Tunantada

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

La tunantada es una danza principal de las fiestas del 20 de enero en Jauja que se baila celebrando la Festividad de los patronos San Sebastián y San Fabián. Mediante esta danza los pobladores imitan a los españoles, en forma de sátira con máscaras de malla de alambre, con ojos, bigotes y tez blanca pintada. Algunos de los danzantes llevan un bastón de mando y pantalones a la rodilla, como si fueran españoles de pura cepa. La música inicialmente empieza con sonidos de guitarras, y entre los danzantes se identifica a las clases sociales de la colonia, al español como máxima autoridad y a los indios como sometidos a los blancos. Posteriormente se agregan a la música los sonidos de clarinetes, arpas, saxos, etc.

Huaripampa es el único pueblo que conserva la tunantada original, los demás pueblos la han evolucionado, variado la fecha y aumentado los personajes.

Esta danza folclórica también se baila en otras partes del interior del Perú como en el Valle del Mantaro, en el Valle de Yanamarca, Villa turística de Chucllú, Valle Azul, quebrada del Mantaro, etc. Los historiadores escriben poco sobre el origen de la Tunantada y los personajes principales que bailan esta danza.

Etimología[editar]

El vocablo Tunantada parece provenir de dos voces quechuas: Tunan que significa "alturas" y Anti que significa "autóctono", o salido de la Selva. Se considera que en la región central del Perú primero se bailó "la Chunchada" y "el Jergakumo" pero luego se impuso la Tunantada. Pero esto es falso.

La expresión Tunantada deriva del vocablo tunante, (España). Hay quienes creen que el origen de la danza se remonta a fines del virreinato del Perú y los albores de la era republicana del Perú.

Origen[editar]

Para algunos el origen de este baile se remontaría a la época inca. Los incas practicaban el desplazamiento forzado de pueblos rebeldes, desplazándolos de sus lugares de origen hacia otras zonas de la sierra o la selva del país. A este tipo de desplazados internos se les denominó en el Perú mitimaes.

Al parecer de esa forma llegaron los indígenas de "Yauyos" desde las serranías de Lima, y fueron afincados en las faldas del cerro de Huancas volviéndose "Huillaricos".

También se dice que el origen de la tunantada ha sido manifestado de generación en generación por tradición oral: nace en Huaripampa, ya que fue el primer distrito creado de Jauja, y es donde los pobladores vieron al Virrey Toledo, que llega con toda su gente, acompañado de un negociante argentino, al compás de guitarras, y es ese momento que los pobladores huaripampinos trataron de imitar a estos personajes, como una burla y una sátira.

Es por eso que la palabra "tunante" viene de la palabra española, que significa "bohemio, divertido", acompañado del estilo español de altivo, con autoridad, y don de mando. Para el origen de la tunantada en Jauja nos remontamos a la época colonial.

El 29 de septiembre de 1570, por la gestión de Jerónimo de Silva se nombra la Villa de San Miguel de Huaripampa y el 16 de noviembre de 1864 es ratificado como distrito de acuerdo a Ley, dado por el General Juan Antonio Pezet, el primer distrito de Jauja, teniendo como anexos a muchos pueblos, Parco, Pachacayo, Paccha, Muquiyauyo, etc.

Posteriormente, los españoles fundan una aldea en "Villabario" de Yauyos, construyen una capilla para venerar a San Sebastián, y desde entonces cada 20 de enero se realizan festejos en honor a su patrón, destacándose varias estampas como por ejemplo "el jergakumo", "la huaylejía", con corrida de toros, jalapato y la tunantada.[1]

Personajes[editar]

  • El Príncipe
  • El arriero de mulas
  • El boliviano
  • La Chupaquina o Huanquita
  • La Jaujina
  • La Sicaina
  • El Chuto
  • El Huatrilla
  • La Maria phishana
  • El auquish

Entre los personajes de la tunantada, que refleja la estructura social del coloniaje, se aprecia al español, llamado también príncipe o tunante; la chupaquina o huanquita, mujer de estirpe indígena que se convierte en la compañera y amante del español, sin importarle su linaje; el chuto y el huatrilla representan al indio y al pueblo esclavizado. El tucumano o argentino es el personaje que representa en la tunantada al bravío arriero de mulas y comerciante que unía al Perú con el Río de la Plata. Existen otros personajes en la tunantada como la jaujina, el jamille o boliviano que proveniente del Altiplano oficiaba de curandero con sus hierbas, el doctor, etc. La tunantada se baila con mucho sentimiento con el acompañamiento de una orquesta típica conformada por ejecutantes de arpa, violín, clarinetes y saxofones.

La tunantada en Huaripampa[editar]

En Huaripampa se baila la Tunantada el 6 de enero, por Bajada de Reyes; solo existen cinco personajes, con vestimentas muy serias, sin mucho colorido, bordada con hilo: el "español", la "chupaquina", el "indio", el "argentino" y el "doctor". El indio es el único personaje en el Valle del Mantaro que usa un bastón de madera de torcido natural (metralla), así como shucui, que es el zapato especialmente hecho de lana de carnero. La chupaquina usa una chompa de color negro, adornada con pañuelos y usa un sombrero de Jaujina. La cuadrilla Asociación Juventud de Huaripampa preserva todas estas tradiciones.

Huaripampa resalta por conservar la autenticidad del ritmo de la música y porque las orquestas que lo practican tienen un limitado número de ejecutantes, que difieren de otros pueblos del valle.

Referencias[editar]

  1. RPP Noticias (5 de junio de 2006). Radio Programas del Perú - RPP (ed.): «Abren concurso de personajes de la Tunantada». Consultado el 25 de mayo de 2007.

Enlaces externos[editar]

Notas y Referencias[editar]