Tratado del Ebro

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
El río Ebro

El Tratado del Ebro fue un tratado firmado en 226 a. C. por Asdrúbal el Bello en representación de Cartago y la República romana, que fijó el río Ebro en la Península Ibérica como frontera entre las dos potencias. En virtud de los términos del tratado, Cartago no se anexionaría el norte del Ebro, siempre y cuando Roma tampoco lo hiciera al sur del río. En 219 a. C., Roma, temerosa de la creciente fuerza de Aníbal en Iberia, firmó una alianza con la ciudad de Sagunto, que se encontraba a una distancia considerable al sur del Ebro, y reclamó la ciudad como su protectorado. Aníbal percibió esto como una violación del tratado y sitió la ciudad, que cayó después de ocho meses de asedio. Roma reaccionó a esta aparente violación del tratado y exigió la justicia de Cartago. El resultado fue una declaración de guerra a Cartago por Roma. Este conflicto acabó desembocando en la Segunda Guerra Púnica, que duró desde el 218 al 202 a. C.