Tirio

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Tirio es el gentilicio de los habitantes de Tiro. De aquí deriva la expresión “tirios y troyanos”, que se usa hasta ahora para referirse a dos grupos de personas siempre enfrentados y que nunca se ponen de acuerdo. Al parecer, el origen de esta famosa expresión está vinculado con la legendaria guerra de Troya.

La expresión Tirios y troyanos se origina en la Eneida de Virgilio. En el libro I la reina Dido le dice esto a Eneas en una invitación a la convivencia:

La ciudad que estoy levantando vuestra es; varad vuestras naves; ninguna distinción habré de hacer entre tirio y troyano.

Pero la guerra de Troya la libraron griegos y troyanos. Y los tirios no eran griegos, sino fenicios, descendientes de los antiguos cananeos de los que mucho se habla en el Antiguo Testamento. Los tirios no participaron en la guerra de Troya; no obstante, a pesar de que eran más comerciantes que guerreros, tuvieron muchos conflictos bélicos con los griegos.

En tiempos remotos los tirios fueron aliados de los israelitas, sin embargo estos los desalojaron de sus tierras y los obligaron a emigrar hacia los lugares donde fundaron las famosas ciudades fenicias de Sidón, Biblos, la propia Tiro y Cartago. Mil años antes de Cristo, Hiram I, monarca de Tiro, hizo una gran alianza con Salomón, rey de Israel; y otro rey tirio, Itoabal, dio a su hija en matrimonio a Acab, también célebre rey israelita.

Algún tiempo después los fenicios se aliaron con los griegos, a los que se sometieron después de que Alejandro Magno derrotara al emperador persa, Darío, en la batalla de Issos, para convertirse en el amo del mundo entonces conocido. Pero los tirios, aunque reconocieron como señor a Alejandro, no le permitieron que entrara a su ciudad, a diferencia de las otras ciudades fenicias. Alejandro, furioso, marchó contra la orgullosa Tiro y, tras sitiarla durante siete meses, pudo finalmente doblegar a los tirios y tomar la ciudad.

Posiblemente, de esa feroz y épica resistencia de los tirios al asedio de los ejércitos griegos de Alejandro, se derivó la expresión sobre tirios y troyanos cuando se quiere referir a enemigos o adversarios irreconciliables.

Otra versión, más creíble, remite el origen de la expresión a la rivalidad entre cartagineses y romanos, ya que los primeros eran de ascendencia tiria y los segundos pretendían ser de ascendencia troyana (Eneas).