Trasplante de médula ósea

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Trasplante de médula ósea
(intervención quirúrgica)
KM Transplantat.JPEG
Trasplante de médula ósea.
Clasificación y recursos externos
CIE-9-MC 41.0
MeSH D018380
MedlinePlus 003009
Wikipedia no es un consultorio médico Aviso médico 

El trasplante de precursores hematopoyéticos conocido genéricamente como trasplante de médula ósea, es un procedimiento mediante el cual se destruye la médula ósea de un paciente y se la reemplaza por precursores hematopoyéticos nuevos.

El trasplante de médula ósea es un procedimiento médico propio del campo de la Hematología y suele realizarse en pacientes con cáncer en sangre o médula ósea (ya sea mieloma múltiple o leucemia), para eliminar las células enfermas o defectuosas e introducir células madres que produzcan glóbulos y plaquetas sanos. Las células madre hematopoyéticas multipotentes usualmente derivan de la medula ósea, sangre periférica, o sangre de cordón umbilical. Al ser trasplantadas, repueblan la médula ósea y reanudan la producción de glóbulos y plaquetas.

El trasplante puede llevarse a cabo empleando la médula del mismo paciente receptor (trasplante autólogo), o de otra persona (trasplante alogénico).[1] [2] [3] Este tratamiento se usa en pacientes con trastornos hematológicos, inmunitarios, o neoplásicos, como leucemias, linfomas, e inmunodeficiencias.[1] En muchos casos, antes de llevar a cabo el trasplante es necesario destruir la médula ósea del receptor por medio de quimioterapia y/o radioterapia.[4]

Este procedimiento implica riesgos de infección, toxicidad pulmonar y neurológica, y la condición autoinmune llamada enfermedad injerto-contra-huésped.

Historia[editar]

El primer trasplante de médula ósea fue realizado por Georges Mathé, un oncólogo Francés, en el año 1958. El procedimiento se llevó a cabo para intentar salvar la vida de 6 investigadores nucleares que habían sido sometidos a radiaciones por accidente en el Vinca Nuclear Institute. Aunque todos los pacientes sufrieron rechazo al trasplante, Georges Mathé comprendió la necesidad de mejorar el procedimiento, de gran potencial para dentro del campo de la inmunoterapia.[5] [6] [7] [8] [9]

Tras años de investigación, Mathé logró mejorar la técnica, convirtiéndose en el pionero del uso de trasplante de médula ósea en el tratamiento contra la leucemia. Demostró que los pacientes hasta entonces incurables podían ser curados, y desarrolló la técnica y el concepto de inmunoterapia adoptiva, abriendo la posibilidad de que el sistema inmune propio de las personas pudiera ser usado para luchar contra el cáncer y otras enfermedades.[9]

El trasplante de células madre fue precursado usando derivados de células madre de médula ósea, por un equipo en el Centro de Investigación de Cáncer Fred Hutchinson desde 1950 a 1970 por E. Donnall Thomas, cuyo trabajo fue reconocido posteriormente con el premio Nobel de Fisiología o Medicina. El trabajo de Thomas mostró que las células de la médula ósea se infundían intravenosamente, lo cual hacia que se produjeran nuevos glóbulos rojos o eritrocitos. Su trabajo también redujo la probabilidad de desarrollar una complicación potencialmente denominada injerto contra huésped.[10] El primer médico en realizar un exitoso trasplante de médula ósea en otra enfermedad que no se relacionada con cáncer fue Rober A. Good en la Universidad de Minnesota en 1969.[11]

Indicaciones[editar]

Tanto el trasplante de médula ósea como el de progenitores hematopoyéticos purificados se usan para tratar diversos tipos de enfermedades: aplasia de médula ósea, enfermedades hereditarias, leucemias, linfomas, e inmunodeficiencias, entre otras enfermedades.[1] Muchos receptores de HSCT son pacientes de mieloma múltiple[12] o de leucemia,[13] los que no se podrían beneficiar de un tratamiento prolongado, o al que ya tienen resistencia, quimioterapia. Los candidatos para HSCTs incluyendo casos pediátricos en donde el paciente tiene un defecto congénito grave, como la neutropenia congénita o inmunodeficiencia combinada, con células madre defectuosas, y también niños o adultos con anemia aplásica[14] los cuales han perdido sus células madre al momento del nacimiento. Otras condiciones tratadas con trasplantes de médula ósea incluyen anemia falciforme, síndrome mielodisplásico, el neuroblastoma, linfoma, sarcoma de Ewing, tumor desmoplásico de células pequeñas y redondas, enfermedad granulomatosa crónica y la enfermedad de Hodgkin. Recientemente el no mieloblativo, o el llamado “trasplante mini” se han desarrollado procedimientos que requieren menores dosis de quimioterapia preparativa y radiación. Esto ha permitido que HSCT sea conducido a pacientes de mayor edad, junto con otros pacientes, los cuales por otro lado son considerados demasiado débiles para mantener un tratamiento como este al régimen.

Número de procedimientos[editar]

El total de 50,417 procedimientos de trasplantes de células madre hematopoyéticas fueron reportadas como teniendo lugar alrededor del mundo en 2006, según una encuesta mundial de 1327 centros en 71 países realizada por la Red Mundial para la Sangre y Trasplante de Médula Ósea. Des estos, 28,901 es decir, el 57% fueron autólogos y 21.516 es decir el 43% fueron alogénicos (11,928 de familias donadoras y 9,588 de donadores no relacionados). Las indicaciones principales para el trasplante fueron trastornos linfoproliferativos con un porcentaje de 54.5% y leucemias con 33.8%, y la mayoría tuvo lugar en Europa (48%) y América (36%).En el 2009, de acuerdo con el donante de médula de asociación mundial, productos de células madre para el trasplante no relacionado previstas en todo el mundo había aumentado a 15.399 (3.445 donaciones de médula ósea, 8.162 donaciones de células madre de sangre periférica, y 3.792 unidades de sangre de cordón.[15]

Tipos de injerto[editar]

Injerto[editar]

Después de varias semanas de crecimiento en la médula ósea, la expansión de las células madre hematopoyéticas y su progenie es suficiente para normalizar los recuentos de células sanguíneas y reiniciar el sistema inmunológico. La descendencia de donantes derivadas de las células madre hematopoyéticas se han documentado para rellenar muchos órganos diferentes, incluyendo el corazón, el hígado y músculo, y estas células se ha sugerido que tienen la capacidad de regenerar el tejido lesionado en dichos órganos. Sin embargo, investigaciones recientes han demostrado que la infidelidad de estos linajes no se produce como un fenómeno normal [cita requerida].

[editar]

Este tipo del procedimiento usa precursores hematopoyéticos del mismo paciente que va a recibir el trasplante.[1] Como las células trasplantadas se toman de la médula ya dañada, muchos protocolos emplean algunas técnicas para escoger las células sanas que se van a devolver al paciente.[16] Este proceso puede involucrar fármacos o anticuerpos diseñados para eliminar ciertos tipos de células o purgar la médula de células neoplásicas. HSCT requiere la extracción (aféresis) de células madre hematopoyéticas (HSC) del paciente y el almacenamiento de las células recolectadas en un congelador. Después el paciente es tratado con altas dosis de quimioterapia con o sin radioterapia, con la intención de erradicar la población de células malignas del paciente, al costo de la ablación total o parcial de la médula ósea (destrucción de la capacidad de la producción de nuevas células de la médula ósea). El almacenamiento propio de células madre del paciente son después regresadas al cuerpo, en donde remplazan tejido destruido y reanudan la producción normal de glóbulos rojos o eritrocitos. Un trasplante autólogo tienen la ventaja de tener un riesgo menor de padecer alguna infección durante la parte inmunocomprometida del tratamiento, ya que la recuperación de la función inmune es rápida. Además, la incidencia de pacientes que experimentan rechazo, es muy raro debido a la donante y el receptor del mismo individuo. Estas ventajas han establecido HSCT autólogo como uno de los tratamientos estándar secundarios para enfermedades como asylphoma.[17] Sin embargo, para otras como la leucemia mieloide aguda, la reducida tasa de mortalidad de la autogénica relativa al alogénico de HSCT puede ser compensado por un aumento de la probabilidad de recaída y mortalidad del cáncer relacionado, y por lo tanto el tratamiento alogénico puede ser preferido para este tipo de condiciones.[18] Investigadores han llevado estudios pequeños usando el nomieloblativo trasplante de células madre hematopoyéticas como tratamiento posible para el tipo I de diabetes (dependiente de insulina) en niños y adultos. Los resultados fueron prometedores; sin embargo en el 2009 era muy pronto para especular, si, estos experimentos se van a dirigir a tratamientos efectivos para la diabetes.[19]

Alogénico[editar]

Este tipo de trasplante usa precursores hematopoyéticos tomados de un donante distinto al receptor. El trasplante alogénico tiene a su vez distintas variedades según el donante y la similitud del sistema HLA (del inglés Human Leukocyte Antigens: Antígenos Leucocitarios Humanos). Cuando el donante es un hermano gemelo univitelino se denomina trasplante singénico. Sin embargo, cuando el donante es un familiar HLA idéntico se denomina trasplante alogénico de hermano HLA idéntico. En el caso de que el donante sea un familiar que comparte un solo haplotipo del sistema HLA se denomina trasplante haploidéntico, y el donante puede ser un familiar cualquiera (padre, madre, hermanos, primos...) que comparte solo la mitad de los genes implicados en el sistema HLA. Si el donante es un donante no emparentado se denomina trasplante de donante no emparentado. Es importante reconocer de qué tipo de trasplante se habla, ya que tanto la utilidad como los resultados varían de uno a otros.

Los trasplantes que involucran un donante y un receptor no genéticamente idénticos siempre están asociados con diferencias HLA entre injerto y huésped. En estos casos, el sistema inmune trasplantado reconoce las células con las proteínas HLA extrañas como invasoras, y las ataca.[4] Por eso, es necesario seleccionar donantes maximizando la cantidad de antígenos HLA compartidos por el donante y el receptor. Los antígenos HLA son heredados en una manera mendeliana, así que frecuentemente se puede encontrar un familiar que comparte la mitad de (haploidéntico) o todos los genes HLA.[1] Si no hay un donante compatible emparentado, se puede buscar un donante no relacionado que sí sea HLA compatible. Además, un hermano salvador también puede ser seleccionado de forma intencional por diagnóstico genético preimplantacional a fin de que el niño coincida con el tipo de HLA y esté libre de cualquier enfermedad hereditaria. Los trasplantes alogénicos también se realizan utilizando sangre del cordón umbilical como fuente de células madre. En general, mediante el trasplante de células madre sanas del sistema inmunitario del receptor, los trasplantes alogénicos de células madre hematopoyéticas parecen incrementar las posibilidades de curación o remisión a largo plazo una vez que las complicaciones inmediatas relacionadas con el trasplante se hayan resuelto.

Fuente y almacenamiento de precursores hematopoyéticos[editar]

Extracción de médula ósea[editar]

La médula ósea fue la primera fuente de células madre trasplantadas. Este tipo de trasplante se realiza con células tomadas directamente de la médula ósea del donante, generalmente aspiradas de las crestas ilíacas, aunque se han aspirado también de las vértebras.[20] En el caso de un trasplante de médula ósea, la HSC se elimina de un hueso grande del donante, normalmente la pelvis, a través de una aguja de gran tamaño que llega hasta el centro del hueso. La técnica se conoce como un cultivo de médula ósea y se realiza este procedimiento bajo anestesia general.

Sangre periférica[editar]

Se pueden recolectar células hematopoyéticas de la sangre del donante usando un proceso llamado aféresis. Antes del trasplante, el donante se estimula por inyecciones de Factor estimulante de colonias de granulocitos (G-CSF) o Factor estimulante de colonias de granulocitos y macrófagos (GM-CSF) a producir y movilizar más precursores hematopoyéticos.[20] La sangre se toma del donante de una aguja puesta en una vena del brazo y pasa por una máquina que recolecta las células que se van a trasplantar. El resto del sangre se regresa al donante a través de otro tubo.

Sangre del cordón umbilical[editar]

La sangre del cordón umbilical contiene células madre que pueden ser trasplantadas después de separación celular del tejido (CD34+ o Lin-). Trasplantes realizados con sangre del cordón umbilical no requieren tanta compatibilidad entre el donante y el receptor, y así presentan un riesgo más bajo de enfermedad injerto-contra-huésped. Sin embargo, la cantidad baja de células disponibles en cada cordón hace que usar un solo donante para realizar un trasplante en un adulto o joven sea difícil.[21] A veces se usa sangre de dos donantes distintos para que el número de células trasplantadas baste.[22]

Sangre del cordón umbilical[editar]

Se obtiene cuando una madre dona de su bebe el cordón umbilical y la placenta después del nacimiento. La sangre del cordón tiene una mayor concentración de HSC que se encuentra normalmente en la sangre de una persona adulta. Sin embargo, la pequeña cantidad de sangre procedente de un cordón umbilical (normalmente de 50 ml) hace que sea más adecuado para el trasplante en niños pequeños que en los adultos. Las nuevas técnicas que utilizan la expansión ex – vivo de unidades de sangre del cordón umbilical o el uso de dos unidades de sangre de cordón de diferentes donantes permita que los trasplantes de sangre de cordón de diferentes donantes, que permitan que los trasplantes de sangre de cordón sea utilizado en adultos. La sangre del cordón umbilical que se puede cosechar desde el mismo de un niño que nace después del diagnóstico genético preimplantacional (DGP) para el antígeno leucocito humano (HLA) compatible (ver PGD para compatibilidad HLA) para donar a un hermano enfermo que requiere TCMH.

Acondicionamiento[editar]

En la mayoría de los casos se necesita eliminar los progenitores ya presentes en la médula ósea del receptor. Este procesos, llamado acondicionamiento, se usan dosis altas de quimioterapia y/o radioterapia para destruir toda la médula ósea del paciente, para eliminar células cancerosas, evitar el rechazo del injerto, y dejar espacio para el injerto. Regímenes comunes incluyen los fármacos citotóxicos como busulfan y ciclofosfamida.[23] El acondicionamiento deja al paciente sin un sistema inmune e incapaz de producir glóbulos rojos, así que se va a morir sin el injerto. Las terapias tóxicas que se usan en este proceso pueden dañar una variedad de tejidos y son asociadas con complicaciones como trastornos pulmonares y neurológicos y un riesgo más alto de cáncer en el futuro.[24] [25]

En inmunodeficiencias severas, como la inmunodeficiencia combinada grave, el sistema inmune del receptor ya es bastante débil para que el trasplante se pueda realizar sin preparación.[4]

Trasplantes mieloblativos[editar]

La quimioterapia o irradiación administrada antes de un trasplante se denomina como régimen de acondicionamiento, cuyo propósito es ayudar a erradicar la enfermedad del paciente antes de la infusión de médula ósea y para suprimir las reacciones inmunes.La médula ósea puede ser destruida con la dosis que causan un daño mínimo a otros tejidos. Este método se emplea convencionalmente en trasplantes alogénicos una combinación de ciclofosfamida con irradación corporal total. Este tratamiento también tiene un efecto inmunosupresor que evita el rechazo de la HSC por el sistema inmunitario del receptor. El pronóstico post-trasplante incluye a menudo injerto contra huésped aguda y crónica que puede ser peligrosa para la vida. Sin embargo, en algunas leucemias esto puede coincidir con la protección contra la recaída del cáncer debido al efecto injerto contra tumor.[26] Los trasplantes autólogos también pueden utilizar regímenes de acondicionamiento similares, pero muchas otras combinaciones de quimioterapia se pueden utilizar dependiendo del tipo de enfermedad.

Trasplantes alogénicos no mieloblativos[editar]

Este es un enfoque nuevo tratamiento con dosis más bajas de quimioterapia y radiación, que son demasiado bajos para erradicar todas las células de la médula ósea de un destinatario. En cambio, los trasplantes no mieloablativos corren menor riesgo de infecciones graves y la mortalidad relacionada con el trasplante también disminuye, mientras que confiar en el efecto injerto contra tumor para resistir el riesgo inherente incrementó la recaída del cáncer.[27] [28] También de manera significativa, mientras que se requieren altas dosis de agentes inmunosupresores en las primeras etapas del tratamiento, estas dosis son menores que para trasplantes convencionales.[29] Esto conduce a un estado de quimerismo mixto temprano después de trasplante en el que tanto los receptores como el donante de HSC coexisten en el espacio de la médula ósea.

La disminución de las dosis de terapia inmunosupresora permite a las células T del donante erradicar la HSC restante del destinatario y para inducir el efecto injerto contra tumor. Este efecto es a menudo acompañada por la enfermedad injerto contra huésped, la apariencia de que a menudo es un sustituto para la aparición del injerto contra tumor, y también sirve como una señal para establecer un nivel de dosificación apropiado para el tratamiento con bajos niveles de agentes inmunosupresores. Debido a sus regímenes de acondicionamiento suaves, estos trasplantes se asocian con un menor riesgo de mortalidad relacionada con el trasplante, por lo que permiten a los pacientes considerados con un alto riesgo para trasplante alogénico convencional de médula ósea someterse a un tratamiento potencialmente curativo para la enfermedad. Estas nuevas estrategias de trasplante siguen siendo experimentales, pero se utilizan más ampliamente en los pacientes mayores (de la tercera edad) no aptos para mielodepresoras y para quienes tienen mayor riesgo de recaída del cáncer.[28]

Prendimiento[editar]

Inmediatamente después del trasplante, las células madre trasplantadas se alojan en los huesos y empiezan a reconstituir los tejidos hematopoyéticos del paciente. Este proceso, conocido como el prendimiento, se lleva a cabo durante unas semanas tras el trasplante.[30] El rechazo del injerto puede impedir el prendimiento y dejar al paciente sin función hematopoyética suficiente. TCMH se asocia con una alta mortalidad relacionada con el tratamiento en el receptor (10% o superior) [cita requerida], lo que limita su uso. Las principales complicaciones son enfermedad veno-oclusiva hepática, mucositis, infecciones (sepsis), la enfermedad de injerto contra huésped y el desarrollo de tumores malignos nuevos.

Complicaciones[editar]

Los trasplantes de precursores hematopoyéticos son asociados con muchos riesgos, cuyas gravedades dependen del paciente.

Infección[editar]

El trasplante de médula ósea por lo general requiere que la médula ósea del propio beneficiario será destruido ("mieloablación"). Antes del "injerto" los pacientes pueden pasar varias semanas sin una apreciable cantidad de glóbulos blancos para ayudar a combatir las infecciones. Esto pone al paciente en riesgo elevado de infecciones, sepsis y shock séptico, a pesar de los antibióticos profilácticos. Sin embargo, los medicamentos antivirales, tales como aciclovir y valaciclovir, son muy eficaces en la prevención del HSCT relacionada brote de infección herpética en pacientes seropositivos.[31] Los agentes inmunosupresores empleados en trasplantes alogénicos para la prevención o tratamiento de la enfermedad de injerto contra huésped aumenta aún más el riesgo de infección oportunista. Los fármacos inmunosupresores se administran durante un mínimo de 6 meses después de un trasplante, o más tiempo si es necesario para el tratamiento de la enfermedad de injerto contra huésped. Los pacientes trasplantados pierden su inmunidad adquirida, por ejemplo la inmunidad a las enfermedades infantiles como el sarampión o la poliomielitis. Por esta razón, los pacientes con trasplante deben ser re-vacunados con las vacunas infantiles una vez que están fuera de medicamentos inmunosupresores.

Hemorragia[editar]

La médula ósea produce plaquetas, fragmentos celulares que se pegan en regiones heridas de vasos sanguíneos para limitar la pérdida de sangre. La destrucción de las células que producen plaquetas hace que la hemorragia severa sea más probable. Por eso, muchos pacientes requieren transfusiones de plaquetas durante los días inmediatamente después del trasplante.[30]

Enfermedad veno-oclusiva[editar]

Una lesión hepática severa puede resultar de la enfermedad veno-oclusiva (VOD). Los niveles elevados de bilirrubina, hepatomegalia y la retención de líquidos son características clínicas de esta enfermedad. En la actualidad existe una mayor apreciación de la lesión celular generalizada y la obstrucción en los senos venosos hepáticos, y últimamente VOD hepático ha sido referida como síndrome de obstrucción sinusoidal (SOS). Los casos graves de SOS se asocian con una alta tasa de mortalidad. Los anticoagulantes o defibrotida pueden ser eficaces en la reducción de la gravedad de VOD pero también puede aumentar las complicaciones hemorrágicas. Se ha demostrado que el ursodiol ayuda a prevenir VOD, facilitando el flujo de bilis.

Mucositis[editar]

Las lesiones de la mucosa de la boca y de la garganta es un régimen común de la toxicidad relacionada después de regímenes de HSCT ablativos. Normalmente no es mortal, pero es muy doloroso, y no permite comer ni beber. La mucositis es tratada con medicamentos para el dolor, además de infusiones intravenosas para prevenir la deshidratación y la desnutrición.

Enfermedad injerto-contra-huésped[editar]

La enfermedad de injerto contra huésped (EICH) es una enfermedad inflamatoria que es peculiar del trasplante alogénico. Es un ataque de las “nuevas” células inmunes de médula ósea contra los tejidos del receptor. Esto puede ocurrir incluso si el donante y el receptor son de HLA-idéntico, ya que el sistema inmunológico todavía puede reconocer otras diferencias entre sus tejidos. Se denomina enfermedad injerto-contra-huésped porque el trasplante de médula ósea es el procedimiento en el que las células trasplantadas deben aceptar el cuerpo más que el cuerpo aceptarlas a ellas. El injerto contra el huésped agudo se produce normalmente en los primeros 3 meses después del trasplante y puede afectar a la piel, el intestino o el hígado. Altas dosis de corticorteroides como la prednisona son un tratamiento estándar, sin embargo, este tratamiento inmunosupresor a menudo conduce a infecciones mortales. La enfermedad de injerto contra el huésped crónica también puede desarrollarse después de un trasplante alogénico. Es la principal fuente de complicaciones finales relacionadas con el tratamiento, aunque menos frecuente provoca la muerte. Además de la inflamación, enfermedad de injerto contra huésped crónica puede conducir al desarrollo de la fibrosis, o tejido de la cicatriz, similar a la esclerodermia, ya que puede causar incapacidad funcional y requieren tratamiento inmunosupresor prolongado. La enfermedad injerto contra huésped crónica suele ser mediada por las células T que reaccionan con péptidos extraños presentados por el MHC de la acogida [cita requerida].

Efecto injerto contra tumor[editar]

El efecto injerto contra tumor (GVT) o el efecto "injerto contra leucemia" es el aspecto beneficioso del fenómeno injerto contra huésped. Por ejemplo, los pacientes de TCMH con la enfermedad injerto contra huésped agudo o en particular crónico, después de un trasplante alogénico tienden a tener un menor riesgo de recidiva del cáncer.[32] [33] Ésto es debido a una reacción inmune terapéutica del donante en linfocitos T contra la médula ósea enferma del destinatario. Esta menor tasa de recaída son importantes en la cuenta del aumento de la tasa de éxito de los trasplantes alogénicos, en comparación con los trasplantes de gemelos idénticos, e indica que el TCMH alogénico es una forma de inmunoterapia. GVT es el principal beneficio de los trasplantes que no emplean los más altos regímenes inmunosupresores. El injerto contra tumor es principalmente beneficioso en enfermedades con lentitud, por ejemplo, leucemia crónica, el linfoma de bajo grado, y en algunos casos de mieloma múltiple. Sin embargo, es menos eficaz en rápido crecimiento de leucemias agudas.[34] Si hay recaída del cáncer después de HSCT, otro trasplante se puede realizar con la infusión al paciente con una mayor cantidad de glóbulos blancos de la sangre proveniente de los donantes.[34]

Carcinoma oral[editar]

Los pacientes después de un TCMH presentan un mayor riesgo de desarrollar carcinoma oral. El cáncer oral post-TCMH puede tener un comportamiento más agresivo con un pronóstico más pobre, en comparación con el cáncer oral en pacientes sin TCMH.[35]

Pronóstico[editar]

El pronóstico varía ampliamente en TCMH dependiedo del tipo de enfermedad, el estadio, la fuente de células madre con HLA compatible de estado (para alogénico ESAD) y el régimen de acondicionamiento. El trasplante ofrece una posibilidad de curación o remisión a largo plazo si se logra sobrevivir a las complicaciones inherentes a la enfermedad de injerto contra huésped, tratamientos inmunosupresores y el espectro de las infecciones oportunistas.[36] [37] En los últimos años, las tasas de supervivencia han ido mejorando gradualmente a través de casi todas las poblaciones y subpoblaciones que reciben trasplantes.[38] La mortalidad por trasplante alogénico de células madre puede ser estimada mediante el modelo de predicción creado por Sorror et al. [[39] utilizando el trasplante de células hematopoyéticas específica del índice de comorbilidad (HCT-CI). El HCT-CI se obtuvo y fue validada por los investigadores en el Fred Hutchinson Cancer Research Center (Seattle, WA). El HCT-CI modifica y añade un índice de comorbilidad bien validado, el índice de comorbilidad de Charlson (ICC) (Charlson et al.[40] )) El CCI se aplicaba anteriormente a los pacientes sometidos a trasplante alogénico HCT pero parece proporcionar menos predicción de la supervivencia y la discriminación que el sistema de puntuación HCT-CI.

Riesgos del donador[editar]

Los riesgos de una complicación dependerá de las características del paciente, el personal sanitario y el procedimiento de aféresis, y el factor estimulante de colonias a utilizar (G-CSF, GM-CSF). Los medicamentos de G-CSF incluyen filgrastim (Neupogen, Neulasta), y lenograstima (Graslopin).

Riesgos de los medicamentos[editar]

Filgrastim es típicamente dosificado a 10 microgramos / kg Nivel de 4-5 días durante la recolección de las células madre. Los efectos adversos documentados de filgrastim incluyen la rotura esplénica (indicado por dolor abdominal superior izquierda o en el hombro, el riesgo es de 1 en 40000), el síndrome de dificultad respiratoria del adulto (SDRA), hemorragia alveolar, y reacciones alérgicas (por lo general expresados en los primeros 30 minutos, en un riesgo 300).[41] [42] [43] Además, las plaquetas y la hemoglobina después del procedimiento, no regresan a la normalidad hasta después de un mes.[43] El cuestionamiento de si los pacientes geriatricos (pacientes mayores de 65) reaccionan de la misma manera que pacientes menores de 65 años no ha sido suficientemente examinado. Los problemas de coagulación y la inflamación de las placas ateroscleróticas se sabe que se producen como resultado de la inyección de G-CSF.[42] G-CSF también se ha descrito para inducir cambios genéticos en células mononucleares de donantes normales.[42] Hay evidencia de que la mielodisplasia (mieloide MDS) o leucemia aguda (AML) puede ser inducida por GCSF en individuos susceptibles.[44]

Riesgos de acceso[editar]

Se extrajo sangre periférica en pacientes, pero una línea central para venas yugulares / subclavia / femoral se puede utilizar en 16% de las mujeres y el 4% de los hombres. Las reacciones adversas durante la aféresis se experimentaron en el 20% de las mujeres y el 8% de los hombres, estos eventos adversos consistieron principalmente entumecimiento / hormigueo, los intentos de varias líneas, y náusea.[43]

Alternativas[editar]

Terapia génica[editar]

La terapia génica podría convertirse en una alternativa real a los trasplantes de médula ósea si los ensayos confirman su seguridad y eficacia. En 2011 tres pacientes con leucemia linfática crónica respondieron favorablemente a dicha terapia.[45] [46]

Observaciones clínicas[editar]

Un estudio con 2408 donantes (18-60 años) indica dolor óseo (principalmente espalda y las caderas) como resultado de un tratamiento con filgrastim.[43] Este dolor respondió al acetaminofeno o ibuprofeno en el 65% de los donantes y se caracterizó por ser de leve a moderada en el 80% de los donantes y severa en el 10%.[43] El dolor en los huesos disminuyó después de la donación y el 26% de los pacientes 2 días después de la donación, el 6% de los pacientes una semana después de la donación, y <2% 1 año después de la donación. La donación no es recomendable para aquellos con una historia de dolor de espalda.[43] Otros síntomas observados en más del 40% de los donantes incluyen mialgia, dolor de cabeza, fatiga e insomnio.[43] Todos estos síntomas volvió al nivel inicial 1 mes después de la donación, a excepción de algunos casos de fatiga persistente en el 3% de los donantes.[43] En un estudio donde los datos incorporados de 377 donantes, 44% de los pacientes informaron tener efectos secundarios adversos después de un TCMH sangre periférica.[44] Los efectos secundarios incluyen dolor antes del procedimiento de recaudación como consecuencia de GCSF inyecciones, dolor post-procedimiento esquelético generalizado, energía y fatiga reducida.[44]

Reacciones[editar]

En un estudio con escuestas a 2.408 donantes se encontró que los eventos adversos graves (que requieren hospitalización prolongada) ocurrió en 15 donantes (a una tasa del 0,6%), aunque ninguno de estos eventos fueron mortales.[43] Los donantes no se observaron a tener mayores tasas normales de cáncer con un máximo de 4-8 años de seguimiento.[43] Un estudio basado en una encuesta de los equipos médicos cubiertos aproximadamente 24.000 casos periféricos TCMH de sangre entre 1993 y 2005, y encontró una tasa cardiovascular grave reacción adversa de alrededor de 1 en 1500.[42] Este estudio informó un riesgo de mortalidad cardiovascular relacionada dentro de los primeros 30 días de TCMH de aproximadamente 2 a 10000. Por este mismo grupo, eventos cardiovasculares graves se observaron con una velocidad de aproximadamente 1 en 1500. Las reacciones adversas más frecuentes fueron edema pulmonar severo / trombosis venosa profunda, rotura esplénica, y el infarto de miocardio. La inducción hematológica maligna fue comparable a la observada en la población general, con sólo 15 casos informados dentro de 4 años.[42]

Registro de donante y contratación[editar]

A finales de 2010, 14,9 millones de personas se habían inscrito por voluntad propia a ser donante de médula ósea de acuerdo q uno de los 64 registros de 45 países que participan en Donantes de Médula Ósea en el mundo. 12,2 millones de estos donantes registrados habían sido ABDR, lo que permite fácil adaptación. A más 453.000 unidades de sangre de cordón se había recibido una de las 44 unidades de sangre de cordón de 26 países participantes. El mayor número total de donantes de médula ósea registrados fueron los de los EE.UU. (6,4 millones), y el mayor número per cápita fueron los de Chipre (10,6% de la población).[47] Dentro de los Estados Unidos, los grupos raciales minoritarios son los que menos probabilidades de ser registrados y por tanto más probabilidades de encontrar un partido que puede salvar vidas. En 1990, sólo seis afro-americanos fueron capaces de encontrar un donante de médula ósea, y los seis tenían firmas genéticas comunes con europeos.[48] Los africanos son genéticamente más diversos que las personas de ascendencia europea, lo que significa que más registros son necesarios para encontrar una coincidencia.[48] La médula ósea y los bancos de sangre de cordón existentes en Sudáfrica y un nuevo programa, se está iniciando en Nigeria.[48]

Tratamiento experimental de VIH[editar]

En 2007, un equipo de médicos en Berlín, Alemania, incluyendo Gero Hütter, realizó un trasplante de células madre de la leucemia paciente Timothy Ray Brown, que también era VIH-positivo[49] A partir de 60 donantes a juego, seleccionaron un [CCR5]. - Δ32 individuo homocigoto con dos copias genéticas de una rara variante de un receptor de la superficie celular. Este rasgo genético confiere resistencia a la infección por VIH mediante el bloqueo de la unión de célula de VIH. Aproximadamente uno de cada 1000 personas de ascendencia europea han heredado esta mutación, pero es menos frecuente en otras poblaciones.[50] [51] El trasplante se repitió un año más tarde, después de una recaída. Más de tres años después del trasplante inicial, y a pesar de la interrupción del tratamiento antirretroviral, los investigadores no pueden detectar el VIH en la sangre del receptor del trasplante o en varias biopsias.[52] Los niveles de los anticuerpos específicos de VIH también han disminuido, lo que lleva a la especulación de que el paciente puede haber sido funcionalmente curado del VIH. Sin embargo, los científicos enfatizan que este es un caso poco común.[53] Las complicaciones de trasplante potencialmente mortales (el "paciente de Berlín" sufrió de la enfermedad injerto contra huésped y leucoencefalopatía) significan que el procedimiento no se pudo realizar en otras personas con el VIH, aunque se encontraron suficientes número de donantes.[54] [55] En 2012, Daniel Kuritzkes, MD, del Hospital Brigham and Women de Boston, ha anunciado los resultados de dos trasplantes de células madre en pacientes con VIH. No obstante, no se utilizaron los donantes con deleción Δ32. Uno de los hombres se ha seguido durante dos años y el otro de tres años y medio. Ambos están todavía en el tratamiento del VIH, ninguno muestra trazas de VIH en plasma de la sangre y las células T CD4 han sido purificado utilizando un método de cultivo sensible (menos de 3 copias / ml). También se muestran una disminución significativa de anticuerpos contra el VIH, lo que sugiere una falta de replicación del VIH

Polémica en España[editar]

En 2012 la empresa alemana Deutsche Knochenmarkspenderdatei (DKMS) trasladó un equipo a España para captar donantes para un paciente de Avilés desesperado por la larga espera en España. DKMS hizo un llamado a la zona consiguiendo numerosos donantes en poco tiempo.[56] La ONT, junto con la Fundación Josep Carreras contra la leucemia, le acusan de actuar de forma ilegal,[57] mientras tanto DKMS se defiende de las acusaciones.[58] En medio de estas disputas están los afectados, que se quejan de sentirse marginados y piden más campañas para la captación de donantes.[59]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. a b c d e [MedlinePlus] (marzo de 2011). «Trasplante de médula ósea» (en español). Enciclopedia médica en español. Consultado el 11 de mayo de 2012.
  2. Trasplante de médula ósea: una apuesta tan arriesgada como milagrosa, Soitu, 22/02/2009
  3. Alteraciones metabólicas y nutricionales en pacientes con trasplante de médula ósea, Metabolismo, nutrición y shock, Patiño Restrepo, J.F., 4.ªed. edi. panamericana, 2006, Colombia
  4. a b c Geha, Raif; Fred Rosen (2008). «Case 47: Graft-versus-host disease». Case Studies in Immunology (en inglés) (5ta edición). Garland. p. 275. 
  5. McLaughlin et al. página 96, "Radiation doses were intense, being estimated at 205, 320, 410, 415, 422, and 433 rem.74 Of the six persons present, one died and the other five recovered after severe cases of radiation sickness."
  6. «1958-01-01». Consultado el 2011-01-02.
  7. Vinca reactor accident, 1958, compiled by Wm. Robert Johnston
  8. Nuove esplosioni a Fukushima: danni al nocciolo. Ue: “In Giappone l’apocalisse”, 14 marzo 2011
  9. a b Martin, Douglas (20 Octubre 2010). «Dr. Georges Mathé, Transplant Pioneer, Dies at 88».  Parámetro desconocido |trabajo= ignorado (se sugiere |obra=) (ayuda)
  10. Thomas ED, Lochte HL, Lu WC et al. (1957). «Intravenous infusion of bone marrow in patients receiving radiation and chemotherapy». New England Journal of Medicine 157 (11):  pp. 491–496. doi:10.1056/NEJM195709122571102. PMID 13464965. 
  11. «Robert A. Good, 81, Founder Of Modern Immunology, Dies». 2003.  Parámetro desconocido |Autor= ignorado (se sugiere |autor=) (ayuda); Parámetro desconocido |Fecha= ignorado (se sugiere |fecha=) (ayuda); Parámetro desconocido |trabajo= ignorado (se sugiere |obra=) (ayuda)
  12. Bladé J, Samson D, Reece D, et al. (1998). «Criteria for evaluating disease response and progression in patients with multiple myeloma treated by high-dose therapy and haemopoietic stem cell transplantation. Myeloma Subcommittee of the EBMT. European Group for Blood and Marrow Transplant». Br. J. Haematol. 102 (5):  p. 1115–23. doi:10.1046/j.1365-2141.1998.00930.x. PMID 9753033. http://www.blackwell-synergy.com/openurl?genre=article&sid=nlm:pubmed&issn=0007-1048&date=1998&volume=102&issue=5&spage=1115. 
  13. Pavletic SZ, Khouri IF, Haagenson M, et al. (2005). «Unrelated donor marrow transplantation for B-cell chronic lymphocytic leukemia after using myeloablative conditioning: results from the Center for International Blood and Marrow Transplant research». J. Clin. Oncol. 23 (24):  pp. 5788–94. doi:10.1200/JCO.2005.03.962. PMID 16043827. 
  14. Locasciulli A, Oneto R, Bacigalupo A, et al. (2007). «Outcome of patients with acquired aplastic anemia given first line bone marrow transplantation or immunosuppressive treatment in the last decade: a report from the European Group for Blood and Marrow Transplantation (EBMT)». Haematologica 92 (1):  pp. 11–8. doi:10.3324/haematol.10075. PMID 17229630. http://www.haematologica.org/cgi/pmidlookup?view=long&pmid=17229630. 
  15. Charts from world marrow donor association annual report, 2009 http://www.worldmarrow.org/fileadmin/WorkingGroups_Subcommittees/DRWG/Figures_WMDA_Website.pdf
  16. Benowitz, Steve (2000). «Bone Marrow Experts Are Still Debating the Value of Purging» (html). J Natl Cancer Inst 92 (3):  pp. 190a-192. doi:10.1093/jnci/92.3.190A. http://jnci.oxfordjournals.org/content/92/3/190a.full. Consultado el 11/5/2012. 
  17. Canellos, George (1997). «The Role of Salvage Therapy in Malignant Lymphomas». The Oncologist 2 (3):  pp. 181–183. 
  18. Bruno B, Rotta M, Patriarca F, et al. (2007). «A comparison of allografting with autografting for newly diagnosed myeloma». N. Engl. J. Med. 356 (11):  pp. 1110–20. doi:10.1056/NEJMoa065464. PMID 17360989. 
  19. Couri C et al. (2009). «C-peptide levels and insulin independence following autologous nonmyeloablative hematopoietic stem cell transplantation in newly diagnosed type 1 diabetes mellitus». JAMA 301 (15):  pp. 1573–1579. doi:10.1001/jama.2009.470. PMID 19366777. 
  20. a b Jaime Fagundo, Juan Carlos; Dorticós Balea, Elvira; Pavón Morán, Valia; Cortina Rosales, Lázaro (2004). «Trasplante de células progenitoras hematopoyéticas: tipos, fuentes e indicaciones» (html). Revista Cubana Hematología 20 (2). http://bvs.sld.cu/revistas/hih/vol20_2_04/hih02204.htm. Consultado el 14/5/2012. 
  21. Soledad Lana, Romina; Daniela Ortellado, Verónica; Mariana Villalba, Cynthia; Alberto Lanari Zubiaur, Emilio (2006). «Trasplante de sangre de cordón umbilical de donante no emparentado» (pdf). Revista de Posgrado de la VIa Cátedra de Medicina (158):  pp. 18-21. http://med.unne.edu.ar/revista/revista158/5_158.pdf. Consultado el 14/5/2012. 
  22. Gutman, Jonathan A.; Turtle, Cameron J.; Manley, Thomas J.; Heimfield, Shelley; Bernstein, Irwin D.; Riddell, Stanley R.; Delaney, Colleen (2010). «Single-unit dominance after double-unit umbilical cord blood transplantation coincides with a specific CD8+ T-cell response against the nonengrafted unit» (html). Blood 115 (4):  pp. 757-765. doi:0.1182/blood-2009-07-228999. http://bloodjournal.hematologylibrary.org/content/115/4/757.full.html. Consultado el 15/5/2012. 
  23. «Conditioning Regimen for a BMT» (en inglés). USCF Benioff Children's Hospital (abril de 2012). Consultado el 15 de mayo de 2012.
  24. Error en la cita: Etiqueta <ref> inválida; no se ha definido el contenido de las referencias llamadas gomez
  25. Error en la cita: Etiqueta <ref> inválida; no se ha definido el contenido de las referencias llamadas rizzo
  26. Toze CL, Galal A, Barnett MJ, et al. (2005). «Myeloablative allografting for chronic lymphocytic leukemia: evidence for a potent graft-versus-leukemia effect associated with graft-versus-host disease». Bone Marrow Transplant. 36 (9):  pp. 825–30. doi:10.1038/sj.bmt.1705130. PMID 16151430. 
  27. Alyea EP, Kim HT, Ho V, et al. (2006). «Impact of conditioning regimen intensity on outcome of allogeneic hematopoietic cell transplantation for advanced acute myelogenous leukemia and myelodysplastic syndrome». Biol. Blood Marrow Transplant. 12 (10):  pp. 1047–55. doi:10.1016/j.bbmt.2006.06.003. PMID 17067911. 
  28. a b Alyea EP, Kim HT, Ho V, et al. (2005). «Comparative outcome of nonmyeloablative and myeloablative allogeneic hematopoietic cell transplantation for patients older than 50 years of age». Blood 105 (4):  pp. 1810–4. doi:10.1182/blood-2004-05-1947. PMID 15459007. 
  29. Mielcarek M, Martin PJ, Leisenring W, et al. (2003). «Graft-versus-host disease after nonmyeloablative versus conventional hematopoietic stem cell transplantation». Blood 102 (2):  pp. 756–62. doi:10.1182/blood-2002-08-2628. PMID 12663454. 
  30. Error en la cita: Etiqueta <ref> inválida; no se ha definido el contenido de las referencias llamadas cancergov
  31. Elad S, Zadik Y, Hewson I, et al. (Agosto 2010). «A systematic review of viral infections associated with oral involvement in cancer patients: a spotlight on Herpesviridea». Support Care Cancer 18 (8):  pp. 993–1006. doi:10.1007/s00520-010-0900-3. PMID 20544224. http://www.springerlink.com/content/g476114717852h80/. 
  32. Baron F, Maris MB, Sandmaier BM, et al. (2005). «Graft-versus-tumor effects after allogeneic hematopoietic cell transplantation with nonmyeloablative conditioning». J. Clin. Oncol. 23 (9):  pp. 1993–2003. doi:10.1200/JCO.2005.08.136. PMID 15774790. 
  33. Plantilla:Cita publicaciónl
  34. a b Memorial Sloan-Kettering Cancer Center > Blood & Marrow Stem Cell Transplantation > The Graft-versus-Tumor Effect Last Updated: Nov. 20, 2003. Retrieved on 6 April 2009
  35. Elad S, Zadik Y, Zeevi I, et al. (Diciembre 2010). «Oral cancer in patients after hematopoietic stem-cell transplantation: long-term follow-up suggests an increased risk for recurrence». Transplantation 90 (11):  pp. 1243–4. doi:10.1097/TP.0b013e3181f9caaa. PMID 21119507. 
  36. Error en la cita: Etiqueta <ref> inválida; no se ha definido el contenido de las referencias llamadas Russell_N.2C_Bessell_E.2C_Stainer_C.2C_Haynes_A.2C_Das-Gupta_E.2C_Byrne_J_2000_837.E2.80.9341
  37. Error en la cita: Etiqueta <ref> inválida; no se ha definido el contenido de las referencias llamadas Nivison-Smith_I.2C_Bradstock_KF.2C_Dodds_AJ.2C_Hawkins_PA.2C_Szer_J_2005_18.E2.80.9327
  38. Data analysis slides by Center for International Blood and Marrow Transplant Research
  39. Sorror et al. (2005). «Hematopoietic cell transplantation (HCT)-specific comorbidity index: a new tool for risk assessment before allogeneic HCT». Blood 106 (8):  p. 2912–2919. doi:10.1182/blood-2005-05-2004. PMID 15994282. 
  40. Charlson et al. (1987). «A new method of classifying prognostic comorbidity in longitudinal studies: development and validation». J Chronic Dis. 40 (5):  pp. 373–38. doi:10.1016/0021-9681(87)90171-8. 
  41. Neupogen Prescription information provided by Amgen http://pi.amgen.com/united_states/neupogen/neupogen_pi_hcp_english.pdf
  42. a b c d e Halter J,Kodera Y,Urbano-Ipizua A, Greinix HT, Schmitz N, Favre G,Baldomero H, Niederwieser D,Apperley JF, and Gratwohl A (2009). «Severe events in donors after allogeneic hematopoietic stem cell donation». Haematologica 94 (1):  pp. 94–101. doi:10.3324/haematol.13668. PMID 19059940. 
  43. a b c d e f g h i j Pulsipher MA,Chitphakdithai P, Miller JP, Logan BR, King RJ,Rizzo JR, Leitman SR, Anderlini P, Haagenson MD,Kurian S, Klein JP, Horowitz MM, and Confer DL (2009). «Adverse events among 2408 unrelated donors of peripheral blood stem cells: results of a prospective trial from the National Marrow Donor Program». Blood 113 (19):  pp. 3604–3611. doi:10.1182/blood-2008-08-175323. PMID 19190248. 
  44. a b c Pamphilon D,Siddiq S, Brunskill S,Dore´e C,Hyde C,Horowitz M, and Stanworth S (2009). «Stem cell donation – What advice can be given to the donor?». British Journal of Haematology 147 (1):  pp. 71–76. doi:10.1111/j.1365-2141.2009.07832.x. PMID 19681886. 
  45. Descubierta y probada una terapia génica contra la leucemia que podría curar todos los tipos de cáncer, en pajareo.com, 11 de agosto de 2011
  46. Michael Kalos, Bruce L. Levine, David L. Porter, Sharyn Katz, Stephan A. Grupp, Adam Bagg, Carl H. June; 10 August 2011, Sci. Transl. Med. DOI: 10.1126/scitranslmed.3002842, Leukemia, [http://stm.sciencemag.org/content/3/95/95ra73.fullT Cells with Chimeric Antigen Receptors Have Potent Antitumor Effects and Can Establish Memory in Patients with Advanced Leukemia
  47. Bone Marrow Donors Worldwide Annual Report 2010 http://bmdw.org/uploads/media/BMDW2010_01.pdf
  48. a b c McNeil, Donald (11 de mayo de 2012). «Finding a Match, and a Mission: Helping Blacks Survive Cancer».  Parámetro desconocido |trabajo= ignorado (se sugiere |obra=) (ayuda); Parámetro desconocido |fechadeacceso= ignorado (se sugiere |fechaacceso=) (ayuda)
  49. «German HIV patient cured after stem cell transplant». Belfast Telegraph. Diciembre 15, 2010. Consultado el December 15, 2010. 
  50. «Bone marrow 'cures HIV patient'». BBC News (2008-11-13).
  51. http://biology.plosjournals.org/perlserv/?request=get-document&doi=10.1371/journal.pbio.0030339
  52. Por favor, pon la referencia que aparece aquí.
  53. http://www.aidsmeds.com/articles/hiv_aids_stemcell_2042_14199.shtml
  54. Levy JA (2009). «Not an HIV Cure, but Encouraging New Directions». N Engl J Med 360 (7):  pp. 724–725. doi:10.1056/NEJMe0810248. PMID 19213687. http://content.nejm.org/cgi/content/full/360/7/724. Consultado el 2009-03-31. 
  55. Por favor, pon la referencia que aparece aquí.
  56. Trasplantes, en batalla hasta el tuétano
  57. La ONT y la Fundación Josep Carreras informan en relación con la captación de donantes de médula ósea en España
  58. DKMS defiende que la campaña de donación de médula realizada en Avilés es «legal»
  59. De boca en boca y de Médula Ósea

Enlaces externos[editar]