Titanoboa

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Commons-emblem-notice.svg
 
Titanoboa
Rango temporal: Paleoceno
Titanoboa NT.jpg
Recreación artística de Titanoboa
Clasificación científica
Reino: Animalia
Filo: Chordata
Clase: Sauropsida
Orden: Squamata
Suborden: Serpentes
Familia: Boidae
Subfamilia: Boinae
Género: Titanoboa
Head et al., 2009
Especie: T. cerrejonensis
Head et al., 2009

Titanoboa cerrejonensis es una especie extinta de serpiente de la familia de los boidos, que vivió en el Paleoceno en Sudamérica entre hace 60 y 58 millones de años.[1] Es la serpiente más grande encontrada hasta la actualidad, superando a la anterior poseedora del título, Gigantophis.[1]

Descripción del reptil y su hábitat[editar]

Titanoboa vivió entre hace 60 y 58 millones de años donde se sitúa la actual Colombia, según un estudio de la Universidad de Toronto en Mississauga (Canadá).[1] [2]

Se le ha dado el nombre de Titanoboa cerrejonensis por su tamaño y por la mina de carbón del Cerrejón, una de las minas a cielo abierto más grande del mundo, en el Departamento de La Guajira, Colombia, situada en la formación geológica homónima. A través de un estudio comparado de sus vértebras, se estima que la serpiente medía 13 metros de longitud y tenía un peso aproximado de 1135 kg.[3] En Cerrejón también fueron hallados esqueletos de tortugas gigantes (Cerrejonemys) y de cocodrilos (Cerrejonisuchus) que pudieron ser devorados por el enorme ofidio. De acuerdo con Jonathan Bloch, "Actualmente, las grandes serpientes devoran cocodrilos y no es irracional decir que Cerrejonisuchus era una comida común para Titanoboa", teniendo en cuenta que los fósiles de las dos especies fueron hallados cerca uno del otro. [4] Como la mayoría de serpientes, podía también nadar y cazar en el agua.

Importancia del hallazgo para estudios sobre el clima[editar]

El tamaño del reptil es muy importante, ya que la dimensión de las serpientes, como animales de sangre fría, dependen de la temperatura de su hábitat. Por su tamaño, Titanoboa necesitó una temperatura media anual de entre 30 y 34 grados centígrados para sobrevivir, 6 grados más de la temperatura media actual en la ciudad de Cartagena, que es de 28 grados.[5] Estos datos pondrían en entredicho la idea de que la vegetación tropical podría desaparecer a temperaturas más elevadas.[2] [3]

Sin embargo, otros investigadores consideran errónea la estimación anterior. Por ejemplo, un estudio de 2009 publicado en la revista Nature aplicó el modelo matemático usado en el estudio de Head et al. para lagartos extintos de la zona templada de Australia prediciendo que los lagartos que actualmente viven en las áreas tropicales deberían ser capaces de alcanzar los 10 metros de largo, el cual obviamente no es el caso.[6]

En otra crítica publicada en la misma revista, Mark Denny, un especialista en biomecánica, señaló que la serpiente era tan grande y produciría tanto calor metabólico que la temperatura ambiental en realidad debió de ser entre cuatro a seis grados más fría que la estimación anterior, o de otro modo la serpiente se sobrecalentaría.[7]

Otros datos relevantes[editar]

Nunca se habían encontrado en la zona ecuatorial de Suramérica fósiles de vertebrados tan antiguos, por la densidad de la selva y por el deterioro provocado por las altas temperaturas y la humedad. Esta nueva especie ha permitido conocer mejor la historia de las serpientes y el clima en los trópicos americanos en un periodo en que estaban empezando a evolucionar nuevos seres vivos.[8]

El equipo científico[editar]

Al frente del equipo que hizo el descubrimiento estaban Carlos Jaramillo, científico del Smithsonian Tropical Research Institute en Panamá y Jonathan Bloch, conservador del Museo de Historia Natural de Florida de la Universidad de Florida, (EEUU).[9]

Científicos e Instituciones que participaron:

  • Jason J. Head, Universidad de Toronto.
  • Jonathan I. Bloch, Universidad de Florida, Gainesville.
  • Alexander K. Hastings, Universidad de Florida, Gainesville.
  • Jason R. Bourke, Universidad de Florida, Gainesville.
  • Edwin A. Cadena, Smithsonian Tropical Research Institute; Universidad de Florida, Gainesville.
  • Fabiany A. Herrera, Smithsonian Tropical Research Institute; Universidad de Florida, Gainesville
  • David Polly, Universidad de Indiana, Bloomington.
  • Carlos A. Jaramillo, Smithsonian Tropical Research Institute.[9]

En la cultura popular[editar]

En 2011, Charlie Brinson y su equipo crearon una versión electromecánica de aproximadamente 10 metros de largo de Titanoboa, usando veinte eslabones de aluminio de alta resitencia y 40 cilindros hidraúlicos proporcionales. Hay planes de extenderlo hasta la longitud completa de 15 metros. [10]

El 22 de marzo de 2012, una reconstrucción de tamaño natural de 14 metros de longitud y 90 kilos de peso de Titanoboa fue puesta en exhibición en la Grand Central Station en la ciudad de Nueva York. Esta era una promoción de un documental de televisión del Smithsonian Channel llamado "Titanoboa: Monster Snake" con emisión el 1 de abril de 2012.[11]

Referencias[editar]

  1. a b c Kwok, Roberta (4 de febrero de 2009). «Scientists find world's biggest snake». Nature. Consultado el 4 de febrero de 2009.
  2. a b La serpiente más grande vivió hace 60 millones de años en Colombia y era tan larga como un autobús, El País 04/02/2009,
  3. a b Head, Jason J.; Jonathan I. Bloch, Alexander K. Hastings, Jason R. Bourke, Edwin A. Cadena, Fabiany A. Herrera, P. David Polly, and Carlos A. Jaramillo. «Giant boid snake from the paleocene neotropics reveals hotter past equatorial temperatures». Nature 457:  pp. 715-718. doi:10.1038/nature07671. 
  4. Antecesor de los cocodrilos que vivió en Colombia fue un manjar para la mayor serpiente del mundo, El Tiempo, febrero 3, 2010
  5. The Royal Society: Gigantism, temperature and metabolic rate in terrestrial poikilotherms.
  6. Sniderman, J. M. K. (2009). «Biased reptilian palaeothermometer?». Nature 460 (7255):  pp. E1. doi:10.1038/nature08222. http://www.academia.edu/1366147/Sniderman_J.M.K._2009_Biased_reptilian_palaeothermometer_Nature_460_E1-E2. 
  7. Denny, M. W.; Lockwood, B. L.; Somero, G. N. (2009). «Can the giant snake predict palaeoclimate?». Nature 460 (7255):  pp. E3. doi:10.1038/nature08224. 
  8. Titanoboa, la serpiente del Paleoceno, arroja luz sobre el cambio climático, Público 04/02/2009.
  9. a b Titanoboa - Titanic Boa Fossil From Colombia Is World's Largest Snake, Acientificblogging 04//02/2009.
  10. Robotic Titanoboa, official website.
  11. "Titanoboa: Monster Snake", Smithsonian Channel website. Consultado el 26 de Marzo de 2012.

Enlaces externos[editar]