Timbú (etnia)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Los timbúes (nombre genérico dado por los guaraníes a los pueblos que se horadaban la nariz) fueron un pueblo indígena que a la llegada de los primeros exploradores españoles en el siglo XVI se hallaban en la República Argentina en el sur de la provincia de Santa Fe en torno a la desembocadura de los ríos Carcarañá y Coronda en el río Paraná y en el departamento Diamante de la provincia de Entre Ríos.

Formaban parte del grupo de los Chaná-timbú (o grupo del Litoral), los que geográficamente se agrupaban en:

Se los cree emparentados con los guaycurúes ya que sus restos arqueológicos evidencias influencias amazónicas.[1] Diversas fuentes coloniales los mencionan como altos y bien formados, se sabe que superaban los 1,70 m de talla promedio. Suelen ser agrupados con los chanáes como los chaná-timbúes, nombre que también se suele dar a todo el grupo del Litoral. Estos pueblos eran posiblemente el producto de reiterados mestizajes y aculturaciones entre pámpidos y láguidos.

Eran seminómades o semi-sedentarios y básicamente cazadores-recolectores y pescadores, aunque también cultivaron la tierra, sembraban maíz, calabazas y habas y recolectaban miel. Practicaban la geofagia, al freir bollos de tierra en grasa de pescado.[2]

Decoraban su cerámica. Tenían caciques hereditarios y vivían en casas comunales.[3]

No se conoce ningún documento escrito en la lengua de los timbúes, algunos autores la han relacionado con la lengua de los charrúas y otros con los idiomas guaycurúes. Generalmente se considera que integraban la familia lingüística de los arawak.

Ruy Díaz de Guzmán en su novela La Argentina manuscrita, cuenta la historia de la destrucción del fuerte de Sancti Spiritu en 1529, que fuera fundado por Sebastián Gaboto en la desembocadura del río Carcarañá en 1527. En esa novela Díaz de Guzmán menciona a los caciques timbúes Siripo y Manduré como los destructores del fuerte.[4] Otras fuentes, mencionan a los caracarañáes como los autores del ataque.

El cronista de la expedición del adelantado Pedro de Mendoza, Ulrico Schmidel, describió en 1534 a los timbúes en su obra Viaje al Río de la Plata, llamándolos tiembus:

Y en 2 meses llegamos a los indios, a 84 millas de distancia; esta gente llámase tiembus, se ponen en cada lado de la nariz una estrellita de piedrecillas blancas y celestes, los hombres son altos y bien formados, pero las mujeres, por el contrario, viejas y mozas, son horribles, porque se arañan la parte inferior de la cara que siempre está ensangrentada.

Esta nación no come otra cosa, ni en su vida ha tenido otra comida, ni otro alimento que carne y pescado. Se calcula que esta nación es fuerte de 15.000 o más hombres. Y cuando llegamos como a 4 millas de esta nación, nos vieron y salieron a recibirnos de paz en 400 kanneonn o barquillas con 16 hombres en cada una. Las tales barquillas se labran de un solo palo, son de 80 pies de largo por 3 de ancho y se boga como en las barquillas de los pescadores en Alemania, sólo que los remos no tienen los refuerzos de hierro.

Cuando nos juntamos en el agua nuestro capitán, Joann Eyollas, mandó al indio principal de los tiembú, que se llamaba Rochera Wassú, una camisa, un gabán, un par de calzas y varias otras cosas más de reschat. Después de esto el dicho Zchera Wassú nos condujo a su pueblo y nos dio de comer carne y pescado hasta hartarnos.[5]

Se guaranizaron hacia los siglos XVI y XVII, posteriormente desaparecieron por mestizaje y aculturación.[6]

Referencias[editar]