Tomás Becket

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Tomás Becket
Arzobispo de Canterbury
Tomás Becket
Consagración episcopal 3 de junio de 1163

Canonización 12 de julio de 1174 por Alejandro III
Festividad 29 de diciembre
Nacimiento Londres, 21 de diciembre de 1118
Fallecimiento Canterbury, 29 de diciembre de 1170
Profesión Arzobispo de Canterbury y Lord Canciller de Inglaterra
Santo Tomás Becket
Nacimiento Londres, 21 de diciembre de 1118
Venerado en Iglesia Católica y la Iglesia Anglicana
Canonización 12 de julio de 1174 por Alejandro III
Festividad 29 de diciembre

Santo Tomás de Canterbury, Tomás Cantuariense, Tomás de Cantorbery o Tomás Becket (n. Londres; 21 de diciembre de 1118 – f. Canterbury; 29 de diciembre de 1170). Arzobispo de Canterbury y Lord Canciller de Inglaterra. Es venerado como santo y mártir por la Iglesia Católica y la Iglesia Anglicana.

Biografía[editar]

Nació en el seno de una familia burguesa originaria de Ruan en Normandía.

Uno de los amigos ricos de su padre, Richer de L'aigle —posteriormente firmante de la constitución de Clarendon contra Tomás—, que se sentía atraído por sus hermanas, le enseñó las buenas maneras, a montar a caballo y a cazar, por lo que participaba en justas y torneos. A los diez años realizó sus primeros estudios de leyes civiles y canónicas en la abadía de los monjes de Merton, en Surrey. Estudió teología en París y Bolonia. De regreso a Inglaterra, entró al servicio del arzobispo de Canterbury, Teobaldo, que, impresionado por su capacidad y sagacidad, le encargó varias misiones en Roma.

En 1154 fue nombrado arcediano de Canterbury y preboste de Beverley y, al año siguiente, canciller del reino.

Enrique II de Inglaterra, como todos los reyes normandos, quería ser el soberano absoluto, tanto de su reino como de la Iglesia, basándose en las costumbres ancestrales de sus antepasados; quería eliminar los privilegios adquiridos por el clero inglés que consideraba disminuían su autoridad. Becket le pareció la persona idónea para defender sus intereses; el joven canciller se convirtió no sólo en un fiel servidor de Enrique II, sino también en un excelente compañero de caza y diversiones, manteniendo, no obstante, con mucha diplomacia, su renuncia a las pretensiones del rey. Nadie dudaba, excepto quizá Juan de Salisbury, de la total entrega y fidelidad de Becket a la causa real. El rey envió a su hijo Enrique a vivir en la casa de Becket, tal y como se acostumbraba a hacer con los niños de la nobleza. Más tarde ésta sería una de las razones por las cuales Enrique se enfrentaría a su padre, al estar afectivamente ligado a su tutor Becket.

El arzobispo Teobaldo falleció el 18 de abril de 1161 y el capítulo acogió con cierta indignación el hecho de que el rey les impusiera a Tomás como sucesor en la sede arzobispal de Canterbury. La elección tuvo lugar en mayo y Becket fue consagrado el 3 de junio de 1163.

Arzobispo[editar]

Desde el momento en que fue consagrado, una transformación radical se operó en el nuevo Primado ante la estupefacción general de todo el reino. El cortesano alegre y amante de los placeres dio paso a un prelado austero con ropas de monje y dispuesto a sostener hasta la muerte la causa de la jerarquía eclesiástica.

Ante el cisma que dividía a la Iglesia, Becket se inclinó a favor del papa Alejandro III que sustentaba los mismos principios jerárquicos y recibió el palium o estola de Alejandro en el concilio de Tours.

De regreso a Inglaterra, Becket empezó a poner en práctica el proyecto que había preparado: liberar a la Iglesia de Inglaterra de las limitaciones que él mismo había consentido aplicar. Su objetivo era doble: abolición completa de toda jurisdicción civil sobre la Iglesia, con el control no compartido por el clero, libertad de elección de sus prelados y la adquisición y seguridad de la propiedad como un fondo independiente.

El rey comprendió rápidamente el resultado inevitable que esta actitud del arzobispo comportaba y convocó al clero en Westminster el 11 de octubre de 1163, exigiendo la derogación de todas las demandas de excepción jurídica civil y reconociendo la igualdad de todos los individuos ante la ley. La alta prelatura se hallaba dispuesta a admitir las peticiones del rey, a lo que se negó, firmemente, el arzobispo. Enrique no estaba dispuesto a mantener una disputa abierta y propuso un acuerdo apelando a las costumbres del pasado. Tomás aceptó este compromiso aunque con ciertas reservas respecto a la salvaguarda de los derechos de la Iglesia; no hubo consenso y la cuestión quedó sin resolver. Enrique II, insatisfecho, abandonó Londres.

Las constituciones de Clarendon[editar]

El rey convocó otra asamblea en Clarendon el 30 de enero de 1164 en la que presentó sus demandas expuestas en dieciséis puntos. Sus peticiones implicaban el abandono de la independencia del clero y su dependencia de Roma. Aparentemente obtuvo la aprobación del clero, pero no la de su Primado.

Becket trata de llegar a un acuerdo mediante la discusión de los puntos expuestos por el rey, pero ante la obstinación del mismo, se niega a firmar el tratado. Esto significó la guerra abierta entre los dos poderes en cuestión. Enrique trata de deshacerse de Becket por la vía judicial y le convoca ante el gran consejo de Northampton el 8 de octubre de 1164 para responder a la acusación que se le hace: oposición a la autoridad real y abuso de su cargo de canciller.

Becket deja Inglaterra[editar]

Miniatura del siglo XIII, mostrando el asesinato de Becket.

Becket niega el derecho de la asamblea para juzgarle y recurre al Papa; pero, dándose cuenta del peligro que corre, se exilia voluntariamente el 2 de noviembre, refugiándose en Francia. Se dirige a Sens donde se encontrará con el papa Alejandro III, que recibe asimismo a unos enviados del rey que solicitan, en su nombre, que tome medidas contra Becket y envíe un legado a Inglaterra con autoridad plenaria para resolver el problema. Alejandro III se niega a tales pretensiones y presta su apoyo a Becket.

Enrique persigue al arzobispo fugitivo dictando una serie de decretos contra Becket aplicables a todos sus amigos y partidarios; pero Luis VII de Francia le acoge y le ofrece su protección. Becket permanece dos años en la abadía cisterciense de Pontigny, hasta que las amenazas de Enrique le obligan a regresar a Sens.

Becket, en plena posesión de sus prerrogativas, quería que su posición fuera mantenida por medio de la excomunión y la prohibición, pero aunque Alejandro III simpatizaba con las ideas de Becket, prefería contemporizar y atemperar para lograr sus propósitos. Las diferencias entre el papa y el arzobispo se hicieron patentes y empeoraron cuando, en 1167, unos legados fueron enviados a Inglaterra con autoridad para arbitrar en la cuestión. Obviando esta limitación sobre su jurisdicción y persistiendo en sus principios, Becket pacta con los legados y se somete a las condiciones del rey a cambio de que éste respete los derechos de su orden.

Su firmeza parece recompensada cuando, en 1170, el papa está a punto de cumplir sus amenazas de excomulgar al rey. Enrique, inquieto ante esta eventualidad, trata de llegar a un acuerdo que permita el regreso de Tomás a Inglaterra y dejarle continuar con su ministerio.

Ambas partes siguieron irreconciliables y Enrique, apoyado por sus partidarios, se niega a devolver las propiedades eclesiásticas que había invadido. Tomás prepara la sanción contra todos aquellos que habían privado a la Iglesia de sus bienes y contra los obispos que la habían secundado. Tomás ya había sido enviado a Inglaterra para su promulgación, desembarcó en Sándwich el 3 de diciembre de 1170 y, dos días después, entró en Canterbury.

Asesinato[editar]

Relicario de Becket en el museo Victoria & Albert (Londres).

La tensión existente entre ambas partes imposibilitaba una salida satisfactoria y la catástrofe se veía venir. Dos frases del rey, exasperado, «¿no habrá nadie capaz de librarme de este cura turbulento?» y «es conveniente que Becket desaparezca» (es posible que las frases fueran apócrifas; según la tradición fueron dichas en un ataque de ira), fueron interpretadas como una orden para cuatro caballeros anglo-normandos, Reginald Fitzurse, Hugo de Morville, William Tracy y Richard Brito que, de inmediato, proyectaron el asesinato del arzobispo que llevaron a cabo el martes 29 de diciembre de 1170 en el atrio de la catedral de Canterbury mientras asistía a vísperas con la comunidad monástica.

Becket fue reverenciado por los fieles de toda Europa que lo consideraron un mártir. Apenas tres años después, en 1173, fue canonizado por Alejandro III. El 12 de julio de 1174, Enrique II tuvo que hacer penitencia públicamente ante la tumba de su enemigo, que se convirtió en uno de los lugares de peregrinaje más populares de Inglaterra, hasta que fue destruida durante la disolución de los monasterios (1538 a 1541). En 1220, los restos de Becket fueron trasladados desde su primera tumba a un relicario en la recién terminada capilla Trinity. El suelo sobre el que descansaba ese relicario es aún señalado con una vela encendida. Hoy día, los arzobispos celebran la eucaristía en este lugar para conmemorar el martirio de Becket y el traslado de su cuerpo a ese emplazamiento.

Su resistencia a la autoridad real lo enemistó con la corte y esa postura disidente lo llevó a la muerte.

Repercusiones en España: Soria, Salamanca, Tarrasa y Vegas de Matute[editar]

Iglesia en Vegas de Matute

Este hecho histórico enlaza casualmente con varios puntos de España. Alfonso VIII, rey de Castilla, se casó en 1170 con doña Leonor, hija de Enrique II de Inglaterra, y le dio en arras a su esposa, entre otras ciudades y castillos que tenía en propiedad, la ciudad de Soria. Leonor de Plantagenet quiso homenajear al antiguo amigo de su padre pidiendo que quedase plasmado en la Iglesia de San Nicolás de Soria el asesinato llevado a cabo en el atrio de la catedral de Canterbury. Así se hizo, y en las paredes de una de las capillas de esta iglesia, hoy en ruinas, se conserva entre sus frescos la representación de la muerte de Santo Tomás Becket.

Apenas a los cinco años de su muerte y dos de su canonización existía ya una Iglesia en Salamanca dedicada al culto de Tomás Becket.

Otra capilla dedicada a Tomás Becket se encuentra en Tarrasa (Barcelona), en la iglesia de Santa María del conjunto episcopal de Egara, con un magnífico fresco realizado sobre 1180.

La iglesia parroquial de Vegas de Matute, población de Segovia, está también dedicada a Santo Tomás de Canterbury, patrón del pueblo.

Repercusiones y referencias culturales[editar]

Las leyendas locales relacionadas con Becket surgieron en Inglaterra tras su canonización. Aunque son típicas las historias hagiográficas que revelan también su brusquedad de carácter. El pozo de Becket en Otford, condado de Kent, se dice que fue creado después de que Becket mostrara su desagrado por el sabor del agua de la ciudad.
Asimismo se dice que surgieron dos manantiales de cristalinas aguas cuando golpeó el suelo con su báculo.
La ausencia de ruiseñores en Otford también se atribuye a Becket quien, al ser molestado en sus rezos por el canto de un ruiseñor, ordenó que nunca volviera a cantar ninguno en la ciudad. En la ciudad de Strood, asimismo en Kent, se dice que la causa de que sus habitantes nazcan con cola es debida a Becket, ya que los hombres de la ciudad habían apoyado al rey en sus luchas contra el arzobispo y, para demostrar ese apoyo, cortaron la cola del caballo de Becket a su paso por la ciudad.

Los Cuentos de Canterbury, de Geoffrey Chaucer, comienzan con un grupo de peregrinos que se dirigen al relicario del santo en la Catedral de Canterbury.
Las obras literarias modernas basadas en la historia de Tomás Becket incluyen las piezas Asesinato en la catedral de T.S. Eliot y Becket o el honor de Dios de Jean Anouilh, con una película de igual título, dirigida en 1964 por Peter Glenville, con Richard Burton y Peter O'Toole en los papeles protagonistas. En el siglo XIX Conrad Ferdinand Meyer escribió la novela Der Heilige (El santo) basada en Tomás Becket. En el siglo XX, la novela Los pilares de la tierra de Ken Follett es un relato ficticio sobre las luchas de la iglesia y la aristocracia que culmina en el martirio de Becket a manos de los hombres del rey Enrique.

Bibliografía[editar]

Enlaces externos[editar]