Tragedia de Nazino

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Mapa de la región de Nazino

Se denomina como Tragedia de Nazino a la deportación en masa de 6.000 personas, de las cuales murieron 4.000 en la isla de Nazino (en ruso: Остров Назино) en la Unión Soviética en 1933. Esta pequeña y apartada isla de Siberia occidental está situada a unos 800 km al norte de Tomsk, en el distrito Alexandrovsky del óblast de Tomsk cerca de la confluencia entre los ríos Ob y Nazina. Es conocida como "Isla de la muerte" (en ruso: Остров Смерти, Ostrov Smerti) o "Isla de los caníbales" porque cerca de 4.000 de los 6.000 "colonos especiales" soviéticos fallecieron allí durante el verano de 1933, tras ser abandonados con tan solo harina para alimentarse, escasas herramientas y unas pocas prendas o cobijo.[1] [2]

Un informe de los hechos fue enviado a Iosif Stalin por Vassilii Arsenievich Velichko. Dicho informe fue distribuido por Lazar Kaganovich a miembros del Politburo, y preservado en un archivo en Novosibirsk.[3] En él, se afirma que 6.114 "elementos obsoletos" (también conocidos como "elementos desclasados y socialmente dañinos") llegaron a la isla a finales de mayo de 1933. Habían sido transportados desde Moscú y Leningrado, primero por tren hasta Tomsk, y posteriormente en barcaza de río hasta Nazino, trayecto este último en el cual fallecieron al menos 27 personas. La isla no contaba con refugio, nevó la primera noche, y durante cuatro días no se distribuyó ninguna clase de comida. 295 personas fueron enterradas el primer día.[4]

En septiembre de 1933 el Comité Regional del Partido Comunista de Siberia Occidental crea una comisión especial, cuyas conclusiones son publicadas en 2002 por la Sociedad Memorial.[5] [6]

El plan[editar]

En febrero de 1933 Genrikh Yagoda, jefe de la OGPU o policía secreta, y Matvei Berman, jefe de la GULAG, propusieron un autodenominado "plan grandioso" a Stalin con el fin de reubicar hasta a 2.000.000 de personas en Siberia y Kazajistán en "asentamientos especiales". Los deportados o colonos debían convertir cerca de un millón de hectáreas de terreno virgen en productivo, y convertirse en autosuficientes en dos años. Este plan estaba basado en la experiencia de la deportación de 2.000.000 de kulaks y otros trabajadores agrícolas a las mismas áreas los tres años anteriores. Los recursos disponibles para apoyar el plan fueron severamente limitados por la hambruna en la Unión Soviética de 1932–1933, provocada por la introducción de granjas colectivas y la deskulakización.[7] El plan original tenía como objetivo a diversos tipos de kulaks, campesinos, "elementos urbanos", habitantes de las fronteras occidentales de la URSS y delincuentes comunes. Para comienzos de la primavera de 1933 el número de deportados previsto se había reducido a 1.000.000. Stalin rechazó el plan en mayo de 1933, fecha aproximada de la llegada de los deportados a la isla de Nazino.[8]

Muchos de los deportados eran habitantes de Moscú y Leningrado que no habían podido obtener un pasaporte interno. La campaña de pasaportización comenzó con la decisión del politburo el 27 de diciembre de 1932 de emitir pasaportes internos a todos los residentes de las grandes ciudades. Uno de sus objetivos era "limpiar Moscú, Leningrado y otros grandes centros urbanos de la URSS de elementos superfluos no conectados con el trabajo productivo o administrativo, así como de kulaks, criminales y otros elementos antisociales y socialmente peligrosos."[9]

"Elementos desclasados y socialmente dañinos", esto es, antiguos mercaderes y comerciantes, campesinos que habían huido de la hambruna en el campo, delincuentes comunes o cualquiera que no encajase en la idealizada estructura de clases comunista, no conseguían pasaporte, pudiendo ser arrestados y deportados de las ciudades tras un procedimiento administrativo sumario en el que no se hallaban presentes. La mayoría de los arrestados eran deportados en dos días. Entre marzo y julio de 1933, 85.937 habitantes de Moscú y 4.776 de Leningrado fueron arrestados y deportados por carecer de pasaporte. Aquellos detenidos en conexión con la limpieza de Moscú anteriormente al 1 de mayo de 1933 (Día Internacional de los Trabajadores) fueron deportados al campo de tránsito de Tomsk, siendo muchos enviados posteriormente a la isla de Nazino.[10]

El informe de Velichko aportaba 22 casos de deportación:

Es difícil estimar cuantos, incluso quienes (fallecieron), debido a que los documentos declarados habían sido confiscados en el momento del arresto, o por órganos policiales en los centros de detención, o eran usados en el tren por criminales para fumar. Sin embargo, algunos portaban documentación: tarjetas de pertenencia y de candidatura al partido, tarjetas de la Komsomol, pasaportes, certificados de las factorías, pases de factoría, etc ...

  1. Novozhilov, Vl., de Moscú. Trabajo con compresores. Conductor. Premiado con bonificaciones en tres ocasiones. Esposa e hijo en Moscú. Tras el trabajo se preparaba para ir al cine junto a su esposa. Mientras ella se vestía, él salió a fumar un cigarrillo y fue arrestado.
  2. Guseva, una anciana. Vivía en Murom. Su marido es un viejo comunista, oficial jefe de la estación de trenes de Murom, en la que ha trabajado durante veintitrés años. Su hijo también trabaja allí como aprendiz de maquinista. Guseva vino a Moscú para comprar un traje a su marido y algo de pan blanco. Sus documentos no la ayudaron...[11]

Transporte[editar]

Según el plan de Yagoda y Berman, los deportados pasarían por los campos de tránsito en Tomsk, Omsk y Achinsk. El mayor de ellos se encontraba en Tomsk, el cual había sido reconstruido, y comenzó albergando a 15.000 deportados en abril. Otros 25.000 llegaron ese mismo mes, a pesar de que no estaba previsto finalizar la construcción del campo hasta el 1 de mayo. El transporte por río a los campos de trabajo definitivos se detuvo hasta principios de mayo, esperando al deshielo de los ríos Ob y Tom. La mayoría de los primeros deportados en llegar eran kulaks y otros trabajadores agrícolas, así como habitantes de las ciudades más septentrionales de Rusia. El desembarco de tantos alarmó a las autoridades de Tomsk, que los veían "hambrientos y contagiosos."[12]

Un convoy con desclasados partió de Moscú el 30 de abril, mientras que otro similar lo hizo desde Leningrado el 29 de ese mismo mes, llegando ambos el 10 de mayo. La ración de comida diaria durante el trayecto consistía en 300 gramos de pan por persona, lo cual provocó que los criminales que se hallaban entre los deportados golpearan a otros deportados para robarles su comida y ropa. Las autoridades de Tomsk no estaban familiarizadas con estos desclasados urbanos y, dado que esperaban que fuesen problemáticos, decidieron enviarlos a los campos de trabajo más aislados. Dos noches después de su llegada a Tomsk los deportados provocaron disturbios para pedir agua, los cuales fueron disueltos por tropas montadas.[13]

Cuatro barcazas, diseñadas para transportar madera, partieron el 14 de mayo con unas 5.000 personas a bordo. Un tercio de esos deportados eran criminales que partieron para "descongestionar las prisiones", mientras que la mitad eran desclasados de Moscú y Leningrado. Las autoridades de la comandadura de Alexandro-Vakhovskaya , quienes estarían a cargo de los campos de trabajo, fueron informadas de que recibirían a estos prisioneros el 5 de mayo. Estas autoridades nunca habían trabajado con deportados de origen urbano y no tenían comida, herramientas o suministros con los que mantenerlos.[14]

Los deportados fueron mantenidos bajo las cubiertas de las barcazas y, aparentemente, alimentados con una ración diaria de 200 gramos de pan por persona. veinte toneladas de harina - unos cuatro kilogramos por persona - fueron también transportados, pero las barcazas no llevaban ningún otro alimento, utensilio de cocina o herramienta. Todo el personal supervisor, dos comandantes y cincuenta guardas, eran reclutas novatos. Los guardias no tenían zapatos ni uniformes.[15]

Vida y muerte en la isla de Nazino[editar]

Las barcazas descargaron a sus pasajeros durante el mediodía del 18 de mayo en Nazino, una isla pantanosa de unos 3 km de largo y 600 metros de ancho. No había una lista con los deportados que desembarcarían, pero a su llegada se contabilizaron 322 mujeres y 4.556 hombres, más 27 cuerpos de aquellos que murieron durante el trayecto desde Tomsk. Más de un tercio de los deportados estaba demasiado débil para permanecer de pie a su llegada. Unos 1.200 deportados adicionales llegaron el 27 de mayo.[16]

Una vez las veinte toneladas de harina fueron depositadas en la isla y comenzó su reparto, se desencadenó una pelea en la que los guardias dispararon a los deportados. La harina se trasladó a la costa opuesta, intentándose un nuevo reparto a la mañana siguiente que resultó en una nueva pelea y más disparos. Tras esto, toda la harina se distribuyó a través de "brigadieres" que la recogían para su brigada de unas 150 personas. Los brigadieres eran con frecuencia delincuentes que abusaban de su posición. No había hornos para hacer pan, por lo que los deportados comían harina mezclada con agua del río, lo cual provocaba disentería. Algunos deportados fabricaron balsas primitivas para intentar huir, pero la mayoría de ellas se hundieron y cientos de cadáveres aparecieron a la costa de la isla. Los guardas cazaron y mataron otros fugitivos. Debido a la falta de transporte al resto del país, excepto Tomsk, y la dureza de la vida en la Taiga, el resto de fugitivos fueron dados por muertos.[17]

El 21 de mayo los tres oficiales sanitarios contabilizaron 70 nuevas muertes, observando pruebas de canibalismo en cinco casos. Durante el mes siguiente unas 50 personas fueron arrestadas por canibalismo. A principios de junio, 2.856 deportados fueron trasladados a asentamientos más pequeños río arriba, dejando a tan solo 157 que no podían ser desplazados por motivos de salud. Varios cientos de los transferidos murieron durante el traslado; entre 1.500 y 2.000 habían muerto en la isla y cientos de fugitivos habían desaparecido. Aquellos que sobrevivieron al traslado se encontraron con escasas herramientas y comida en sus nuevos asentamientos, surgiendo un brote de tifus. Muchos deportados se negaron a trabajar en los nuevos campamentos.[18]

A principios de julio las autoridades construyeron nuevos asentamientos usando mano de obra no deportada, siendo ocupados por unos 4.200 nuevos deportados llegados desde Tomsk, mientras que de los ya residentes, tan solo 250 de ellos fueron trasladados allí. Según la carta de Velichko a Stalin, a 20 de agosto solo sobrevivían 2.200 de los 6.700 deportados que calculaba habían llegado desde Tomsk. La carta de Velichko resultó en una comisión para estudiar el caso. En octubre la comisión estimaba que, de 2.000 supervivientes, la mitad se encontraban enfermos o en cama, y solo entre 200 y 300 estaban en condiciones de trabajar.[19]

Redescubrimiento[editar]

En 1988, en tiempos de la Glasnost en la Unión Soviética, los detalles acerca de la tragedia de Nazino salieron a la luz pública a través de los esfuerzos del grupo Memorial.[20]

En 1989, un testigo recordaba para Memorial:[21]

Trataban de escapar. Nos preguntaban "¿Donde está la vía del tren?" Nunca habíamos visto una. Nos preguntaban "¿Donde está Moscú? ¿Leningrado?" Preguntaban a las personas equivocadas: nunca habíamos oído esos lugares. Somos ostiacos. La gente huía hambrienta. Les habían dado un puñado de harina. La mezclaban con agua y la bebían e inmediatamente sufrían diarrea. ¡Las cosas que vimos! La gente moría por todas partes; se mataban unos a otros... En la isla había un guardia llamado Kostia Venikov, un chico joven. Cortejaba a una bonita chica a la que habían enviado allí. La protegía. Un día tenía que ausentarse un rato, y le pidió a uno de sus camaradas, "Cuida de ella", pero con toda aquella gente el camarada no pudo hacer mucho... La apresaron, la ataron a un álamo, cortaron sus pechos, sus músculos, todo lo que podían comer, todo, todo... estaban hambrientos, tenían que comer. Cuando Kostia regresó, aún vivía. Trató de salvarla, pero había perdido mucha sangre.

El historiador francés Nicolas Werth, quien anteriormente había co-escrito El libro negro del comunismo, publicó La Isla de los caníbales sobre la tragedia en 2006.

Notas[editar]

  1. Werth, 2007, pp. xviii, 181
  2. Franchetti, Mark (8 abril de 2007). «The cannibal hell of Stalin’s prison island». The Sunday Times. Consultado el 29 septiembre de 2009. 
  3. Khlevniuk, 2004, pp. 64–67
  4. Courtois, 1999, pp. 154–155
  5. Werth, 2008 pp. xvii, 195
  6. Memorial, 2002
  7. Kiernan, 2007 Ch. 13
  8. Werth, 2007 pp. 1-12
  9. Protocol of the Politburo meeting of November 15, 1932, Istochnik no. 6 (1997), p. 104; citado en Werth, 2007 p.15
  10. Werth, 2007 pp. 15-22
  11. citado en Khluviuk, 2004 p. 67
  12. Werth, 2007 pp. 86-92
  13. Werth, 2007 pp. 102-120
  14. Werth, 2007 pp. 121-125
  15. Werth, 2007 pp. 121-129
  16. Werth, 2007 pp. 127-130, 146
  17. Werth, 2007 pp. 130-137
  18. Werth, 2007 pp. 138-153
  19. Werth, 2007 pp. 154-170
  20. Barysheva, A.I. (18 de noviembre de 1988). «The Island of Death». Memorial. Consultado el 29 de septiembre de 2009.
  21. traducido al inglés en Werth, 2007, p. xiv

Fuentes[editar]