Tinta roja (película)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Tinta roja»)
Saltar a: navegación, búsqueda
Tínta roja
Título Tinta roja
Ficha técnica
Dirección
Protagonistas Tatiana Astengo
Lucía Jiménez
Carlos Gassols
Giovanni Ciccia
Gianfranco Brero
Yvonne Frayssinet
Fele Martínez
Ver todos los créditos (IMDb)
Datos y cifras
País(es) Perú
España
Año 2001
Género Drama
Duración 100 minutos
Ficha en IMDb

Tinta roja es una película peruana del director peruano Francisco Lombardi, basada en la novela homónima del chileno Alberto Fuguet con guion de Giovanna Pollarolo Giglio. Trata sobre las vicisitudes de un joven periodista practicante al llegar a la redacción de un diario sensacionalista. El chico se ha criado sólo con su madre, ya que el papá se desapareció de la casa. Su jefe es un mujeriego, el fotógrafo sólo habla cuando toma fotos y al chofer de la unidad móvil le gusta citar a hombres famosos.

Ficha artística[editar]

Argumento[editar]

Tinta roja es una película que trata del periodo de prácticas de Alfonso en el periódico sensacionalista El Clamor. Al presentarse a las prácticas, Nadia pide ir a Espectáculos, área que deseaba Alfonso a quien lo mandan a Policiales. Queda claro que Alfonso está enamorado de Nadia y entre sus planes está irse a vivir con ella a Paris si gana una beca.

En Policiales conoce al jefe Chulluncito, Faúndez, y se da cuenta que no tienen nada en común: Alfonso espera ganar una beca en España y desarrolla sus prácticas para obtener su título de periodista; Faúndez se enorgullece de no haber estudiado nunca nada, y se jacta de saber más que toda la generación de Alfonso. Lo compara con Vargas Llosa y lo llama Varguitas, lo entrevista y le da a entender que no sirve para el puesto; aun así, lo lleva a un día de trabajo.

Alfonso conoce a los otros dos miembros del equipo, Escalona y Van Gogh, fotógrafo que no habla, y el conductor que le gusta citar frases famosas.

Su primer encargo es ir a ver un joven que se colgó en el cementerio, lo que lo hace vomitar, y Faúndez indaga la historia: "era el jardinero de una casa, en la cual se enamoró de la hija del dueño, y al morir esta, se colgó en su tumba". Van a ver un ambulante atropellado y Faúndez manda a Alfonso a descubrir el cadáver, cosa que tampoco puede hacer; para concluir el día, lo manda a entrevistar a la viuda, a quien no se atreve a comunicarle la muerte de su marido. Van Gogh le advierte que si no lo hace lo despedirán, y Alfonso lo hace recibiendo una paliza a cambio.

Ya superada su primera prueba empieza a escribir para el periódico: "El asesinato por parte de una mujer de su marido y su amante"; Faúndez le dice que es lo peor que ha visto y le recuerda que el clamor cuenta historias, y aunque retorcidas es literatura, o subliteratura; Faúndez reescribe la nota con un tono muy humano, novelesco, y le pide que continúe en el mismo estilo.

Alfonso hace una salida con Roxana, amante de su jefe, para reportar un hecho: una joven que intentó suicidarse pero cayó en el techo de un carro matando al conductor, cuya esposa compraba un ataúd para su hijo, allí conoce a un policía que se hace su amigo y su informante más confiable. Al contarle la nota a Roxana, esta siente compasión por la suicida frustrada, dejando entender su forma de ver la vida.

Nadia no le hace caso a Alfonso y Faúndez le sugiere que corte con ella porque el jefe Ortega, con quien trabaja Nadia, tiene fama de mujeriego.

Alfonso aprende el oficio, lo que se ve en una nota sobre una monja violada y que llega a ser portada. Aunque recibe una felicitación, se decepciona pues como siempre Faúndez le confía los datos de la investigación a su amante Roxana. Pelea con su jefe.

Alfonso conoce a la familia de Faúndez: una esposa que no concuerda con la imagen que tenía de su jefe,, y un joven de unos 25 años con síndrome de Down. Les gusta disfrazarse de "El Chavo del 8" y Faúndez de "Don Ramon".

Tras sucesivos rechazos de Nadia, y la sospecha de que ella ha tenido relaciones con su jefe, Faundez le presenta a Valeria, podóloga, hacia la que siente una inmediata atracción sexual en una peña, donde coinciden con Nadia. hay cierta fricción y Alfonso se va a casa con Faúndez, a quien confiesa que su padre es médico y nunca lo había cuidado, que abandonó a su madre y que el único gesto que tuvo con él fue comprarle un diccionario, Faúndez le dice que eso vale oro.

Ya en su casa, Alfonso recibe la visita de Nadia, quien lo encuentra terminando de escribir su novela (para la beca), y se da cuenta que Alfonso esquiva el tema del viaje a España. Nadia se entrega.

Tras unos días Alfonso se aleja de Nadia y esta le reclama, pero no trasciende.

Hay una reunión entre los practicantes y el jefe Ortega, Alfonso destaca nítidamente; tras eso Roxana se entera que Alfonso ha ganado la beca por unanimidad, y deciden celebrarlo. En la fiesta se entera que el hijo de Faúndez fue drogado por unos vándalos y se tiró a un auto, muriendo.

Faúndez es ahora la víctima de la línea roja de los periódicos amarillistas, y Alfonso, como encargado del área, encabeza una investigación inmisericorde de su ex jefe, quien lleva perdido varios días.

En una nota sobre un bebé asesinado por su madre, Alfonso descubre que su padre, en combinación con una funeraria, ha alterado la autopsia, exculpando a los asesinos, desapareciendo criminales y cometiendo una larga serie de delitos, por lo que Alfonso lo apoda el Dr. Muerte.

Al enterarse el padre, busca a Alfonso a pedirle que límite el escándalo, pero Alfonso se niega; a la mañana siguiente, al comprar el periódico, ve que su nota ha desaparecido y solo queda un acápite titulado "Velorio bamba" sin ninguna nota de su padre. Al llegar a El Clamor, se entera de que quien cambió todo fue Faúndez. Alfonso protesta pero éste le dice: "Noticias buenas hay todos los días, un padre es único, además el artículo era terrible, mejor estuvo lo que escribiste de mi hijo".

Faúndez se retira y le deja el puesto a Alfonso, quien recibe a un practicante. Pero Alfonso también se retira y se va a su beca. Termina despidiéndose de Van Gogh.