Toma de la embajada de la República Dominicana

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Toma de la embajada de la República Dominicana
Conflicto armado en Colombia
Fecha 27 de febrero al 25 de abril de 1980
Lugar Embajada de la República Dominicana en Bogotá, Colombia
Coordenadas 4°35′53″N 74°04′33″O / 4.5981, -74.0758Coordenadas: 4°35′53″N 74°04′33″O / 4.5981, -74.0758
Causas Toma del edificio de la embajada de la República Dominicana por el grupo guerrillero M-19
Resultado Negociación con secuestradores del M-19 en Cuba y liberación de los rehenes.
Beligerantes
Flag of Colombia.svg Ejército Nacional de Colombia Flag of M-19.svg M-19
Comandantes
Julio César Turbay
General Fernando Landazábal Reyes
Jaime Bateman Cayón
Luis Otero Cifuentes
Rosemberg Pabón
Guillermo Elvecio Ruiz
Natalia Mendoza Arias
Fuerzas en combate
?? 12
Bajas
0 1

La Toma de la embajada de la República Dominicana, llamada también "Operación Libertad y Democracia", fue una acción armada del grupo guerrillero colombiano Movimiento 19 de abril (M-19) en la cual se tomó por asalto y secuestró las instalaciones de la Embajada de la República Dominicana en Bogotá. En la acción el M-19 secuestró a diplomáticos de numerosos países que departían en una fiesta conmemorativa de la independencia de la República Dominicana, el 27 de febrero de 1980 hasta el 25 de abril de 1980 cuando secuestradores y secuestrados fueron enviados a Cuba, donde los rehenes fueron liberados y los guerrilleros quedaron asilados.[1]


La Toma[editar]

Fueron cuatro grupos integrados por cuatro personas cada uno, los que tomaron la embajada. “Éramos cuatro grupos de cuatro, entonces los otros 12 hicieron una especie de herradura, porque todos los guardaespaldas de los embajadores estaban afuera. Mis compañeros llegaron vestidos de deportistas” provenientes del campo de fútbol de la Universidad Nacional que había al lado.[2]

Eran las 12:10 del mediodía. En la embajada de la República Dominicana en Bogotá, se ofrecía una recepción a un numeroso grupo de diplomáticos, una recepción para conmemorar la fiesta nacional de ese país. En cuestión de segundos, uno de los aparentemente invitados sacó una pistola y disparó al aire. Según declaraciones del mismo "Comandante Uno", un día antes del asalto ni él, ni los demás guerrilleros, conocían el lugar donde estaba localizada la sede de la embajada de la República Dominicana, que ido vestido con saco y corbata, con dos guerrilleros más y armado con una pistola 9 milímetros. Se confundió al ver su reflejo en un espejo, se asustó y fue cuando hizo el disparo.[2]

El desconocido para los asistentes anunció que se trataba de un asalto y se identificó a sí mismo como el "Comandante Uno". En ese momento, el comando compuesto por 12 guerrilleros se tomó la embajada y neutralizó a los invitados presentes. "Mataremos a dos de los rehenes cada 10 minutos...", amenazó el comandante del asalto.[1]

En el grupo de secuestrados habían 16 diplomáticos de alto rango, entre los que figuraban los embajadores en Colombia de Austria, Brasil, Costa Rica, República Dominicana, Egipto, El Salvador, Guatemala, Haití, Israel, México, Suiza, Estados Unidos, Uruguay, Venezuela y el Nuncio Papal.[3]

Inicialmente el M-19 demandó al gobierno del presidente colombiano, Julio César Turbay que liberaran de las cárceles a 300 compañeros "prisioneros políticos" que habían sido arrestados por las autoridades colombianas en el transcurrir del conflicto armado colombiano, como también exigieron al gobierno que pagara US$50 millones de dólares.[3]

Como una acción humanitaria de los guerrilleros, un niño y las mujeres con cargos de embajadoras fueron dejados en libertad. Una de las mujeres guerrilleras que asaltaron la embajada y había sido herida en el tiroteo del asalto inicial con el Ejército de Colombia, fue atendida por un médico, pero al negarse a salir de la embajada murió desangrada. En dicho tiroteo el embajador de Venezuela, también resultó herido.

El Ejército de Colombia rodeó las instalaciones de la embajada y estratégicamente posicionó francotiradores en los edificios aledaños. La presión sobre el presidente Turbay escaló por parte de altos mandos militares y políticos que pedían que se rescatara militarmente a los rehenes por asalto.

En una acción temeraria, el embajador uruguayo, Fernando Gómez Fynn, aprovechó un descuido de los guerrilleros y escapó de la embajada.[4]

Negociaciones[editar]

El 2 de marzo de 1980, cuatro días después de la toma, el gobierno colombiano autorizó contactos directos con el comando guerrillero. Como portavoz por el grupo guerrillero M-19 fue asignada, Carmenza Cardona Londoño (alias "La Chiqui"), quien se caracterizó por ser una mujer sumamente ilustrada y estudiada, de hecho siempre se mostró muy humana, cualidad reconocida incluso en los mismos rehenes que reconocieron en ella una fuente de apoyo en momentos de depresión durante la toma, ella se reunió con representantes del gobierno, Ramiro Zambrano Cárdenas y Camilo Jiménez Villalba. La reunión se llevó a cabo dentro de una camioneta amarilla que estacionaron frente a la embajada. El embajador mexicano estuvo también presente como testigo.

El 21 de abril de 1980, una Comisión de Derechos Humanos de la OEA se entrevistó con el presidente colombiano y miembros de su Gabinete, en el que se intercambiaron impresiones sobre la situación de los derechos humanos en Colombia, el gobernante colombiano planteó el problema creado por la ocupación de la Embajada Dominicana; expuso aspectos de las negociaciones llevadas a cabo hasta esa fecha por delegados del gobierno, expresando que se habían efectuado 16 diálogos entre personeros del gobierno y los guerrilleros. El presidente solicitó la cooperación de la Comisión para ayuda a una solución jurídica de la toma, lo cual acordaron. Una Comisión Especial de funcionarios diplomáticos de países que tenían rehenes en la Embajada Dominicana, lideradas por el Nuncio Apostólico de la Santa Sede en Argentina, Monseñor Pío Laghi, actuando como delegado del Papa Juan Pablo II visitó a la Comisión en sus oficinas del Hotel Tequendama para intentar alcanzar una solución favorable a la repercusión internacional.[5]

La Comisión, dentro del mandato de su competencia, aceptó la solicitud autorizada por el gobierno y a partir del 22 de abril visitó en reiteradas oportunidades la sede de la representación diplomática tomada; se entrevistó con el Presidente Turbay, el entonces Ministro de Relaciones Exteriores, Diego Uribe Vargas y otras autoridades colombianas; y sostuvo sucesivos diálogos con los integrantes del comando guerrillero y con los rehenes.[5] En total se llevaron a cabo alrededor de 24 reuniones entre los representantes del gobierno y los representantes del M-19.

El evento se mantuvo en los titulares de los medios de comunicación internacionales de la época. El entonces líder del M-19, Jaime Bateman Cayón mencionó que la propaganda política generada por el asalto había sido más eficaz que una operación guerrillera armada, ya que les había dado mayor protagonismo internacional y que lo que tenían que lograr después era tratar de mantener a los guerrilleros con vida durante la toma de la embajada.

Desenlace[editar]

Después de 52 días de negociaciones y 61 días de haberse iniciado la toma, alias "Comandante Uno" y los representantes del gobierno acordaron que dejarían ir al comandante y los guerrilleros junto con los secuestrados a Cuba el 25 de abril de 1980. Una vez en Cuba, los embajadores de los respectivos países serían dejados en libertad. Se decía que el M-19 también habría recibido un pago por el gobierno colombiano de uno o dos millones de dólares. Finalmente Rosemberg Pabón aceptó que les habían dado US$3 millones de dólares antes de salir hacia Cuba, pero que habían fallado en el objetivo que era liberar a más de 315 "presos políticos" que tenía en ese entonces el Gobierno aunque los "presos políticos" fueron amnistiados en el gobierno de Belisario Betancur.[6] Rosemberg Pabón permaneció viviendo en Cuba hasta marzo de 1990, cuando por un tratado de paz y el llamado a una nueva Asamblea Nacional Constituyente, la guerrilla del M-19 se convirtió en un partido político.

Tiempo después, Pabón se lanzó como candidato a la alcaldía de la ciudad de Yumbo y fue electo. Y en otro periodo de elecciones fue también electo como senador de la república. Pabón llegó a afirmar públicamente que si el presidente Turbay no hubiera usado los medios del diálogo como negociación para liberar a los secuestrados, la toma a la embajada de la República Dominicana hubiera terminado en tragedia y en un escalamiento del conflicto armado colombiano entre el M-19 y el gobierno.

Obras basadas en la toma[editar]

Véase también[editar]

Referencias[editar]