Torre de Santa María (Cáceres)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Torre de Santa María
Municipio de España
Escudo de Torre de Santa María
Escudo
Torre de Santa María
Torre de Santa María
Ubicación de Torre de Santa María en España.
Torre de Santa María
Torre de Santa María
Ubicación de Torre de Santa María en la provincia de Cáceres.
País Flag of Spain.svg España
• Com. autónoma Flag of Extremadura with COA.svg Extremadura
• Provincia Bandera de Cáceres.svg Cáceres
• Comarca Tierra de Montánchez
• Mancomunidad Sierra de Montánchez
Ubicación 39°15′10″N 6°06′53″O / 39.2528327, -6.114816Coordenadas: 39°15′10″N 6°06′53″O / 39.2528327, -6.114816
• Distancia 35 km a Cáceres
Superficie 19,07 km²
Población 610 hab. (2013)
• Densidad 31,99 hab./km²
Gentilicio Torregueño/a
Alcalde Florentino Carrasco García
Sitio web Ayuntamiento de Torre de Santa María
[editar datos en Wikidata]

Torre de Santa María es un municipio español, en la provincia de Cáceres, Comunidad Autónoma de Extremadura.

Demografía[editar]

Evolución demográfica de Torre de Santa María
2001 2002 2003 2004 2005 2006
727 711 670 669 673 668
(Fuente:[cita requerida])

Historia[editar]

A la caída del Antiguo Régimen la localidad de constituye en municipio constitucional en la región de Extremadura que desde 1834 quedó integrado en Partido Judicial de Montánchez.[1] En el censo de 1842 contaba con 200 hogares y 1096 vecinos.[2]

Economía[editar]

Las principales actividades económicas que se dan en Torre de Santa María son la agricultura y la ganadería. En los últimos años estas actividades están viviendo un importante receso debido, en parte, a que no resulta rentable la explotación de la tierra. Además, hay que reseñar que la población más joven se decanta por otro tipo de tareas, como el trabajo en las canteras de la comarca. Respecto al sector servicios, en el pueblo hay varios comercios pequeños, herrerías, pequeñas constructoras, locales de hostelería, en los que detaca un mini complejo hostelero en la entrada del pueblo con tres restaurantes y un hotel, dentro este minicomplejo alrededor del acceso al pueblo se encuentra también una gasolinera, el complejo deportivo y la sede de la mancomunidad a la que pertenece la población. En el interior del pueblo se dispone de pequeños bares y como alojamientos a destacar un par de casas rurales; otro aspecto a destacar de la economía es una pequeña residencia de ancianos.

Cultura[editar]

En este campo se puede destacar una Casa de cultura, que está compuesta de un generoso salón de actos, para la población que tiene, una pequeña biblioteca, un telecentro dónde se dispone de acceso a las nuevas telecomunicaciones de forma gratuita y un par de aulas para el desarrollo a la formación e instrucción de cursos.

En cuanto a las asociaciones podemos destacar:

Las de "Amas de Casa", que se encargan de hacer degustaciones gastronómicas, para amenizar los festejos locles así como la organización de "Los Tableros" y la colaboración con la iglesia "Nuestra Señora de la Asunción", para la organización de procesiones, limpieza, coro y demás menesteres.

La "Asociación Cultural El Chicurrichi" esta se encarga, de organizar eventos musicales, de baile tradicional y obras teatrales, también trabaja en colaboración con la de "Amas de Casa" en los eventos gastronómicos.

Otro elemento a destacar es la organización con la colaboración de las dos asociaciones y la población es la exposición de una calle temática de exhibición con utensilios y herramientas de nuestros ante pasados.

La fiesta de los Tableros[editar]

La fiesta de los Tableros tiene lugar el 21 de Septiembre, día de San Mateo, Patrón de Torre de Santa María. Es la fiesta con más tradición de este pueblo.

En un principio fue una fiesta pagana, reminiscencia de las danzas celtas, para pasar a ser semirreligiosa y digo semi porque no llega a serlo totalmente; al igual que pasa en pueblos cercanos donde existen fiestas parecidas en su forma y, aunque del mismo origen, han evolucionado de modo distinto (Tablas en Albalá, Tableros de Valdefuentes, Tablas de San Blas en Montánchez).

Se comienza nombrando a las tableras el día de San Juan. Tradicionalmente las elegía la Iglesia, su número era de seis en adelante, las dos primeras eran las madrinas de San Mateo y las demás simplemente tableras.

En la actualidad, no las nombra la Iglesia sino entre aquellas que se prestan voluntarias para ello. Lo normal es que sean jóvenes solteras aunque a falta jóvenes que se ofrezcan ha habido años en que han sido casadas y niñas de entre diez y doce años.

Además todas ellas son madrinas y tableras de San Mateo. Antiguamente las madrinas eran las que confeccionaban todos los tableros. Ahora cada una se ocupa del suyo. Una vez elegidas las tableras, cada una de ellas ha de buscar su danzador y contar además con los guías del baile, tambor y flauta, que son los que van a dar forma y dirección a las danzas del Chicurrichi, comenzando a ensayar con cerca de un mes de antelación.

Por otra parte era costumbre que las tableras pidieran un donativo en todas las casas del pueblo para realizar los tableros. Antiguamente los torrequeños contribuían con trigo, avena, huevos o cualquier otro producto que hubiera en casa, esta contribución es ahora mayoritariamente económica. Aproximadamente dos días antes comienzan a prepararse los tableros.

¿Qué se necesita?

- Primeramente la tabla en si cuya medida es de aproximadamente 1,50 m de largo por 0,50 m de ancho (era la misma que se utilizaba para llevar el pan a cocer al horno).

- La mesa donde se coloca mientras se elabora y donde se colocará definitivamente en la plaza del pueblo. Es una mesa tocinera pequeña de las que había hasta no hace mucho en muchas de nuestras casas, la medida suele ser de 0,50X0,60X0,60 m, aunque al ser de fabricación artesana no hay medidas estándar.

- Sobre la mesa va una carpeta tejida en vivos colores de las que se solía colocar encimar de los baúles y cofres, sobre esta se asienta el tablero con otra carpeta similar sino igual a la anterior, y encima de esta va un peinador con ricas y bellas puntillas de ganchillo o malla y con bordados calados. Se llevaban antiguamente en los ajuares.

- Sucesivamente se colocarán encima del peinador panes redondos en nº de seis (también se realizaban de ocho) emparejados. Sobre dichos panes se prenden tres arcos de mimbre que se adornaran con flores de tela plástico o material similar.

- A los arcos se les unen varas trasversales de mimbre con las cuales queda formada el armazón. Estas varas irán recubiertas de ramas de aralia verde salvaje, recogida en los alrededores.

- Se colocan después los dulces, que suelen ser flores fritas, roscas de lustre y roscones cocidos al horno para colgar de arcos y varas, y en la parte central apoyada sobre el tablero, se suele colocar brazos de gitano, queso de almendras, repelaos, empanadas rellenas con bizcocho, etc. Cuando no caben todos los dulces, los sobrantes los lleva una acompañante y pertenecen al tablero.

- Sólo nos queda colocar las banderas, que son de papel y de tela. Las banderas de papel están hechas de papel de seda picado y colocadas sobre un palo de gamonitos. Cada tablero lleva al menos dos banderas de papel en cada pan. Las banderas bordadas en tela (suele ser raso) son dos y van colocadas en los panes de delante, una lleva el nombre de la tablera y la otra alude al año y al Santo Patrón San Mateo, y esta suele llevar una foto de san Mateo, además de bordados, borlones y flecaduras.

- Los tableros se preparan en un local del que saldrán según el orden establecido de antemano (antiguamente de casa de las madrinas) y ya en la calle serán colocados en la cabeza de la tablera correspondiente. Comienza el desfile de tableros con sus danzadores, andando al ritmo que marca el tambor y la flauta con el tradicional e inconfundible chicurrichi.

- Una vez en la plaza a la orden del guía (recordemos que es la persona que lleva el tambor) a la de tres se colocarán en las mesas previamente dispuestas y ahora comienza el baile del chicurrichi, en el que sólo participan los danzadores, pandero y flauta.

- La danza es preciosa, entra por los ojos y por los oídos, y te engancha para que al próximo año vuelvas a tener ganas de repetir.

- Una vez terminado el baile se da paso a la subasta de los tableros. Cuando se subasta un tablero la mitad de los danzadores va a llevarlo a la casa de la persona que se queda con él, mientras tanto se subasta el segundo, y cuando regresan los danzadores de llevar el anterior tablero van a llevar el segundo el resto de los danzadores, y así sucesivamente.

- El dinero que se recauda es para La Iglesia, para que el sacerdote lo destine a aquellas necesidades más apremiantes, que suelen ser arreglos de infraestructuras del edificio.

- Días después el sacerdote tiene la obligación de invitar a una buena comida a madrinas y danzadores, para darle las gracias por haber hecho posible que la fiesta se haya celebrado un año más

La Encina Nieta[editar]

La Encina Nieta es uno de los emblemas de la localidad. Recientemente ha sido declarada Árbol Singular. Situada a las afueras del municipio, cuenta con unos cinco metros circunferenciales en la base del tronco. Se calcula que cuenta con varios siglos de antigüedad. Es un monumento digno de ser visitado por todo buen amante de la naturaleza.

Notas[editar]

  1. Cervantes Virtual [1]
  2. Municipio Código INE -10.188 [2]