Tracción en las cuatro ruedas

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Tracción integral»)
Saltar a: navegación, búsqueda
Motor delantero / tracción en las cuatro ruedas.

La tracción en las cuatro ruedas o tracción total, es una expresión comúnmente usada refiriéndose a vehículos de turismo y todoterreno de dos ejes. Generalmente abreviada como 4×4 o 4WD, es un sistema de transmisión en un automóvil en el que todas las ruedas pueden recibir simultáneamente la potencia del motor. [1] La mayoría de los automóviles todoterreno y camionetas tienen tracción a las cuatro ruedas, y también algunos turismos y deportivos de alta gama.

Sistemas[editar]

Ángulo ancho del Land Rover Defender con tracción a dos o cuatro ruedas.
Lamborghini Gallardo, un deportivo de altas prestaciones con motor central trasero longitudinal y tracción total (integral) en las cuatro ruedas.

Los vehículos con tracción a las 4 ruedas se dividen en dos categorías:

Tracción total 4x4 permanente[editar]

Este sistema de tracción total permanente (AWD acronismo inglés)), también conocido como tracción integral (full time AWD en inglés) distribuye siempre la fuerza de tracción a las cuatro ruedas. La fuerza de tracción del motor se transmite al diferencial central a través de la transmisión, y desde aquí a las cuatro ruedas. El diferencial central tiene la misión de absorber las diferencias de rotación entre las ruedas delanteras y las traseras, controlando la diferencia de rotación de cada eje/rueda al tomar las curvas. Este tipo de tracción se usa sobre todo en vehículos de alta gama y más en turismos que circulan por carreteras que por caminos (offroad). Su principal ventaja es un excelente control del vehículo, mejor adherencia y excelente reparto de par a cada eje en función de la adherencia. Su eventuales desventajas son que aumenta el consumo del vehiculo al llevar todo el sistema de transmisión permanentemente conectado, su mayor peso y su elevado precio. En ciertas condiciones fuera de carretera se hace necesario un bloqueo del diferencial central para evitar la perdida de tracción.

Tracción total 4x4 conectable[editar]

Este sistema se basa en la tracción permanente en uno de los ejes (delantero o trasero, según el fabricante), y el otro eje se conecta al motor mediante el sistema del cambio según la voluntad del conductor, o bien automáticamente mediante un sistema electrónico que detecta las condiciones de la vía. Este tipo de tracción se utiliza más habitualmente en todoterrenos de gama media o económica.

En un sistema de tracción total conectable sin diferencial central, la fuerza de tracción del motor se transmite al cambio y de este a la caja de transferencia que reparte la transmisión a cada eje. Cuando se selecciona 2WD, la fuerza de tracción se distribuye a dos ruedas y cuando se selecciona 4WD, la fuerza de tracción se distribuye a las cuatro ruedas. En algunos tipos de vehículos el conductor puede seleccionar mediante un convertidor de par 4–alta, que permite la fuerza de tracción normal o 4–baja (marcha reductora), que se emplea cuando el vehículo requiere un par adicional y/o menor velocidad. Su principal ventaja, en compàración con la transmisión total permanente, es su sencillez constructiva, menor peso y reducido precio. También suelen tener un sensible menor consumo. Al no llevar diferencial central no necesita el bloqueo de este en eventuales situaciones complicadas fuera de carretera. Su deventaja principal es que no se debe circular a alta velocidad en firmes adherentes con el 4x4 conectado y que necesita ser activado manualmente antes de estar en situaciónes comprometidas.

Comparación[editar]

La gran diferencia entre los vehículos de tracción total permanente (AWD) y los tracción total conectable (4WD), es que estos últimos no se deben llevar en carretera, o superficies de gran adherencia con tracción en las 4 ruedas, a partir de cierta velocidad (indicada por el fabricante) porque no suelen llevar diferencial central. Esta ausencia de diferencial central puede causar problemas al rodar en curvas con piso adherente sobre todo a alta velocidad (desde desgaste prematuro de neumáticos, perdida de adherencia de las ruedas, hasta destruir palieres, el cambio o el transfer). Sólo debe usarse cuando las condiciones del firme son de baja adherencia y permite, mediante el deslizamiento de las ruedas, girar a diferente velocidad el eje delantero y el trasero. Los permanentes están diseñados para funcionar permanentemente y en los más sofisticados la distribución de tracción puede variar de acuerdo a las condiciones de la vía.

Configuraciones 4x4[editar]

Las Jeep Cherokee estaban disponible en versiones 4X2 y 4X4.
Un coche de rally Subaru Impreza con tracción total (integral) utilizada para tracción en tierra suelta.

4x4 derivados de tracción trasera[editar]

  • Motor delantero / Tracción en las cuatro ruedas
  • Motor central delantero / Tracción en las cuatro ruedas

La mayoría de las configuraciones de tracción en las cuatro ruedas derivan de vehículos con motor delantero con tracción trasera (4x2) y el sistema 4x4 añadido.

Los sistemas 4x4 derivados de «Tracción trasera» son por lo general una opción en automóviles de turismo, deportivos y segmentos de vehículos deportivos utilitarios. Precursores de los modelos actuales incluyen el Jensen FF, Jeep Cherokee y Land Rover Defender.

  • Motor trasero / Tracción en las cuatro ruedas
  • Motor central trasero longitudinal / Tracción en las cuatro ruedas

También existen un puñado de vehículos con motor trasero y tracción en las cuatro ruedas, entre estos se encuentran los superdeportivos como el Lamborghini Gallardo y el Porsche 959.

4x4 derivados de tracción delantera[editar]

  • Motor delantero transversal / Tracción en las cuatro ruedas
  • Motor delantero longitudinal / Tracción en las cuatro ruedas

Hoy en día existe una nueva generación de configuraciones de tracción en las cuatro ruedas que derivan de vehículos de motor delantero con tracción delantera y el sistema 4x4 añadido.

Los sistemas 4x4 basados en plataforma de «motor delantero / tracción delantera» con motores transversales o longitudinales, son por lo general como una opción o en modelos de lujo, deportivos y segmentos de vehículos deportivos utilitarios compactos, como ejemplo, los motores transversales del Mitsubishi 3000GT y Toyota RAV4 y los motores longitudinales de la gama Audi Quattro y la mayor parte de la línea de Subaru.

Cualidades[editar]

Tracción en terrenos resbaladizos / mojados[editar]

Cada neumático de un vehículo 4WD tiene fuerza de agarre sobrante; cuando el vehículo toma una curva en una carretera resbaladiza, no se produce derrape de las ruedas motrices y el vehículo muestra un excelente rendimiento al tomar curvas. Un tracción delantera podría perder tracción en las ruedas delanteras, con lo que el vehículo entraría en subviraje; mientras que un tracción trasera podría sobrevirar al perder adherencia en las ruedas traseras

Caminos en mal estado[editar]

En caminos en mal estado en los que los vehículos 2WD no pueden pasar de forma satisfactoria, los vehículos 4WD demuestran un excelente rendimiento: si las ruedas delanteras encuentran algún obstáculo, las ruedas traseras empujan desde atrás o si las ruedas traseras han caído en un lugar embarrado, las ruedas delanteras tiran del vehículo.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

Enlaces externos[editar]