Trümmerfrau

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Trümmerfrauen trabajando en Berlín

Las Trümmerfrauen, literalmente mujeres de los escombros, (del alemán Trümmer, escombros, y Frau, mujer) fueron las mujeres que, tras la II Guerra Mundial, se dedicaron a limpiar y a reconstruir las ciudades alemanas y austriacas mediante la reutilización de los escombros de los edificios bombardeados.

Descripción

Las mujeres de los escombros tenían entre 15 y 50 años, ya que los mandos de las potencias ocupantes aliadas habían decidido que todas las mujeres de esa edad debían ocuparse del desescombro de las ciudades. Las estadísticas de población de 1945 muestran que había 7 millones más de mujeres que de hombres, por lo que entre las mujeres de los escombros abundaban viudas con uno o dos hijos. Durante la guerra, los bombardeos aliados destruyeron unos cuatro millones de viviendas y redujeron a escombros numerosas fábricas de Alemania. De acuerdo con las estimaciones, en Alemania había más 400 millones de metros cúbicos de escombros tras el final de la guerra. Las empresas que recibieron el encargo de eliminar los escombros de las ciudades alemanas dieron trabajo a las Trümmerfrauen como ayudantes de construcción, trabajadoras de los escombros o trabajadoras de evacuación.

El trabajo principal consistía en desmontar los restos de edificios, y se llevaba a cabo con cabestrantes manuales o picos. Rara vez se utilizaba tecnología más avanzada. Tras esto, había que desmontar los trozos de muro sin romper los ladrillos, para poder reutilizarlos en reparaciones y nuevas construcciones. Los ladrillos se transportaban a mano desde los las ruinas hasta la acera mediante una cadena humana. Allí se colocaban en soportes de madera o de otros materiales sólidos y se limpiaban de restos de mortero con una piqueta o alcotana. Después de esto, se apilaban los ladrillos limpios formando pilas de 200 ladrillos. Las mujeres transportaban los escombros en carretillas, carruajes de caballos, ferrocarriles (conocidos como trümmerbahnen, los ferrocarriles de los escombros), camiones o vagonetas.

Además de las Trümmerfrauen profesionales, había muchas mujeres que trabajaban de manera voluntaria. Las mujeres de los escombros trabajaban bajo cualquier condición atmosférica, en grupos de entre 10 y 20 personas, conocidos como Kolonnen (columnas).

Retirada de los escombros

De los dieciséis millones de viviendas que había en Alemania, un 25 por ciento quedaron totalmente destruidas y otro 25 por cierto quedaron muy deterioradas. La mitad de los centros escolares quedaron inutilizables y un 40 por cierto de las vías de comunicación, inservibles.

En 1951, se fundó en la zona de ocupación soviética el Nationales Aufbauwerk, organismo que coordinaba el trabajo de las Trümmerfrauen.

En la república alemana, se continuaron los trabajos de desescombro como trabajos de emergencia.

Reconocimiento general de los méritos de las Trümmerfrauen

Los méritos de las mujeres de los escombros se conmemoraron mediante actos solemnes, como la construcción de monumentos, la organización de exposiciones y de entregas de condecoraciones. Uno de los primeros homenajes que recibieron se dio con la introducción del marco en la República Federal de Alemania en 1949, y se encontraba en el diseño de las monedas de 50 céntimos. En ellas aparecía una reforestadora de robles, que deben ser recordadas tanto como las mujeres de los escombros.

En la RDA, se honró con el título de Activista de la Primera Hora a las mujeres de los escombros que consiguieron realizar varios cientos de apilamientos.

El 30 de Septiembre de 1949, Louise Schroeder pidió en un discurso ante el Bundestag de Bonn, en lo que nos exigió una ayuda masiva a Berlín, el pleno reconocimiento de estos logros, con las siguientes declaraciones: "Nuestras mujeres han sido las que con sus manos desnudas han liberado nuestras calles de peligros mortales y de escombros. Y como mujer debo decir que aquí tenemos una verdadera obligación moral, una obligación moral con las mujeres que aun con el pelo blanco siguieron con la retirada de escombros, y que ahora de repente no tienen trabajo porque ya no les podemos pagar."

El 2 de mayo de 1952 el presidente de la República Federal, Theodor Heuss, otorgó la Cruz federal al Mérito de Alemania a 32 mujeres y 17 trabajadores de desescombro.

En 1986, una antigua mujer de los escombros se suicidó porque no podía pagar el aumento del alquiler de su vivienda a causa de las bajas pensiones que recibía. Tras esto, la organización para la defensa de las personas mayores Graue Panther erigió el 9 de julio como día de las mujeres de los escombros.

Monumento a las Trümmerfrauen, Dresde.

Alemania

Aachen

El 4 de octubre del 2006, un periódico semanal publicó las memorias de Elisabeth Stock, de 83 años, que fue una de las mujeres de los escombros. En ellas se incluía el fragmento que se cita a continuación:

“en su mayoría eran mujeres que cavaban a través de los escombros del centro totalmente destruido de Aachen; picábamos y arrastrábamos piedras durante todo el día para conseguir un cuenco de sopa de los estadounidenses, hasta el pico formaba parte de nuestro equipo, …probablemente por eso se ha colocado una placa conmemorativa a las mujeres de los escombros de Aachen en la parte de atrás del ayuntamiento”.

Berlín

Aproximadamente el 10% de los edificios de los cuatro sectores en los que estaba dividida la ciudad de Berlín estaban destruidos irreparablemente. En los distritos urbanos, como Mitte, Kreuzberg, Friedrichshain, prenzlauer Berg, Tiergarten y Wedding, esta cifra alcanzaba el 30%. Las mujeres de los escombros también debían trabajar duro- y su dedicación ha sido merecedora de un gran reconocimiento: en 1946 la comandancia aliada publicó una nueva serie de sellos para toda Berlín, la llamada Bärenmarken. Los gráfistas Alfred Goldhammer y Heinz Schwalbe diseñaron cuatro motivos con símbolos de la reconstrucción, como “Mazo con ladrillo”, “Mazo con pala”, “Mazo con viga” y “Un roble joven frente a las ruinas de la plaza Belle Alliance”. Con ello se debía honrar a las numerosas personas anónimas que trabajaban entre los escombros. El 13 de octubre de 1950, Friedrich Ebert, primer alcalde de Berlín (este), le ofreció a una antigua mujer de los escombros la primera vivienda nueva construida en la avenida entonces conocida como Stallinallee como recompensa por su infatigable trabajo La alcaldesa del distrito de Wedding, Erika Heß, propuso la fundación de una asociación de Mujeres de los escombros. Sus miembros eran invitados a tomar café y pasteles en el ayuntamiento una vez al año y recibían apoyo/ayuda en cuestiones oficiales. Incluso se organizaban excursiones.

Colonia

Las mujeres – y los hombres – de los escombros se encargaron también de retirar una cuarta parte de los escombros que quedaron en la ciudad tras la guerra. Dado que el trabajo no siempre fue de carácter voluntario, aún hoy, después de 60 años, hay problemas en la administración de la ciudad para conseguir que se apruebe la construcción de una placa conmemorativa sobre la montaña de escombros del parque Hiroshima Nagasaki en el estanque Aachener Weiher.

Chemnitz

En el 2001, debido a una iniciativa del club Verein figürliches Glockenspiel im Alten Rathaus-Turm zu Chemnitz e.V , fundado en 1998, apoyada por numerosos donantes, se puso en marcha un carrillón compuesto por un total de 25 campanas. Las seis figuras, de un metro de altura aproximadamente, salen de la torre tres veces al día. Una de ellas tiene la forma de una Trümmerfrau y lleva un ladrillo en la mano derecha. El escultor Johannes (Hannes) Schulze fue el diseñador de estas figuras, que se forjaron en la fundidora Rudolf Perner Karlsruhe und Passau.

Frankfurt am Main

El 25 por ciento de las viviendas de Frankfurt estaban completamente destruidas y otros 23.000 edificios habían quedado inhabitables. Un colectivo de trabajadores de las asociaciones de ciudadanos de Frankfurt propuso en el año 2005 la construcción de un monumento dedicado a estas mujeres.

Hamburgo

El libro Ausgebombt, de Ilse Graßmann (2003) habla sobre los supervivientes de la guerra y de cómo se retiraron los escombros de esta ciudad.

Austria

En el 2005 el gobierno austriaco estableció el pago de una prima única de 300 euros a cualquier mujer de los escombros superviviente que naciera antes de 1931, pero solo si había tenido algún hijo hasta 1951 y si hoy en día se considera que son personas necesitadas.

En la película titulada “Rama Dama” (1991), del director Joseph Vilsmaier, se describe la vida de las mujeres de los escombros vienesas.