Tratado de Roskilde

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

El Tratado de Roskilde fue un acuerdo de paz entre Suecia y el Reino de Dinamarca y Noruega firmado el 28 de febrero de 1658, en el cual Dinamarca perdió definitivamente sus posesiones en la parte sur de la península Escandinava y Suecia pasó a controlar el tránsito marítimo por el estrecho de Kattegat.

Dinamarca-Noruega cedió en 1658 a Suecia las zonas marcadas en amarillo, rojo y púrpura. Esta última regresaría a poder danés en 1660.

Antecedentes[editar]

La llamada Guerra de los Treinta Años terminó con el Tratado de Westfalia firmado en octubre de 1648. En Suecia reinaba Cristina, quien aprovechando la superioridad militar sueca obtuvo ventajas territoriales para su reino en la firma del Tratado de Bromsebro.

En 1654 abdicó la reina y Carlos X Gustavo subió al trono. En junio de 1657 el Sacro Imperio Romano Germánico y el Reino de Dinamarca y Noruega declararon la guerra a Suecia, retirándose el Imperio de la guerra al año siguiente. Esta situación le permitió al rey sueco concentrar sus fuerzas y buscando la aniquilación del debilitado reino de Dinamarca, inició una invasión militar.

El 30 de enero de 1658, en una audaz maniobra, las tropas suecas ubicadas en la península de Jutlandia cruzaron el estrecho Lillebaelt que la separaba de la isla danesa Fionia, para después cruzar hasta la isla Langeland. En la noche del 5 de febrero de 1658 continuaron la marcha cruzando el estrecho Storebaelt, entre la isla Langeland y la isla Lolland.

Las aguas del estrecho se encontraban congeladas por el duro invierno de ese año, lo que permitió a las tropas suecas recorrer los 12 km de distancia sobre el hielo y atacar inesperadamente a los daneses, llegando el 15 de febrero a las afueras de Copenhague. Los daneses esperaban el ataque para comienzos de primavera y fueron sorprendidos totalmente. El 26 de febrero de 1658 se firmó el Tratado de Roskilde, con grandes pérdidas territoriales para Dinamarca.

Condiciones del Tratado[editar]

El sorpresivo y exitoso triunfo militar sueco aventuró realmente la existencia del reino de Dinamarca, pero finalmente se llegó a un acuerdo que menoscabó definitivamente la presencia danesa en la península Escandinava. El tratado contenía los siguientes puntos:

  • Dinamarca cedía las provincias de Escania, Blekinge y Halland y las regiones noruegas de Bohuslän y Trondelag, además de la isla Bornholm en el Mar Báltico.
  • Se abstenía de participar en cualquier alianza contra Suecia.
  • Se prohibía el paso de naves de guerra hostiles a Suecia por aguas danesas con destino al mar Báltico.
  • Se restauraba el ducado de Holstein-Gottorp.
  • Se obligaba a pagar los costos de las tropas suecas de ocupación.
  • Se obligaba a contribuir con tropas en las campañas militares de Suecia.

Consecuencias[editar]

Unos meses después de firmado el Tratado, estalló nuevamente la guerra entre Suecia y Dinamarca, que duró hasta el 27 de mayo de 1660, cuando se firmó un nuevo tratado, llamado Tratado de Copenhague, el cual confirmó el Tratado de Roskilde, exceptuando la posesión de la región noruega de Trondelag y la isla de Bornholm, y la prohibición a la presencia de flotas en el mar Báltico.

El rey Carlos X Gustavo murió inesperadamente de bronconeumonía el 13 de febrero de 1660, y el acuerdo de paz fue negociado por un Consejo de Regencia liderado por la viuda del rey, Eduviges Leonor de Holstein-Gottorp.