Trilla

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Cereal1.jpg

Se denomina trilla a la operación que se hace con los cereales, tras la siega o cosecha, para separar el grano de la paja.

Según las épocas y las regiones se han empleado diversos sistemas para separar el grano de la paja:[1] Podemos diferenciar dos métodos la maja y la trilla:

  • Maja empleado cuando la cantidad de mies es poca y cuando interesa conservar las cañas de paja en el mejor estado posible para su uso posterior en techumbres, cestos, atar gavillas, etc. y que se empleaba con cereales de paja más larga como el centeno.

Golpeando (majando) las gavillas de cereal contra una piedra majadera, o una tabla llamada tarugo majadero. Las gavillas se sujetaban con las dos manos un manojo cogido por los tallos, y la espiga se sacudía contra la superficie de majar; así, ésta se desgranaba y soltaba la semilla.[2] Se usaba para pequeñas cantidades y tenía la ventaja de que la limpia posterior era más fácil. Aunque el procedimiento no era tan efectivo como los otros sistemas, pues dejaba algunos granos en las granzas.

Uso del mayal en Eslovenia

Maja con mayal: el mayal es un sencillo apero compuesto por un mango de madera largo y fino atado a una maza, también de madera, más corta y estrecha, con la que se golpea la parva hasta separar la semilla del tallo. Conocido, probablemente, desde el Neolítico, es el instrumento más usual en Europa Occidental y en todo el Viejo Continente. Según los estudios del etnólogo sueco, Dag Trotzig,[3] la Península Ibérica es la zona en la que el mayal está menos extendido. Se usa sobre todo en las zonas del norte (desde Galicia, al Pirineo catalán) y en las montañas; también se da en diversas comarcas de Portugal. El mayal, junto con el palo de majar, era un instrumento propio de agricultores modestos o jornaleros, pues los más acomodados usaban el trillo.

  • La Trilla propiamente dicha, al tiempo que desgrana las espigas tritura también la paja que puede tener otros usos.
Trilla en Arequipa, Perú con yeguas unidas

Haciendo pisotear la mies esparcida por la era a recuas de bueyes o caballerías ("trilla a yegua suelta"). Este tipo de trilla se usaba en el Antiguo Egipto y en la Antigua Roma, esta también seria la técnica descrita por Jenofonte es su libro de Economía (Diálogo entre Sócrates y Iscómaco);[4] en la Meseta española se empleó este sistema para pequeñas cosechas de garbanzos y cebada (ya que éstas se desgranan con mayor facilidad que el trigo y, a veces, no son necesarios más instrumentos): «En las partes donde ay yeguas, trillan con dos, ò tres varillas, que cada varillaon doze yeguas, y de eta manera en un día, haziēndo buen tiempo, trillaràn cinquenta, hata cien cargas de trigo».[5] Otro ejemplo: «El trigo no se trilla mediante trillos sino que se quiebra por los caballos que se arrean en rueda en número de cien hasta doscientos en el lugar donde yacen las espigas. Con esto se ahorra mucho tiempo y trabajo».[6]

Trilla a yegua suelta en Pencahue.

La trilla a yegua suelta es una antigua tradición campesina que se realiza en Chile. Se usan yeguas y caballos que pisotean las gavillas para separar la paja del grano.Actualmente existen maquinarias que han desplazado esta actividad. Sin embargo se realiza por tradición, generalmente en los meses de verano. La celebración posterior incluye otras labores costumbristas, como Misa y casamiento a la chilena, carrera de perros galgos, rodeos, comidas típicas, etc.

Trilla por medio del pisoteo de las mieses.
Hipogeo de Menna, en Tebas (Egipto), 1411 a. C.
Trilla medieval con mayal.
Martirologio de la abadía francesa de
Saint-Germain-des-Prés (siglo XIII)

Trilla con trillo: El trillo consistía en una plancha de madera, cuya superficie inferior tenía incrustadas una gran cantidad de piedrecillas cortantes, habitualmente lascas de sílex y el frente curvado hacia arriba como un trineo. Los trillos eran arrastrados por caballerías o bueyes sobre la parva extendida en una era, y conducidos por un "trillique", que era generalmente un rapaz, todavía pequeño para hacer la siega, labor más dura.[3]

Trilla tradicionalcon trillo
Una era circular durante la trilla (Grecia)
Aventado para separar paja de trigo en India

Tras la trilla se hacía la limpia por medio del aventado, que consistía en lanzar al aire la mezcla de paja y grano obtenida; la brisa más ligera era capaz de arrastrar el bálago a un lado, mientras que el grano caía en el mismo lugar. Es concebible y muy probable que esta sea la forma de aventado descrita por Jenofonte, de forma vaga porque la supone muy conocida, en su libro Economía.[7]

Hacia los años 1930 todas estas labores eran manuales. Con la mecanización agraria, a partir de los años 40, comenzaron a difundirse segadoras mecánicas, aunque la trilla siguió siendo tradicional. La limpia por aventado, en cambio, lo hacía otra máquina, la aventadora o «beldadora». Modernamente las cosechadoras, hacen toda la labor, desde la siega hasta la separación del grano y de la paja, que dejan sobre el terreno en sacos y pacas, respectivamente, para su recogida. Otras veces la propia máquina almacena el grano y, periódicamente, se pasa a un depósito provisto de una tolva arrastrado por un tractor.

Con estos cambios, un campo que antiguamente necesitaba 70 personas trabajando durante 15 ó 20 días, se cosecha ahora en un día o dos, con una máquina y dos personas.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. González Torices, José Luis y Díez Barrio, Germán (1991). «Capítulo IV, La Trilla». Aperos de madera. Ámbito Ediciones, para la Junta de Castilla y León. ISBN 84-86770-48-3.  (páginas 135-161)
  2. No nos resistimos a recordar como la locución tarugo majadero ha derivado en insultos coloquiales, ya desde antiguo. De hecho, Miguel de Cervantes escribió un entremés titulado Pedro de Urdemalas (1615) que narra las aventuras de un gitano aventurero, pícaro y cínico, que vive de hacerse pasar por lo que no es, en el ambiente costumbrista de un pueblo castellano. Lo que más nos interesa reseñar, al margen de las múltiples cualidades del escrito, es la presencia de dos regidores llamados Sancho Macho y Diego Tarugo, cuyos apellidos hacen referencia directa al acto de machar o majar el cereal en un tarugo. Sin duda un guiño genial de este escritor universal.
  3. a b Caro Baroja Julio (1983). Tecnología popular española. Editorial Nacional, Colección Artes del tiempo y del espacio, Madrid. ISBN 84-276-0588-9.  (páginas 94 a 98)
  4. Jenofonte. Socráticas, Economía, Ciropedia. pag. 192: Oceano. ISBN 84-494-1455-5. 
  5. Fray Miguel Agustín (1722; traducción al castellano de otra que el mismo autor sacó a luz en catalán en 1617). Libro de los secretos de Agricvltvra, casa de campo y pastoril. Barcelona, en la imprenta de Juan Piferrer. Facsímil de la Editorial Maxtor (Valladolid). ISBN 84-95636-54-9.  (página 176)
  6. Es la única referencia que he encontrado sobre la trilla en América, concretamente en: Dobrizhoffer, Martín (1967). «De la cría artificial de mulas y sus propiedades ( en «Historia de los Abipones», vol. I)». Imprenta de la Universidad Nacional del Litoral, Santa Fe, República Argentina: Asunción (Paraguay). Consultado el acceso el 11 de julio de 2006.
  7. Jenofonte. Socráticas, Economía, Ciropedia. pag. 192: Oceano. ISBN 84-494-1455-5.