Tribunales de Juicio Oral en lo Penal de Chile

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Los Tribunales de Juicio Oral en lo Penal (TJOP) son tribunales penales chilenos, creados a partir de la Reforma Procesal Penal.

Estos tribunales, que en todo el país son 45, tienen un número variable de jueces, que en cada caso señala el Código Orgánico de Tribunales (de 3 a 27 jueces por cada tribunal). Cuentan, además, un administrador de tribunal y una planta de empleados, que se organizan en unidades administrativas para el cumplimiento eficaz y eficiente de sus funciones.

Estos tribunales funcionan en una o más salas compuestas por tres jueces; sin perjuicio que pueden integrar cada sala otros jueces en calidad de alternos (con el sólo propósito de subrogar, si fuese necesario, a sus miembros que se viesen impedidos de continuar participando en el desarrollo del juicio oral). Cada sala del tribunal es dirigida por un juez presidente de sala. El territorio jurisdiccional de cada uno de los Tribunales de Juicio Oral en lo Penal es una agrupación de comunas (que coincide, por lo general, con una provincia).

Es de competencia de los Tribunales de Juicio Oral en lo Penal: conocer y juzgar los crímenes y simples delitos en juicio oral y resolver todos los incidentes que en él se promuevan (en única instancia); resolver, en su caso, sobre la libertad o prisión preventiva de los acusados puestos a su disposición; y, en general, el conocimiento y resolución de todas las cuestiones y asuntos que el Código Orgánico de Tribunales y la ley procesal penal les encomiendan.


Mitos del Sistema Oral


1. Es un sistema norteamericano. Falso, La mayoría de los países de América Latina, y Europa lo utilizan con éxito.

2. En el sistema de juicios orales gana la mejor actuación. Falso, gana el que tiene la razón y convence con pruebas fundadas y motivadas

3. Se tendrían que duplicar la cantidad de Jueces. Falso, Sólo un 10% de los casos llegan a juicio por lo tanto los jueces atienden de mejor manera los casos difíciles.

4. Todos los casos deben llegar a juicio. Falso. En el sistema de juicios orales, el 95% de los casos se resuelven por salidas alternativas a juicio, lo que significa un enorme ahorro de recursos.

5. El sistema de Juicios Orales es muy complicado. Falso, de hecho, simplifica el trabajo de la autoridad y lo hace más comprensible para todos.

6. Los Jueces salen perjudicados por el juicio oral. Falso, los principales beneficiados son los Jueces, pues se dignifica su función y se convierten en personajes honorables de la comunidad, no están expuestos a acusaciones de corrupción.

7. Implementar Juicios Orales es más costoso. Falso, a la larga los Juicios orales reducen los costos administrativos y de horas/hombre.



Ventajas de los Juicios Orales


Algunas de las ventajas que se tendrían con la implementación de juicios orales en nuestro país son:


a. Agilización en el trámite de juicios, lo cual conlleva un menor costo en dicho trámite, así como a evitar la sobrecarga de trabajo.

b. Acercamiento entre el Juez que conoce con las partes del juicio, lo cual generaría confianza en la impartición de justicia y evitaría actos de corrupción.

c. Habría mayor concentración en las actuaciones y todo el litigio se resolvería en una sola audiencia de pruebas, alegatos y sentencia.

d. Se generaría el acercamiento a la verdad histórica y se daría transparencia en los procesos., en virtud de que son publicas las audiencias.

e. Producen información de mayor calidad y conceden mejores herramientas al juez para valorar esa información, por tanto, las sentencias son también de mayor calidad.

f. Legitiman al sistema frente a la comunidad quien de esa manera re cobra la con fianza en el mismo

g. Contribuyen al Estado de derecho por vía de la cultura de la legalidad

h. Garantizan la igualdad procesal y la adecuada defensa del acusadoi) Son más humanos y equitativos que los escritos.

i. En el aspecto ecológico representa hoy en día una preocupación generalizada y el hecho de implementar los juicios orales significaría una considerable disminución en el consumo del papel que se utiliza para llevar a cabo los juicios escritos y esto repercutiría a final de cuentas a salvaguardar la ecología. Es increíble darse cuenta que existen expedientes que llegan a tener miles de hojas de papel.

j. Asegurar el compromiso por parte de los abogados, así como del juzgador, un estudio exhaustivo de la ciencia del Derecho, dejando a un lado los famosos formatos utilizando la máxima experiencia y sobre todo si existiera la duda razonable se tendría la presencia en pruebas para determinar la sentencia.

La oralidad en el juicio consiste en que los argumentos de las partes, la presentación de las pruebas y el dictado de la sentencia deben expresarse verbalmente, pero no significa que todo lo dicho en la audiencia no sea registrado por escrito o que la sentencia no conste en documento. Los principios básicos de los juicios orales son: 1.- Inmediatez. Implica que las partes, Ministerio Público, acusado, defensor y juez y el juez que dicte la sentencia deben estar necesariamente presentes durante todo el desarrollo de la audiencia del juicio. 2.- Imparcialidad del juzgador. Se garantiza básicamente en que será en la audiencia de juicio en que dicho juzgador conocerá por primera vez de los hechos, respecto de los cuales no se ha manifestado previamente. 3. Valoración de las pruebas. La percepción y valoración de las pruebas orales conforme a las reglas de la sana crítica produce un resultado distinto al del mismo proceso llevado a cabo con pruebas escritas. Aquel es más rico y genera un acercamiento notorio a la verdad jurídica objetiva que es imposible conseguir con la escritura. 4. Centralidad. Consiste en que el tribunal únicamente puede considerar lo acontecido durante la audiencia del juicio para decidir sobre la culpabilidad o inocencia del inculpado. La sentencia sólo puede ser sustentada en las pruebas y comunicaciones verbales producidas durante el debate o en los actos procesales anteriores a él. 5, Concentración. Todo se produce en el debate mismo. Se admite la discusión más amplia de las partes que los jueces juzgan conforme a sus convicciones, que deben ser fundadas racionalmente en base a las pruebas libremente recibidas. Estas son recibidas por el propio juez, es él quien presencia y dirige la discusión y también quien dicta personalmente la sentencia. Así. el asunto puede resolverse en una semana o incluso en un día. Fuente: Enrique Ramírez Martínez Recuperado de :www.juridicas.unam.mx/publica/librev/rev/refjud/cont/5/.... (Consulta el 10 de diciembre de 2014)


Véase también[editar]