Trapiche

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Trapiches»)
Saltar a: navegación, búsqueda
Trapiche (molino de azúcar tradicional) en el Municipio Carache, Estado Trujillo, Venezuela.

Un trapiche es un molino utilizado para extraer el jugo de determinados frutos de la tierra, como la aceituna o la caña de azúcar.[1]

Descripción[editar]

El Trapiche es un molino en el cual se usaba como fuerza motriz a los animales, aunque hoy se sigue aplicando ese nombre a algunas industrias, a pesar de que ya no se usan animales.

Trapiche Moderno de Caña, con aljibe para depositar el Guarapo, Jarabe, o Jugo de Caña. (Similar a los más antiguos en su mecánica).

Los trapiches en los Ingenios azucareros están conformados por una serie de molinos (la cantidad de molinos varía según la fabrica) compuesto por tres rodillos surcados que prensan la caña de azúcar previamente desmenuzada y extraen su jugo. Este jugo es concentrado y cocido hasta obtener la cristalización del azúcar. Como residuo, del trapiche sale un producto que se llama bagazo, el cual se puede usar como combustible en las mismas calderas o como materia prima para la elaboración de papel.

Trapiche en la Minería[editar]

En las regiones mineras, los trapiches realizaban la molienda y el lavado del oro fino, que a veces era también recogido con el azogue.

Las instalaciones que demandaba un trapiche, a pesar de su simplicidad, eran lo suficientemente costosas como para que sólo los más ricos pudieran habilitar uno. Las piedras, los salarios de los obreros encargados de la molienda, el arriendo del sitio y de las aguas, las construcciones, etc., hacían subir su costo; la escasez de trapiches aseguraba una demanda permanente de trabajo de los particulares que no los poseían y a quienes se les cobraba un porcentaje de metal por cada "molienda", llamada "maquila".

Trapiche Minero, para la molienda y extracción de minerales preciosos.

Por los mecanismos generales en que se desenvolvía la vida económica chilena en la Colonia, los trapiches representaron una inversión altamente rentable para sus propietarios. No es extraño que los hacendados hayan sido sus principales constructores, ya que además de poseer minas propias que les obligaban a trabajar sus metales, disponían también de los recursos necesarios para su habilitación, de los terrenos y del personal que los atendiera. Por otra parte, la percepción de metales en pago de su uso les ofrecía una fuente de alta rentabilidad, en la medida que ellos estaban conectados al circuito comercial del oro fuera de los márgenes locales de los centros de producción. En 1808 se representaba al Tribunal de Minería como abuso "el consentir algunos dueños los trapiches moler y beneficiar en ellos metales de oro y plata a cualesquier sujeto que no conocen ni saben que es dueño de mina ni averiguan de dónde los ha sacado". Pero para el trapichero sólo contaba la "maquila", que representaba el 50% del valor de un cajón según una estimación de mediados del siglo XVIII.

Para la habilitación de estos trapiches era de vital importancia la existencia de agua que permitía su funcionamiento, y en una región donde ésta escaseaba, no fue fácil equilibrar su disfrute entre los usuarios de labores agrícolas y los que la destinaban el agua al laboreo minero.

Fabricación artesanal de Trapiches[editar]

Hoy día se ha popularizado el uso de trapiches a manera de estaciones móviles para proceso del jugo de caña; el proceso ha sido adaptado al comercio y necesidades de emprendedores informales y del consumidor a tal punto que podemos encontrar con facilidad Trapiches manejados por una sola persona en las calles de algunas poblaciones particularmente en Ecuador, Venezuela y Colombia; en la India es posible encontrar trapiches de tracción animal movilizándose y procesando la caña en las calles.

Viejo Trapiche Colonial de Mano. Comúnmente empleado por mano de obra esclava. Ciudad de Guanare, Estado Portuguesa Venezuela.

Estas adaptaciones artesanales son muy manejables, transportables y se instalan casi en cualquier sitio para ofrecer jugo de caña fresco demostrando que los procesos productivos no se limitan a las grandes industrias y pueden favorecer directamente la economía del Pueblo.

Trapiche de Palanca que, en esencia, servía para machacar y extraer el Jugo de la Caña de Azúcar. África.

El consumidor o cliente del jugo de caña procesado de esta forma se deleita, no sólo del sabor, sino de apreciar la belleza nata de los sistemas mecánicos de los engranajes fabricados a mano y en material orgánico; por esta razón es común encontrar personas que atribuyen cientos de propiedades curativas al consumo del jugo de caña extraído en trapiches de madera.

Referencias[editar]

EL TRAPICHE

  1. «trapiche», Diccionario de la lengua española (22.ª edición), Real Academia Española, 2001, http://lema.rae.es/drae/?val=trapiche, consultado el 17 de mayo de 2012