Tomoyuki Yamashita

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Tomoyuki Yamashita
Yamashita.jpg
Tomoyuki Yamashita en 1945.
General
Años de servicio 19051945
Apodo El Tigre de Malasia
Lealtad Bandera de Japón Imperio de Japón
Servicio/rama Bandera del Imperio de Japón Ejército Imperial Japonés
Participó en

Nacimiento 8 de noviembre de 1885
Kōchi, Bandera de Japón Japón
Fallecimiento 23 de febrero de 1946
Los Baños, Flag of the Philippines.svg Filipinas
[editar datos en Wikidata ]

Tomoyuki Yamashita (山下 奉文 Yamashita Tomoyuki?, Prefectura de Kōchi, 8 de noviembre de 1885 - Los Baños, La Laguna, Filipinas, 23 de febrero de 1946) fue un general del Ejército Imperial Japonés durante la Segunda guerra mundial. Se hizo muy famoso al conquistar las colonias británicas durante la campaña malaya y por la caída de Singapur, ganándose por ello el apodo de «Tigre de Malasia».[1] Algunos autores contemporáneos le han dado el apodo de «Bestia de Bataan».[2] Fue ejecutado en 1946 en Filipinas.

Biografía[editar]

Carrera militar[editar]

Nació en la Prefectura de Kōchi. Tras licenciarse en la academia de cadetes en 1905, asistió a la escuela de estado mayor entre 1913 y 1916. Entre 1919 y 1921, el entonces capitán Yamashita trabajó en las oficinas agregadas de defensa en Berlín y Berna.

Pese a su evidente capacidad, Yamashita fue tratado fríamente en el ejército. Cayó en desgracia con el emperador Hiro-Hito cuando manifestó compasión por los oficiales rebeldes en el Incidente del 26 de febrero de 1936. También chocó con Hideki Tōjō y su facción. Yamashita insistía en que Japón debería terminar su conflicto con China y mantener relaciones pacíficas con los Estados Unidos y el Reino Unido, pero fue destinado a un puesto sin importancia en el Ejército de Kwantung.

En diciembre de 1940, Yamashita fue enviado en misión militar a Alemania e Italia. En 1941 fue puesto al mando del 25 Ejército. En la campaña malaya, comenzada el 8 de diciembre de 1941 y terminada el 15 de febrero de 1942, sus 30.000 soldados, en 70 días, a costa de diez mil bajas, habían infligido más de 38.000 bajas y tomado más de 130.000 prisioneros - soldados indios, australianos y británicos - además de conquistar la plaza rica y simbólica de Singapur, y abrir la ruta a las Indias Orientales Neerlandesas.

El héroe de la campaña fue de todos modos apartado a Manchuria nuevamente, y fue a todos los efectos marginado durante la mayor parte de la guerra del Pacífico. Se suele pensar que fue el primer ministro Tojo el responsable de su marginación, porque lo percibía como una amenaza.[3]

Combates en Filipinas[editar]

En 1944, cuando la situación de la guerra se volvió crítica para Japón, el General Yamashita asumió el mando japonés en la defensa de las Filipinas. El ejército americano desembarcó en la isla de Leyte sólo diez días después de la llegada de Yamashita a Manila. Éste, con maniobras para prolongar la batalla y causar al enemigo el mayor número posible de bajas fue forzado a retirarse de Manila a las montañas del norte de Luzón. Yamashita dio órdenes de evacuar Manila, pero el contralmirante Iwabuchi Sanji desobedeció las órdenes y se hizo cargo de la defensa de la ciudad, convirtiendo la ciudad en un campo de batalla.[4] Durante los combates en la capital filipina se produjo lo que se conoció como la masacre de Manila, en la que se calcula que murieron cerca de cien mil civiles filipinos.

Yamashita siguió usando después tácticas dilatorias para mantener su ejército operativo hasta la rendición de Japón en septiembre de 1945. Sus fuerzas se rindieron a los generales aliados Arthur Ernest Percival y Jonathan Wainwright.

Juicio y ejecución[editar]

El General Yamashita (en segundo plano a la derecha), en su juicio en Manila, noviembre de 1945

Una Comisión militar estadounidense juzgó al General Yamashita y lo sentenció a muerte. Fue ahorcado - muerte infame para un militar - el 23 de febrero de 1946. Se sostienen toda clase de dudas acerca de la legitimidad del juicio y de la condena. Se dice que fue acusado por sus soldados de crímenes que nunca había ordenado o de los que no habría podido tener conocimiento.[cita requerida] Se cree que el juicio "programado" fue la venganza privada del General Douglas MacArthur para el ocupante de "sus" Filipinas, un general que operó con más eficacia y talento que él, Yamashita aguantó mucho más que el propio McArthur en la defensa de las Filipinas, lo que amargó mucho su prometido regreso, y por lo que MacArthur estaba muy resentido, sentimiento que lo acompañó hasta su muerte, dado que siempre consideró al General Yamashita inferior a él.[cita requerida]

Referencias[editar]

  1. Frank Reel (1949). The Case of General Yamashita, The University of Chicago Press, pp. 53 & 55
  2. Marouf Hasian (2012). In the Name of Necessity: Military Tribunals and the Loss of American Civil Liberties, University of Alabama Press, pág. 286
  3. Richard Fuller (2011). Japanese Generals. 1926–1945, pp. 243–244
  4. John Toland (1970). The Rising Sun: The Decline and Fall of the Japanese Empire 1936–1945, Random House, pág. 677

Enlaces externos[editar]