Los Estranguladores

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Thug»)
Saltar a: navegación, búsqueda
Grupo de Thugs en 1854.

Los Estranguladores,[1] más conocidos como Thugs, fue una red de fraternidades secretas —algunas veces descritas como la primera mafia del mundo— que operaron en la India desde la Edad Media hasta la década de 1830.[1]

  • thag [tag]: ‘ladrón’ en idioma hindi
    • proviene del sánscrito sthaga [staga]: ‘sinvergüenza’
    • relacionado con sthagati: ‘encubrir’
  • thuggee [zaguí], en inglés[2]

Sus miembros eran conocidos como thug. Este es el origen del término actual inglés thug [zag], como tantas palabras indias que durante el dominio británico de la India pasaron a formar parte del idioma inglés.

Orígenes y forma de operación[editar]

Sir William Henry Sleeman, quién erradicó la secta de los Thugs.

La religión thug fue supuestamente una secta integrada por miembros hinduístas y musulmanes[3] quienes practicaban robos y asesinatos a gran escala en contra de los viajeros.

La primera auténtica mención de los thugs, se encuentra aproximadamente en el año 1356, en el pasaje escrito por Ziau-d din Barni en su Historia de Shah Firoz.

Los thugs decían que su origen se encontraba entre siete tribus musulmanas. Pero su sangriento culto inventado hacia la diosa Kali —una de las diosas tántricas hindués— no mostraba ninguna influencia islámica. Consideraban su deber religioso el asesinato premeditado para beneficiarse económicamente. Lo consideraban una profesión sagrada y honorable, en la cual la ética no entraba en juego.

Las prácticas de los thugs fueron categóricamente aplastadas por los británicos a principios del siglo XIX.

Debe hacerse la observación de que una pequeña minoría devota de Kali, eran thugs pero no compartían el mismo punto de vista.

En la actualidad hay indicios que sugieren que distintas sectas imitadoras de la secta thug realizan prácticas de sacrificios humanos, aunque con un número de víctimas mucho más reducido.[1]

Creencias y prácticas[editar]

Su modus operandi consistía en trabar amistad con los peregrinos hasta ganarse su confianza. Cuando los viajantes permitían a los ladrones unírseles en su travesía, el grupo de thugs los mataba en un lugar adecuado para desvalijarlos.[4] Su método para darles muerte fue muy a menudo la estrangulación.[4] Los thugs escondían los cadáveres enterrándolos o algunas veces arrojándolos dentro de algún pozo.[4] La inducción era transmitida de generación en generación y frecuentemente los líderes de los grupos criminales, obtenían la dirigencia como legado.[4] Otra modalidad por la cual las personas se convertían en thugs, fue que algunas veces los truhanes no asesinaban a los niños de las víctimas, haciéndose cargo de ellos hasta volverlos consecuentemente en thugs.[4] Algunos otros terminaban siendo thugs debido a la gran pobreza que padecían.[4]

Los thugs fueron una confederación bien organizada de asesinos profesionales, quienes bajo distintas vestimentas se desplazaban a través de la India en grupos de 10 hasta 200 miembros, inmiscuyéndose con los caminantes de la clase acaudalada. Cuando surgía una oportunidad favorable, los pillos estrangulaban a sus víctimas usando una pañoleta amarilla o rumal (alegoría de Kala Bhairava, encarnación del dios Shivá como dios de la destrucción) para después saquearlos y enterrarlos. Todo esto hecho de acuerdo a ciertos rituales establecidos antiguamente, en los cuales la consagración del pico y la ofrenda de azúcar, eran una parte prominente. Debido al hecho de que usaban el ahogamiento como método homicida, frecuentemente se les llamó phansigars, o noose-operators (operadores de horca).

Creían que cada homicidio evitaba la llegada de Kali (su diosa) por 1000 años. La fraternidad usaba un argot propio (ramasi), así como también ciertos símbolos por los cuales sus miembros se reconocían en los más remotos lugares de la India. Incluso aquellos que por edad o enfermedad no podían participar en el ritual homicida, continuaban colaborando con la causa como observadores o espías. A causa de su cuidadosa organización, la clandestinidad y cautela de sus maniobras y el pretexto religioso con el cual enfundaban sus crímenes, fueron reconocidos como una profesión tributante y continuaron por siglos en la práctica de su ocupación, libres de pesquisas por parte de los diversos reyezuelos hindúes.

Representación de la diosa Kali.

Número de víctimas[editar]

Estimar la totalidad de víctimas depende mucho de la duración de los thugs en activo, por lo cual no existen fuentes fidedignas. De acuerdo al Libro Guinness de los récords, la secta thug fue responsable de aproximadamente 2 000 000 de muertes. En cambio el historiador británico Mike Dash calculó que en total asesinaron a unas 50 000 personas, basado en la suposición de que solamente existieron durante 150 años antes de su erradicación en el decenio de 1830.

El líder Thug Behram (o Thag Burham), a menudo ha sido considerado como el más prolífico asesino serial del mundo, con 931 asesinatos entre 1790 y 1830. Según fuentes de esa época, Behram hizo declaraciones incongruentes sobre la cantidad de asesinatos que cometió. Declaró que había estado presente en más de 930 homicidios cometidos por su cuadrilla de 25 a 50 hombres, y que personalmente había estrangulado a unas 125 personas.

Los thugs en la cultura popular[editar]

La historia de los thugs fue popularizada por libros como la novela de Philip Meadows Taylor, Confessions of a thug (‘confesiones de un thug’, de 1839). La novela The deceivers (‘los engañadores’) de John Masters también trata el tema. Un libro más reciente (1968) es el de George Bruce, llamado The stranglers: the cult of thuggee and its overthrow in British India (‘los estranguladores: la secta de los thug y su destrucción en la India británica’). Los thugs también fueron nombrados como enemigos de Sandokán, un personaje que los habría exterminado en una serie de libros del escritor y periodista italiano Emilio Salgari (1862-1911). En las traducciones de esos libros se los nombraba como «thugs» (pronunciados generalmente [túgs])

Las dos apariciones más populares de la secta en películas son la de 1939 en Gunga Din y en 1984 en la película Indiana Jones and the Temple of Doom.

En 1965, los thugs fueron descritos con malevolencia en el filme de los Beatles Help!, donde intentaron matar al personaje de Ringo Starr por portar un anillo que era necesario para sacrificar a una víctima.

De 1988 es la película La secta de los falsarios (The Deceivers) también conocida como Casta asesina, dirigida por Nicholas Meyer y protagonizada por Pierce Brosnan.

En Death in Delhi (‘muerte en Nueva Delhi’, 1993), el tercer libro de la serie Dangerous journeys (‘viajes peligrosos’), una de las sagas de novelas fantásticas de Gary Gygax, aparece la macabra secta de los thugs, los «estranguladores de Kali», que atacan al Magister Setne Inhetep y a su compañera y guardaespaldas Rachelle, instigados por una sacerdotisa de la Diosa Oscura. El método que usan los thugs en esta novela para acabar con sus víctimas es el estrangulamiento lento con un lazo negro de seda, ya que la diosa les ha prohibido arrebatar vidas con derramamamiento de sangre.

Véase también[editar]

Referencias y glosas[editar]

  1. a b c Diccionario de terrorismo, página 174.
  2. Más raramente se lo puede ver escrito tuggee [taguí].
  3. Mike Dash: Thug: the true story of India's murderous cult (los thugs: la verdadera historia de la secta asesina de la India’), 2005; ISBN 1-86207-604-9 (mencionado en varias páginas).
  4. a b c d e f Mike Dash: Thug: the true story of India’s murderous cult; 2005; ISBN 1-86207-604-9.

Bibliografía[editar]

Enlaces externos[editar]

  • [1] (Ficha en IMDB de la película "Casta asesina" o "La Secta de los Falsarios" Título original "The Deceivers").
  • Independent.co.uk (reseña de Krishna Dutta acerca del libro Thug: the true story of India’s murderous cult, de Mike Dash; en inglés).