The Great Escape

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

The Great Escape (en Hispanoamérica, El gran escape; en España, La gran evasión) es una película estadounidense de 1963 producida y dirigida por John Sturges, con actuación de Steve McQueen, James Garner y Richard Attenborough. Basada en los hechos sucedidos en el campo de prisioneros de guerra de Stalag Luft III, es una adaptación del libro homónimo de 1944 escrito por Paul Brickhill, y fue rodada en Füssen (Alemania).

Argumento[editar]

Los alemanes, cansados de los intentos de fugas de los aviadores británicos y estadounidenses, deciden agrupar a los más peligrosos en un solo lugar: Stalag Luft III, campo de prisioneros de guerra de máxima seguridad, con guardianes expertos y del que su comandante, el coronel von Luger (Hannes Messemer), dice que es imposible escapar.

La Gestapo traslada al campo el prisionero más peligroso de todos, apodado el "Gran X", el comandante de la RAF, Roger Bartlett (Richard Attenborough), un hombre que por su inteligencia y sus muchos intentos de fuga es vigilado de cerca.

Entre la mayoría de los presos están los miembros de la organización X, una organización de presos que ya ha realizado diferentes intentos de fuga por medio de túneles. La organización X está dirigida por el "Gran X", Roger Bartlett. El jefe tiene un ambicioso plan, el de conseguir la evasión de doscientos cincuenta prisioneros por medio de tres túneles.

El primer intento de escape fracasa, y sus dos organizadores, el capitán de la USAAF Virgil Hilts (Steve McQueen) y el oficial de vuelo de la RAF Archibald Ives (Angus Lennie) son encerrados en "la nevera", una celda especial de aislamiento y castigo, en la prisión del campo, durante un tiempo. Cuando los tres estadounidenses del campo (Hendley, Hilts y Goff) están celebrando el Día de la Independencia de los Estados Unidos junto con los demás prisioneros (la mayoría británicos), los guardias descubren el primer túnel. Ives, muy deprimido, intenta un desesperado intento de escapar delante de las torretas de los guardias. Hilts lo ve y corre para detenerlo, pero llega demasiado tarde y los guardias matan a Ives.

Los miembros de la organización X trabajan organizados para excavar, confeccionar ropa de civil, falsificar documentos, vigilar las entradas de los barracones en los que están trabajando, conseguir materiales de contrabando, etc. El ruido que hacen los trabajadores se oculta con un coro de voces que canta en alta voz. La tierra del túnel la esconden en los bolsillos de los pantalones y la arrojan disimuladamente mientras pasean. El teniente de vuelo USAAF, Hendley (James Garner), "el proveedor", encuentra ingeniosas formas de proveer a todos de lo que necesitan, desde una cámara fotográfica hasta documentos de identidad. El australiano Louis Sedgwick (James Coburn), "el fabricante", confecciona muchas herramientas para la evasión, como las bombas de aire para el interior de los túneles. Danny Velinski (Charles Bronson), "el rey del túnel", se encarga de excavar, a pesar de sufrir de claustrofobia. Las falsificaciones son encargadas a Colin Blythe (Donald Pleasence). Antes de escapar, éste último sufre miopía progresiva y se queda ciego. Hendley se convierte en su guía cuando escapan. El capitán de la USAAF, Virgil Hilts "el rey de la nevera", se escapa continuamente y se deja atrapar al cabo de unos días. Con esto, ayuda a la organización a crear mapas de la zona y da información del pueblo y la estación de trenes más próxima.

Los prisioneros trabajan con tres túneles ("Tom", "Dick" y "Harry") simultáneamente. Después de que el primer túnel es descubierto por un guardia, Werner (Robert Graf), abandonan el segundo y se dedican exclusivamente al tercer túnel. Completan la última parte en la noche prevista, pero por un error de cálculo, descubren que faltan seis metros hasta los árboles que los cubrirían, distancia que tendrán que recorrer arriesgando sus vidas. Setenta y seis prisioneros consiguen escapar antes de que los guardias descubran el túnel.

Después de varios intentos de llegar a Suiza, Suecia y España, la mayoría de los prisioneros son capturados o matados: Hendley y Blythe toman un tren y deben saltar desde el tren en marcha cuando descubren a un agente de la Gestapo inspeccionando. Más tarde, roban un avión, intentando llegar a la frontera suiza, pero la máquina se estropea y deben hacer un aterrizaje forzoso. Los soldados alemanes llegan a la zona disparando, matan a Blythe y capturan a Hendley. A Cavendish (Nigel Stock) lo recoge un camión que lo lleva a una prisión, donde se encuentra con otro miembro de la organización X, Haynes.

Bartlett y Mac (Gordon Jackson) son reconocidos en la estación de trenes por un agente de la Gestapo, pero otro miembro de la organización que estaba allí, Eric Ashley-Pitt (David McCallum) se sacrifica, matando al agente y acaparando toda la atención, siendo asesinado por los soldados.

Bartlett y Mac, intentan subir a un autobús en el pueblo, pero un agente de la Gestapo engaña a Mac con el truco de revelar la identidad que él siempre le decía a Haynes que no cayese: el agente se despide diciendo en inglés Good Luck! y Mac le responde espontáneamente Thank you!. Los dos corren, pero capturan a Mac en un momento. Roger Bartlett escapa por los tejados. Sin embargo, es reconocido más tarde por otro agente y es capturado. Por su lado, Hilts roba una motocicleta de la Wehrmacht, pero es reconocido en un pueblo y, tras una persecución, es capturado en la frontera de Suiza.

Solo tres se escapan. Danny Velinski y Willy Dickes (los reyes del túnel) roban un bote y navegan por un río hasta la costa del Mar Báltico, donde encuentran un barco mercante sueco que los recoge.

Louis Sedgewick se esconde en un tren de mercancías y llega a Francia. Allí se encuentra en una cafetería con miembros de la Resistencia francesa que disparan a unos oficiales alemanes que estaban allí. Los miembros ayudan a Sedgewick a llegar a España.

De los otros restantes, 48 de los capturados, incluyendo a Bartlett, Mac, Cavendish y Haynes son fusilados en una pradera después de un viaje en camión. Esto hace un total de 50 muertos (incluyendo a Ashley-Pitt y Blythe). Hendley y Sorren y un pequeño grupo vuelven al campo. El oficial británico Ramsey (James Donald), que había sido un enlace entre los prisioneros y los guardias, recibe la noticia de von Luger sobre la muerte de 50 prisioneros. El coronel ha sido relevado del cargo por permitir que se escaparan tantos prisioneros y espera su castigo.

Hilts también vuelve al campo y a "la nevera". Allí, saca su guante de béisbol y su pelota, y la lanza contra la pared. El guardia se gira para oír el familiar sonido de la pelota rebotando contra la pared y sale de la prisión.

La historia acaba con esa escena y con un cartel que dice

Esta película está dedicada a los 50.

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]