Estados miembros se agrupan por la relevancia de la comparación, muy por delante de los talones de los países, China, cuyos costos se estiman en 35,4 (según el SIPRI ) y 90 millones de dólares ( de acuerdo con el Departamento de Defensa de EE.UU. ) . El gasto total europeo también puede incluir los gastos para la seguridad nacional en algunos países, como Italia. Algunos Estados miembros disponen de los ejércitos más disciplinados del mundo y su nivel técnico es similar a la de los Estados Unidos. De hecho , comparten la información en cuanto a la técnica , la inteligencia , la táctica y la estrategia. Sin embargo , los nuevos miembros , más pequeñas y una vez firmado el Pacto de Varsovia son considerablemente menos bien equipada y entrenada . Dos Estados miembros, Francia y el Reino Unido , tienen un gran arsenal nuclear con aproximadamente 550 cabezas nucleares. Aunque estos arsenales son más pequeños que los de Estados Unidos o Rusia , son suficientes para destruir a cualquier enemigo , por lo que constituyen armas de disuasión creíble. Otros Estados miembros se oponen fuertemente a la energía nuclear , en el caso de Alemania, donde la opinión pública condena el uso de armas nucleares. Entre los ejércitos de los países miembros, sólo los de Francia, Alemania y el Reino Unido puede ser considerado capaz de desplegar . Dado que la UE no es una entidad coherente y como la mayoría de los Estados miembros son demasiado pobres para subsidiar a las fuerzas armadas, la UE dispone de muy pocos portaaviones y pocas compañías aéreas de gran tamaño en comparación con los Estados Unidos . Sin embargo , su ubicación geográfica le permite desplegar con mayor rapidez en el Medio Oriente y el Norte de África.

Deportes[editar]

Si se contabilizan las medallas ganadas por los países miembro de la Unión Europea, y a pesar de que en las competiciones no se presenta con un equipo común, sin duda podría decirse que el grupo europeo es la superpotencia deportiva mundial por excelencia.

En los Juegos Olímpicos de Pekín, la UE (entonces con 27 miembros) ganó 87 medallas de oro, o sea, tantas como Estados Unidos y China sumados.[36] Y contabilizando el total de medallas, en esa competición ganó 280, contra 110 de Estados Unidos y 100 de China.[36] De todas maneras estas cifras deberían ser relativizadas, ya que el número de participantes por nación está limitado por reglamento, así que debido a esta circunstancia, Europa está claramente sobre-representada en los eventos deportivos. Un equipo europeo unido, seguramente habría obtenido menos ubicaciones vencedoras y finalistas (particularmente en los deportes colectivos) que las que resultarían de la suma de los correspondientes valores de sus naciones participando individualmente.

Antiguas y actuales potencias en el seno de la Unión Europea[editar]

Una gran parte del poderío y la pujanza en Europa (en particular en lo que concierne a lo que se llama soft power) proviene de las sucesivas potencias mundiales o regionales, que dejaron sus trazas en el continente. Esto incluye obviamente tanto las potencias con proyección actual, como las antiguas potencias mundiales o regionales.

Antiguas potencias mundiales dentro o parcialmente dentro de la Unión Europea[editar]

Potencias actuales dentro de la Unión Europea (primeras economías europeas)[editar]

Unión Europea, una integración con futuro[editar]

La Unión Europea es una organización en constante evolución. Ciertos países europeos y ciertos sectores dentro de ellos, actualmente reflexionan y especulan sobre algún grado mayor de integración y complementación, que en particular pudiera dar a la Unión Europea un perfil más próximo al de una superpotencia integral (una superpotencia en todos los aspectos).

Naturalmente, por el momento estos recomendados lineamientos no son oficiales, y además no se sabe si serán o no valorados o completamente aceptados por el conjunto de los Estados-miembro. Los aspectos ligados a la política de integración que en algún sentido supuestamente forzaría o permitiría a la UE a aproximar su perfil al de una superpotencia integral, por cierto son discutibles, controvertidos, especulativos, y posiblemente deberían incluir los siguientes puntos:

Bibliografía[editar]

  • [Manning-2003] Selwyn Manning, « An Emerging EU Superpower & the U.S Cold-War Clash », Scoop, junio 19 de 2003 (texto integral en francés).
  • [Miller-2011] Frederic P. Miller, Agnes F. Vandome, John McBrewster, Union européenne comme puissance émergente, marzo 4 de 2011, 136 págs (ISBN 978-613-4-39614-1).
  • [Morin-1990] Edgar Morin, "Penser l'Europe", París, Folio/Gallimard, 1990 (1ª edición 1987).
  • [Mendras-1997] Henri Mendras, "L'Europe des Européens", París, Folio/Gallimard, 1997.
  • [Reid-2004] T.R. Reid, The United States Of Europe: The New Superpower and the End of American Supremacy, noviembre 4 de 2004.
  • [Schnabel-2005] A. Schnabel, Francis X. Rocca, The Next Superpower? : The Rise of Europe and Its Challenge to the United States par Rockwell, septiembre de 2005.
  • [Jordan] Robert S Jordan, Europe and the superpowers;: Perceptions of European international politics.
  • [Walker-2000] Martin Walker, Europe: Superstate or Superpower?, un artículo del 'World Policy Journal' [HTML], diciembre 22 de 2000.
  • [Redwood-2005] John Redwood, Superpower Struggles : Mighty America, Faltering Europe, Rising Asia, noviembre 29 de 2005.
  • [Whitman-1998] Richard G. Whitman, From Civilian Power to Superpower: The International Identity of the European Union, junio de 1998.
  • [Rifkin-2004a] Jeremy Rifkin, The European Dream, agosto 19 de 2004.
  • [Mowle-2004] Thomas Mowle, Allies at Odds : The United States and the European Union, octubre 29 de 2004.
  • [Rifkin-2004b] Jeremy Rifkin (Jeremy P. Tarcher), The European Dream: How Europe's Vision of the Future Is Quietly Eclipsing the American Dream, 2004.
  • [Leonard] Mark Leonard, Perpetual Power: Why Europe Will Run the 21st Century.

Notas y referencias[editar]

  1. Las potencias emergentes hoy: Hacia un nuevo orden mundial, Instituto Español de Estudios Estratégicos, Centro de Estudios y Documentación Internacionales de Barcelona, cuadernos de estrategia nº 151, marzo 2011, ISBN 978-84-9781-645-8.
  2. Países por PIB (nominal), valores 2010 y 2011.
  3. Una breve historia del poder: De los procesos de obediencia y mando en el reino animal a los procesos de obediencia y mando en los individuos, monografía del sitio digital 'monografias.com'.
  4. Jorge, Carpizo, El Poder: Su naturaleza, su tipología, y los medios de comunicación masiva, Boletín Mexicano de Derecho Comparado, nueva serie, año XXXII n° 95, mayo-agosto 1999.
  5. Héctor Murillo Agrilar, La naturaleza y lógica del Poder Humano, Contribuciones a las Ciencias Sociales, febrero 2008.
  6. Agustí Chalaux de Subirà, Ideales éticos, instrumentos técnicos y objetivos políticos, sitio digital Centro de Estudios Joan Bardina.
  7. La Unión Europea en la escena mundial en Doce lecciones para Europa.
  8. a b c d e f [Manning-2003]
  9. BRICS: Las potencias emergentes dejan atrás a Europa, abril 17 de 2011.
  10. ¿Qué otros países europeos están en cuerda floja tras el rescate de Chipre?, El Comercio, abril 19 de 2013.
  11. Daniel Basteiro, Grecia, Irlanda, Portugal, Chipre... ¿Será Eslovenia el siguiente país en ser rescatado?, El Huffington Post, marzo 29 de 2013.
  12. Claudi Pérez, Chipre agrava las fisuras políticas del euro, El País (Madrid), marzo 30 de 2013.
  13. Recep Tayyip Erdogan, CIDOB, Barcelona Center for International Affairs, abril 25 de 2013.
  14. Freddy Valverde, Chequia respalda a Turquía en su camino a la Unión Europea, Radio Praha (en español), febrero 5 de 2013.
  15. Unión Europea, datos generales.
  16. Europa en la Web, Centro de Documentación Europea, Universidad de Alicante.
  17. Unión Europea: Estadísticas y sondeos.
  18. Eurostat, your key to European statistics.
  19. Unión Europea: Publicaciones.
  20. El mercado único en Doce lecciones para Europa.
  21. Política de ampliación y de vecindad en Doce lecciones para Europa.
  22. El futuro de Europa en Doce lecciones para Europa.
  23. Stelios Stavridis, Aline Hoffmann, Brasil como potencia emergente y su impacto sobre el concepto de 'Potencia Civil Europea': Una evaluación preliminar, Jean Monnet / Robert Schuman Paper Series, vol. 11 n° 2, junio 2011.
  24. Libertad, seguridad, y justicia en Doce lecciones para Europa.
  25. La Europa de los ciudadanos en Doce lecciones para Europa.
  26. Hacia una sociedad basada en el conocimiento en Doce lecciones para Europa.
  27. María Ruiz Trapero, El euro: Importancia y trascendencia, Universidad Complutense de Madrid.
  28. Nick Herbert, El debate sobre la libra esterlina y el euro, agosto 28 de 2000.
  29. La unión económico y monetaria (UEM) y el euro en Doce lecciones para Europa.
  30. Sistema de Posicionamiento, en 'CienciaPopular'.
  31. Sistema de posicionamiento Galileo, en Alma de Herrero, octubre 12 de 2012.
  32. José Antonio E. García Álvarez, Así funciona el GPS, en particular véase Otros sistemas alternativos de posicionamiento.
  33. Hugo Morales, GLONASS: ¿Qué es y por qué importa?, mayo 4 de 2012.
  34. (Eurostat, European demography in 2003, EU25 population up by 0.4% to reach 456 million: One in 14 people in world live in the EU25 (archivo), agosto 31 de 2004.
  35. Hiski Haukkala, The EU as a Regional Normative Hegemon: The Case of European Neighbourhood Policy, trabajo presentado en la 4ª Convención de la 'Central and East European International Studies Association' (CEEISA), “Reflecting on a wider Europe and beyond: norms, rights and interests”, University of Tartu, Estonia, 25–27 Junio 2006.
  36. a b EU Medal Tracker for the 2010 Olympics: European Union, The Winning Team (the European Union in Olympics comparison).

Artículos conexos[editar]

Referencias externas[editar]



Enlaces externos[editar]