Un mundo sin fin

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Un mundo sin fin
de Ken Follett
Vitoria - Catedral Vieja, portico 20.JPG
Al igual que "Los Pilares de la Tierra", el libro tiene como protagonista la catedral.
Género Novela histórica
Idioma Inglés
Título original World Without End
Traductor ANUVELA (Ana Alcaina, Verónica Canales, Roberto Falcó, Laura Martín de Dios y Laura Rins)
Editorial
País Flag of the United Kingdom.svg Reino Unido
Fecha de publicación 28 de diciembre de 2007
Formato Impreso
ISBN ISBN 978-84-01-33656-0
OCLC 311579026 y 191760352
Serie
Los pilares de la Tierra Un mundo sin fin
[editar datos en Wikidata ]

Un mundo sin fin es el título de una novela de ficción histórica escrita por Ken Follett y publicada el 9 de octubre de 2007. Se trata de la segunda parte de la conocida obra Los pilares de la Tierra. Tiene lugar en la misma ciudad, Kingsbridge, pero 200 años después. Los personajes son los descendientes de los de la primera novela. El libro se centra en gran parte en la peste negra y los amores, odios, pasiones, orgullos y venganzas del mundo medieval visto por el autor. El autor se inspiró en la catedral de Santa María de Vitoria para escribir la novela.

La obra se publicó 28 de diciembre de 2007 en España, tanto su edición en castellano como en catalán.

En 2010 se produjo una adaptación para televisión en una mini serie de ocho episodios. Fue producida por Tandem Communications, Scott Free Productions (Ridley Scott), Take 5 Productions y Galafilm.[1]

Argumento[editar]

Año 1327. El día de Todos los Santos cuatro niños se conocen en la catedral de Kingsbridge.

Son una ladronzuela (Gwenda), un matón (Ralph), un niño prodigio (Merthin, hermano mayor de Ralph) y una chica que quiere ser médico (Caris). Esa noche marcará sin duda la evolución del resto de sus vidas: descubren en el bosque a un caballero (Sir Thomas), que tras matar a dos hombres de la reina, entierra en el bosque una carta con ayuda de Merthin, a quien le hace jurar que guardará el secreto y que solo irá a ese lugar cuando Thomas muera y le entregará la carta a un sacerdote. El resto de los niños no se enteran de esto, pues habían huido.

Thomas, tras la lucha con los hombres de la reina, ingresa en el priorato con una herida grave que hará que le amputen el brazo. El padre de Merthin y Ralph, Sir Gerald, cae en desgracia después de que todo su dinero fuese robado por Gwenda (ellos nunca sabrán quién les robó, pero tampoco ella a quién robó), y termina como pensionista del priorato, por lo que la educación de sus hijos es decidida por el conde del lugar, llamado Roland, que destina a Ralph para ser escudero, mientras que Merthin, que había demostrado talento en hacerse él mismo un arco pero no en cómo usarlo bien, es destinado a ser constructor.

Años después se descubre cómo son sus vidas de adultos. Caris ayuda a su padre, Edmund, con el comercio de la lana. Gwenda está enamorada de Wulfric, hijo de un próspero campesino, que de niño la maltrataba pero que de adulto es honesto, valiente y esbelto. Ralph es escudero del conde Roland de Shiring, y está enamorado de la nuera de éste, Lady Philippa, mujer del futuro conde William, hijo de Roland. Y Merthin es aprendiz de constructor bajo el maestro Elfric, faltándole solo seis meses para terminar su aprendizaje.

Durante la feria del vellón se producen varios incidentes de gran gravedad para los protagonistas. Griselda, hija de Elfric, seduce a Merthin y hace el amor con él; un tiempo después le hace creer que está embarazada de él y le pide que se case con ella; pero el verdadero amor de Merthin, Caris, le hace saber que Griselda estaba en realidad embarazada de su antiguo novio, y que pretendía casarse con Merthin para librarse del escándalo. Ante la negativa de casarse con Griselda, Elfric despide a Merthin antes de que termine el aprendizaje, con lo que el joven se convierte en un apestado social.

Entre tanto, Ralph se propasa en el mercado con Annet, la bella prometida de Wulfric, y éste le parte la cara. Entre tanto, Joby, el padre de Gwenda, la vende a un proscrito a cambio de una vaca. A la mañana siguiente, Gwenda escapa de los proscritos asesinando a uno, pero el que la compró la persigue hasta Kingsbridge. Cuando Gwenda llega a Kingsbridge descubre que el puente de entrada a la ciudad está lleno de gente que insulta y maltrata a una presunta bruja que acababa de ser condenada a muerte por el Obispo. En ese momento, Merthin se da cuenta de que el puente no resistirá el peso de tanta gente, pero es demasiado tarde y cede, siendo engullido por las aguas del caudaloso río. La madre Cecilia (priora de las monjas de Kingsbridge) y Caris se harán cargo de las labores de rescate y de la ayuda a los heridos. Gwenda es rescatada por su hermano Philemon, que es novicio en el priorato de monjes de Kingsbridge. El conde Roland es salvado por Ralph, lo que resultará muy conveniente para sus ambiciones. Pero el priorato sufre una terrible noticia: el prior Anthony, tío de Caris, ha muerto ahogado.

Ante las elecciones para nuevo prior es candidato principal el anciano viceprior Carlus, pero se acaba retirando debido a un accidente provocado por el joven monje Godwyn, sobrino de Anthony y primo de Caris. El conde Roland, por su parte, impone como candidato a fray Murdo, un predicador itinerante, gordo y presuntuoso, que se hospeda en el priorato con frecuencia. Finalmente, Godwyn impulsa ante todos la candidatura de Thomas, el antiguo caballero; pero al mismo tiempo maniobra contra él: Godwyn había descubierto que quien donó una aldea para que Thomas entrase en el priorato fue la mismísima reina Isabel, y usa esa información para que fray Murdo desbanque a Thomas. Dado que el odioso fray Murdo queda como único candidato, y que además sería una marioneta en manos del conde, los monjes ven su única salvación presentando la candidatura del joven e inteligente Godwyn, que gana por unanimidad ante la furia del conde Roland. Nadie comprende que todo esto ha sido una trama planeada por el ambicioso Godwyn -con la ayuda de su fiel cómplice Philemon- para salir elegido prior, aparentemente sin ser deseo suyo.

Gwenda acompaña a Wulfric, quien perdió a toda su familia en el accidente del puente, a su casa en Wigleigh. Allí ella le ayuda a cultivar las tierras de su padre hasta que llegue el nuevo señor de la aldea y le conceda oficialmente la propiedad de las mismas. Pero el nuevo señor resulta no ser otro que Ralph Fitzgerald, que se ve así recompensado por el conde por haberle salvado la vida; Ralph se venga de Wulfric negándole heredar las tierras de su padre. Gwenda intenta convencer a Ralph de entregarle las tierras a Wulfric, y éste se compromete a hacerlo si ella le entrega su cuerpo a cambio, a lo que ella accede; pero, para su desolación, Ralph no cumple su parte. Annet rompe su compromiso con el ahora empobrecido Wulfric, y Gwenda, que está embarazada de Ralph, le convence entonces para casarse con ella.

Entre tanto Merthin ha conseguido pacientemente ser reconocido por todos como un maestro constructor de gran talento, y Godwyn le contrata para que reconstruya el puente de la ciudad, ante los celos de Elfric. Merthin idea una técnica audaz para proteger los cimientos del puente del embate del agua. Entre tanto, la feria del vellón de 1338 resulta ser un fracaso para la ciudad, y Godwyn despide a Merthin (a quien acaba por ver como una amenaza a su autoridad, porque es inteligente y tiene criterio propio), poniendo en su sitio al mediocre Elfric, que le es fiel. Cuando Gwenda da a luz a un niño, Caris se da cuenta que el bebé se parece a Ralph y deduce que el padre del niño no es Wulfric, aunque este último no se da cuenta. Mientras, Ralph viola a Annet cuando está sola en el bosque, y Gwenda no descansa hasta que, con la yuda de Wiliiam y de su mujer Philippa (que detestan a Ralph) entregan al joven señor al tribunal de Shiring; sin embargo el conde, para evitar el escándalo del ahorcamiento de su protegido y salvador, le ayuda a escapar. Junto con su ayudante y cómplice Alan, Ralph comienza una vida de bandido, asaltando, asesinando y robando a campesinos inermes, hasta que fray Thomas le captura con ayuda de varios hombres y de un Marthin horrorizado por la fechorías cometidas por su hermano. En el último momento, el conde Roland le salva de la prisión una vez más: el rey Eduardo III ha prometido un indulto general a todo aquel que le acompañe en su campaña en Francia para reclamar la corona francesa. Mientras tanto Caris, para liberar a la ciudad del yugo de Godwyn, acude al rey para pedir un fuero municipal. Godwyn, confabulado con Elfric, acusa públicamente a su prima de bruja y organiza un juicio público contra ella; aunque en el juicio Caris se muestra inteligente y se mofa de sus acusadores, fray Murdo pide que se le busque la señal del diablo y ella (que tiene una marca de nacimiento) se ve obligada a ingresar en el convento para salvar su vida, sólo un día antes de su boda con Merthin. Éste, sin trabajo y sin Caris, se va a vivir a Florencia.

Siete años después, Caris es la hospedera del monasterio, y trabaja en el hospital, donde siempre quiso estar. Cada vez que hay feria del vellón sabe noticias sobre Merthin a través de un mercader italiano. Mientras, Godwyn pretende construir un palacio-residencia del prior, para elevar el prestigio del priorato, pero anda escaso de dinero, por lo que convence a la madre Cecilia de construir una sala del tesoro para monjes y monjas; una vez construido, él y Philemon roban el dinero de las monjas. Caris no acepta la derrota y, en busca de justicia, acude al obispo Richard de Kingsbridge, pero éste se encuentra en Francia junto con su hermano William y su padre el conde Roland (Ralph les acompaña), luchando al lado del rey. Así Caris, en compañía de Mair, otra monja del convento, se desplazan hasta Francia y recorren parte del país, testimoniando los horrores de la guerra y la crueldad del ejército inglés. Cuando alcanzan a las tropas inglesas reciben la noticia de que el obispo Richard, junto con su padre el conde, han muerto a causa de la guerra. Caris logra tener una entrevista con el rey; pero éste, lejos de ayudarla, se mofa de ella y le desvela que quiere casar a Ralph con Tilly, una niña de sólo 12 años.

Mientras en Florencia, la peste ha hecho presencia. Merthin es una de las pocas personas que no ha sucumbido a ella y su hija, Lolla, una de las pocas que no contrae la horrible enfermedad. Pero Silvia, madre de Lolla y esposa de Merthin, sucumbe a la epidemia y éste se da cuenta de que su vida allí está deshecha, por lo que decide volver a Kingsbridge.

Allí, todo se convierte en un caos cuando llega la pandemia. Godwyn, aterrorizado, obliga a sus monje a huir con él hacia la celda de St.-John in the Forest. La Madre Cecilia muere, y Caris se convierte en la nueva priora de las monjas; y, ante la huida cobarde de Godwyn, el nuevo obispo Henri de Kingsbridge nombra a Caris priora interina de todo el monasterio. Entretanto Godwyn y toda la comunidad de monjes sucumben a la enfermedad (los monjes de la celda también mueren, contagiados por ellos) y sólo sobrevive Thomas, que se vuelve a Kingsbridge y permanece fiel a Caris, y Philemon, que ha huido y está en paradero desconocido. Wulfric, entre tanto, consigue recuperar las tierras de sus padres debido a la escasez de campesinos. El nuevo conde William muere a causa de la peste, al igual que sus dos hijos, por lo que Ralph asesina en secreto a su esposa Tilly y logra que el rey le mande casarse con Philippa, la condesa viuda, recibiendo finalmente del rey el nombramiento como nuevo conde de Shiring. Finalmente, Kingsbridge se convierte en un burgo (ciudad). Philemon, que había reaparecido repentinamente cuando ya no había señales de enfermedad, es nombrado prior por el obispo Henri por ser en ese momento el único monje de Kingsbridge ordenado sacerdote.

Cuando Caris rechaza una vez más a Merthin debido a sus responsabilidades con las monjas y con su hospital, éste se convierte en amante de Philippa. Ésta se queda embarazada, pero logra convercer a Ralph de que el hijo es suyo, con lo que nadie se extraña cuando el recién nacido muestra parecido con Merthin. Cuando pasa el peligro de la peste, Merthin y Caris consiguen del obispo Henri el permiso para construir una torre nueva para la catedral, la más alta de Inglaterra, de modo que todos la vean al pasar y acudan a la feria de Kingsbridge para comerciar, y la ciudad pueda recuperarse de la desgracia. Finalmente, Caris deja los hábitos y se casa con Merthin.

Años después, el hijo secreto de Gwenda y Ralph, Sam, es condenado por asesinato, pero Gwenda le confiesa la verdad a Ralph y éste lo salva, convirtiéndolo en su escudero. La hija de Annet se casa con el hijo menor de Gwenda y esta hace las paces con Annet. Cuando Ralph intenta violar a Gwenda, esta y Sam matan al conde y a su escudero Alan; pero, dada la fama que tienen ambos de meterse en peleas, todo el mundo piensa que se han matado mutuamente, con lo que no se abre ninguna investigación. Una última oleada de peste ataca Inglaterra, pero Kingsbridge solo sufre pequeños daños gracias a que Caris y Merthin deciden cerrar la ciudad para que nadie pueda entrar en ella. En este momento, Thomas muere de senilidad. Acordándose de la promesa que le hizo en su niñez, Merthin desentierra la vieja carta, y allí descubre que el rey Eduardo II, padre del actual rey, está vivo. A cambio de la carta, Merthin consigue que el rey deseche la idea de nombrar a Philemon nuevo obispo de Kingsbridge en lugar de Henri, que ha sido promovido a arzobispo. Finalmente, consigue terminar la torre mientras la peste desaparece. El desenlace final tiene lugar en lo alto de la torre construida por Merthin, en la cual tiene lugar una escena de mutuo amor entre los dos protagonistas, Merthin y Caris, que se funden en un prolongado beso, mientras rememoran todos los sufrimientos vividos a lo largo de la novela, pero como dicen los sabios, lo bueno se hace esperar.

La novela está inspirada en la catedral de Santa María, ubicada en Vitoria.

Personajes[editar]

  • Caris Wooler: Mujer adelantada a su tiempo, de ideas revolucionarias, independiente, inteligente, con mucha capacidad de decisión, de gobierno, con carisma, apasionada... Su sueño de estudiar medicina es una meta imposible, por ser mujer. Su vida siempre se verá marcada por eso. Sus dudas acerca del poder de Dios, y sobre todo de la Iglesia, no le impide sacrificarse por los demás. Las acusaciones de brujeria contra ella, por el prior Godwyn provocan su ingreso en el convento, a pesar de que sus ideas no son afines a la ideología de la Iglesia, pero que con su esfuerzo y determinación consigue llegar a priora de Kinsbridge. Además al ser una mujer independiente provoca que no esté de acuerdo con la idea del matrimonio, hecho que le hace alejarse de su amor, Merthin.
  • Merthin Fitzgerald o Brigder: Un genio. Brillante arquitecto, que ve fácil lo difícil. Sus ideas revolucionan no sólo el tema de sus obras, sino del comportamiento. Su amor imposible, le hace flaquear a veces, pero nunca en su trabajo. Sin poder decir que es la bondad en persona, pero su corazón y su honestidad, le hace ganarse el aprecio de muchos, y el odio de casi más. El ingreso en el convento de su amada, Caris, provoca su viaje a Florencia donde conoce a su esposa y tiene una hija con la misma, además su estancia en Italia le ayudan a adquirir nuevo conocimiento en su oficio. Con la muerte de su esposa por la peste, decide volver a Kinsbridge para continuar su vida allí, junto a su hija.
  • Ralph Fitzgerald: Hermano de Merthin. Todo lo contrario a su hermano Merthin, es la maldad, la ambición. Deseoso de restaurar su condición de noble, que sus padres habían perdido, no duda a la hora de beneficiarse de cualquier situación. La moral no le importa en absoluto, sólo su propia fama y carrera.
  • Gwenda: Joven sierva, pobre, obligada desde pequeña por su padre a robar, sufriendo humillaciones morales y físicas, sólo una luz le ayuda a seguir hacia adelante, el hombre al que ama, y por el que luchará. Fuerte, incansable, adorable, víctima de la sociedad en que vive.
  • Godwyn: Monje primo de Caris. Es el reflejo del maquiavelismo, conseguir sus objetivos de cualquier manera aún rompiendo las reglas de Dios, que él mismo predica. Aconsejado por su madre y temeroso de ella, su carrera para ser el prior de Kingsbridge, y su conservadurismo en aplicar las leyes eclesiásticas, estudiadas en Oxford, hará caer en desgracia a más de uno, sin que él vea su caída como algo malo, sino como un designio de Dios.
  • Thomas: El monje que conserva el secreto mejor guardado del libro, desde su inicio hasta casi su fin. Antiguo caballero, y hombre de armas, purga sus pecados en Kingsbridge, desde el día que estuvieron a punto de matarle, por algo que debe permanecer siempre oculto hasta su muerte. Como consecuencia perdió un brazo, pero eso no es óbice para que sea un esforzado en sus labores y en sus actos.

Entre los personajes secundarios destacan: Edmund, padre de Caris, próspero comerciante de Lana; Anthony, hermano de Edmund y prior de Kingsbridge; Wulfric, un campesino de una aldea cercana a Kingsbridge cuyo amor Gwenda está decidida a ganarse; Philemon, hermano de Gwenda, y mano derecha de Godwyn, con todo lo que ello implica; Alan Fernhill, mando derecha de Ralph; Roland, el conde de Shiring, y sus hijos William y el obispo Richard; Phillipa, esposa de William; Petranilla, madre de Godwyn y hermana de Edmund y Anthony; Cecilia, priora del convento de Kingsbridge; Elfric, carpintero y jefe del gremio y enemigo de Merthin y Caris.

Curiosidades[editar]

El título original de la novela, World Without End,[2] son las últimas palabras de la versión inglesa (en inglés británico) de la popular oración cristiana Gloria al Padre. Al final del capítulo 64 de la novela puede verse la oración completa, rezada por los monjes de Kingsbridge en la celda de St.-John-in-the-Forest; en el original inglés podremos comprobar que acaban la oración con estas mismas palabras: World without end. Por esta razón, Por los siglos de los siglos hubiera sido un título más apropiado para la traducción española, y tendría bastante más sentido en el contexto de la novela; no obstante, en todas las demás lenguas se ha optado también por una traducción literal del título.

Lo más curioso del caso es que Follett, al copiar esta oración, comete un anacronismo, dado que esta versión en inglés de la oración Gloria Patri aparece por primera vez a principios en el siglo XVII, en la traducción bíblica oficial King James del rey Jacobo I. Además, unos monjes nunca la habrían rezado en inglés en el s. XIV (en el capítulo 15 vemos también cómo inician el rezo de Tercia entonando en inglés la invocación propia de la liturgia de las horas: "Dios mío, ven en mi auxilio"), y menos aún los tan cuidadosos monjes benedictinos: en aquellos tiempos únicamente se rezaba en latín.

El autor escribió la novela basándose en las obras de restauración de la catedral de Santa María de Vitoria, ciudad donde presentó el libro y que le ha honrado con una estatua de bronce en su honor.

Referencias[editar]

  1. world-without-end.tv. «Production» (en inglés). Consultado el 18 de diciembre de 2012.
  2. Se trata de un "idiom", o sea, de una frase hecha, que traduce el latín "per saecula saeculorum"; "un mundo sin fin" se diría en inglés "an endless world"; end. Inglés-Spanish translation at CollinsDictionary.com. Collins Inglés Dictionary - Complete & Unabridged 11th Edition. Retrieved November 12, 2012.