Tomás Gutiérrez

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Tomás Gutiérrez
Tomás Gutiérrez

22 de julio de 1872-26 de julio de 1872
Predecesor José Balta
Sucesor Francisco Díez-Canseco

Datos personales
Nacimiento  ?
Flag of Peru.svg Perú, Arequipa, Majes
Fallecimiento 26 de julio de 1872
Flag of Peru.svg Perú, Lima
Profesión Militar

Tomás Gutiérrez (Majes, Arequipa, ? - Lima, 26 de julio de 1872) fue un militar y político peruano que dirigió un golpe de estado contra el presidente José Balta y Montero, y ocupó de facto la Jefatura del Estado del Perú, del 22 al 26 de julio de 1872. Fue asesinado por una turba enfurecida, en pleno centro de Lima.

Carrera militar[editar]

Se decía que en sus primeros momentos había sido arriero, hasta que se enroló en el ejército y poco a poco fue escalando los diferentes grados militares, a partir de la década de 1850. Sus tres hermanos menores (Silvestre, Marceliano y Marcelino) siguieron su ejemplo, aunque sin llegar a distinguirse, como si lo haría Tomás.[1]

En 1854 ascendió a sargento mayor de infantería y luego viajó al Sur para sumarse a la revolución que el general Ramón Castilla inició en Arequipa. Participó en la marcha sobre Lima y por su destacada actuación en la batalla de La Palma, librada el 5 de enero de 1855, fue ascendido a teniente coronel.

Durante el segundo gobierno de Castilla luchó contra la revolución encabezada por Manuel Ignacio de Vivanco en Arequipa, que originó la sangrienta guerra civil peruana de 1856-1858. Por su valerosa conducta en el asalto final de Arequipa fue ascendido a coronel, el 7 de marzo de 1858. Elegido diputado por la provincia de Castilla, concurrió a las legislaturas de 1858-1859. Participó en la campaña contra el Ecuador.

Como jefe del batallón “Áncash”, respaldó a los gobiernos de los presidentes Miguel de San Román (1862-1863) y Juan Antonio Pezet (1863-1865). Se destacó luchando en defensa del gobierno de Pezet contra la revolución del coronel Mariano Ignacio Prado de 1865, por lo que fue ascendido a general. Mientras se efectuaba el avance de los revolucionarios hacia Lima, apaciguó a la población del Callao que se había pronunciado en favor del vicepresidente Pedro Diez Canseco, pero tras la caída de Pezet fue apresado y se le anuló su ascenso a general, el 13 de diciembre de 1865.

Borrado del escalafón, se alistó como simple soldado en el Batallón Depósito y participó junto con sus hermanos en el combate del Callao del 2 de mayo de 1866. Finalizada la guerra con España, se trasladó a Tarapacá y se sumó a la revolución que en defensa de la Constitución de 1860 encabezó Castilla, quien lo ratificó como general y lo nombró comandante general de sus unidades de cazadores, en abril de 1867. Acompañó al viejo mariscal en los últimos instantes de su vida, y frustrada la revolución por la muerte de aquél, volvió a Lima.[2]

Tomás Gutiérrez. Grabado del siglo XIX.

Poco después se sumó a la sublevación que estalló en Arequipa contra el gobierno de Prado y la Constitución de 1867, encabezada por el vicepresidente Pedro Diez Canseco, quien reconoció a Tomás como general. Contribuyó a la defensa de Arequipa ante el ataque de las tropas gobiernistas, y luego siguió a las tropas triunfantes de Diez Canseco, llegando al Callao el 22 de enero de 1868. Enviado a Chiclayo para combatir la revolución del coronel José Balta, no quiso usar las armas contra el pueblo, y retornó a Lima para dar cuenta de la situación. Ya por entonces tenía fama de valiente y buen soldado, complementado con su sagacidad en cumplir misiones oficiales.

Tras la elección de Balta como presidente e instalado el Congreso, el 12 de agosto de 1868, se declaró la nulidad de los ascensos otorgados por el presidente Pezet, y una vez más quedó rebajado Tomás al grado de coronel. El presidente Balta le nombró Inspector General del Ejército y propuso al Congreso su ascenso a general, pero no llegó a expedirse la ley respectiva. Pese a ello, Tomás dio un decidido apoyo al gobierno de Balta, y lo mismo hicieron sus hermanos, los coroneles Silvestre, Marcelino y Marceliano, que se hallaban al frente de los batallones que guarnecían Lima. Fue debido principalmente a este apoyo que el gobierno de Balta gozó de estabilidad, hasta antes del golpe que los mismos hermanos protagonizarían pocos días antes de finalizar el mismo.

Tomás fue nombrado ministro de Guerra y Marina en 1872, hecho que fue recibido con alarma por el Partido Civil, de reciente fundación, el mismo que por entonces triunfó en las elecciones generales llevando a la presidencia al que sería el primer presidente civil de la historia del Perú: Manuel Pardo y Lavalle.

El complot contra Balta[editar]

Corrían los últimos días del gobierno constitucional del coronel José Balta y Montero. Pardo era el ganador de las recientes elecciones y se esperaba un traspaso del mando presidencial sin mayores inconvenientes, a pesar de que, como era normal en esa época, siempre había rumores de complots y rupturas del orden constitucional. Sin embargo, antes que ocurriera dicho traspaso, el ministro de Guerra y Marina, coronel Tomás Gutiérrez, junto con sus tres hermanos, los también coroneles Silvestre, Marceliano y Marcelino Gutiérrez, propusieron a Balta perpetuarse en el poder por medio de un golpe de estado, desconociendo las elecciones. Según parece, en un principio el presidente aceptó el plan, pero luego, por consejo de algunos amigos, como Enrique Meiggs, se negó rotundamente a cometer tal ilegalidad. Ante tal situación los Gutiérrez planearon el derrocamiento de Balta. Contaban a su favor con un ejército de 7.000 hombres bien armados y con el apoyo de algunos políticos, como Fernando Casós.[3]

Jefe Supremo de la República[editar]

El 22 de julio de 1872, Silvestre Gutiérrez, a la cabeza de dos compañías del batallón «Pichincha», penetró en el Palacio de Gobierno y apresó al presidente Balta. Enseguida fue a la Plaza de Armas, donde se hallaba su hermano Marceliano al mando del batallón «Zepita»; ambos declararon destituido al presidente Balta y proclamaron a Tomás Gutiérrez como General del Ejército y Jefe Supremo de la República.[4]

Ese mismo día, Tomás Gutiérrez solicitó la subordinación de las Fuerzas Armadas y, especialmente, de la Marina de Guerra del Perú. Sin embargo, al día siguiente la Marina suscribió un manifiesto a la Nación en el que hacía explícita su decisión de no apoyar al gobierno de facto:

(…) El inaudito abuso de fuerza con que el día de ayer ha sido escandalizada la capital de la república, debía encontrar como en efecto ha sucedido el rechazo más completo de parte de los jefes y oficiales de la Armada que escriben (…)

Firmaron dicho manifiesto marinos notables como Miguel Grau, Aurelio García y García, entre otros.[4] El presidente electo, Manuel Pardo y Lavalle, fue trasladado por Manuel Melitón Carvajal a la fragata Independencia, que lo transportó a Pisco, salvaguardando así su persona.

Asesinato de José Balta.

Mientras tanto, el pueblo limeño mostraba su desacuerdo con el motín militar. Aunque en un inicio los pobladores no intervinieron directamente, con el correr de las horas varios grupos de ciudadanos salieron a las calles, vociferando contra los Gutiérrez y alentando la revuelta. La situación fue tornándose cada vez más violenta.

El 26 de julio, Silvestre Gutiérrez fue asesinado mientras iba a tomar el tranvía en la Estación de San Juan de Dios (hoy Plaza San Martín). Se dice que en represalia, Marceliano Gutiérrez, que custodiaba a Balta en el cuartel de San Francisco, ordenó asesinar al mandatario preso, aunque tal aseveración no ha sido probada. Lo cierto es que Balta fue acribillado a balazos por tres fusileros, mientras descansaba en su lecho después de haber almorzado, y la noticia de su muerte corrió rápidamente por toda Lima.[5]

Muerte[editar]

Viendo que el ambiente se había encendido en su contra, Tomás Gutiérrez dejó Palacio de Gobierno y se trasladó al cuartel de Santa Catalina, donde se hallaba su hermano, el coronel Marcelino Gutiérrez. Allí sufrió el asedio de la población. Ambos hermanos decidieron entonces abandonar el cuartel en la noche, en medio del fuego de fusiles y cañones. Mientras tanto, el otro hermano, Marceliano, se dirigió al Callao, donde murió combatiendo contra el pueblo sublevado, el mismo 26 de julio.

Los cadáveres de Tomás y Silvestre Gutiérrez fueron colgados en los andamios de las torres de Catedral, que en esos días se hallaba en refacciones. Foto del archivo Courret.

Mientras que Marcelino se refugiaba en la casa de una familia amiga, Tomás, de manera temeraria, huyó por las calles de Lima, con el rostro cubierto y con sombrero de paisano, gritando "Viva Pardo" con la intención de pasar desapercibido, sin embargo tropezó con un grupo de oficiales y civiles capitaneados por el coronel Domingo Ayarza quien lo reconoció inmediatamente. Al ser apresado, afirmó que había sido incitado a rebelarse por prominentes políticos y militares, los cuales lo abandonaron y aseguró no saber nada del asesinato del presidente Balta. Avanzaron unas cuadras, mientras eran seguidos por una turba que vociferaba amenazas, y al llegar a la plazuela de La Merced, los militares que lo apresaron no pudieron protegerlo más e ingresaron a Tomás en una botica, cerrando enseguida las puertas. La muchedumbre rompió las puertas y buscaron a Tomás, al que encontraron escondido en una tina; allí mismo lo mataron de un disparo, para luego sacar el cuerpo a la calle. Allí, el cadáver fue desvestido y abaleado, y alguien le cortó el pecho desnudo con un sable mientras decía, aludiendo a la banda presidencial:

¿Quieres banda? Toma banda.

Enseguida fue arrastrado a la plaza y colgado de un farol frente al Portal de Escribanos. Horas más tarde le hizo compañía, colgado de un farol cercano, el cadáver de su hermano Silvestre, llevado desde la iglesia de los Huérfanos. Las casas de los hermanos fueron reducidas a escombros.

Al amanecer del día 27, ambos cuerpos aparecieron colgados de las torres de la Catedral, desnudos y cubiertos de horrorosas heridas, a una altura de más de 20 metros; un espectáculo nunca antes visto en la capital. Horas después fueron rotas las sogas que los sostenían, cayendo los cuerpos al piso, que se estrellaron contra las baldosas. Luego se quemó a los dos despojos humanos en el centro de la plaza y en la tarde fue arrojado al fuego un tercer cadáver, el de Marceliano, traído desde el Cementerio Baquíjano y Carrillo del Callao.[6]

Días después, Manuel Pardo hizo su entrada apoteósica en la capital y asumió el mando de la Nación el 2 de agosto de 1872.

El único de los hermanos Gutiérrez que consiguió salvarse fue Marcelino, el más apacible de los hermanos, que se refugió en una casa amiga y logró así salvarse de la furia del pueblo limeño. Capturado días después, purgó prisión durante algún tiempo y salió libre por una ley de amnistía; luego participó en la defensa de Lima, durante la Guerra del Pacífico, luchando en la batalla de San Juan y Chorrillos y en la batalla de Miraflores, en 1881. Falleció en 1904.


Predecesor:
José Balta
Presidente Constitucional del Perú
Jefe Supremo de la República
22 de julio de 1872 - 26 de julio de 1872
Escudo nacional del Perú.svg
Sucesor:
Francisco Díez-Canseco
2º vicepresidente de la República

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Basadre 1998, p. 1395.
  2. Tauro del Pino 2001, p. 1126.
  3. Basadre 1998, p. 1392.
  4. a b Pedro Planas Silva. «Miguel Grau: En defensa de la Constitución». Instituto de Estudios Políticos y Estratégicos (IDEPE). Consultado el 20 de agosto de 2010.
  5. Basadre 1998, p. 1395.
  6. Basadre 1998, p. 1396.
Bibliografía
  • Basadre Grohmann, Jorge: Historia de la República del Perú. 1822 - 1933, Octava Edición, corregida y aumentada. Tomo 6. Editada por el Diario "La República" de Lima y la Universidad "Ricardo Palma". Impreso en Santiago de Chile, 1998.
  • Chirinos Soto, Enrique: Historia de la República (1821-1930). Tomo I. Lima, AFA Editores Importadores S.A., 1985.
  • Orrego, Juan Luis: La República Oligárquica (1850-1950). Incluida en la Historia del Perú. Lima, Lexus Editores, 2000. ISBN 9972-625-35-4
  • Tauro del Pino, Alberto: Enciclopedia Ilustrada del Perú. Tercera Edición. Tomo 7. FER/GUZ. Lima, PEISA, 2001. ISBN 9972-40-156-1
  • Vargas Ugarte, Rubén: Historia General del Perú. Noveno Tomo. Primera Edición. Editor Carlos Milla Batres. Lima, Perú, 1971.