The Man Who Would Be King (película)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

The Man Who Would Be King (en España, El hombre que pudo reinar; en Hispanoamérica, El hombre que sería rey) es una película británica de 1975 basada en el cuento homónimo de 1888, escrito por Rudyard Kipling.

La película, que fue dirigida por John Huston y contó con la actuación de Sean Connery, Michael Caine, Christopher Plummer y Saeed Jaffrey, tuvo cuatro candidaturas a los premios Óscar: al mejor guion adaptado, a la mejor dirección artística, al mejor vestuario y al mejor montaje.

Argumento[editar]

En 1880, dos suboficiales británicos destacados en la India se lanzan a la aventura aparentemente absurda de conquistar el legendario reino de Kafiristán. Antes de emprender el viaje, hacen un juramento del que es testigo un masón: el escritor Rudyard Kipling.[1] Los dos aventureros, Daniel Dravot (Sean Connery) y Peachy Carnehan (Michael Caine) emprenden un terrible y agotador viaje durante el que cruzan la cordillera del Himalaya, y tras conocer a un gurkha, Billy Fish (Saeed Jaffrey), que les sirve de intérprete, y después de muchos avatares, logran conquistar un pequeño reino y que se convierta en rey Dravot, y forman un ejército que lleva a cabo conquistas victoriosas de los reinos vecinos. Gracias a un colgante que lleva Dravot con el emblema de la masonería (el compás, la plomada y el ojo), los monjes de la zona lo identifican como el sucesor del último rey que habitó los palacios, Alejandro Magno, que dejó un sello secreto coincidente.

El adiós de Huston[editar]

La película suele ser considerada como la despedida de Huston de los años dorados de las grandes producciones épicas. Desde inicios de la década de los 70, las grandes películas históricas que habían arrasado en taquilla dos décadas antes, comenzaron a ser menospreciadas por el público y las productoras, que se lanzaron a un cine menos ostentoso poniendo énfasis en la tesis de la historia. Huston, que había dirigió muchas grandes producciones como The African Queen, decidió dar una despedida grandiosa al género de aventuras. No parece ser casual la elección de la historia de Kipling: Dos aventureros se lanzan a hacer lo imposible con un éxito abrumador, como los pioneros de las grandes producciones cinematográficas. No obstante es cuando toman el rol de dios incuestionable cuando comienzan los problemas, analogía de las productoras que a principios de los 70 rechazaron proyectos que acabarían por hundirlas desde fuera.

Notas[editar]

  1. En la vida real, Kipling fue un conocido y destacado masón que escribió muchos cuentos y relatos masónicos e iniciáticos.

Enlaces externos[editar]