Tiranía de las pequeñas decisiones

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

La tiranía de las pequeñas decisiones se refiere a un fenómeno explorado en un ensayo del mismo nombre, publicado en 1966 por el economista estadounidense Alfred E. Kahn.[1] El artículo describe una situación en la perspectiva de una serie de decisiones, que de manera individual y relativamente pequeñas en tamaño y tiempo, acumulativamente producen un resultado que no es óptimo ni deseado. Se trata de una situación en la que una serie de pequeñas decisiones, individualmente racionales puede cambiar negativamente el contexto de las elecciones subsiguientes, hasta el punto donde las alternativas deseadas son irreversiblemente destruidas. Kahn describió el problema como un problema común en la economía de mercado que puede conducir a un fallo de mercado.[1] El concepto se ha extendido a otras áreas de la economía, tales como la degradación del medio ambiente,[2] las elecciones políticas[3] y problemas de salud pública.[4]

Un ejemplo clásico de la tiranía de las pequeñas decisiones es la tragedia de los bienes comunes, descrito por Garrett Hardin en 1968[5] como una situación en la que un número de los pastores apacenta las vacas en un pastizal común. Los pastores llevan a cabo actos independiente en lo que ellos perciben como su propio auto-interés racional, en última instancia, agotando sus recursos limitados en el pastizal, a pesar de que está claro que no es en su interés a largo plazo ó de cualquier pastor que esto suceda.[6]

Referencias Anteriores al tema[editar]

Tucídides ( . c . 460-c 395 aC ), declaró:

Ellos dedicar una fracción muy pequeña de tiempo para que se examine cualquier objeto público, la mayor parte a la persecución de sus propios objetos. Mientras tanto cada fantasías que ningún daño vendrá a su negligencia, que es el negocio de la otra persona para cuidar de uno u otro por él,. Y así, por el mismo concepto se entretiene con todos por separado, la causa común imperceptiblemente decae[7]

Aristóteles (384-322 aC), igualmente se opuso a los bienes comunes de la polis de Atenas :

Por lo que es común al mayor número tiene el menor cuidado otorgado a él. Cada uno piensa principalmente en su cuenta, casi nada del interés común, y sólo cuando él mismo se refería como un individuo. Para además de otras consideraciones, todo el mundo está más inclinado a descuidar el deber que le espera otro para cumplir, al igual que en muchas familias asistentes suelen ser menos útiles que otros. [9]

Thomas Mun (1571-1641), un Inglés mercantilista , comentó acerca de las decisiones tomadas con una perspectiva miope de poca monta:

Ellos no busques más que el comienzo de la obra, que mal informa a sus juicios, y los conduce al error: Porque si sólo contemplamos las acciones del labrador en el tiempo de la semilla cuando se echa lejos de mucho maíz en el suelo, y no le vamos a un loco que un labrador cuenta: pero si tenemos en cuenta su trabajo en la cosecha, que es el fin de sus esfuerzos, nos encontramos con el aumento digno y abundante de sus acciones. [10]

Eugen von Böhm-Bawerk (1851-1914), economista austriaco, se observa que las decisiones tomadas con pequeñas perspectivas temporales pueden tener una cualidad seductora:

Ocurre con frecuencia, creo, que una persona se enfrenta a una elección entre un presente y un futuro satisfacción o insatisfacción y que decide a favor del menor placer presente a pesar de que sabe perfectamente, y es aún más explícitamente consciente en el momento en que hace su elección, que la desventaja futuro es el mayor y que por lo tanto su bienestar, en general, sufre a causa de su elección. El "playboy" despilfarra asignación de su entera meses en los primeros días de disipación de frívolo. ¿Están claramente anticipa su posterior vergüenza y privación! Y sin embargo, no es capaz de resistir a las tentaciones del momento. [11]

Ejemplos Históricos[editar]

El ferrocarril Ithaca[editar]

El evento que sugirió por primera vez la tiranía de las pequeñas decisiones a Kahn fue la retirada de los servicios ferroviarios de pasajeros en Ithaca (Nueva York). El ferrocarril era el único medio fiable para entrar y salir de Ithaca, proporcionando servicios independientemente de las condiciones externas, con buen y mal tiempo, durante la temporadas de alta y baja demanda. La aerolínea local y la empresa de autobuses acaparaban el tráfico cuando las condiciones eran favorables, dejando a los trenes proveer el servicio cuando las condiciones eran difíciles. El servicio de ferrocarril fue finalmente retirado, porque las decisiones colectivas individuales hechas por viajeros no proporcionó al ferrocarril con los ingresos que necesitaba para cubrir sus costos. Según Kahn, esto sugiere una prueba económica hipotética de si el servicio debería haber sido retirado.

Supongamos que cada persona en la ciudad se le preguntará ¿Cuánto habría estado dispuesto a comprometerse con regularidad durante un período de tiempo, por ejemplo anualmente, por la compra de boletos prepagados, para mantener el servicio ferroviario de pasajeros a disposición de su comunidad. Mientras la cantidad que hubiera declarado habría superado lo que efectivamente abonó en el periodo estudiado, entonces en esta medida, la desaparición del servicio de pasajeros fue un incidente de mercado.[8]

El hecho de no reflejar el valor total de la disposición de los pasajeros de mantener el servicio ferroviario tiene su origen en la discrepancia entre la percepción del tiempo en el que los viajeros estaban operando, y la percepción del tiempo en el que el ferrocarril estaba operando. Los viajeros estaban haciendo muchas decisiones a corto plazo, decidiendo cada viaje en particular si ir por el ferrocarril, o si en lugar de ir en coche, autobús o la línea aérea local. Sobre la base de los efectos acumulativos de estas pequeñas decisiones, el ferrocarril estaba haciendo una decisión importante a largo plazo, "prácticamente de todo o nada, y de una vez y para siempre", ya sea para mantener o abandonar su servicio de pasajeros. Tomados de uno en uno, cada decisión de un consumidor realizada individualmente por los viajeros tuvieron un impacto insignificante sobre la capacidad de supervivencia del ferrocarril. No habría sido racional para un viajero considerar la supervivencia del ferrocarril en cualquiera de sus decisiones particulares. [8]

El hecho es que cada elección de x sobre y constituye también un voto para eliminar la posibilidad de elegir a partir de entonces y. Si suficiente gente vota por x, cada vez necesariamente en el supuesto de que y seguirá estando disponible, y de hecho puede desaparecer. Su desaparición puede constituir una privación real, que los clientes voluntariamente quisieran poder evitar. La única opción que el mercado ofrece a los viajeros a influir en la decisión de más largo plazo del ferrocarril era lo más breve en la perspectiva del tiempo, y la suma total de nuestras compras individuales de billetes ferroviarios necesarios suman a una cantidad menor, que nuestro interés real se combinan en la disponibilidad permanente del servicio ferroviario. Fuimos víctimas de la "tiranía de las pequeñas decisiones".[8]

La degradación ambiental[editar]

En 1982, el ecologista de estuarios, William Odum, publicó un artículo en el que amplió el concepto de la tiranía de las pequeñas decisiones a los problemas ambientales. Según Odum, "gran parte de la actual confusión y la angustia que rodea las cuestiones ambientales pueden atribuirse a decisiones que nunca se hicieron conscientemente, sino simplemente el resultado de una serie de pequeñas decisiones".[2]

Odum cita, como ejemplo, los pantanos a lo largo de las costas de Connecticut y Massachusetts. Entre 1950 y 1970, casi el 50 por ciento de los pantanos fueron destruidos. Esto no fue deliberadamente planeado, y el público puede muy bien haber apoyado la conservación si se les hubiera preguntado. En cambio, cientos de pequeñas extensiones de marismas se convirtieron a otros fines a través de cientos de pequeñas decisiones, lo que resulta en un resultado importante y sin el consenso general nunca realmente alcanzado.[2]

Otro ejemplo son los Everglades de Florida. Estos han sido amenazados, no por una sola decisión desfavorable, sino por muchas de las decisiones pinchazo independientes, como las decisiones para añadir esta bien, eso canal de drenaje, otra aldea de jubilación, otro camino ... Ninguna decisión explícita se hizo para restringir el flujo de las aguas superficiales en los claros, o para animar a los fuegos calientes, destructivos e intensificar las sequías, pero este ha sido el resultado.[2]

Con pocas excepciones, amenazadas y las especies en peligro de extinción deben su situación a la serie de pequeñas decisiones. Los osos polares , ballenas jorobadas y las águilas calvas han sufrido los efectos acumulativos de las decisiones individuales a sobreexplotar o convertir hábitats. La remoción, uno por uno, de tortugas verdes playas de anidación para otros usos es paralela a la disminución de las poblaciones de tortuga verde.[2]

La eutrofización rara vez es el resultado de una decisión deliberada. En su lugar, los lagos se eutrofian gradualmente a medida que un efecto acumulativo de pequeñas decisiones; se añade la adición de este desagüe de aguas residuales doméstica y que a continuación, emisarios industriales, con una segunda vuelta que aumenta constantemente a medida que este desarrollo de la vivienda, a continuación, que la carretera y algunos campos más agrícolas.[2] Los efectos insidiosos de decisiones pequeñas marchas en, tierra productiva se convierte en desierto , las aguas subterráneas son explotadas hasta el punto en que no puede recuperarse, se utilizan plaguicidas persistentes y se talan bosques tropicales sin tener en cuenta las consecuencias acumulativas.[2]

Notas[editar]

  1. a b Kahn, Alfred E. (1966) "The tyranny of small decisions: market failures, imperfections, and the limits of economics" Kvklos, 19:23-47.
  2. a b c d e f g Odum WE (1982) "Environmental degradation and the tyranny of small decisions" BioScience, 32(9):728-729.
  3. Burnell, P (2002) "Zambia's 2001 Elections: the Tyranny of Small Decisions, Non-decisions and 'Not Decisions'" Third World Quarterly, 23(3): 1103-1120.
  4. *Bickel WK and Marsch LA (2000) "The Tyranny of Small Decisions: Origins, Outcomes, and Proposed Solutions" Chapter 13 in Bickel WK and Vuchinich RE (2000) Reframing health behavior change with behavioral economics, Routledge. ISBN 978-0-8058-2733-0.
  5. Garrett Hardin, "The Tragedy of the Commons", Science, Vol. 162, No. 3859 (December 13, 1968), pp. 1243-1248. Also available here and here.
  6. Baylis J, Wirtz JJ, Cohen EA and Gray CS (2007) Strategy in the contemporary world: an introduction to strategic studies Page 368. Oxford University Press, ISBN 978-0-19-928978-3
  7. Thucydides (ca. 460 B.C.-ca. 395 B.C.), History of the Peloponnesian War, Book I, Sec. 141; translated by Richard Crawley (London: J. M. Dent & Sons; New York: E. P. Dutton & Co., 1910).
  8. a b c Kahn AE (1988) The economics of regulation: principles and institutions Volume 1, pp 237–238. MIT Press. ISBN 978-0-262-61052-0

Referencias[editar]