Twenty Bucks

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Twenty Bucks
Título El billete
(España)
Segundos de suerte
(Hispanoamérica)
Por veinte dólares más
(Hispanoamérica)
Ficha técnica
Dirección
Producción Karen Murphy
Guion Leslie Bohem
Endre Bohem
Música David Robbins
Fotografía Emmanuel Lubezki
Montaje Michael Ruscio
Protagonistas Linda Hunt
Brendan Fraser
Elisabeth Shue
Steve Buscemi
Christopher Lloyd
Spalding Gray
Datos y cifras
País(es) Estados Unidos
Año 1993
Género Drama
Duración 91 minutos
Clasificación Bandera de los Estados Unidos R
Idioma(s) Inglés
Compañías
Productora Big Tomorrow Productions
Distribución Sony Pictures

Twenty Bucks es una película antológica de 1993, dirigida por Keva Rosenfeld y con actuaciones de Linda Hunt, Brendan Fraser, Elisabeth Shue, Steve Buscemi, Christopher Lloyd y Spalding Gray entre otros. La película nos muestra el viaje que hace un billete de 20 dólares, desde que sale nuevo y recién impreso desde un cajero automático del centro de Minneapolis pasando por incidentes y transacciones que se producen de persona en persona a lo largo de la ciudad.

Reparto[editar]

Producción[editar]

La película está basada en el guion originalmente escrito por Endre Bohem en 1935, este nunca fue filmado; su hijo, Leslie, lo descubrió en los años 1980 y lo modificó, modernizando el lenguaje y parte de la trama. La nueva versión del guion fue usada para la película.[1] Endre Bohem escribió el guion poco después del estreno de If I Had a Million (1932).[2]

Según el director, los billetes utilizados en la producción formaban parte del presupuesto de la película. Los productores consiguieron varios billetes numerados consecutivamente. Algunos fueron dañados específicamente según lo requería el guion. Cuando terminaron de usarlos, fueron introducidos en una caja menor.

Crítica y acogida[editar]

Mientras que muchos críticos vieron la película como una serie de viñietas irregulares,[3] Roger Ebert comentó que "la delicadeza de la premisa le da a la película una especia de libertad. Vislumbramos momentos reveladores de vidas, en lugar seguirlos como en esas películas en la que la confeccionada conclusión pretende que todo sea resuelto".[4] Ebert estuvo tan compenetrado con la actuación de Christopher Lloyd que casi olvido el propósito de la película, le gustó la película entera, agradeciendo la construcción de viñietas.[5]

Algunos han comparado esta película con otras que también persiguen un único objeto que pasa entre varias personas (como Diamond Handcuffs, Tales of Manhattan, The Gun (1974), Dead Man's Gun (1997) o El violín rojo).[6] Sin embargo, concentrándose en un objeto omnipresente en vez de un objeto más único (como el violín en El violín rojo), esta película "coloca al género dentro de un territorio hasta el momento inexplorado".[7]

Referencias[editar]

  1. Roger Ebert, Review of Twenty Bucks Chicago Sun-Times, April 8, 1994. "The story of Endre Boehm's original screenplay is almost as problematic as the fate of the $20 bill. He wrote this story in 1935. It gathered dust for more than half a century before he handed it to his son, Leslie, who read it, liked it, did a rewrite, and saw it into production."
  2. David Scott Diffrient, "Stories that Objects Might Live to Tell: The "Hand-Me-Down" Narrative in Film" Other Voices 3 1 (2007). Accessed April 7, 2008. "Passed from Hungarian émigré scenarist Endre Bohem to his son Leslie Bohem, who inherited and adapted the 1935 version in the early 1980s, the story began as a Hollywood spec script not long after If I Had a Million was released. If I Had a Million proved to be an influence on the elder Bohem, who felt a more relevant and plausible film for Depression-era audiences would focus on twenty rather than a million dollars. Though the unproduced script languished for decades, the updated rendering perceptively deconstructs economic disparities that could not have been addressed in the original."
  3. Mick Martin & Marsha Porter, DVD & Video Guide 2005 New York: Random House Publishing Group (2004), p. 1440
  4. Ebert, ibid.
  5. Ebert ibid. "Sometimes an actor will walk into a movie for 15 minutes or so, and show you such strength that you look at him altogether differently. That's what Lloyd does here ... He doesn't play the holdup man as a bad guy, but as a well-spoken, intelligent, logical, firm-minded character who has a chilling reserve. By the time his segment arrives at its unexpected conclusion, I was so absorbed, I'd basically forgotten about the 20 bucks and the rest of the movie."
  6. Diffrient, ibid.
  7. Diffrient, ibid.

Enlaces externos[editar]