The Falling Man

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Imagen externa
The Falling Man, alojada en Wikipedia en inglés (fair use)
Atención: este archivo está alojado en un sitio externo, fuera del control de la Fundación Wikimedia.

The Falling Man ("El Hombre que Cae") es el título de una fotografía tomada por Richard Drew durante los atentados del 11 de septiembre de 2001 contra las torres gemelas del World Trade Center, a las 9:41:15 de la mañana. En la imagen se puede ver a un hombre caer desde la Torre Norte del World Trade Center, que seguramente eligió saltar al vacío para evitar morir abrasado por las llamas.

El 16 de marzo de 2006, la cadena de televisión Channel 4 de Reino Unido emitió el documental 9/11: The Falling Man sobre la fotografía y su historia. Se lanzó la hipótesis de que el hombre de la fotografía fuera Jonathan Briley, un técnico de sonido de Windows on the World, un restaurante en los pisos superiores de la Torre Norte.

La publicación del documento poco después de los atentados encolerizó a ciertos sectores de la opinión pública en su mayoría estadounidense. Sólo fue publicada una vez en bastantes periódicos estadounidenses, ya que recibió numerosas críticas que consideraban que amenazaba la privacidad de la persona retratada al momento de su muerte. Acto seguido, la mayoría de los medios de comunicación se auto-censuraron, prefiriendo mostrar fotografías de actos de heroísmo y sacrificio.

Richard Drew, el fotógrafo, respondió a varias opiniones diciendo «Esta fotografía muestra cómo afectaron los atentados a las vidas de la gente en esos momentos, y creo que eso explica por qué es una imagen importante. No fotografié la muerte de esa persona. Fotografié una parte de su vida. Eso es lo que decidió hacer, y creo que conseguí inmortalizarlo.» [1]

En un primer tiempo, el reportero Peter Cheney de Globe and Mail identificó a la persona fotografiada como Norberto Hernández, aunque después la familia de Hernández aseguró que no se trataba de él.

Se estima que 200 personas se lanzaron al vacío ese día (muchas de ellas desde la Torre Norte)[2] y no hubo tiempo para recuperar o identificar los restos de aquellos que se vieron forzados a saltar antes de la caída de las torres. Oficialmente, todas las muertes de los ataques fueron clasificadas como homicidios, excepto por las de los secuestradores de los aviones que impactaron contra las torres, consideradas como suicidios, y la oficina del médico legista en jefe de Nueva York ha afirmado que no clasifica a la gente que saltó al vacío el 11 de septiembre como suicida, asegurando que "un suicida es alguien que va a la oficina en la mañana sabiendo que se quitará la vida... estas personas se vieron obligadas [a saltar] por las llamas."[2]

Referencias[editar]

Notas[editar]

  1. Howe, Peter (2001). "Richard Drew". The Digital Journalist.
  2. a b Cauchon, Dennis. "Desperation forced a horrific decision". USA Today.

Enlaces externos[editar]