Tierra de cantores

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Tierra de Cantores.
Género Telenovela música, drama
Reparto
Tema principal Mírame fijamente Beto Villa y Alejandro Palacio
País de origen Bandera de Colombia Colombia
Época de ambientación

Nueva Granada Primera generación 1840, Segunda generación 1930, Tercera generación 1970,

Cuarta generación 2000
Episodios 40
Producción
Dirección Juan Camilo Pinzón
Emisión
Cadena original Canal Caracol.
Primera emisión 11 de agosto de 2010
24 de septiembre de 2010.
Última emisión actualidad
Emisiones por otras cadenas Bandera de los Estados Unidos Gentv
Bandera de Ecuador TC Televisión
Bandera de Venezuela Venevision
Flag of El Salvador.svg TCS Canal 4
Bandera de España Latinavision
Bandera de Panamá Tvn Media.
Cronología
Operación Jaque (miniserie) Tierra de cantores Festival internacional del humor

Tierra de cantores es una telenovela colombiana producida en 2010 por Caracol Televisión. Su estreno fue el día miércoles 11 de agosto en el horario estelar de la noche. La historia, en formato de saga, mostrará parte de la cultura vallenata en un recorrido a través de cuatro generaciones. La primera parte, contó con la participación de un auténtico descendiente de una de las dinastias más importantes de este folklor, es protagonizada por el actor y cantante vallenato Beto Villa Jr , hijo del Rey Vallenato Beto Villa fundador de la famosa agrupación vallenata Los Betos y la joven actriz Matilde Lemaitre.

La historia gira en torno al vallenato, reviviendo los comienzos de este ritmo musical hacia finales del siglo XIX. Esta historia o serie costa de 4 temporadas o generaciones que irán desde el siglo XIX hasta el año 2000. La segunda temporada contó también con la participación del cantante vallenato Alejandro Palacio. Su tercera temporada vuelve a ser protagonizada por Beto Villa Jr y la cuarta temporada por Alejandro Palacio. En los premios India Catalina y TvyNovelas es el único producto del Canal Caracol que tuvo nueve nominaciones como Rosario Tijeras.

Sinopsis[editar]

Primera Generación[editar]

Colombia 1840, Emiliano Larios fue un joven cantante al que su familia educó para ser cura. Vivía con sus dos hermanas Ofelia y Aurora y con su madre Berta. Aurora era la única de su casa que pensaba que Emiliano no servía para cura. Emiliano un día conoció a Blanca Moscote, una mujer recién llegada de Europa, hija del coronel Moscote y quién llegó al pueblo huyendo de un secreto. Cuando esta llega tras la muerte de su padre encuentra su hacienda hecha un caos y decide hacerse cargo de ella. Cuando Emiliano y Blanca se conocen, se enamoran perdidamente y Emiliano dice que dejará su idea de volverse cura, pero todo se esfuma cuando se descubre el secreto de Blanca, que se casó en Italia y su marido viene a buscarla. En ese momento Emiliano decide irse para España a volverse cura pero allí conoce el acordeón y no le gusta lo que vive en el seminario. Decide devolverse a su país y con su acordeón regresa convirtiéndose en un gran músico. En su país de nuevo se reencuentra con Blanca y deciden volarse juntos. Alguien se entera de su fuga y avisa a Giussepe Palermo esposo de Blanca y a su hermano mayor Macario Moscote quienes van en su búsqueda y matan a Emiliano. Fruto de esa noche que alcanzaron a pasar juntos nace Francisco Moscote. Al año de la muerte de Emiliano un vapor llegó al país, se trataba del primer envío de acordeones que empezarían a llegar por montones desde la fábrica Hohner en Alemania.

Elenco[editar]

Emiliano nació con un talento prodigioso para la música. Instrumento que cogiera, lo aprendía a tocar. Esa habilidad la acompañaba con otro maravilloso don: un vozarrón tan potente que fascinaba a quien lo oyera cantar. No había fiesta ni bazar en la que Emiliano no fuera el centro de atracción. A donde llegaba, la gente le pedía que cogiera su guitarra y los deleitara con su originales coplas. A pesar de llevar la música en la sangre, su mamá y hermana mayor lo tenían destinado para obispo. Llevaban años ahorrando los pocos pesos que tenían para poderlo mandar a un seminario en Navarra, donde se convertiría en cura. Con tanta insistencia por parte de su familia, y no queriéndolas defraudar, Emiliano se había convencido de que su camino era ese y por eso, a pesar de ser uno de los hombres más buen mozos del Valle y de tener a la mitad de jovencitas suspirando por él, las alejaba muy diplomático haciéndoles saber que no tenía vocación de marido, sino de cura. Sólo cuando conoció a Blanca Moscote, se dio cuenta que su destino no era servir a Dios, sino amar a esta hermosa mujer que se le había atravesado en su camino.

Blanca al contrario de su hermano, siempre ha sido una mujer muy educada, noble y correcta. Trata bien a los empleados de la hacienda y nunca los pordebajea ni abusa de ellos como Macario. En el pueblo es admirada por su extraordinaria belleza y su gran corazón. Su único defecto es que es una mujer muy impulsiva y en ocasiones terca. Cuando quiere algo no descansa hasta conseguirlo. Algunas veces las cosas le funcionan, pero en otras se le salen de las manos. Después de estar estudiando en el internado en España, Blanca se vuelve una mujer más liberal que las mujeres de su región. Se casa después de un fulminante idilio pero no duda un segundo en dejar a su nuevo marido italiano cuando descubre que él le es infiel con un hombre. Decidida a seguir con su vida, regresa al país, y allá se encuentra con que su hermano está acabando con la hacienda que los dos heredaron de sus padres. Ahí conoce al verdadero amor de su vida, Emiliano Larios.

Macario, el hijo mayor de los Moscote, siempre fue el niño de los ojos de su mamá. La fascinación de esta mujer por su hijo era tanta, que el peladito desde chiquito, siempre hizo lo que quiso. No había capricho que no se le concediera y por eso creció siendo un hombre altanero, irresponsable y mandón. Al morir su mamá, su padre Abel trató de ajuiciarlo, pero sus esfuerzos fueron en vano. En su lecho de muerte, lamentó no haber tenido más mano dura con su hijo, y se fue a la tumba temiendo que su primogénito acabara con la hacienda que con tanto esfuerzo había construido. Desde que Macario tomó las riendas de la hacienda, los trabajadores han tenido que vivir un infierno. Lo único que ruegan es que Blanca vuelva pronto de Europa a ver si logra salvar lo que queda de ésta

El padre Cosme, como la mayoría de sus colegas de su época, defiende a capa y espada la tradición, la moral y familia. Es un padre conservador que ve con malos ojos todo lo que se salga de las reglas y las sanas costumbres. A pesar de su firmeza y dureza en el púlpito, el padre Cosme es una persona generosa que le ayuda a los pobres de buen corazón. Tiene especial cariño por la familia Larios por considerarlos gente muy piadosa y correcta. Apoya por completo la idea de enviar a Emiliano a estudiar al seminario, porque no quiere que la gente de la hacienda, con tantos vicios y mañas, lo corrompa

Ofelia ya estaba condenada desde muy joven a vestir santos. En la época en que todas sus amigas estaban siendo cortejadas por los jóvenes del pueblo, Ofelia pasaba las horas rezando y a ayudándole a su mamá y al padre Cosme con todo lo que tuviera que ver con la iglesia. Resignada a ser para siempre la beata de su casa, Ofelia había puesto todas sus esperanzas de un futuro económico más cómodo, en las manos de su hermano Emiliano. Rezaba todos los días para que él llegara a ser obispo y le pudiera dar una casa a ella, a su mamá y su hermana donde pudieran vivir sin tantas penas el resto de sus vidas.

Aurora siempre fue una niña muy extraña. Dijo sus primeras palabras a los cinco años cuando ya todos pensaban que ella iba a quedarse muda de por vida. Pálida como el mármol y hermosa como un ángel, pasaba la mayor parte del día contemplando las flores y los pájaros en el solar. Le gustaba muy poco la presencia de la gente. Sabía leer muy bien los corazones de los demás y en la mayoría de ellos, no veía cosas buenas. Sólo con Emiliano, su hermano del alma, se sentía completamente en paz. Apenas se despertaba, lo ponía a cantar coplas en su guitarra, y así podía pasar el resto del día sin importarle lo que pasara afuera en el mundo. Cuando cumplió nueve años, empezó a soñar las cosas antes de que ocurrieran, y en el pueblo pronto corrió el rumor de que Aurora tenía poder especiales y hasta decían que más de una vez la habían visto sonámbula haciéndoles mandados a los muertos

Giuseppe Palermo es descendiente de una familia aristócrata italiana con mucho poder y prestigio. Desde pequeño ha vivido rodeado de lujos y excesos en un hermoso palacete a las afueras de Florencia. Cuando llegó a la adolescencia se dio cuenta que poco le interesaban las mujeres y desde ese momento se volvió un maestro en el arte de las mentiras y las apariencias. Como podía entraba sus amantes en el palacete y los escondía de su familia y de todos los sirvientes. No pasó mucho tiempo antes de que su mamá, la duquesa, se diera cuenta de las inclinaciones de su hijo y le pidió que se casara para guardar las apariencias. Giuseppe viajó a España, donde conoció a Blanca, una hermosa jovencita del nuevo mundo que estudiaba en un internado, le propuso matrimonio a los pocos días de conocerse y ella muy enamorada aceptó sin saber las verdaderas intenciones de su adorado marido.

Efrén es amigo de Emiliano desde que eran niños. Su familia vivía a una cuadra de la casa de los Larios. Desde pequeños compartieron todas sus aventuras y ahora que se volvieron muchachos, la vida los condujo en el mismo camino cuando los dos consiguieron trabajo en la hacienda de los Moscote. Efrén, al contrario de Emiliano, nunca tuvo vocación religiosa. Para él estaban primero los placeres que el mismo Dios. Le encantan la música festiva, el trago y las mujeres. La vida de los curas le parecía contra natura y por eso se convirtió en el más ferviente opositor de la idea de que su mejor amigo se fuera de cura. Para él, Emiliano había nacido para la música y para vivir en esta patria.

Segunda Generación[editar]

Colombia 1930, La historia de amor de esta etapa la protagonizan Abel Moscote, hijo de Francisco y nieto de Emiliano, y Ada Luz. Ellos se conocen un día que Abel tenía su mano dañada por culpa de un marido furioso y se encuentran en la carretera, cuando Adaluz iba de Riohacha hasta Barranquilla con sus dos nodrizas buscando en donde quedarse. A la casa de Abel llegan como huéspedes Diomedes y Concepción, dos primos que lo perdieron todo en un incendio. Ellos deciden armar una agrupación con Abel, Diomedes toca la caja, Conchita disfrazada de hombre el acordeón, convirtiéndose en Conrado y Abel canta. En su primera presentación no les va bien, es cuando deciden irse para Barranquilla a trabajar en la emisora. Angel María Oñate, padre de Adaluz es el dueño de la emisora y les da trabajo con dos condiciones, una es que tocarán de 5 a 6 am, el peor horario y dos que no puede pretender a su hija. El día que empieza a trabajar sólo lo escuchan su abuela y Adaluz, ese mismo día por la tarde Adaluz va con varias compañeras y al final aprovecha para hablar con Abel. De allí en adelante Abel promociona todos los toques que van a hacer en “La hora vallenata” para que Adaluz se entere y pueda ir a encontrarse con él. Después de varios acontecimientos todos los protagonistas regresan al pueblo. Al llegar allí hacen un concierto en la plaza principal y después inauguran la emisora “Radio Gloria Vallenata”, la emisora transmite para Valledupar y todo el mundo. La emisora “Radio gloria vallenata” se vuelve famosa y por allí pasan todos los artistas vallenatos, es en este momento cuando la ciudad empieza a llamarse la capital vallenata.

Elenco[editar]

Abel Moscote heredó de su abuelo Emiliano, el talento prodigioso para tocar acordeón, y de su papá Francisco, su gran voz. Desafortunadamente también heredó de ellos, la extraña habilidad de meterse en problemas por culpa de las mujeres. Desde que tiene uso de razón, el acordeón y ellas, han sido motivo de alegrías, pero también de inmensas penas. A sus veintisiete años, no ha habido mujer, soltera, casada, viuda, rica o pobre que se haya resistido a sus encantos, pero tampoco ha conocido a ninguna que haya logrado ajuiciarlo. No hay nadie en el valle que cante y encante como él. Orgulloso de su linaje, no se intimida ante ningún músico de la región, y por eso más de uno, se muere de la envidia y no ven la hora de que algo extraordinario pase para acabar con el reinado del hombre que mejor canta y toca el acordeón.

No hay una mujer más hermosa que Ada Luz en la región. Desde que nació, deslumbró a todo el mundo con su inigualable belleza, y ahora que cumplió diecisiete años, por donde pasa, deja mudos a todos los hombres con su rostro angelical y con una sonrisa que ilumina hasta la noche más oscura. La fama de su belleza ha traspasado su ciudad, y en los pueblos cercanos se ha creado una leyenda sobre la belleza de la señorita del barrio San Roque. Ada Luz, la niña de los ojos de su papá, es una mujer dulce, responsable y trabajadora. Su belleza no la ha hecho ni engreída, ni vanidosa y eso solo aumenta la fascinación que todos los hombres sienten por ella. Ada Luz, al igual que a su papá, le encanta la música y en el fondo sueña con trabajar algún día a su lado en la emisora, aunque por el momento está dedicada a prepararse para el reinado para darle gusto a su mamá.

Ángel María es un hombre fuerte y robusto que inspira respeto y admiración. Su fortuna la hizo a pulso trabajando arduamente en varios negocios en el puerto hasta que encontró su verdadera vocación con la llegada de la radio al país. Cuando supo del maravilloso invento, invirtió la mitad de su fortuna para fundar la primera emisora de la costa Caribe y a esta ha dedicado todo su esfuerzo y dedicación. Ángel María es un hombre alegre, ocurrente y generoso, pero puede volverse una fiera cuando se trata de defender el honor de lo más preciado que tiene en la vida, su hermosa hija Ada Luz. En Barranquilla, muy pocos se atreven a pretender a Ada Luz por tenerle miedo a su padre.

a pesar de estar casada con Ángel María, el amor de su vida, nunca dejó de preguntarse qué hubiera pasado si hubiera seguido el camino de sus primas hermanas y hubiera dejado Barranquilla y se hubiera casado con algún heredero de una familia de alta alcurnia cartagenera. Muy en el fondo, le hubiera gustado codearse con la alta sociedad de la ciudad, asistir a fastuosas fiestas y salir en los páginas sociales de los periódicos, pero se resignó a ser la esposa de un hombre que aunque era rico, no venía de ninguna familia de apellido, ni tradición. Engracia, desde que nació su hija, se empeñó en que ella viviera por ella sus sueños de juventud, e hizo todo lo que estuvo en sus manos para que la hermosa jovencita hiciera parte de los grupos más selectos de la sociedad barranquillera. Al enterarse que las jovencitas de las mejores familias de Cartagena estaban participando en reinados, Engracia se obsesionó con que su hija tenía que volverse reina. Por eso le propuso al alcalde organizar el primer reinado del carnaval en la ciudad, y postuló a su hija como la candidata del barrio

Conchita, nieta de Ofelia y del Húngaro Gabor vio por primera vez un acordeón en la miscelánea de sus papás a los tres años. Desde ese momento quedó fascinada por el extraño objeto y apenas pudo sostenerlo entre sus brazos, aprendió a tocarlo acolitada por su abuelo a escondidas de Ofelia que desaprobaba por completo el capricho de su nieta. Su extraordinaria habilidad con el acordeón, sólo la vino a descubrir su hermano mayor Diomedes cuando ella a los dieciséis años, despidió a su abuelo en el entierro con una sentida canción que acompañó con el instrumento. A partir de ese momento, Diomedes empezó a acompañarla con la caja todas las noches, mientras tocaba el acordeón después de cerrar las puertas de la miscelánea, que unos años más tarde, heredarían tras la muerte de sus padres. Su talento lo tuvo que mantener escondido por mucho tiempo porque nadie en el valle hubiera permitido que una mujer tocara y menos así de bien, un instrumento que estaba reservado sólo para los hombres.

A Diomedes no le picó el bichito de la música hasta que oyó tocar acordeón a su hermana, y por complacerla, aprendió a tocar la caja. Siempre fue perezoso y no le gustaba esforzarse para nada hasta que por un descuido suyo, se prendió la miscelánea, herencia de sus padres y única fuente de ingreso de él y de su hermana. Desde ese momento le tocó tomar las riendas de su vida y él precisamente fue el que convenció a su hermana de que dejaran el pueblo donde vivían para ir a buscar otras oportunidades en Valledupar donde nació su abuela y donde todavía tenían familia.

Desde que quedó viudo, Oquendo se convirtió en un personaje extraño y solitario. Dejó de jugar dominó y se dedicó de lleno a trabajar en su empresa de producción de manteca de cerdo. Sólo siguió frecuentando muy de vez en cuando a su amigo Ángel María, sobre todo para asuntos de negocios. Sus allegados trataron de conseguirle una mujer que llenara el vacío de su esposa, pero fue imposible. Oquendo sólo tenía un lugar en el corazón para Maye. Todo eso cambió cuando llegó el vallenato a El Alma de la Patria, y con la música de acordeón, Conchita. Desde que la vio, volvió a renacer la esperanza en su alma. Se enamoró profundamente del instrumento y de la extraña mujer y decidió arriesgarlo todo por tenerla a su lado.

Tercera Generación[editar]

Elenco[editar]

Audiencia en otros países[editar]

Por otro lado, la telenovela completa, con sus 4 temporadas, se emitió con rotundo éxito en Ecuador, Estados Unidos y en Venezuela.

Cabe mencionar que esta producción arrasó con los ratings de sintonía, siendo resaltado ampliamente este hecho por la prensa Venezolana de esta manera: “Con un 46% share de audiencia se alzó la gran premiere de la telenovela “Tierra de Cantores”, el Martes 24 de mayo, en el horario comprendido entre las 8:00 y las 9:00 p.m. (PRIME-TIME), frente a 40% que obtuvo la telenovela “Aurora” (Telemundo) en pantalla de Televen, según las mediciones de la prestigiosa encuestadora AGB, en total individuos y canales nacionales”.

Incluso en estrenos de nuevas telenovelas de la competencia (Televen), la prensa resaltó lo siguiente:

"Tierra de cantores" lideró sintonía frente a estreno de "Calle Luna, Calle Sol"

“Tierra de cantores” la miniserie que transmite Venevisión a las 8:00 p.m., conquistó la preferencia del público con un sólido 43.3% share de audiencia, frente al estreno de Televen con la telenovela “Calle Luna, Calle Sol” que obtuvo 38.4% share, el pasado jueves 09 de junio, de acuerdo a las mediciones de la prestigiosa encuestadora AGB, en total individuos y canales nacionales.

Premios Y Nominaciones[editar]

Premios Tvynovelas[editar]

Año Categoría Nominado Resultado
2011 Mejor Actriz Protagónica De Serie Matilde Lemaitre Nominada
2011 Mejor Actor Protagónico De Serie Beto Villa Jr Nominado
2011 Mejor Actor Protagónico De Serie Alejandro Palacio Nominado
2011 Mejor Actriz Antagónica De Serie Katherine Porto Nominada

Premios India Catalina[editar]

Año Categoría Nominado Resultado
2011 Mejor Actor Protagónico De Telenovela Beto Villa Jr Nominado
2011 Mejor Actor Protagónico De Telenovela Alejandro Palacio Nominado
2011 Mejor Actor Antagónico De Telenovela Julio Echeverry Ganador
2011 Mejor Actriz/Actor De Reparto Telenovela Ana María Jaraba Nominada
2011 Mejor Telenovela Tierra De Cantores l Nominada
2011 Mejor Telenovela Tierra De Cantores ll Nominada
2011 Mejor Dirección De Telenovela Tierra de cantores Nominada
2011 Mejor Libreto Original De Telenovela Andrés Huerta, Mauricio Barrera y Camila Salamanca por Nominada
2011 Mejor Arte Y Fotografía De Telenovela O Serie Tierra de cantores Nominads
2011 Mejor Banda Sonora De Telenovela/Serie Tierra De Cantores l Ganador
2011 Mejor Banda Sonora De Telenovela/Serie Tierra De Cantores ll Nominada

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]