Uncaria tomentosa

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Commons-emblem-notice.svg
 
Uña de gato
Uncaria tomentosa.jpg
Detalle de los aguijones
Clasificación científica
Reino: Plantae
División: Magnoliophyta
Clase: Magnoliopsida
Subclase: Asteridae
Orden: Gentianales
Familia: Rubiaceae
Subfamilia: Cinchonoideae
Tribu: Naucleeae
Género: Uncaria
Especie: U. tomentosa
(Willd. ex Schult.) DC.
Sinonimia

Uncaria tomentosa, llamada popularmente uña de gato, es una planta trepadora de uso medicinal originaria del Perú. Crece en tierras vírgenes de la selva peruana, y también en tierras bien reposadas por un tiempo prolongado.

Descripción[editar]

La uña de gato es una liana trepadora de tronco leñoso y delgado que alcanza los 15 metros de altura. Crece en la Amazonía, a lo largo del flanco oriental de la cordillera de los Andes, y se desarrolla mejor a alturas entre los 200 y 800 msnm. Su nombre común responde, como los de una treintena de especies vegetales, a las filosas espinas curvas que presentan los tallos jóvenes y que la planta utiliza para sujetarse a los árboles. Su nombre latino tomentosa se debe a las pequeñas pilosidades o tomentos que, a manera de pelusa, recubren la superficie de sus hojas.

Taxonomía[editar]

Uncaria tomentosa fue descrita por (Willd. ex Schult.) DC. y publicada en Prodromus Systematis Naturalis Regni Vegetabilis 4: 349, en el año 1830.[2]

Usos[editar]

Medicina tradicional[editar]

Si bien la uña de gato fue conocida y utilizada por los yáneshas y asháninkas de la selva central del Perú para la cura de enfermedades comunes, se sabe que su uso como planta medicinal fuera del ámbito indígena es reciente, remontándose a escasos treinta o cuarenta años. La historia de su descubrimiento científico data de 1830, año en que fuera descrita por primera vez como especie. Sin embargo no fue hasta los años cincuenta cuando el naturalista alemán Arturo Brell llevó a cabo los primeros estudios sistemáticos de la especie a partir de plantas recolectadas en la selva central peruana. El descubrimiento científico de la uña de gato como planta medicinal y su posterior difusión en todo el mundo como "planta curatodo" se inicia bastante más tarde, casi un siglo después.

Medicina moderna[editar]

Desde su descubrimiento por la medicina moderna, la uña de gato se aplica para diferentes afecciones:

  • Dolores por reumatismo.
  • Inmunodeficiencia VIH o sida
  • Normalización de algunas funciones del sistema inmune.
  • En casos de infecciones de toda índole
  • Úlceras y tumores.
  • Coagulación de la sangre.
  • En enfermedades degenerativas como: cáncer (tracto genital femenino, bronco pulmonar y gástrico) y tumores.
  • Procesos virales.
  • Irregularidades del ciclo menstrual.
  • Gonorrea.
  • Debilidad general y en la convalecencia.
  • Diabetes.
  • Heridas profundas.
  • Hemorroides y fístulas.

Organización Mundial de la Salud[editar]

En la Primera Conferencia Internacional sobre Uncaria tomentosa, que patrocinó la OMS en Ginebra (Suiza), hubo unanimidad sobre el hecho de que después del descubrimiento de la quinina, ninguna otra planta de la selva húmeda logró despertar tanto interés como lo hizo esta. El interés se concentraba sobre todo en los alcaloides, ya que por lo menos 6 de ellos eran capaces de aumentar el nivel de inmunidad hasta un 50%. Cinco de los Alcaloides fueron clínicamente documentados por tener efectos contra la leucemia, tumores, úlceras e infecciones y artritis.

Historia[editar]

Arturo Brell llegó al Perú en 1926, de la misma manera silenciosa como desaparecería 52 años después. Venía invitado por el entonces párroco de la colonia alemana del Pozuzo, un pequeño pueblo de colonos europeos ubicado en lo más remoto de la selva central. Dos años más tarde emprendía, cargado de ilusiones y acompañado por un puñado de pioneros, la búsqueda de un lugar adecuado para establecerse, a salvo de las hordas de mosquitos y las inclemencias de un clima tan hostil como extraño. Luego de no pocas dificultades el grupo finalmente fundó el poblado de Villa Rica, en el valle del río Entaz. Gracias a las bondades del suelo y los esfuerzos de los recién llegados, ayudados por los nativos del lugar, la población floreció rápidamente. Es en ese entonces que Brell encontró el tiempo necesario para dedicarse de lleno a su verdadera vocación: la observación de los hábitos y costumbres de los yáneshas y amueshas.

Brell encontró que los nativos empleaban una singular forma de control de la natalidad. Siguiendo procedimientos ancestrales, los indígenas utilizaban la corteza, semillas y hojas de ciertas plantas para preparar infusiones, las que causaban en quien las ingería un poderoso efecto inmunoinductor o inmnoacelerador, evitando el embarazo. Entre las plantas consumidas, Brell identificó un arbusto trepador. La planta en cuestión era conocida fonéticamente como zavenna rossa. Más tarde, sería identificada como perteneciente al género Uncaria y se le comenzó a llamar uña de gato, en español.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

Bibliografía[editar]

  1. Forzza, R. C. & et al. 2010. 2010 Lista de espécies Flora do Brasil. http://floradobrasil.jbrj.gov.br/2010/.
  2. Funk, V. A., P. E. Berry, S. Alexander, T. H. Hollowell & C. L. Kelloff. 2007. Checklist of the Plants of the Guiana Shield (Venezuela: Amazonas, Bolivar, Delta Amacuro; Guyana, Surinam, French Guiana). Contr. U.S. Natl. Herb. 55: 1–584.
  3. Hokche, O., P. E. Berry & O. Huber. 2008. Nuev. Cat. Fl. Vas. Venezuela 1–860. Fundación Instituto Botánico de Venezuela, Caracas, Venezuela.
  4. Jørgensen, P. M. & S. León-Yánez. (eds.) 1999. Catalogue of the vascular plants of Ecuador. Monogr. Syst. Bot. Missouri Bot. Gard. 75: i–viii, 1–1181.
  5. Killeen, T. J. & T. S. Schulenberg. 1998. A biological assessment of Parque Nacional Noel Kempff Mercado, Bolivia. RAP Working Papers 10: 1–372.
  6. Lorence, D. H. 1999. A nomenclator of Mexican and Central American Rubiaceae. Monogr. Syst. Bot. Missouri Bot. Gard. 73: 1–177.
  7. Macbride, J. F. 1936. Rubiaceae, Flora of Peru. Publ. Field Mus. Nat. Hist., Bot. Ser. 13(6/1): 3–261.
  8. Molina Rosito, A. 1975. Enumeración de las plantas de Honduras. Ceiba 19(1): 1–118.
  9. Standley, P. C. & L. O. Williams. 1975. Rubiaceae. In Standley, P.C. & Williams, L.O. (eds), Flora of Guatemala - Part XI. Fieldiana, Bot. 24(11): 1–274.
  10. Stevens, W. D., C. U. U., A. Pool & O. M. Montiel. 2001. Flora de Nicaragua. Monogr. Syst. Bot. Missouri Bot. Gard. 85: i–xlii, 1–2666.
  11. Steyermark, J. 1995. Flora of the Venezuelan Guayana Project.

Enlaces externos[editar]