Tindaya

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Tindaya
Montaña de Tindaya.jpg
Montaña de Tindaya
Tipo Chimenea volcánica
Ubicación Fuerteventura, Islas Canarias
 • Situación Llano de Esquinzo (La Oliva)
 • Coordenadas 28°35′46.88″N 13°58′36.10″O / 28.5963556, -13.9766944


Coordenadas: 28°35′46.88″N 13°58′36.10″O / 28.5963556, -13.9766944
Altitud 400 msnm
Prominencia 245 m
Superficie 186,7 ha
Ruta Sendero por la cresta suroeste

Tindaya es una montaña situada en el municipio de La Oliva, en la isla de Fuerteventura de las Islas Canarias. Dista 6 km del océano Atlántico, en el Llano de Esquinzo a 150 m hasta una cota cercana a los 400,5 m. La montaña de Tindaya es considerada el monumento natural más emblemático de la isla de Fuerteventura.

Características[editar]

Tiene un especial interés histórico y arqueológico por la cantidad de grabados rupestres que alberga. Tindaya constituía un lugar sagrado para la población aborigen de Fuerteventura, los majos, que esculpieron sobre ella más de 300 grabados con formas de pie o podomorfos. Los grabados podomorfos están presentes en Canarias solo en las islas de Fuerteventura y Lanzarote. También hay en zonas de influencia cultural bereber del norte de África. No se sabe con exactitud lo que representan, aunque se ha descubierto que los podomorfos de Tindaya están orientados hacia el Teide en Tenerife y hacia la isla de Gran Canaria.[1] Precisamente, desde la cima de Tindaya se puede divisar con facilidad en los días despejados la silueta del Teide, situada en dirección suroeste. A su vez, también se han hallado grabados podomorfos en Lanzarote que están orientados hacia la Montaña de Tindaya, este último dato desmuestra que la importancia religiosa-cultural de Tindaya en la época aborigen revasó los límites de la isla de Fuerteventura.[2]

Tindaya ha sido declarada Bien de Interés Cultural. Además de su valor histórico, la montaña ha sido reconocida como Monumento Natural y Punto de Interés Geológico por la Administración canaria. A pesar de todo, el alto valor ornamental de su traquita ha hecho que la piedra de Tindaya haya sido explotada hasta fechas recientes.

Proyecto de Chillida[editar]

En 1993 el artista vasco Eduardo Chillida idea una obra escultórica para la montaña de Tindaya, que supondría un gran cubo de vacío en el interior de la montaña, así como oquedades hacia el exterior.[3] Este proyecto provoca la reacción de diversos colectivos ecologistas y conservacionistas, que alegan que se pondría en peligro tanto la "estructura" de la montaña (debido a su vaciado) como los grabados podomorfos dejados por los majos. Por otro lado, una serie de supuestas irregularidades y corruptelas políticas desembocan en el conocido como "Caso Tindaya", archivado por la Justicia.

Referencias[editar]