The Sting (Futurama)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
La picadura
Episodio de Futurama
Episodio 66 (4-12)
Subtítulo Subproducto de la industria televisiva
Título original The Sting
Subtítulo original A by-product of the TV industry
Código 4ACV12
Emisión 1 de junio de 2003 en EE.UU.

Guionista Patric M. Verrone
Director Brian Sheesley

"La picadura" (en inglés The Sting) es el episodio 66 (duodécimo de la cuarta temporada) de la serie de televisión de dibujos animados estadounidense Futurama.

Sinopsis[editar]

Acto I: ¡Malas noticias amigos, no sirven para la siguiente misión!

Bender juega al golf virtual y la bola, como es natural, cae al agua. El Profesor llega entonces con malas noticias: La tripulación no es adecuada para emprender la próxima misión, porque es una misión peligrosa que mató a su antigua tripulación y ellos no son tan buenos como los otros. Bender y Fry se alegran por haber fracasado otra vez pero Leela protesta y replica que ellos igualan a cualquier tripulación que haya enviado antes a la muerte. El Profesor explica que la misión es recoger miel ordinaria, aunque no tan ordinaria, pues la producen unas crueles abejas espaciales. Una picadura de su espantosa neurotoxina puede causar la muerte, y las abejas son más grandes que limusinas y el doble de feas.


Acto II: ¡Atención! Las abejas se comunican bailando

En la colmena, Leela pinta a Bender con rayas amarillas y negras y le entrega un dispositivo con el lenguaje de las abejas para distraerlas mediante la danza , mientras que ella y Fry recogen la miel de forma segura. La tripulación descubre los restos de la anterior tripulación de Planeta Express y la caja negra. Luego de escuchar la caja negra (que describe la muerte de la tripulación anterior) Fry y Bender no quieren continuar con la misión, pero Leela insiste en seguir adelante. Después de recoger la miel, Leela decide traer a casa una abeja Reina Bebé y un poco de Jalea Real con el fin de producir miel ellos mismos. En el camino, sin darse cuenta, Bender insulta a la reina de la colmena, las abejas enfurecen y atacan. La tripulación logra escapar pero, en la nave, la Reina Bebé se despierta y ataca a la tripulación. Fry se lanza delante de Leela para protegerla y es atravesado por el aguijón de la abeja. Bender lanza la abeja al espacio, Leela se despierta con una herida menor en su cuerpo, y ve a Fry muerto en el suelo.


Acto III: Fry está vivo, y se comunican en mis sueños conmigo

En el funeral de Fry, su cadáver es enviado al espacio y Leela sufre de remordimiento y se culpa por la muerte de Fry.
En su casa, después de tomar un poco de Jalea Real para calmarse y dormir, Leela experimenta un sueño en el que se encuentra con Fry, que está vivo. El le dice que está mejor que nunca y que tiene un regalo para ella en su casillero. Fry termina diciéndole "quiero que despiertes" y Leela despierta abruptamente. Leela reúne a sus compañeros frente a casillero de Fry pero, al abrirlo, no encuentra nada. En ese momento entra Bender diciendo que empeñó las cosas del casillero y le da a Leela un regalo de parte de él. Leela empieza a creer que Fry está vivo En otro sueño, Leela se reencuentra con Fry y este la lleva a un hermoso jardín y luego a un lugar frío con centenares bajo cero. Fry, al ver que Leela tenía frío, le da su chaqueta roja, Leela le dice que jamás la habían tratado tan románticamente y que desearía convencer a sus compañero que él está vivo. Fry le dice "puedes hacerlo, solo tienes que despertar". En ese momento Leela se despierta y se da cuenta que lleva la chaqueta de él. Ella piensa que es imposible, ya que Fry tenía su chaqueta en el funeral. Leela convierte a la chaqueta de Fry en su propio escudo cuando se lo presenta a los demás. Ella insiste de que Fry está vivo y lleva a los demás a la conclusión de que se está volviendo loca. Zoidberg le advierte que no coma mucha Miel Espacial: "Una cucharada te calma, dos te duerme, y tres cucharadas te duermen para siempre" Sentada en el sillón, Leela come dos cucharadas de miel de Jalea Real y, cuando intenta comer una tercer cucharada, tira el frasco de vidrio y la miel forma la figura de Fry. El profesor explica cómo la miel hizo renacer a Fry, y cuando todos se van, Leela le dice que está muy contenta de no haberlo matado, ya que su muerte la estaba enloqueciendo. Fry le dice que no es así, y le repite otra vez "tienes que despertar". Ella se despierta y se da cuenta de que se quedó dormida en el sillón. Leela le explica a sus compañeros que en sus sueños es feliz porque Fry está vivo, pero cuando despierta su mente juega con ella. Bender y Amy le dicen que se calme y cantan una canción. Leela le pregunta si estaban cantando y Bender le contesta que No.


Acto IV: Sólo puedo ser feliz en mis sueños, contigo

Leela sube a la nave y se dirige al espacio, donde está el ataúd de Fry, y cuando lo abre aparece en su cuarto. En la pared aparecen figuras de sus compañeros diciéndole: "Mataste a Fry" Leela admite que está loca pero al menos tiene cordura para saberlo. Agarra el frasco con Jalea Real y, mirando la fotografía de Fry, decide "dormir para siempre". Come dos cucharadas y cuando intenta comer una tercera, la fotografía de Fry comienza a hablarle y la detiene. Leela, llorando, le pregunta a la fotografía de Fry que debe hacer y este de dice que luche, pero ella no puede. Fry le dice: "Leela, yo te amo" y le dice por última vez que despierte...


Acto V: Tal vez, si escuchabas una voz familiar, eso te ayudaría a despertar...

Leela despierta en el hospital y ve a un Fry desaliñado, llorando a su lado pidiendo que se despertara. Fry ve que Leela ha despertado y él, feliz, le explica que se recuperó totalmente del ataque, que la Reina Bebé lo travesó pero le había inyectado el veneno a ella a través de su pequeña herida y había caído en coma durante dos semanas, lo que fue la causa de las alucinaciones y sueños. El resto de la tripulación de Planet Express entra en la sala y le explican a Leela que Fry pasó todo el tiempo a su lado y hablaba con ella, en un esfuerzo por intentar despertarla, al final los dos se abrazan con felicidad de que ambos estén bien.