Tradescantia

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Commons-emblem-notice.svg
 
Tradescantia
Tradescantia fluminensis2 ies.jpg
Tradescantia fluminensis.
Clasificación científica
Reino: Plantae
Subreino: Tracheobionta
División: Magnoliophyta
Clase: Liliopsida
Subclase: Commelinidae
Orden: Commelinales
Familia: Commelinaceae
Subfamilia: Commelinoideae
Tribu: Tradescantieae
Subtribu: Tradescantiinae
Género: Tradescantia
Ruppius ex L., Sp. Pl.: 288 (1753).
Especies

Ver texto.

Sinonimia
  • Ephemerum Mill. (1754).
  • Zanonia Plum. ex Cramer (1803).
  • Campelia Rich. (1808).
  • Etheosanthes Raf. (1825).
  • Heminema Raf. (1837).
  • Sarcoperis Raf. (1837).
  • Tropitria Raf. (1837).
  • Zebrina Schnizl. (1849).
  • Heterachthia Kunze (1850).
  • Gonatandra Schltdl. (1851).
  • Rhoeo Hance in W.G.Walpers (1852).
  • Disgrega Hassk. (1866).
  • Knowlesia Hassk. (1866).
  • Mandonia Hassk. (1871), nom. illeg.
  • Skofitzia Hassk. & Kanitz (1872).
  • Treleasea Rose (1899), nom. illeg.
  • Setcreasea K.Schum. & Syd. (1901).
  • Neotreleasea Rose (1903).
  • Neomandonia Hutch. (1934).
  • Cymbispatha Pichon (1946).
  • Separotheca Waterf. (1959).[1]

Tradescantia es un género de plantas herbáceas y perennes perteneciente a la familia de las commelináceas y originario del Nuevo Mundo. Comprende setenta y cuatro especies que se distribuyen desde el sur de Canadá hasta el norte de Argentina. Introducidas como plantas ornamentales en Europa en el Siglo XVII, se utilizan con ese fin en casi todo el mundo. Sus especies, además, han sido objeto de numerosos estudios citogenéticos debido a que han evolucionado a través de cambios cromosómicos de diversa naturaleza, tanto estructurales como numéricos. La importancia económica del género también radica en la posibilidad que tienen sus especies de convertirse en malezas de cultivos y en su utilización como bioindicadores para la determinación de la presencia de mutágenos en el medio ambiente.

Etimología[editar]

Carlos Linneo dedicó este género en honor de John Tradescant Jr. (1608-1662), naturalista y viajero, quien introdujo en el Reino Unido numerosas especies de plantas americanas recolectadas en las tres expediciones que realizó a Virginia (Estados Unidos).[2] La primera especie descrita del género fue Tradescantia virginiana, nativa del este de Estados Unidos (de Maine a Alabama) y en el sur de Ontario en Canadá. Fue introducida a Europa en 1629, donde se la cultivó en los jardines como planta ornamental.

Nombres comunes[editar]

Las especies del género reciben distintos nombres comunes de acuerdo al país o región de donde son originarias, tales como "traperaba" y "tronco brasil", "cordobán", "flotilla", "sangrinaria", "yerba de boca", "cañutillo", "coítre", "cojitre", "pajilla", "pitillo", "matalí", "palo pollo", "nudillo", "siempreviva", "sueldaconsuelda", "flor de Santa Lucía" y "panameña".[3] Algunos de esos nombres hacen referencia a la gran capacidad de dispersión o invasividad de estas especies, las cuales pueden cubrir una gran superficie de terreno en poco tiempo. Por esa razón se las llama "amor de hombre" o "judío errante".[4] Esta última denominación hace referencia a un mito de la tradición cristiana, el del judío errante. La leyenda relata que un personaje judío (su caracterización concreta varía según las versiones) insultó a Jesús durante el camino hacia la Crucifixión, por lo que Éste lo condenó a "errar hasta su retorno".[5] El nombre de "flor de Santa Lucía" hace referencia a un uso medicinal de algunas de estas especies. El jugo de la planta se usa como colirio para descongestionar los ojos, de ahí procede ese nombre que invoca al de la santa protectora de la vista.[6] Sus flores son conocidas en algunos países como "oreja de gato", debido a la pilosidad de sus estambres.[4] No obstante, el nombre más generalizado, tanto en los países originales como en aquellos en los que se la cultiva como planta ornamental es, simplemente, "tradescantia".

Descripción[editar]

Detalle de una flor de Tradescantia. Pueden observarse los tres pétalos y los 6 estambres pilosos.
Aspecto de una sección de tallo con hojas de Tradescantia pallida.

Son plantas herbáceas y perennes, decumbentes y escaladoras o erguidas y cespitosas. Alcanzan los 30 a 60 cm de altura. Pueden llevar raíces tuberosas además de raíces finas, adventicias, que surgen de los nudos de los tallos. Los tallos pueden ser simples o ramificados. Las hojas, de forma aovada o lineal-lanceolada, se hallan dispuestas en forma espiralada a lo largo de los tallos o pueden ser dísticas, con la lámina foliar entera y sésil o raramente peciolada. Las inflorescencias son terminales o axilares y pueden ser pares de cimas, cimas sésiles, umbelas y se hallan protegidas por una bráctea espatácea. Esta bráctea puede ser similar a las hojas normales de la planta o bien, estar muy diferenciada.

Las flores son hermafroditas, actinomorfas (es decir, con simetría radial). Los pedicelos son muy cortos o pueden estar muy desarrollados en algunas especies. El cáliz está compuesto por 3 sépalos libres, cóncavos, o naviculares, verdes o petaloideos. La corola está formada por 3 pétalos libres, de color blanco, rosado, azul o violeta. Los estambres son 6, perfectos, libres entre sí, con los filamentos filiformes, provistos de largos pelos o bien glabros. Las anteras presentan dos tecas, con el conectivo ancho y divergente. El gineceo es de ovario súpero, sésil, trilocular, con los lóculos con dos óvulos. El estilo es simple, y el estigma capitado. El fruto es una cápsula loculicida con dos semillas por lóculo (una en el caso de Tradescantia spathaceae), con el hilo oblongo a linear.[7] [8] [2]

Evolución cromosómica[editar]

El número cromosómico básico del género es x=6 y x=8.[9] [10] [11] aunque se han citado especies con otros números cromosómicos, tales como 14, 15, 22, 28 y 30 en Tradescantia commelinoides,[12] y 40, 50, 60, 108, 132, 140 y 144 en Tradescantia fluminensis.[13] Esta variabilidad en el número de cromosomas entre y dentro de las especies de Tradescantia indica que la poliploidía y la aneuploidía han jugado un papel central en la evolución de las especies del género. No obstante, los cambios en el número de cromosomas también han estado acompañados de cambios en la estructura cromosómica de estas especies. Así, son frecuentes los cambios Robertsonianos (fusiones y fisiones cromosómicas, las cuales son variaciones en el número de cromosomas que surgen por fusión de dos cromosomas acrocéntricos (los de un sólo brazo) en un sólo cromosoma de dos brazos, -lo que determina una disminución del número haploide-, o al contrario, por fisión de un cromosoma en dos cromosomas acrocéntricos, en este caso aumentando el número haploide.[14] [15] Además, las translocaciones cromosómicas son también frecuentes entre las especies de Tradescantia. En algunos casos, como el de Tradescantia spathacea, los 12 cromosomas del cariotipo participan de translocaciones recíprocas.[16] [17] [18] [19] [20] [21]

Hibridación entre especies de Tradescantia[editar]

Las especies de Tradescantia se cruzan entre sí en la naturaleza ya que, al parecer, no existen barreras a la hibridación o mecanismos de aislamiento reproductivo entre gran parte de ellas. Esas hibridaciones o cruzamientos determinan la producción de híbridos fértiles, los que a su vez, forman enjambres híbridos sobre los cuales actúa la selección natural para seleccionar las variantes más adaptadas. Ese proceso puede dar origen a nuevas especies, tal como el caso de Tradescantia × andersoniana la cual proviene de la hibridación entre 3 especies diferentes: T. ohiensis, T. subasper y T. virginiana. En otros casos, los cruzamientos interespecífcios seguidos de retrocruzamientos hacia una de las especies parentales dan lugar a la introgresión de genes desde una especie hacia otra. Tal es el caso de la introgresión de T. canaliculata en T. occidentalis y de T. canaliculata en T. bracteata.[22]

Especies[editar]

Tradescantia virginiana , cultivada como planta ornamental en muchos países.
Tradescantia sillamontana, obsérvense las hojas cubiertas con pelos lanosos.
En la imagen se observa una variedad con hojas variegadas de Tradescantia fluminensis, cultivada como planta ornamental en muchos países.


Tradescantia es el género más grande de commelináceas del Nuevo Mundo e incluye algunos taxones que tradicionalmente han sido tratados como géneros separados: Rhoeo, Zebrina y Setcreasea. Estos últimos actualmente se consideran sinónimos de Tradescantia.[23] [24] [25]

El nombre científico de las especies del género, junto con su sigla correspondiente, publicación válida y distribución geográfica de cada una, se provee a continuación.[26]

Especies amenazadas[editar]

Tradescantia occidentalis está en la lista de especies amenazadas en Canadá, donde las poblaciones norteñas se hallan en pocos sitios en el sur de Saskatchewan, Manitoba, Alberta; es más común en el sur de EE.UU.: Texas, Arizona.[27] [28]

Importancia económica[editar]

Cultivo[editar]

Las tradescantias tienen variadas aplicaciones ornamentales. Algunas de ellas se utilizan como plantas cobertoras del terreno, por su facilidad de enraizar en los nudos, o como plantas de interior en macetas o cestos colgantes. Son plantas bastante resistentes que se adaptan bien a diversas situaciones de clima, ambiente y suelo. Las tradescantias son plantas que necesitan mucha luz, no soportan los lugares sombríos. Cultivadas en condiciones de poca iluminación desarrollan excesivamente los tallos, las hojas tienden a perder su coloración o variegado en el caso que la presenten. Las condiciones de sol directo tampoco son buenas ya que las hojas tienden a decolorarse. Al ser plantas de regiones tropicales o subtropicales necesitan una temperatura superior a los 10 °C, por lo que en invierno es necesario cultivarlas en interiores. La humedad del substrato también es importante, necesitan tener condiciones de buena humedad pero sin anegamiento. Se multiplican por esquejes o por división de las matas hacia principios de la primavera.[29] [2]

Bioindicadores[editar]

Un insecto polinizador cerca de una flor de tradescantia. Obsérvense los pelos estaminales de color azul.

Las sustancias mutagénicas son susceptibles de modificar el ADN que constituye los cromosomas. Son emitidas por los automóviles y la industria: benceno, dioxinas, metales pesados, entre otros. Las tradescantias se utilizan para detectar los efectos mutagénicos de los contaminantes atmosféricos. Con este fin, se exponen al medio ambiente inflorescencias de esta planta durante 30 horas. La contaminación produce un aumento en la generación de micronúcleos (alteraciones del ADN observables con un microscopio) en las células madre de los granos de polen.[30] [31] [32] [33] [34] Otro método consiste en utilizar el cambio en la coloración en los pelos estaminales de ciertas especies de Tradescantia como indicadores de la presencia de radiación gamma. Así, las células de tales pelos cambian su color de azul a rosado o blanco debido a las mutaciones ocasionadas por la radiación en los genes responsables del color. Constituye uno de los pocos tejidos conocidos para monitorear eficazmente los niveles de radiación en el ambiente.[35] [36] [37]

Malezas[editar]

Algunas de las especies de tradescantia, en particular T. fluminensis, se han convertido en malezas de cultivos o de áreas forestales debido a su capacidad de propagarse muy rápidamente.[38] [39] En el caso de las áreas boscosas, T. fluminensis cubre densamente el suelo una vez establecida por lo que impide la regeneración de las especies nativas.[40] Se la controla, básicamente, mediante la aplicación de herbicidas,[40] [41] si bien en algunos países se están explorando medidas de control biológico.[38] [42]

Referencias[editar]

  1. «Tradescantia». Royal Botanic Gardens, Kew: World Checklist of Selected Plant Families. Consultado el 24 de agosto de 2009.
  2. a b c Sánchez de Lorenzo Cáceres, J.M. 2004.Las especies del género Tradescantia cultivadas en España. Accedido el 7 de febrero de 2009.
  3. Fundación Doctor Pando. Glosario. Nomenclatura botánica de las Américas. [1] Accedido el 9 de febrero de 2009.
  4. a b Tradescantia fluminensis o Amor de hombre. En: Plantas y jardines de España. [2] Accedido el 9 de febrero de 2009.
  5. Anderson, George K. The Legend of the Wandering Jew. Providence: Brown University Press, 1965. xi, 489 p.; reprint edition ISBN 0-87451-547-5 Collects both literary versions and folk versions.
  6. Bugatti, C.L. 2008. Desde el jardín. Esos yuyos con aire lujoso. La Nación (Argentina). Sábado 17 de mayo de 2008.
  7. Dimitri, M. 1987. Tradescantia. En: Enciclopedia Argentina de Agricultura y Jardinería. Tomo I. Descripción de plantas cultivadas. Editorial ACME S.A.C.I., Buenos Aires. p.:220.
  8. Kress, J. & Linda M. Prince. Tradescantia Linnaeus. Flora of North America Vol. 22 Page 173. Accedido el 7 de febrero de 2009.
  9. Anderson, E.; Sax, K. (1936), «A Cytological Monograph of the American Species of Tradescantia», Botanical Gazette 97 (3): 433, doi:10.1086/334582 
  10. Anderson, E. 1954. A field survey of chromosome numbers in the species of Tradescantia closely related to Tradescantia virginiana. Ann. Missouri Bot. Gard. 41: 305--327.
  11. Anderson, E. and K. Sax. 1936. A cytological monograph of the American species of Tradescantia. Bot. Gaz. 97: 433--476.
  12. Jones, K. , A. Kenton & D. R. Hunt. 1981. Contributions to the cytotaxonomy of the Commelinaceae. Chromosome evolution in Tradescantia section Cymbispatha. Botanical Journal of the Linnean Society 83: 157-188.
  13. Martinez, A. 1984. Numero de cromosomas y distribucion geografica del complejo Tradescantia fluminensis Vell. (Commelinaceae) y especies afines. Parodiana 3: 129--150
  14. Jones, K. (1990), «Robertsonian change in allies of Zebrina (Commelinaceae)», Plant Systematics and Evolution 172 (1): 263–271, doi:10.1007/BF00937811, http://www.springerlink.com/index/Q7W4561247165205.pdf 
  15. Jones, K. (1998), «Robertsonian fusion and centric fission in karyotype evolution of higher plants», The Botanical Review 64 (3): 273–289, doi:10.1007/BF02856567, http://www.springerlink.com/index/V7P0X4363V168331.pdf 
  16. Sax, K. (1931), Cytologia 3: 36–53 
  17. Lin, Y.J.; Paddock, E.F. (1973), «Ring-position and frequency of adjacent distribution of meiotic chromosomes in Rhoeo spathacea», Amer. J. Bot 60 (7): 685–690, doi:10.2307/2441447, http://www.kew.org/kbd/detailedresult.do?id=153369 
  18. Sax, K.; Anderson, E. (1933), «Segmental Interchange in Chromosomes of Tradescantia», Genetics 18 (1): 53–67, http://www.genetics.org/cgi/reprint/18/1/53.pdf 
  19. Lin, Y.J. (1979), «Chromosome distribution and catenation in Rhoeo spathacea var. Concolor», Chromosoma 71 (1): 109–127, doi:10.1007/BF00426369, http://www.springerlink.com/index/Q34H2211558762J7.pdf 
  20. De Waal Malefijt, M.; Charlesworth, B. (1979), «A model for the evolution of translocation heterozygosity», Heredity 49: 315–331, http://www.nature.com/hdy/journal/v43/n3/abs/hdy197985a.html 
  21. Golczyk, H.; Hasterok, R.; Joachimiak, A.J. (2005), «FISH-aimed karyotyping and characterization of Renner complexes in permanent heterozygote Rhoeo spathacea», Genome 48 (1): 145–153, doi:10.1139/g04-093, http://pubs.nrc-cnrc.gc.ca/cisti/journals/rp/rppdf/g04-093.pdf 
  22. Anderson, E. and Leslie Hubricht. 1938. Hybridization in Tradescantia. III. The Evidence for Introgressive Hybridization. American Journal of Botany, Vol. 25, No. 6, pp. 396-402
  23. Hunt D.R. 1980. Sections and series in Tradescantia. Kew Bull 35: 437–442.
  24. Hunt D.R. 1983. New names in Commelinaceae. Kew Bull 38:131–133.
  25. Hunt D.R. 1986. Campelia, Rhoeo and Zebrina united with Tradescantia. Kew Bull 41:401–405..
  26. Royal Horticultural Society, Kew. A detailed checklist for genus Tradescantia.
  27. Smith, B. (2001), http://www.srd.gov.ab.ca/fishwildlife/status/pdf/swort.pdf 
  28. Peters, S.; Sport, R.A.; Fish, .; Division, Wildlife (2003), http://www.srd.alberta.ca/fishwildlife/speciesatrisk/pdf/SAR_61_addendum.pdf 
  29. Planthogar.Información sobre el cultivo de Zebrina péndula Accedido el 9 de febrero de 2009.
  30. Eurobionet Valencia. Plantas para evaluar la contaminación atmosferica Accedido el 9 de febrero de 2009.
  31. Kirby-smith, J.S.; Craig, D.L. (1957), «The Induction of Chromosome Aberrations in Tradescantia by Ultraviolet Radiation», Genetics 42 (2): 176–187, http://www.genetics.org/cgi/reprint/42/2/176.pdf 
  32. Grant, W.F. (1999), «Higher plant assays for the detection of chromosomal aberrations and gene mutations-a brief», Mutation Research-Fundamental and Molecular Mechanisms of Mutagenesis 426 (2): 107–112, doi:10.1016/S0027-5107(99)00050-0, http://linkinghub.elsevier.com/retrieve/pii/S0027510799000500 
  33. Catcheside, D.G.; Lea, D.E.; Thoday, J.M. (1946), «The production of chromosome structural changes inTradescantia microspores in relation to dosage, intensity and temperature», Journal of Genetics 47: 137–157, doi:10.1007/BF02986783, http://www.ias.ac.in/jarch/jgenet/47/137.pdf 
  34. Suyama, F.; Guimarães, E.T.; Lobo, D.J.A.; Rodrigues, G.S.; Domingos, M.; Alves, E.S.; Carvalho, H.A.; Saldiva, P.H.N. (2002), «Pollen mother cells of Tradescantia clone 4430 and Tradescantia pallida var. Purpurea are equally sensitive to the clastogenic effects of X-rays», Brazilian Journal of Medical and Biological Research 35: 127–129, doi:10.1590/S0100-879X2002000100018, http://www.scielo.br/scielo.php?pid=S0100-879X2002000100018 
  35. Fomin, A.; Paschke, A.; Arndt, U. (1999), «. Material using the Tradescantia-stamen hair (Trad-SHM) and the Tradescantia-micronucleus (Trad-MCN)», Mutation Research-Fundamental and Molecular Mechanisms of Mutagenesis 426 (2): 173–181, http://linkinghub.elsevier.com/retrieve/pii/S0027510799000640 
  36. Ma, T.H.; Cabrera, G.L.; Cebulska-wasilewska, A.; Chen, R.; Loarca, F.; Vandenberg, A.L.; Salamone, M.F. (1994), «Tradescantia stamen hair mutation bioassay», Mutat Res 310 (2): 211–20, http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/7523892 
  37. Cebulska-wasilewska, A. (1992), «Tradescantia stamen-hair mutation bioassay on the mutagenicity of radioisotope-contaminated air», Mutation research 270 (1): 23–29, http://cat.inist.fr/?aModele=afficheN 
  38. a b Standish, R.J.; Robertson, A.W.; Williams, P.A. (2001), «The impact of an invasive weed Tradescantia fluminensis on native forest regeneration», Journal of Applied Ecology 38 (6): 1253–1263, doi:10.1046/j.0021-8901.2001.00673.x, http://www.massey.ac.nz/~aroberts/standish%20et%20al%202001.pdf 
  39. Maule, H.G.; Andrews, M.; Morton, J.D.; Jones, A.V.; Daly, G.T. (1995), New Zealand Journal of Ecology 19 (1): 35–46, http://www.nzes.org.nz/nzje/free_issues/NZJEcol19_1_35.pdf 
  40. a b McCluggage, T.; Zealand, N.; Science, .; Division, Research; Herbicide Trials on Tradescantia Fluminensis (1998), http://www.doc.govt.nz/upload/documents/science-and-technical/casn180.pdf 
  41. Kelly, D.; Skipworth, J.P. (1984), «Tradescantia fluminensis in a Manawatu (New Zealand) forest: II. Management by herbicides», New Zealand Journal of Botany 22: 399–402, http://www.rsnz.org/publish/nzjb/1984/41.pdf 
  42. Standish, R.J. (2002), New Zealand Journal of Ecology 26 (2): 161–170, http://www.nzes.org.nz/nzje/free_issues/NZJEcol26_2_161.pdf 

Enlaces externos[editar]