Tiempos verbales en español

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Los tiempos verbales en español se refieren a las confluencias de diversas categorías gramaticales como tiempo gramatical y aspecto gramatical, que en una lengua fusionante aparecen fusionadas en los morfemas flexivos del verbo. Así diferentes combinanciones de estas categoría dan lugar a varios subparadigmas flexivos, llamados tiempos verbales del español

Nótese que la noción de tiempo gramatical es diferente de la de tiempo cronológico, por lo que es importante no confundir ambas nociones (ver #Tiempo gramatical frente a tiempo cronológico).

Tiempos de indicativo[editar]

En español el indicativo es la forma usada para describir hechos reales o seguros, con independencia de si estos hechos son pasados, actuales o se espera que sucederán con certeza. Los nombres usados para los tiempos verbales difieren en España y Latinoamérica. En la lista siguiente, siempre que haya dos nombres, el segundo es el que se usa en países latinoamericanos:

  • Presente, el presente se emplea sobre todo para acciones habituales que se dan en el presente (las acciones no necesariamente habituales usan formas perifrásticas: estoy comiendo, está durmiendo, ...). Las formas regulares de primera persona para la tres conjugaciones del español son: amo, temo, parto, ...
  • Pretérito perfecto compuesto o antepresente. Se usa para las acciones que no hace demasiado tiempo que han ocurrido. El verbo auxiliar, haber, está en presente: he amado, he temido, he partido, ....
  • Pretérito imperfecto o copretérito. Termina en: -ía / -aba: amaba, temía, partía, ...
  • Pretérito pluscuamperfecto o antecopretérito. Se forma con el verbo auxiliar haber, en pretérito imperfecto: había amado, había partido, había temido, ...
  • Pretérito perfecto simple o pretérito. También llamado pretérito indefinido: amé, temí, partí,...
  • Pretérito anterior o antepretérito. El verbo auxiliar haber está en pretérito perfecto simple: hube amado, hube temido, hube partido, .... Este tiempo está cayendo en desuso y en la actualidad es poco usado, frecuentemente aparece sustituido por algún otro tiempo más o menos equivalente en el contexto.
  • Futuro simple o futuro imperfecto. Sólo hay una forma simple: amaré, temeré, partiré.
  • Futuro perfecto o antefuturo. El tiempo compuesto se forma con el auxiliar en futuro simple: habré amado, habré temido, habré partido,...
  • Condicional simple o pospretérito. Sólo hay una forma simple y termina en –ría: amaría, temería, partiría, ...
  • Condicional perfecto o antepospretérito. El tiempo compuesto se forma con el auxiliar en condicional simple: habría amado, habría temido, habría partido, ...

Tiempos verbales del indicativo.png

Tiempos de subjuntivo[editar]

Tradicionalmente se dice que en español el subjuntivo se usa para hechos no reales, hipotéticos, contrafactuales o deseados pero inciertos. Sin embargo, se usa igualmente para hechos reales, factuales y ciertos:

Tiempos de imperativo[editar]

El modo imperativo en el español no sirve para hablar de hechos reales o ficticios, sino para expresar órdenes o hechos que deben o deberían realizarse, pero no necesariamente se están dando. El español, al igual que la mayoría de las lenguas europeas, y a diferencia del latín, posee formas de imperativo indiferenciadas respecto al tiempo gramatical. Por el contrario el latín tenía formas de imperativo presente y de imperativo futuro.

El español sólo tiene formas de imperativo para oraciones afirmativas en la segunda persona (singular y plural). Para expresar el sentido imperativo en oraciones negativas se usa el presente de subjuntivo.

Tiempo gramatical frente a tiempo cronológico[editar]

No debe notarse que el tiempo gramatical con el tiempo cronológico o absoluto, lo cual explica que en español como en otras lenguas, prácticamente cualquier tiempo gramatical verbal se usa normalmente en español en referencia a cualquier tiempo cronológico[1] . Se dan algunos ejemplos:

Presente de indicativo
Pasado: El otro día estoy en el bar, y llega ella…
Presente: Ahora está en el bar.
Futuro: Mañana está en el bar todo el día, puedes verlo allí
Imperfecto de indicativo
Pasado: En ese momento estaba en el bar.
Presente: Si tuviera el dinero, me compraba un Mercedes.
Futuro: Si me tocara la lotería, me compraba un Mercedes.
Indefinido
Pasado: El otro día se cayó.
Presente: ¡Vaya, se cayó!
Futuro: Para la noche ya me tomé tres o cuatro cafés.
Futuro de indicativo
Pasado: …y va y le pregunta y ella le dice que estará en el bar…
Presente: Ahora estará en el bar.
Futuro: Mañana estará en el bar todo el día.
Condicional
Pasado: En aquel momento estaría en el bar.
Presente: Ahora estaría en el bar, si pudiera.
Futuro: Mañana estaría en el bar, si pudiera.
Presente de subjuntivo
Pasado:…y va y me contesta que no cree que esté en el bar…
Presente: No creo que esté en el bar ahora.
Futuro: No creo que esté en el bar mañana.
Imperfecto de subjuntivo
Pasado: Le contestó que no creía que estuviera en el bar.
Presente: Si pudiera, es posible que ahora estuviera en el bar.
Futuro: Si pudiera, es posible que mañana estuviera en el bar.

En cuanto al tiempo gamatical algunos trabajos dentro de la gramática tradicional han creído fijar el significado temporal del verbo (simultáneo, anterior o posterior a un punto de referencia simultáneo, anterior o posterior al origen). Sin embargo, dicha interpretación parece funcionar correctamente en los siguientes ejemplos de uso del condicional en referencia a las nueve combinaciones temporales relativas posibles de estos parámetros:

  1. Simultáneo al punto de origen:
    Si no viviera aquí, viviría en otro lado.
  2. Anterior al punto de origen:
    Él no lo hizo.
    Pues lo haría otro.
  3. Posterior al punto de origen:
    Si pudiera, mañana me iría a la playa.
  4. Simultáneo a un punto de referencia anterior al punto de origen:
    Si estaba tan preocupado es porque tendría problemas.
  5. Anterior a un punto de referencia anterior al punto de origen:
    ¿Por qué no llegó a tiempo?
    Se le rompería el coche (antes de llegar)
  6. Posterior a un punto de referencia anterior al punto de origen:
    Yo ya me imaginaba que lo perderían.
  7. Simultáneo a un punto de referencia posterior al punto de origen:
    Si no lo hiciera, cuando ellos llegaran me encontraría en una situación delicada.
  8. Anterior a un punto de referencia posterior al punto de origen:
    Si fuera así, para el próximo 7 de septiembre estaría todo listo.
  9. Posterior a un punto de referencia de origen:
    Si no le diera de comer, cuando su madre llegara me lo recriminaría.

Español antiguo y medio[editar]

En castellano medieval y en español de los siglos de oro los tiempos compuestos no siempre se formaban con el auxiliar haber, en verbos de momiento y otros intransitivos se debía usar obligatoriamente el verbo ser:

Soy venido a estas tierras para cultivarlas (medio)
He venido estas tierras para cultivarlas (moderno)

Este fenómeno se da en otras lenguas románicas como el italiano o el francés (ver verbos inergativos e inacusativos#Ejemplos del italiano), e incluso en alemán moderno. Siendo esta diferencia de auxiliar un rasgo típico del área lingüística europea.

Referencias[editar]

  1. Ruiz Campillo, 2014, pp. 62-85.

Bibliografía[editar]